Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 08 – Capítulo 03


Capítulo 03 – El número desaparecido primer parte

 

Los libros son cosas que necesitan mantenimiento. Maomao copiaba absorta del libro dañado por peces plateados que estaba abierto delante de ella.

 

Debido a la humedad y al daño causado por el sol, algunos de los viejos libros tenían letras manchadas, y otros estaban arrugados por los elementos. En lugar de hojas de madera, muchos de los libros estaban hechos de papel. Debe ser porque las hojas de madera sólo ocupaban espacio en la habitación. Gracias a eso, con los libros escritos en papel de mala calidad, Maomao no tuvo más remedio que transcribirlos.

 

“Maomao, ¿vas a comer?”

 

En’en vino.

 

“No es necesario”.

 

La lectura de los libros tiene prioridad.

 

(No hay necesidad de esta descripción.)

 

Papá había escrito muchos libros de estudio para que Maomao los estudiara. Sin embargo, no copió todos los libros; Maomao nunca había visto muchas de las descripciones aquí. Sabía por la escritura que era de su padre, pero el contenido estaba escrito con más detalle.

 

Algunas cosas que Maomao ya había aprendido, otras que no, y otras en las que las descripciones han cambiado…

 

Debido a los avances tecnológicos, muchas de las cosas que antes se consideraban correctas se encontraron equivocadas. Esta habitación fue probablemente utilizada por última vez hace unos veinte años. Como mínimo, papá había adquirido mejores conocimientos médicos durante esos veinte años o más.

 

Con un cepillo en la boca, pasó la página. El conocimiento es el sustento. No necesita comida mientras se concentra, pero…

 

“¡HORA DE LA CENA!”

 

Yao le había gritado al oído. Si Maomao fuera un gato, su pelo estaría parado de punta.

 

“No es nece…”

 

“A comer”. Los ojos de Yao estaban vidriosos, no mostraban signos de haber escuchado a Maomao. Yao agarró el cuello de Maomao y la tiró. Maomao intentó llevarse el libro que estaba leyendo, pero también se lo quitó.

 

“En’en, haz que Maomao coma también.”

 

“Lo siento, mi lady. Pensé que sería descortés molestar a Maomao mientras se concentra. Además, también estaría bien con sólo nosotras dos de vez en cuando”, dijo En’en.

 

(Esto último es obviamente la razón principal.)

 

Maomao escuchó a En’en chasquear la lengua. La cocina de En’en es deliciosa, y recientemente ella se ha estado deleitando de ella cada vez.

 

“No seremos sólo nosotras dos. Cuando En’en fue a buscar comida, Rahan-san vino,” dijo Yao.

 

“¿Mi lady? No me enteré de eso.” El rostro de En’en se tensó. ¿Estaba sorprendida de que Yao hubiera estado charlando sola con un desconocido?

 

En cuanto a Yao, no se preocupó. En todo caso, tiende a irritarse por no querer perder con los hombres en el trabajo, pero no parece importarle Rahan. En general, podría estar acostumbrada a que él venga cada vez con trabajos extraños.

 

“Pensé que él te había llamado ya que la sirvienta dijo que se aseguró de entregar la parte de los ingredientes de cuatro personas.” Yao señaló los platos de la mesa redonda. Era demasiado excesivo para dos personas, y también un poco demasiado para tres. Había cuatro sillas en la mesa.

 

El plato principal en el centro era un brillante pato asado.

 

Maomao se encontró tragando su saliva.

 

“…Voy a cocinar más panqueques. Maomao, por favor ayúdame a cortar las verduras.” En’en estaba un poco molesta.

 

“Yo también ayudaré”, dijo Yao.

 

“No, mi lady. Se hará pronto.” En’en principalmente rechazó la oferta de Yao.

 

(Ahhhh.)

 

La expresión de Yao decayó.

 

Maomao sabía que En’en vivía para su joven dama, pero extrañamente, no entendía los sentimientos de su joven dama. Probablemente era porque son muy unidos.

