Súper Gen Divino – Capítulo 661: Rey Lobo Gris


Cuarto Capítulo Semana 14

¡Disfrútenlo!

Debido a que el Rey Lobo tenía varios cientos de miles de lobos menores, encontrar la ubicación de la manada no fue muy difícil.

Yang Manli entregó la información a Han Sen en un par de días. La manada de lobos era fácil de encontrar, pero cazar al alfa entre varios cientos de miles de otros lobos sería una tarea que requería la fuerza adecuada.

“¡Este es, en efecto, un regalo que Dios ha preparado para mí!” Han Sen observó la investigación de Yang Manli e hizo preparativos inmediatos para marchar.

No llevo a Wang Yuhang porque temía que algo saliera mal si el hombre estaba presente.

Los alfas o reyes de las grandes manadas de criaturas eran siempre mucho más grandes que sus homólogos menores, pero en lo que respecta a las súper criaturas, dependía totalmente de su cuerpo. Sus poderes serían más débiles, pero serían más inteligentes.

Para Han Sen, esta era la oportunidad perfecta. El zorro plateado iba con él, así que eso sería suficiente para mantener a los lobos a raya mientras se enfrentaba al Rey cara a cara.

Han Sen corrió felizmente a través de los campos del norte. Antes de ir a la batalla, quería probar el poder de la Ardiente Púa de Rex.

La manada de lobos era enorme. Después de preguntar por ahí, Han Sen sabía a dónde iba a ir. Fue directo allí, queriendo llegar al Rey antes que Lu Hui y su gente.

Han Sen corrió hasta allí, corriendo durante el día y la noche siguiente. Finalmente, llegó.

Parecían lobos grises comunes y corrientes, pero era su número lo que hacía su presencia tan intimidante. Para evitar que el Rey Lobo escapara, Han Sen corrió directo al centro de la manada con el zorro plateado en brazos.

Como era de esperar, los lobos que estaban en el camino se separaron y formaron un camino para Han Sen. Ninguno se atrevió a acercarse.

Han Sen caminó cientos de millas y finalmente encontró al Rey Lobo en la cima de una pequeña colina. No se veía particularmente llamativo, y no tenía características notables. Se veía casi como un lobo gris ordinario, excepto por ser un poco más grande y tener una marca azul en su frente. Tampoco parecía haber ningún atributo elemental en su piel.

Cuando Han Sen lo vio, estaba tumbado en un afloramiento de hierba en la cima de la colina. Entrecerró los ojos ante el retador que había venido a buscarlo.

“No es de extrañar que Lu Hui quiera matar a esta cosa, parece demasiado fácil.” Han Sen invocó su Ardiente Púa de Rex, un arma de dos metros de largo, como una lanza, que sostenía con una mano. Las llamas que lo atravesaban lo hacían parecer aterrador.

Pero antes de que Han Sen se acercara más al Rey Lobo, se levantó y aulló al cielo.

“Mi pequeña cosa gris, cálmate. Ningún otro lobo vendrá a salvarte, no importa cuán fuerte aúlles.” Han Sen miró al Rey Lobo aullando y se rió.

Al segundo siguiente, la sonrisa de Han Sen se congeló en su lugar.

Un coro de aullidos se unió, viniendo de todos lados. Podía ver las sombras de otros lobos acercándose desde todas las direcciones. Y el brillo de sus ojos hambrientos lo observaba atentamente.

“¡Imposible! ¿Cómo pueden estos lobos grises no temer la presencia del zorro plateado?” Han San se sorprendió. Ahora había unos pocos cientos de miles de lobos gruñendo contra él. Había incontables lobos de clase mutante y muchos lobos de clase divina. Incluso si Han Sen estaba allí, listo para matarlos, había demasiados y se le acabaría la resistencia y estaría demasiado agotado para continuar antes de poder matarlos a todos.

Pero Han Sen lo entendió rápidamente, mientras miraba el símbolo azul en la frente del rey lobo. Los ojos de los otros lobos comenzaban a adquirir un amenazador tono azul, e incluso su pelaje comenzaba a adoptar el tono.

La rabia. Crueldad. Violencia. Esas palabras eran aptas para describir a todos y cada uno de los lobos que gruñían en dirección a Han Sen.

