Súper Gen Divino – Capítulo 656: El Decimotercer General del Ejército de la Diosa


Sexto Capítulo Semana 13

¡Disfrútenlo!

La formación falló. El elefante de hueso era demasiado rápido y los jinetes no podían apartarse de su camino a tiempo. Muchos de ellos fueron pisoteados, aplastados bajo las patas del elefante. Sus restos aplastados se esparcieron y mancharon cada una de las subsiguientes huellas del elefante.

El miedo comenzó a apoderarse de sus corazones, uno ya no podía mantenerse a raya. La fuerza de esa temible bestia era mucho mayor de lo que cualquiera de los combatientes esperaba. Su desbocada furia ahora enviaba escalofríos por las espinas de todos los que la miraban.

“Evacúen el refugio. Que todo el mundo salga de allí de inmediato.” Lu Hui decretó con calma.

Si no abandonaban el refugio ahora, innumerables personas caerían víctimas del elefante y el lugar se perdería. Si se evacuara el lugar, al menos las muertes serían mucho menores si se destruía el refugio.

La orden fue transmitida al Refugio del Diablo. Sin demora, la gente de allí empacó sus cosas y comenzó a huir. Pero el elefante berserker era demasiado rápido, y ya había llegado a la puerta antes de que la mayoría de los que estaban dentro hubieran cogido sus bolsas.

Cualquier cosa que se encontraba en el camino del elefante era pisoteada y aplastada hasta convertirla en polvo. Incluso los antiguos árboles que se encontraban en su camino fueron derribados con la menor dificultad.

Ese comportamiento se aplicaba incluso a las rocas y a los escarpados afloramientos que se encontraban en su camino. Piedras de diez metros de alto fueron aplastadas en lugar de ser evitadas. El verle aniquilar sin miedo todo a su paso hizo que sus corazones latieran con fuerza.

Los rostros de los habitantes estaban pálidos cuando el elefante berserker se preparó para golpear las paredes del refugio. Los cobardes estaban paralizados por el miedo.

La tierra temblaba con cada paso del elefante berserker. No disminuyó la velocidad de su aproximación, y justo cuando bajaba de las montañas, parecía que iba a atacar con la cabeza las murallas.

“¡Gran elefante tonto! Soy el Decimotercer General del Ejército de la Diosa, Wang Yuhang. Tu intento de destruir esta fortaleza de prosperidad no tendrá éxito.” Cuando los colmillos del elefante casi destrozaron la puerta, justo cuando el último parpadeo de esperanza parecía extinguirse, un hombre apareció en el cielo. Agitó sus alas con gran velocidad, gritando al elefante de hueso berserker como un dios.

El imparable elefante berserker escuchó su voz y se detuvo en seco. Se dio la vuelta para mirar al hombre en el aire.

Todos estaban atónitos. Ninguno del resto de élites pudo llamar su atención y atraerlo lejos del refugio y aún así, por ese hombre, el elefante se giró para prestar atención.

“¡Gran elefante tonto! Mi jefe no permitirá que dañes a los buenos civiles que pueblan este lugar. Si tus pelotas son tan resistentes como tus huesos, sígueme al Ejército de la Diosa para que podamos enterrarte en la tumba que tan felizmente has cavado para ti mismo!” Wang Yuhang le gritó al elefante de hueso con todos sus pulmones, luego agitó sus alas y se fue volando.

El elefante berserker, mirando al cielo, siguió a Wang Yuhang.

Nadie podía creer lo que habían visto, y ya no estaban seguros de lo que estaba pasando. El hombre parecía ser capaz de atraer con la temible criatura, la misma que había ignorado a todos los demás humanos. El hecho de que siguiera al hombre sin dudarlo después de su discurso era increíble.

Lu Hui y Lei Heng Wu se sorprendieron. Sabían exactamente lo que acababan de ver, y sabían que Wang Yuhang se estaba aprovechando de su profunda mala suerte. Sabían que tal cosa era posible, pero sobre todo estaban sorprendidos por el hecho de que había elegido arriesgar su vida en un intento de salvar el Refugio del Diablo.

“¡Santo cielo! Este hombre es OP.”

“Ese Ejército de la Diosa debe ser una fuerza angelical, suena tan poderoso!”

“¡Son Diosas!”

“Ellos se estremecen. El Ejército de la Diosa debe ser un ejército súper gigante.”

“Si un general tuviera tanto poder, me pregunto cómo debe ser el líder de un ejército así.”

“¿Te saltaste la parte en la que dijo que sólo era el decimotercer general? Eso significa que hay otros doce que están más allá de él en poder. El líder debe ser lo suficientemente fuerte como para romper los cielos en pedazos, entonces!”

