Súper Gen Divino – Capítulo 655: Súper Criatura Berserker


Quinto Capítulo Semana 13

¡Disfrútenlo!

Lu Hui se dio cuenta rápidamente de que el elefante de hueso era indestructible. Pidió a sus arqueros que le dispararan flechas desde otra dirección, en un intento de al menos desviar su atención de su curso actual, para poder alejarlo del Refugio del Diablo hacia el que galopaba. Si llegaba al refugio, el refugio sería destruido.

Los arqueros a caballo estaban directamente bajo el mando de Lu Hui. Comenzaron a provocar al elefante de hueso con una formación cohesionada y ordenada que se desplazaba y se abría camino con el acompañamiento de un tambor.

Cerca de Lu Hui, los arqueros a menudo gritaban y daban órdenes para posicionar con precisión a los soldados.

Han Sen vio la batalla desarrollarse desde la cima de una montaña. Suspiró y dijo, “Ese es un verdadero comandante de batalla. Puedo comandar efectivamente alrededor de diez personas. Pero para una pelea como esta, con veinte mil soldados que dependen de mis dedos y cuerdas vocales, no hay forma de que pueda mantener el ritmo. ¡Este Lu Hui es un personaje extraordinario!”

Han Sen observó atentamente el comando de Lu Hui. Cuanto más observaba, más se interesaba.

Todo en este mundo estaba conectado, así que un método podía ser usado en diferentes situaciones.

El arte del liderazgo de batalla de Lu Hui fue educativo para Han Sen. Comparó lo que veía con el Sutra Dongxuan y percibió que estaba aprendiendo mucho.

En anteriores situaciones, Han Sen había buscado los detalles de una formación, lo que significaba que prestaba atención a los más mínimos detalles. Podía controlar a diez personas para adaptar una situación a sus necesidades exactas.

Pero este tipo de batalla tenía lugar en un lugar mucho más grande con muchos más actores interpretando un papel. Lu Hui era el director de la obra en general, y sus órdenes estaban dedicadas al escenario y no al preciso dobladillo de las cortinas al que Han Sen prestaba atención. Mostraba otro aspecto del mando a Han Sen y le entusiasmaba observarlo.

“No es de extrañar que sea el líder de las Fuerzas Especiales SangreAzul. Con su capacidad de mando, es de lejos el más talentoso. No es de extrañar que sea capaz de controlar a toda la facción.” Han Sen felicitó a Lu Hui.

Pero Wang Yuhang, que estaba cerca de Han Sen, dijo, “Si quieres expandir el Ejército de la Diosa, Lu Hui y la persona del norte serán tus mayores enemigos.”

“Tienes razón. Y por muy poderoso que sea Lu Hui, sólo puedo sospechar que la persona del norte es de un poder comparable. La expansión de mi ejército podría ser un problema complejo.” Han Sen hizo una breve pausa, pero luego sonrió y continuó diciendo, “Pero estamos separados por la Montaña del Diablo. Es sólo cuestión de tiempo antes de que este obstáculo entre los refugios sea conquistado, pero aún así, supongo que es demasiado pronto para pensar en tales asuntos.”

Muchos jinetes se habían dividido en grupos más pequeños y disparaban flechas a su enemigo desde diferentes direcciones. Las flechas no causaban ningún daño al elefante de hueso, pero lo enfurecían. Continuó su desenfrenado pisoteo en un intento de aplastar a cualquier humano desafortunado que pudiera atrapar bajo sus pies.

Era una súper criatura feroz, sí, pero no era tan rápida ni tan inteligente, tampoco. Los arqueros que la rodeaban en sus monturas la golpeaban con facilidad, lo que hacía que el elefante de hueso girara como una gallina sin cabeza tratando de atraparlos. No habían sufrido ni una sola baja.

Cuanto más observaba Han Sen, más se interesaba. Aprendió más y más sobre lo que se necesitaba para diseñar una formación y mantener el control sobre la gente bajo su mando.

De repente, el elefante de hueso barritó fuertemente. Se puso en marcha, sin importarle la dura lluvia de flechas que le hacía cosquillas.

“Ahora Lu Hui está en problemas. El elefante de hueso se dirige en dirección al Refugio del Diablo.” Wang Yuhang frunció el ceño.

Pero Lu Hui no entró en pánico, estaba tan tranquilo como siempre. Reunió a sus abanderados a su lado y les hizo dar algunas órdenes. De repente, unos cuantos evolucionados se alineaban a su lado. Corrieron hacia el elefante de hueso, y con su velocidad, se podía ver que no eran evolucionados ordinarios. Habían desbloqueado sus cerraduras genéticas, por lo menos.

Uno de ellos era Lei Heng Wu. En sus manos, empuñaba una enorme lanza que chisporroteaba y brillaba con un aura de electricidad.

