espada

Espada del Amanecer — Capítulo 219


Capítulo 219 – Nuevos negocios

 

EZ: 1/2


En esta tierra que era gobernada por el Clan Cecil, Amber fue probablemente uno de los pocos individuos que se atrevió a cuestionar las decisiones de Gawain. Incluso cuando esta mitad-elfo se atrevió a hacer preguntas, fue principalmente porque su boca no podía permanecer cerrada. No obstante, Gawain seguía siendo feliz al ver que no todo el mundo seguía sus órdenes ciegamente, ya que eso significaría que era la única persona que pensaba… De acuerdo, Amber podría no estar pensando por sí misma tampoco, ya que simplemente tenía una boca incontrolable. (EZ: cierto XD)

 

Fue muy difícil para Gawain explicarle todos sus pensamientos a Amber en un corto período de tiempo. Sólo podía explicarle a grandes rasgos la formación de la estructura industrial y también el concepto de tener una diferencia en el nivel de tecnología. En cuanto a los beneficios económicos y políticos más profundos y el control a distancia del Clan Leslie, no habló de ellos.

 

No importaba qué, Amber siguió llevando a cabo la orden de Gawain. Ella partió al día siguiente y utilizó el estatus de enviada especial del territorio Cecil para entregar la carta personal del duque Gawain Cecil al vizconde Andrew en el castillo.

 

La respuesta del vizconde Andrew fue mucho más rápida de lo que Gawain esperaba. Aceptó inmediatamente la invitación con gusto, y al tercer día después de que Amber regresara al territorio, el vizconde ya había llegado al muelle del territorio Cecil en un barco rápido.

 

La última vez que vieron al Vizconde, todavía estaba débil después de ser corrompido por la brujería. Después de un período de descanso y recuperación, Andrew Leslie había recuperado la salud. Llevaba un abrigo exterior rojo oscuro, grueso y cálido; su pelo estaba peinado hacia atrás sin problemas, y el mayordomo recién reclutado lo seguía. También había traído un equipo de protección formado por 10 soldados, junto con el asesor comercial del territorio. El asesor de negocios estaba naturalmente aquí porque Gawain mencionó ‘negocios’ en la carta personal, mientras que el equipo de soldados era una ostentación que se requería como noble.

 

Andrew Leslie vio el nuevo territorio Cecil que era totalmente diferente de su imaginación.

 

Ya sea las casas nuevas y ordenadas o los plebeyos que caminaban por las calles, todos ellos le causaron una profunda impresión. Tenía especial curiosidad por algo… Si estas casas pertenecían a los plebeyos, ¿en qué clase de lugar se alojaban los siervos y la gente de clase baja del territorio? Comparado con Patrick, que no era un noble, este vizconde era finalmente mucho más tranquilo y sereno. Mientras era guiado desde el muelle a la residencia del Lord Feudal, mantenía una conducta tranquila y elegante. Incluso después de sentarse en el salón de invitados de Gawain Cecil, no reveló ninguna curiosidad excesiva y no hizo un gran alboroto como una persona poco sofisticada.

 

Posteriormente, Betty ya había vertido suficiente agua para una tetera entera.

 

En la región sur del reino, todos eran en su mayoría honestos, pero lo más importante, las personas ahí tendían a tener el problema de pensar demasiado las cosas. El vizconde Andrew era igual que Patrick en ese entonces. Después de beber media tetera, se preguntaba por qué Gawain arreglaría que una sirvienta sirviera constantemente agua para el huésped… (EZ: Jajaja)

 

Betty, que llevaba una gran jarra de agua, miraba fijamente al pasillo de invitados y no sabía que se le había dado la característica de ser enigmática. Miraba fijamente la hoja decorativa en la pared, mientras su mente recordaba en silencio las palabras y la gramática que había aprendido recientemente. Al mismo tiempo, prestó atención para asegurarse de llenar la taza del huésped cuando estuviera vacía. Cuando estaba repasando las palabras recién aprendidas por segunda vez, Gawain había aparecido.

 

“Vizconde Andrew, estoy muy feliz de ver que se ha recuperado.” Gawain entró e inmediatamente saludó de forma cordial. “He oído que Ciudad Tanzan ha recuperado su orden. Es una noticia realmente buena”.

