Súper Gen Divino – Capítulo 657: La Estatua Sagrada Bajo el Melocotonero


Séptimo Capítulo Semana 13

¡Disfrútenlo!

El bosque de melocotoneros era rojo, como el rubor de una joven. El lugar parecía durar para siempre, y estaba lleno de la energía de la juventud.

Cuando Han Sen entró en el bosque de los melocotoneros, se sorprendió bastante. Todos los melocotoneros tenían libélulas volando a su alrededor. Las flores rosas de los árboles estaban abiertas de par en par y ríos de ellas fluían hacia el suelo en una belleza armónica.

El aroma de las flores podía ser olido desde lejos, y la dulce fragancia traía una sonrisa a los rostros de todos los que la encontraban. Era como el aroma de una joven.

El elefante de huesos berserker no se había preocupado por nada en su camino, y había ido en línea recta hacia el bosque. Sin embargo, al acercarse a las lindes de las ramas altas, disminuyó su velocidad. No se abrió paso a través del bosque como lo había hecho en su camino. Anduvo de puntillas suave y ligero alrededor de los árboles, aventurándose tan silenciosamente como pudo, como para evitar despertar a una bella durmiente.

El matiz rojo del elefante de hueso berserker empezó a remitir y a aclararse, lo que sorprendió a Han Sen y a Wang Yuhang. Nunca antes habían visto a una criatura regresar del estado berserker.

“Parece que el elefante de hueso no se volvió realmente berserker. Debe ser algún tipo de habilidad que posee.” Dijo Han Sen, mientras reflexionaba sobre el curioso rasgo.

“Supongo que tienes razón. ¿Deberíamos entrar?” Al borde del bosque, Wang Yuhang miró hacia adentro, pero no se atrevió a dar un paso adelante.

“¿Qué te parece esto, Tiito? Vuelve al refugio y espéranos. Echaremos un vistazo.” Han Sen estaba preocupado de que algo pudiera pasar si Wang Yuhang lo acompañaba.

“¡Claro!” Wang Yuhang aceptó rápidamente. Se dio la vuelta y salió corriendo hacia el Refugio del Diablo sin mirar atrás. A Han Sen le pareció extraño, ya que nunca antes le había visto demostrar tanta prisa.

Después de pensarlo un poco más, Han Sen lo entendió, antes, Wang Yuhang apareció ante todos en el Refugio del Diablo como un glorioso salvador del pueblo. Ahora, estaba ansioso por terminar el espectáculo.

Han Sen se limpió el sudor frío de su frente. El ‘Tiito’ de Wang Mengmeng era un hombre legendariamente extraño, sin igual en el mundo entero.

“¿Quieres volver y esperarme a mí también?” Han Sen miró a Zero, quien no dijo mucho. Se acercó más a Han Sen, lo que significaba que estaba deseando continuar.

Han Sen, sin decir nada más, se adentró en el bosque de melocotoneros con Zero a su lado. Con el zorro plateado acompañándolos, era poco probable que sufrieran muchos problemas. Si una criatura se encontrara con ellos, lo más probable es que saliera corriendo.

El color rojo sangre que empañaba la apariencia del elefante de hueso ahora se había desvanecido por completo, con sus huesos volviendo a su color gris y blanco original. Seguía caminando increíblemente despacio, como si tuviera miedo de dañar los árboles. Debido a que iba a ese ritmo, Han Sen y Zero podían seguir su paso con facilidad.

El bosque de melocotoneros era enorme, y era imposible para ellos estar seguros de lo grande que era. Siguieron al elefante durante todo un día y el entorno no cambió mucho, ya que vastos arroyos de flores continuaban cubriendo los laterales de los árboles y coloreando el suelo del bosque.

El elefante siguió caminando suavemente, como si estuviera caminando por un lugar sagrado y tenía miedo de ensuciarlo.

Han Sen miraba constantemente a su alrededor, pero sólo veía árboles y flores hasta donde alcanzaba su vista. No parecía haber nada intrínsecamente especial en el bosque de melocotoneros, por lo que pudo ver. Tampoco habían visto ninguna otra criatura en su camino.