 

Maomao rebanó las chalotas* y las enchapó. Envolvió la carne de pato y los aromas en un panqueque, los sumergió en salsa y se los comió de un solo bocado. (EZ: *Link referencias)

 

Tuvo que agradecer a Yao por interrumpir su lectura.

 

Parece que la vajilla ya había sido preparada en la cocina desde el principio. Toda venía en juegos de cuatro.

 

Maomao entrecerró los ojos ante los platos.

 

“Cuando entrecierras los ojos así, te pareces a Rahan-sama.”

 

Maomao abrió los ojos ante las palabras de En’en. “Somos extraños, así que no debería haber ningún parecido”, dijo descaradamente.

 

Probablemente había suficiente congee preparado para la cena también, así que no hay necesidad de añadir más.

 

En cuanto al postre de después de la comida, viendo que sólo había tres preparados para empezar, se preparó para que comieran después de que Rahan se fuera.

 

“Sólo estoy preguntando, pero, ¿no crees que es seguro para ti dejar la finca ahora?” Maomao le preguntó eso a la asistente sobreprotectora.

 

“¿No dije que eso no era un problema? Más importante aún, Yao-sama está de acuerdo con ello”, respondió En’en.

 

“No entiendo esa parte.”

 

“Mi lady es una niña brillante, así que los de la misma generación no eran más que idiotas.”

 

En’en constantemente panqueques a la parrilla mientras hablaba clara y llanamente. Maomao los colocó en el plato, enfriándolos para que no se peguen.

 

“Trabaja duro en sus estudios, jurando no perder contra los hombres. Así que cuando perdió contra Maomao en el examen de ingreso, se mortificó mucho y actuó fuera de lugar.”

 

Haciendo que Maomao se cayera y acosándola, ¿verdad? En cualquier caso, eran principalmente las seguidoras, así que a ella no le importaba.

 

“Ella hizo algo malo”.

 

No hay manera de que ella pensara que podía ganar buenas notas haciéndolo.

 

“Aunque su tío es la causa de eso, ¿por qué Yao-san quiere tener tanto éxito?” Maomao de repente intentó preguntar.

 

“…Es por la madre de Yao-sama,” dijo En’en, después de algunas dudas. “Para Yao-sama, su madre prácticamente ha muerto. La perdió al mismo tiempo que el maestro falleció.”

 

“¿Por qué?” Maomao tampoco tenía muchos sentimientos hacia su propia madre. No obstante, las circunstancias de su educación fueron diferentes a las de Yao.

 

“Después de la muerte del maestro, sabes lo que se espera de la lady que no puede manejar la residencia por sí misma, ¿verdad?” En’en dijo eso.

 

“Ella pasó a manos de su tío”.

 

“Y así, la dama sigue siendo una dama.”

 

La esposa del maestro es la dama.

 

La madre de Yao probablemente se volvió a casar con el tío. No era una historia tan inusual, pero para la hija, probablemente era complicado y ocasionalmente la convertía en un objeto de asco.

 

“¿Es así?” Maomao respondió con una sola línea, con el plato de verduras y panqueques en mano.

 

.

 

.

 

.

 

“Hoombre, gracias por la invitación.”

 

Acercándose con una sonrisa, estaba el pequeño hombre de gafas con una mente irritante.

 

(No fuiste invitado.)

 

Los corazones de Maomao y En’en probablemente estaban de acuerdo en eso. Cortésmente trajo un regalo con él, pero por alguna razón, era hasma. Aunque es el favorito de Yao, fue realmente extravagante.

 

Por cierto, cuando Yao intentó comprobar lo que era, En’en rápidamente lo escondió. Mi lady todavía no sabe que su comida favorita es la rana.

 

(Ganó mucho en el torneo de Go el otro día, huh.)

 

Parecía que también tenía un negocio de batatas, pero también tenía otros negocios principales que atender. Aunque se clonara a sí mismo, no sería suficiente, pero su habilidad para manejarlos con facilidad era, de mala gana, digna de elogio.