 

“Todo gracias a su ayuda. Sin sus grandes pedidos de minerales, me temo que no habría podido permitirme reparar el gran agujero de mi castillo durante este invierno.” El vizconde Andrew abrió sus manos mientras se reía de forma bastante exagerada y dijo, “Por lo tanto, cuando oí que quería discutir personalmente un nuevo negocio conmigo, vine inmediatamente.”

 

“Es en efecto un nuevo negocio, pero puede que no sea apropiado discutirlo aquí. Si no le importa, ¿está dispuesto a visitar la mina del territorio Cecil?”

 

“¿La mina?” El vizconde Andrew frunció el ceño. “En su carta, mencionó algo sobre la venta de nuevo equipo minero. Pero el Clan Leslie ha estado minando durante generaciones. Ya estoy familiarizado con todo tipo de herramientas mineras… Hip… Ah, disculpe, me faltan modales.”

 

“No se preocupe, no se preocupe”. Gawain rápidamente estrechó su mano y se sintió extraño por qué el hipo del vizconde Andrew había empezado a tener eco. Gawain sonrió y explicó: “Es necesario verlo en persona. Porque lo que estoy vendiendo es probablemente algo que nunca ha visto antes.”

 

Como Gawain ya lo había dicho así, el vizconde Andrew naturalmente no podía seguir actuando sin interés. Por ello, aceptó gustoso visitar la mina. También había preguntado dónde estaba el baño.

 

La mina Cecil estaba situada en el este del territorio. Al principio, este lugar era sólo un pequeño punto de excavación, pero a medida que el territorio se desarrollaba rápidamente, la necesidad de mineral aumentaba constantemente. La mina se había convertido en una zona núcleo que sólo era inferior a ‘Ciudad Cecil’ y servía como punto de suministro de materiales de construcción. Un gran número de personas y máquinas avanzadas fueron transportadas a este lugar. Gradualmente se transformó de un punto de excavación que tenía unas pocas tiendas a un pueblo que tenía más de una docena de casas. Luego se desarrolló aún más de un pueblo a un caserío. En este momento, este lugar ya tenía casas de ladrillo recién construidas, e incluso habían usado las escorias de la minería y el cemento para establecer un camino parejo. Un espacioso pasaje principal conectaba este caserío minero con la ciudad Cecil para asegurar el transporte sin problemas de personal y materiales.

 

Debido a la comodidad del transporte, Gawain y el carruaje de invitados tardaron menos de dos horas en llegar al caserío minero.

 

El vizconde Andrew había sido capaz de mantener su calma y estilo elegante hasta la última parada del viaje. Incluso cuando vio las lámparas de cristal mágico que se podían ver en todo el territorio, los caminos rectos y uniformes, las ‘fábricas’ en la frontera de la ciudad que emitían sonidos extraños, o los residentes que seguían ocupados trabajando incluso en invierno, había hecho todo lo posible por no sorprenderse demasiado. Estas cosas podrían haber superado sus expectativas, pero no superaron su imaginación. Se sorprendió de que el caído Clan Cecil, que tuvo que sobrevivir vendiendo su estatus de nobleza en aquel entonces, fuera capaz de crear tal territorio en tan poco tiempo. Sin embargo, todavía era capaz de darse a sí mismo una explicación lógica para todo lo que había visto. Había asociado todo con ‘Gawain Cecil desenterrando la riqueza que había enterrado en ese entonces y usando el dinero para impulsar el desarrollo de este lugar’. Al hacerlo, todo era comprensible.

 

Hasta que vio algo que no podía entender, explicar, y que nunca podría haber imaginado.

 

“¡¿Qué… qué es esa cosa?!”

 

Delante del Vizconde Andrew, había una máquina gigante que usaba un poder asombroso para girar el molinete y sacar varios carros pesados de minerales que probablemente habrían necesitado decenas de trabajadores esclavos para salir de las profundidades de la mina. Esa máquina emitía un profundo sonido que era como el rugido de un gigante, y la enorme estructura del disco estaba siendo girada constantemente de una manera sin precedentes. Cada componente estaba aparentemente forjado con acero, pero estas cosas sin vida se movían constantemente sin emoción, incansablemente, y con un poder inagotable mientras revelaban una dignidad indescriptible que sólo podía provenir de productos hechos de acero.

 

Después de mirar fijamente durante unos segundos, el vizconde Andrew finalmente vio un resplandor mágico chispeante en el núcleo de la máquina. Su habilidad para hablar finalmente se había recuperado un poco. “¿Es esto… un equipo mágico? ¿La combinación de algún mecanismo mágico y maquinaria?”