“Wang Yuhang, recordaré a ese hombre.”.

“El Refugio de la Diosa nos salvó la vida. ¡Woohoo!”

Han Sen prestó sus alas divinas a Wang Yuhang para poder distraer al elefante de hueso y llevárselo. Sin embargo, no esperaba que tuviera tanto talento, y su bullicioso acto en los cielos sobre el refugio parecía tan genuino. La gente que no entendía lo que realmente estaba pasando creyó que el elefante óseo realmente escuchaba lo que tenía que decir.

Pero la verdad era que el elefante óseo berserker solo perseguía al hombre debido a su terrible suerte.

Han Sen y Zero se adelantaron, pensando que el elefante no se dirigía al Refugio del Diablo. El refugio simplemente estaba en su camino.

Así que Han Sen hizo que Wang Yuhang guiara al elefante de hueso alrededor del Refugio del Diablo. La bestia no podía volar, así que no había peligro inmediato y tan pronto como Wang Yuhang terminara, podía regresar con Han Sen, permitiendo a la criatura ir a donde quisiera.

El elefante siguió a Wang Yuhang lejos del Refugio del Diablo por unas cincuenta millas, y luego él voló más alto en el cielo. El elefante de hueso berserker continuó corriendo hacia adelante, sin prestar atención al Refugio del Diablo.

“Jefe, sus alas divinas son maravillosas. ¿Iría en contra de tu deseo si te pidiera que me las prestaras por unos días?” Preguntó Wang Yuhang, con una gran sonrisa en su cara.

“No digas tonterías. ¡Devuélvemelas de inmediato! ¿Y puedo preguntar qué clase de tonterías de mierda estabas diciendo?” Han Sen recuperó sus alas divinas cuando se lo pidió.

“Estaba creando conciencia sobre el Refugio de la Diosa. Una acción como esta nos dará mucho renombre, y tendrás gente arrastrándose unos sobre otros en un intento de ser reclutados.” Wang Yuhang se rió.

“¿Y qué pasa con la tontería del decimotercer del general?” Preguntó Han Sen.

“¡Piénsalo! Si la gente escucha eso, asumiría que tenemos grupos de élites en nuestras filas, lo suficiente para que necesitemos al menos trece generales para dirigirlos a todos. Y si yo fuera el decimotercero, entonces la gente naturalmente asumiría que hay otros doce que son incluso más fuertes que yo. Nos convertiríamos en los más solicitados.” Explicó Wang Yuhang, con una expresión orgullosa y alegre en su cara.

Han Sen no estaba seguro de cómo responder, pero al final creyó que era algo bueno. Si el Refugio de la Diosa se hiciera más conocido, invitar a los élites a las filas de su ejército sería considerablemente más fácil.

Han Sen no sabía dónde podría encontrar otros doce generales, pero pensó que no los necesitaría. Cualquier candidato a futuro general podría comenzar en el catorceavo. No habría razón para que nadie averiguara quiénes eran los otros doce, después de todo.

Han Sen quería ver a dónde iba el elefante de hueso berserker, así que siguió su figura desde una buena distancia.

“Tiito, ¿sabes qué área se encuentra más adelante?” Han Sen le preguntó a Wang Yuhang, mientras veía al elefante de hueso ir más y más lejos en una dirección que no le era familiar.

“Hmm, déjame pensar…” Wang Yuhang miró hacia adelante y luego, con una rápida decoloración de su rostro, dijo, “Creo que esto lleva al Bosque de los Melocotoneros Embrujados.”

“¿Qué es el Bosque de los Melocotoneros Embrujados?” Preguntó Han Sen.

“Es un bosque de melocotoneros. Los árboles de melocotón allí son enormes, cada uno de ellos tiene al menos cien metros de altura. Apenas se pueden ver las copas de esos árboles, y los humanos que van allí tienden a perderse con gran facilidad. Además, incontables monstruos aterradores acechan bajo sus ramas y muchos de los que entran allí no regresan.”

Después de un rato, Wang Yuhang bajó la cabeza pensando. Luego, dijo, “Afortunadamente, esta es la temporada de la floración de melocotón. No es la temporada de la producción de melocotones, así que no debería ser demasiado peligroso.”

“¿Por qué es eso?” Han Sen parecía confundido.

“Durante la temporada de los melocotones, muchas criaturas poderosas los visitan para probarlos. Ese también sería el momento más peligroso para pensar en acercarse al Bosque de los Melocotoneros Embrujados.” Explicó Wang Yuhang.

“Pero ahora es la temporada de la floración, ¿no?. Si el elefante esta hambriento de melocotones, ¿por qué se dirige allí ahora?” Han Sen frunció el ceño.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s