El Rey Lobo seguía de pie en la colina mientras miraba a Han Sen. A su alrededor, una docena de lobos grises divinos formaban un círculo.

Han Sen, sin dudarlo, invocó sus alas e intentó escapar. Podía matar a las criaturas divinas, pero su estado físico era sólo un poco mejor, lo que significaba que podían hacerle daño.

Además, con el desdichado número de lobos que había en apoyo del Rey Lobo, ni siquiera Queen y Tiito habrían sido suficiente ayuda, y las posibilidades de victoria habrían sido escasas.

Mientras Han Sen despegaba hacia los cielos, el Rey Lobo comenzó a aullar también hacia arriba. La luz azul en su frente brillaba aún más, como un faro. Su cuerpo gris, además, comenzó a brillar azul ahora.

¡Hooooowl!

Todos los lobos comenzaron a saltar tan alto como pudieron, tratando de capturar al intruso. Esos lobos ordinarios, aunque no poseían alas, aún podían deslizarse por el aire.

La manada de lobos era como un tsunami, aullando mientras surcaban el aire en busca de su presa.

Han Sen se sorprendió nuevamente, reconociendo que había subestimado al Rey Lobo. Era, después de todo, el Rey de la manada y una súper criatura. ¿Cómo podía esperar que las cosas fueran tan simples?.

Han Sen ahora entendió que una súper criatura que lideraba una manada no sería mejor que una súper criatura que vagaba sola. En cierto modo, eran incluso más aterradoras.

La última vez, Han Sen había visto a Lu Hui comandar un ejército de soldados para atacar a un atacante y ahora, el lobo estaba comandando un ejército para atacarlo.

Han Sen estaba balanceando Ardiente Púa de Rex con gran ferocidad, pero ninguno de los lobos lo temía. Cada uno de ellos era de un azul brillante, sus ojos un zafiro hundido mientras saltaban hacia Han Sen.

La Ardiente Púa de Rex barrió y envió una gran multitud de lobos volando como estrellas fugaces, encendidas con fuego. Sus cuerpos se quemaron en segundos. Algunos se las arreglaron para levantarse y reanudar su persecución, sin importarles las llamas que seguían devastando sus cuerpos.

“¡Matar! Matar! ¡Matar! ¡Matar!”

Han Sen siguió usando su Ardiente Púa de Rex en un intento de escapar mientras se agolpaban debajo de él. A medida que avanzaba, mató a incontables lobos.

Mató a más y más, pero no había fin para la horda de lobos. Afortunadamente, Han Sen había practicado Larga Vida y Fuerza Sol de Jade, lo que le proporcionaba constantemente la energía necesaria para mantener su difícil intento de escapar. Durante más de cien millas, dejó un rastro de cadáveres de lobos ensangrentados, golpeados y carbonizados a su paso. Pero aún así, no cedieron.

Han Sen se dio cuenta de que la mayoría de los lobos que había matado eran comunes y corrientes, pero no había nada más que pudiera hacer.

Los lobos grises eran como soldados bien entrenados. Usaban una formación para rodear a Han Sen, y su precisión y cohesión cooperativa le hizo incapaz de escapar de las variantes de clase alta de los lobos.

El zorro plateado había estado acostado sobre el hombro de Han Sen todo el tiempo, inmóvil. Miró fríamente hacia atrás en dirección al Rey Lobo, como si algo lo hubiera alertado.

El Rey Lobo no fue tras ellos, o al menos, Han Sen no pudo ver la figura del Rey Lobo. Sin embargo, no tenía ni idea de lo que les pasaba a los otros lobos. Era como si no tuvieran miedo a la muerte y pudieran reaccionar perfectamente a todos los movimientos de Han Sen.

Continuó por trescientas millas. Han Sen pensó que se iba a ahogar bajo las olas de los lobos grises cuando la horda finalmente comenzó a disminuir, y finalmente se retiró.

Justo cuando Han Sen pensó que podría permitirse un respiro y recuperarse, escuchó un sonido desde no muy lejos. A través de los campos en la otra dirección, una estampida de caballos venía avanzando hacia él como las olas del mar. Por encima de todos ellos, un apuesto Rey Caballo comandaba los cielos, agitando sus alas angelicales mientras observaba las tierras a su alrededor.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s