 

“Se puede entender así”. Gawain sonrió y dijo: “Esto es lo que quiero venderle, pero es sólo una de las cosas. Continúe más adentro, y verá aún más máquinas. En el territorio Cecil, la mitad del trabajo pesado de la mina es completado por estas máquinas.”

 

El vizconde Andrew estaba aún más sorprendido mientras continuaba viendo más. Entendía la minería y estaba familiarizado con sus herramientas. Pero, nunca esperó que el ‘equipo minero’ mencionado por Gawain fuera en realidad estas… criaturas gigantescas de acero. Al mirar estas enormes máquinas, rápidamente notó que estas máquinas aparentemente crudas tenían una complejidad increíble. Todos los componentes estaban conectados sin problemas; las partes conectadas estaban ensambladas con precisión, y tenían esos círculos mágicos que cambiaban rápidamente y que no estaban tripulados… ¡¿Cómo se crearon estos monstruos?!

 

“¡¿Esta es… la tecnología mágica del antiguo Imperio Gondor?!” Finalmente, el vizconde Andrew creyó haber encontrado una explicación lógica antes de girar lentamente la cabeza para preguntarle a Gawain.

 

“Esta es una tecnología que fue diseñada conjuntamente por mí y los especialistas técnicos de mi territorio. Por supuesto, si siente que porque soy un miembro superviviente del antiguo Imperio Gondor, entonces la tecnología que poseo podría considerarse tecnología de Gondor… También está bien pensar en ello de esa manera.” Gawain usó una vaga explicación intencionalmente para apenas salir adelante. Después de ver la reacción del vizconde Andrew, preguntó: “¿Qué le parece? ¿Está interesado en este ‘equipo minero mágico’?”

 

“¡Siempre y cuando esté dispuesto a venderlo!” El vizconde Andrew abrió los ojos.

 

“Creo que también se puede ver que los detalles y la dificultad de producir estas máquinas son aterradores. No es barato producir una máquina. Por lo tanto, el precio de venta va a ser naturalmente caro. Dependiendo de la escala y dificultad de fabricación, el costo debería estar entre unos pocos cientos y unos pocos miles de monedas Cecil. Además, la fabricación de estas máquinas obviamente requiere la participación de los extraordinarios. El coste del trabajador… Bueno, ya se lo puede imaginar”, dijo Gawain sin prisa, pero la sonrisa del vizconde Andrew fue desapareciendo poco a poco. Gawain entonces cambió repentinamente su tono. “Por supuesto, fijaré el precio así cuando venda a otros. Pero si se lo vendo a mi vecino, sólo necesitaré el coste del material. Si tiene dificultades, puedo incluso aceptar minerales como pago.”

 

El vizconde Andrew se sintió muy conmovido.

 

Estas máquinas no eran baratas, y él lo sabía claramente. Pero, también sabía que ¡estas máquinas equivaldrían a la energía de numerosas personas!

 

Una sola máquina de transporte equivaldría a decenas o cientos de trabajadores esclavos. ¡Medio día de trabajo de una sola máquina trituradora sería suficiente para dejar a todos los trabajadores esclavos sin trabajo! Sería natural gastar una enorme suma de dinero para comprar estas máquinas, pero podría recuperar los costos de las máquinas muy rápidamente. Además, después de recuperar los costos, ¡Ciudad Tanzan o incluso todo el territorio Leslie acogería con beneplácito los ingresos sin precedentes!

 

Además, las partes mágicas de estas máquinas no parecían demasiado complicadas. Después de recuperar los costos, podría reclutar a un grupo de artesanos rúnicos y expertos en círculos mágicos para investigar cómo funcionaban estas máquinas…

 

En este momento, la voz de Gawain interrumpió sus pensamientos. “Es cierto. Vizconde Andrew, tengo algo más que poner en su conocimiento. Debería haberse dado cuenta de que estas máquinas funcionan por sí solas. No hay ningún Mago que provea de energía a estas máquinas…”

 

“Mm… tengo mucha curiosidad sobre ese asunto.” El vizconde Andrew se frotó la barbilla y dijo, “No veo a ningún Mago controlando las máquinas, ni veo a nadie suministrándoles energía… ¿Podría haber cristales de almacenamiento mágico de gran capacidad en su interior?”

 

“Todavía requieren la tecnología complementaria de la ‘red mágica’. En cuanto a esta tecnología, necesito tener una buena discusión con usted…”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s