Esos pocos evolucionados rodearon al elefante de hueso. Aún no tenían el poder de matar al demonio, pero bajo el mando de Lu Hui, pudieron empezar a asediar a la bestia una vez más.

La mente de Lu Hui estaba clara y segura. Él mismo sabía que el monstruo no podía ser vencido en combate, así que intentaba atraerlo a algún lugar lejos del Refugio del Diablo donde ya no pudiera hacer daño a los humanos.

“Lei Heng Wu es poderoso.” Aunque Han Sen había oído todo sobre el poder de Lei Heng Wu de Wang Yuhang, ver sus tremendas habilidades con la lanza de primera mano era algo totalmente diferente, y simplemente tenía que felicitar al hombre.

“¿Qué sentido tiene que sea poderoso? ¡Ahora pertenece a los demás!” Wang Yuhang suspiró.

Han Sen sonrió pero no respondió. Simplemente felicitó al tipo, y a pesar de estar alineado con el elemento relámpago, no era tan fuerte como el zorro plateado, de todos modos. Aunque era un hombre fuerte, Han Sen no veía el sentido de competir seriamente por su alistamiento.

Lo que Han Sen tenía en mente era encontrar un poderoso arquero para unirse a sus filas. Aunque el mismo Han Sen podía ser un arquero, sería un desperdicio de la Púa Ardiente Rex berserker que acababa de crear. A partir de ahora, Han Sen tendría que especializarse en el combate cuerpo a cuerpo, por lo que necesitaría a alguien que ocupara el puesto de combatiente a distancia.

“¡Oh, caramba! ¡El elefante parece que está a punto de hacer un berrinche!” Wang Yuhang gritó de miedo.

Han Sen miró más de cerca y vio que los ojos del elefante de hueso se volvían rojos. Ese color rojo se convirtió en una neblina física que se arremolinaba alrededor de los huesos que, a su vez, también cambiaban de color.

“¡Oh, vaya! Esta pelea está a punto de irse al barro.” Han Sen también se sorprendió.

Si el elefante de hueso se volvía berserker, se convertiría en una súper criatura berserker. Con el aumento de velocidad y potencia que ganaría, no habría forma de que los jinetes de abajo lo atrajeran como lo habían hecho anteriormente. Serían aplastados en gelatina, formando un río de sangre.

Lu Hui también se dio cuenta de ese repentino y aterrador cambio. Su cara finalmente mostró un parpadeo de emoción y un aura azul de luz emergió de su cuerpo. Invocó una lanza y la lanzó hacia el elefante de hueso.

¡Pang!

Con un destello de luz azul, la lanza golpeó una de las orejas del elefante de hueso. No daño nada, pero la criatura sintió dolor. Barritó en voz alta con furia y atacó a Lu Hui.

Lu Hui le gritaba a su ejército, ordenándoles que le ayudaran mientras tomaba el liderazgo en guiar al elefante de hueso hacia la naturaleza.

“¡Rugido!” El elefante de hueso sólo dio unos pocos pasos antes de dejar de perseguir a Lu Hui. Se dio la vuelta y fijó su mirada en el Refugio del Diablo. Empezaba a parecer que algo lo estaba atrayendo hacia allí.

En este punto, el cráneo y la trompa del elefante se habían vuelto de color rojo brillante. No era sangre, era el color rojo que se filtraba por detrás de sus ojos.

“¡Maldito sea! Realmente se está volviendo berserker. También está perdiendo la cabeza. Ni siquiera le importan los ataques de Lu Hui y su gente, parece que se dirige al refugio, a toda costa.” Han Sen frunció el ceño.

Aunque el Refugio del Diablo no tenía nada que ver con él, el refugio era el hogar de millones de personas. Han Sen era un humano y no quería ver a los suyos muertos sin piedad.

El cuerpo de Lu Hui era de un azul brillante. Siguió atacando al elefante de hueso con la lanza en la mano, pero a pesar de sus intentos, la criatura continuó ignorándolo y simplemente se volvió más y más roja. A pesar del aluvión de ataques lanzados por la lanza, se puso en marcha.

Lei Heng Wu y su gente hicieron todo lo posible para atacarlo, al igual que Lu Hui. Sin embargo, todo fue en vano, ya que ahora parecía que nada podía desviar su atención del refugio. Pero dicho esto, tales ataques eran como cosquillas, teniendo en cuenta el tamaño y la fuerza de la bestia.

La velocidad del elefante de hueso había aumentado definitivamente ahora. El cuerpo era como una pequeña montaña, corriendo sobre sus propias patas. Los jinetes y sus monturas que no podían apartarse del camino a tiempo eran aplastados bajo sus pies.

Se formaron charcos y ríos de sangre, y los aliados humanos se redujeron a papilla. Todos estaban asustados.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s