 

“Estoy tan feliz de comer mientras estoy rodeado de flores. Hay una rosa, un lirio y una acedera*“, dijo Rahan. (EZ: *Link Referencias)

 

No es necesario decir a quién se refería la acedera.

 

“He oído muchos rumores sobre la cocina de la Srta. En’en. Quería probarla una vez”.

 

“Oh vaya”. La expresión de En’en era gélida. Pero fue admirable que no se olvidara de servirle.

 

(Un rumor sobre la cocina de En’en. ¿De dónde lo oyó?)

 

La pregunta de Maomao fue respondida rápidamente.

 

“La tienda del hermano mayor es popular y la cocina de la hermana menor también es insuperable, según he oído”, dijo.

 

“Sí. La cocina de En’en es deliciosa. Hasta el punto de que no perderá ante el jefe de cocina.” Yao repartió grandes elogios de forma muy natural.

 

Antes, Maomao oyó que el hermano de En’en había sido salvado por Yao. Debería trabajar para la familia de Yao, pero parece que después se independizó.

 

(¿Debido al cambio de cabeza de la familia?)

 

Sentía que había encontrado otra razón para que En’en tuviera una mala impresión del tío de Yao.

 

“Comí en el restaurante del hermano mayor tres veces, pero hooombre, esa cocina también es deliciosa.”

 

“¿Tres veces? ¿En qué temporadas fue? El menú cambia cada temporada, ¿verdad, En’en?”

 

“Sí, cocina con ingredientes de temporada preparados cada mes.”

 

Cuando el tema sobre el hermano de En’en fue sacado a relucir, Yao lo mordió. En’en también se unió a la conversación.

 

Maomao estaba disfrutando de la crujiente piel de pato. La piel grasienta y el sabor de los aromas están atrapados en el panqueque. Se come después de sumergirlo en la salsa salada-dulce. El umami y el aroma de la carne, la textura de las verduras y el simple panqueque, todo exquisitamente mezclado para invitar a la salivación con cada bocado.

 

Para expresarlo en una palabra, es delicioso.

 

“Hooombre, esto es verdaderamente delicioso”.

 

Rahan tenía la misma opinión.

 

Rahan tiene otro rasgo que vale la pena elogiar. Él es bueno para hacer conversación. Si ella tenía que decirlo, ya que fue capaz de hacer que la tímida Yao hablara abiertamente, Maomao sintió que entendía por qué En’en estaba un poco molesta.

 

Mientras comía en silencio, Maomao se llenó. Como ya no había planes de servir dim sum, no dejaba de mirar en dirección a la habitación con la estantería, preguntándose si estaba bien ir a leer ya.

 

“Maomao, no digas que quieres volver deprisa a leer, ¿vale?” Yao frunció el ceño hacia Maomao. Aparentemente, a pesar de no unirse a la conversación, se las arregló para dar cosas.

 

“….” Maomao se sentó en silencio, comiendo cebolletas para matar el tiempo.

 

(Eso me recuerda.)

 

Había una cosa en la disposición de la estantería que le molestaba.

 

“Rahan, ¿alguno de los libros de la estantería fueron llevados a otro lugar?” Preguntó Maomao.

 

“¿Libros de la estantería?” Rahan ladeó la cabeza. “No tengo ni idea. El estimado padre no hará nada con las cosas del Tío Abuelo. De hecho, sólo hacemos que los sirvientes limpien la habitación periódicamente.”

 

Para el extraño táctico, era una preocupación sin precedentes. De hecho, había pensado que este edificio estaba limpio.

 

“¿Estás diciendo que hay huecos en los libros? Si es así, los sirvientes de la limpieza serían sospechosos, pero no creo que el estimado padre empleara a individuos extraños en primer lugar. Ya que es realmente problemático tener a esa persona como enemigo.”