Incluso con el zorro plateado a su lado, deberían haber sido capaces de ver algunos, o notar signos de que estaban en la zona. Todo el tiempo, desde que entraron por primera vez en el bosque, el elefante fue la única criatura que encontraron.

Han Sen activaba su cerradura genética de vez en cuando, usando sus sentidos para evaluar los alrededores y analizar si había o no peligros en la zona. A pesar de sus mejores intentos, no había nada.

El zorro plateado tampoco pudo descubrir nada. Tranquilamente, continuó yaciendo en los brazos de Zero.

La luna estaba en el cielo, y bajo la luz de la luna, el océano de flores de melocotón se veía aún más hermoso. Cuando una brisa bailaba entre los árboles, susurraba las flores como pétalos sometidos a la fuerza del viento. Por muy hermoso que fuera, todo el asunto parecía algo surrealista.

Han Sen y Zero se sentaron sobre el Rugidor Dorado. Mientras se sentaba graciosamente entre la lluvia de flores y pétalos, el bello rostro de Zero embelleció la vista como una imagen hipnotizantemente bella.

Han Sen no pudo evitar coger una de las flores y ponérsela en el pelo. Ahora, ella era perfecta.

“Ahora eres aún más bonita.” Han Sen miró a Zero, que casi parecía ser una con las flores. No estaba seguro de si su belleza se acentuaba con la flor, o si la belleza de las flores se acentuaba con su presencia.

Zero, que siempre había parecido sin emociones, comenzó a ponerse roja en las mejillas. Esto la hizo aún más bonita, como un hada que vivía entre los árboles de flores del melocotón.

El elefante de hueso, a esas alturas, ya llevaba unos días vagando por el bosque. Justo cuando Han Sen comenzó a sentirse perdido en el aparentemente interminable bosque de melocotoneros, vio de repente un melocotonero gigante más adelante. El tronco del árbol era más grande que el resto, subiendo hacia los cielos. Las flores que adornaban su cuerpo se extendían en la cima como estrellas en el cielo.

El elefante de hueso parecía dirigirse hacia ese árbol.

“¿Qué es ese melocotonero extrañamente grande?” Han Sen observó el melocotonero desde lejos y no podía creer su tamaño.

No percibió ningún peligro y tampoco el zorro plateado. Todo lo que el zorro plateado hizo fue mirar fijamente al melocotonero, y todo lo que Han Sen pudo hacer fue preguntarse en qué estaba pensando.

Como ya estaban allí, Han Sen quería ver lo que el elefante quería. Han Sen siguió al elefante pero se mantuvo a una distancia segura de él, sin atreverse a acercarse demasiado.

El gigantesco elefante de hueso se dirigía directamente al desconcertantemente enorme melocotonero. Al acercarse, el enorme elefante ya no parecía tan grande.

El elefante caminó bajo las ramas del árbol suavemente y se arrodilló. Luego se inclinó ante el árbol, bajando la cabeza como si estuviera rezando ante él.

Han Sen estaba congelado. No creía que una súper criatura como esa, un elefante monstruoso nada menos, rezaría frente a un árbol. Era increíble.

“¿Qué es este extraño melocotonero? ¿Existe algo más poderoso que una súper criatura? ¿Por qué el elefante adoraría el árbol y mostraría tanto respeto?” Han Sen estaba desconcertado. Vio al elefante de hueso inclinarse ante el árbol durante mucho tiempo.

Pero lo que sucedió después fue aún más desconcertante.

Bajo la luz de la luna, el elefante de hueso se sentó al lado del árbol en una postura humana. Con todas las flores volando a su alrededor, parecía estar meditando.

Con el bosque iluminado por la luz de la luna, y las flores y pétalos bailando al son de la brisa, el cuerpo del elefante de hueso comenzó a parecerse a las flores del melocotonero. Entonces, comenzó a brillar.

Los huesos grises y blancos ahora parecían cristales de jade, que parecían exudar una luz sagrada de algún tipo.

Incluso los ojos rojos del elefante parecían desvanecerse, y ya no parecía que quisiera matar nada.

Todo el elefante de hueso era como un buda sagrado bajo el melocotonero, con un halo de luz divina saliendo de él.

“¿Qué está pasando aquí?” Cuanto más tiempo observaba Han Sen, más confundido estaba.

 

 


3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s