Súper Gen Divino – Capítulo 658: El Vástago de una Súper Criatura


Primer Capítulo Semana 14

¡Disfrútenlo!

El elefante de hueso continuó sentado bajo el árbol sin moverse. Un rato después, Han Sen escuchó un ruido que venía de lo más profundo del bosque de melocotones, un sonido que parecía venir hacia ellos.

No pasó mucho tiempo antes de que apareciera. Era una pequeña serpiente rosa, deslizándose hacia el melocotonero gigante. Silenciosamente, se apoyó en su base.

Un tigre azul apareció desde otra dirección y también se sentó cerca del árbol.

Se podían oír alas aleteando en el cielo, y mirando hacia arriba, una grulla de corona roja descendió al suelo cerca del árbol, para unirse a las otras criaturas.

Y poco después de eso, un oso negro llegó, llevando un cachorro. También se sentó cerca de la base del árbol.

En poco tiempo, muchas criaturas se habían reunido en la base del árbol. Han Sen estaba sorprendido por lo que estaba viendo, particularmente por lo especial y único que parecían. Pensó que todos podrían haber sido súper criaturas.

Han Sen no sabía por qué estaban allí. ¿Algo del melocotonero los atraía?.

Durante la confusión de Han Sen, el zorro plateado saltó de los brazos de Zero y también trotó hacia el gran árbol.

Han Sen estaba perplejo. Pensó que el melocotonero podría haber estado emitiendo una feromona para atraer a las criaturas hacia él. Después de dar unos pasos hacia adelante, el zorro plateado se dio la vuelta y asintió con la cabeza a Han Sen. Parecía como si quisiera que lo siguiera.

Dudaba en obedecer, debido a la cantidad de criaturas poderosas reunidas en un lugar y lo peligroso que sería para él ir.

De nuevo, el zorro plateado movió su cabeza. Aunque las criaturas eran ahora indudablemente conscientes de la presencia del zorro plateado, no se molestaron en hacer nada al respecto. Apenas miraron hacia él.

Por tercera vez, el zorro plateado le hizo un gesto a Han Sen para que se uniera a él. Con los dientes apretados, Han Sen se retiró lentamente de su refugio y se dirigió de puntillas hacia el melocotonero.

Han Sen avanzó tan cautelosamente como pudo. En el momento en que notara que algo no iba bien o si las criaturas lo miraran mal, saldría corriendo en la otra dirección.

Zero, para su sorpresa, era menos temerosa. Con alegría, corrió para alcanzar al zorro plateado. Estaban a plena vista, ante las criaturas cerca del árbol, pero no pasó nada. Las criaturas simplemente continuaron sentadas donde estaban.

Con su corazón jugando a la rayuela, Han Sen siguió al zorro plateado hasta el árbol. Después de elegir un lugar, se sentaron cerca de él. Entre el elefante de hueso y los dos osos, estaban más cerca de la corteza del árbol.

A dos metros de Han Sen estaba el oso negro. Aunque no era tan grande como el elefante de hueso, tenía al menos diez metros de altura. Aunque se inclinaba, era como un camión gigante, y su respiración era ruidosa.

Era la primera vez que se acercaba tanto a una criatura, fuera de combate. Hizo sentir a Han Sen de maravilla, ya que ni una sola criatura mostró signos de querer atacarlo.

Todas las criaturas de allí se habían convertido en animales amantes de la paz. No importaba la especie o la raza, todas se habían unido para doblegarse ante el árbol.

El zorro plateado yacía en el suelo cubierto con pétalos de flores caídas. Cerró los ojos y respiró tranquilamente, con un ritmo suave. Era algo que Han Sen había visto antes. Después de practicar el Sutra Dongxuan, siempre veía al zorro plateado de esa manera, por un breve tiempo.

Las otras criaturas no eran muy diferentes. Mientras todos se recostaban, cada uno respiraba con un ritmo tranquilo y único.

“¿Este extraño melocotonero provee de beneficios y avances en el entrenamiento de uno?” Han Sen se preguntó para sí mismo. Después de un tiempo, Han Sen decidió intentar practicar el Sutra Dongxuan.

Han Sen comenzó a entrenar y sintió como si hubiera una energía especial absorbida en su cuerpo por el Sutra Dongxuan. El ritmo de su Sutra Dongxuan se aceleró, como si estuviera reaccionando a la extraña energía.

“Esto es realmente algo especial.” Han Sen continuó practicando, y eventualmente, su cuerpo comenzó a producir un olor agradable. El aroma se combinó con la fragancia de los melocotones y comenzó a impregnar la atmósfera.

Cuando Han Sen terminó un ciclo, notó que su Sutra Dongxuan había mejorado mucho más de lo habitual. Esto lo sorprendió.

Pero cuando Han Sen observó a las otras criaturas, se sorprendió.

Tal vez fue porque la fragancia se combinó con el aroma de las flores, pero cuando vio al zorro plateado de nuevo, pudo ver la energía dentro de él. Podía ver el agradable olor dentro del zorro plateado que aún no había sido refinado.

Han Sen miró a las otras criaturas y se sorprendió aún más. Había muchas criaturas en el área, y parecía que todas habían absorbido la agradable fragancia del Sutra Dongxuan. Extrañamente, todas parecían tener una reacción diferente a su absorción.

El agradable aroma dentro de la serpiente rosa, la bestia azul, la grulla de corona roja y el gran oso negro era todo borroso, siendo absorbido por sus cuerpos.

Pero en el cachorro y el elefante de hueso, Han Sen vio que la energía fluía dentro de ellos en un ritmo rítmico. Parecía un Qi Gong humano.

“Eso no está bien. El oso negro y el cachorro son del mismo tipo, ¿por qué la diferencia entre los dos?” Han Sen se sorprendió al ver lo que estaba pasando.

Poco después, la agradable fragancia de Han Sen había sido refinada por el cachorro y el elefante de hueso. La grulla y la serpiente continuaban refinándola lentamente, pero Han Sen aún podía sentirla dentro de ellos.

Han Sen miró la calabaza que tenía en la mano. Ya estaba acostumbrada a absorber el agradable olor de Han Sen, y para entonces, ya había refinado el aroma.

Han Sen continuó observando a las otras criaturas y luego tuvo un horrible pensamiento.

No importaba si era el zorro plateado, el cachorro de oso negro o la calabaza en su mano, el elefante era la única criatura de la que no estaba seguro. Las criaturas solían nacer de sus madres, no de sus nidos. El zorro plateado, el cachorro y la calabaza fueron engendrados en sus nidos, mientras que los otros habían nacido de sus madres.

Eso hizo que Han Sen pensara en el Rugidor Dorado. No estaba seguro del Rugidor Dorado grande, pero cuando el pequeño murió, dejó atrás su esencia genética vital y su cuerpo.

“Si el Rugidor Dorado y el elefante nacieron de una criatura, ¿significa eso que los descendientes de las súper criaturas son diferentes de las propias súper criaturas?” Han Sen teorizó.

Pero esa línea de pensamiento sólo llevó a más y más preguntas. ¿Por qué algunas súper criaturas sólo dejaban su esencia genética vital y no sus cuerpos? Si la segunda o tercera generación de súper criaturas podía dejar sus cuerpos, entonces debía haber habido algo especial dentro de ellos.

Como el zorro plateado y el osezno eran hijos de súper criaturas, que parecía que tenían habilidades especiales que eran diferentes a las de sus madres.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s