 

Los libros, al ser objetos de valor, pueden ser robados, pero ¿los sirvientes que trabajan en el lugar del estratega raro irían tan lejos?

 

(Esto es difícil.)

 

“¿Qué falta?” Yao preguntó.

 

“Estoy un poco preocupada por lo que podría ser, pero…” Maomao dejó su asiento y regresó con dos libros de la estantería, así como el papel y la papelería que usó para transcribir. “Por favor, comprueben el lomo”.

 

“¿Qué es esto?” Yao inclinó la cabeza.

 

[ 三―Ⅵ―1]

 

[ 四―Ⅱ―3]

 

…Escrito. En otras palabras, la primera parte de la sexta sección del tercer volumen. No lo entendía, pero el número subía cada vez que había una posdata en cada sección, así que se dividía finamente.

 

Al menos varios cientos de libros en el estante inferior también estaban numerados de esta manera.

 

“Puedo leer el primer número, pero…”

 

“Son números occidentales”, respondió En’en, conociendo un poco de palabras occidentales.

 

“Sí”. Maomao escribió los números en el papel.

 

[1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9]

 

[ Ⅰ, Ⅱ, Ⅲ, Ⅳ, Ⅴ, Ⅵ, Ⅶ, Ⅷ, Ⅸ ]

 

(T/N: y para aquellos que no están familiarizados con los números del este*: 一二三四五六七八九) (EZ: *Asia o china en este caso)

 

Al escuchar ‘números’, los ojos de Rahan brillaron.

 

Yao dio un comienzo al trabajo escrito con [Ⅰ, Ⅱ, Ⅲ, Ⅳ, Ⅴ, Ⅵ, Ⅶ, Ⅷ, Ⅸ].

 

“¿Podría ser el siguiente número [Ⅹ]?” Yao lo ha trazado sobre la mesa.

 

“Correcto. Como se espera de mi lady.” En’en respondió en lugar de Maomao.

 

“Papá numeró cada libro correctamente. Pero hay lagunas en el primer y segundo volumen”, dijo Maomao.

 

“¿Es así?”, dijo Rahan.

 

“Te encantan los números, así que pensé que te habrías dado cuenta de inmediato.”

 

“Desafortunadamente, apenas vengo a este edificio. Estoy ocupado, ya ves.”

 

“Entonces deja de comer aquí casualmente de una jodida vez.”  Maomao accidentalmente dejó escapar su verdaderas intenciones.

 

“Maomao, por favor no uses un lenguaje tan vulgar antes de Yao-sama.” En’en corto con su orientación educativa.

 

“La numeración es para el etiquetado sistemático, ¿verdad?”

 

“Sí. El primer y segundo volumen son sobre los fundamentos. El primer volumen es sobre anatomía humana, y el segundo sobre procedimientos quirúrgicos.” El campo de especialización de Maomao es la medicina herbaria, pero ella quería entenderlo desde la perspectiva de la curación de las personas.

 

“Desafortunadamente, no tengo ni idea, pero tengo curiosidad. Intentaré preguntarle a los sirvientes también.” Rahan se levantó de su asiento mientras levantaba sus gafas. Su plato fue limpiado. Parecía satisfecho. “Tengo algo de trabajo mañana, así que si hay algo, llamen a alguien.”

 

“Entendido”, respondió En’en con brusquedad.

 

“Gracias por la comida, estaba extremadamente deliciosa. Deben estar cansadas. Puedes dejar la vajilla como está, llamaré a los sirvientes”, dijo Rahan.

 

Maomao también tenía la intención de limpiar la mesa, pero si está bien dejarla, mejor. Quería volver rápidamente a copiar los libros.

 

Quería volver a la habitación con la estantería tan pronto como Rahan se fuera, pero le agarraron los hombros. “¿Qué pasa?”

 

“Todavía hay dim sum”. Yao sonrió como diciendo no te dejaré escapar.

 

 – mis pensamientos:

Para los que se preguntan por el plato de pato asado, ¡es pato pekinés!


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .