Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 89

Anterior |Índice| Siguiente


El Ídolo Masculino del Campus

Sin embargo, esa confianza que tenía no era suficiente para persuadir a Li Yaoyao y Lu Meng.

“Qin Feng, ¿vas a la Zona F? ¡Es muy peligroso allá!” Li Yaoyao trató de disuadirlo de irse. Incluso si Qin Feng fuera poderoso, no había forma de que pudiera ser tan genial.

Lu Meng era obviamente escéptica también.

“Qin Feng, ¿realmente planeas ir? ¡Tal vez pueda darte un cañón láser o algo así!” dijo Lu Meng.

Qin Feng sonrió suavemente.

“¡Gracias, pero eso no será necesario!” Qin Feng llamó a la puerta del auto. “Xiao… Li, ¡sal ahora!”

Bai Li no se volvió a transformas anoche, y Li Yaoyao solo la había visto en su forma de zorro. Sabía que se llamaba Xiao Bai, por lo que Qin Feng tuvo que cambiar su forma de dirigirse a ella como precaución.

¡Pa-tak! La puerta auto del flotante se abrió. Una chica de pelo largo salió del auto.

La chica tenía el pelo largo, sedoso y liso que brillaba en un tono plateado. Su rostro era refinado y pequeño, del tamaño de una palma. Sus ojos astutos podían enganchar un alma, pero tenían un toque de inocencia. Tenía una nariz pequeña. Sus labios rojo cereza eran flexibles.

Llevaba un colorido vestido bohemio y un sombrero para el sol. Parecía más una turista que alguien que iba a la guerra.

Tan pronto como salió del auto, se enfocó en Qin Feng. Ella lo saludó con una sonrisa.

“Esposo, ¿crees que me veo bien con este vestido?”

Qin Feng se puso rígido. En este momento, se arrepintió de haberle jugado la broma ayer.

Zhou Hao miró a Qin Feng con incredulidad. Sus ojos estaban llenos de acusaciones. “¡Loco, animal! ¿Cómo pudiste hacerle eso a Xiao Bai?”

Li Yaoyao y Lu Meng también estaban en estado de shock.

“¡Esta bien, vamos!” Qin Feng la agarró rápidamente y se la llevó.

No podía importarle menos cómo lo miraban otras personas, pero los ojos de Zhou Hao lo pusieron nervioso y sonrojado.

¡Se sentía culpable, como un hombre que había secuestrado a una niña!

Para pensarlo, Xiao Bai nació hace solo un mes, ¡técnicamente todavía era una bebé! Forlag: Llamen a la todlerpolice.

“¡Vamos!” Bai Li fue al lado de Qin Feng. Frunció los labios en protesta. “Mis zapatos son incómodos, ¿por qué no me llevas?”

Qin Feng estaba indefenso. Siempre la había llevado sobre su hombro para que ella no caminara mucho, y se había vuelto más perezosa. Sabía que iba al campo de batalla, pero no se le permitía correr. Preferiría que Qin Feng la llevara.

“¡Venga!” Qin Feng tuvo que ponerse en cuclillas. Bai Li envolvió sus manos alrededor del cuello de Qin Feng antes de que la llevara al desierto.

En este momento, Qin Feng ya había atraído a una gran multitud, especialmente porque llevaba a una hermosa joven.

“¡Qin Feng!” Li Yaoyao se adelantó para perseguirlo, pero era demasiado rápido. Parecía estar usando su fuerza interna. Li, como usuario de habilidad elemental de agua, no pudo alcanzarlo.

Por un momento, hubo una sensación de celos dentro de la decepción de Li Yaoyao. Estaba de mal humor.

No tenía lugar para desahogar sus frustraciones y vio a Zhou Hao, que todavía estaba mirando a Qin Feng. Su rostro estaba lleno de desaprobación. No pudo evitar reñir, “Junior Zhou, ¿vas a dejarlo en paz? Es lo suficientemente peligroso para él ir al desierto, pero llevar a una chica con él, ¿no crees que sería más peligroso?”

Zhou Hao agitó sus manos apresuradamente. “¡No están en peligro!”

¡Ella era una poderosa rey bestia! Podía quitarle la Fruta Bludcatarrh del rey murciélago sin ayuda. Así de poderosa era ella.

Li Yaoyao protestó: “Mira cómo está vestida. La chica probablemente no sabe pelear. ¿No solo ataría a Qin Feng?”

Los ojos de Zhou Hao se pusieron en blanco. Ahora, se dio cuenta de que Li Yaoyao no estaba preocupado por Bai Li. Estaba más preocupada por Qin Feng.

“¿Por qué huelo los celos?”

Lu Meng le dio un codazo a Zhou Hao en el estómago. “Cuida tu boca, Junior Zhou. ¡No digas nada que se supone que no debes decir!”

Lu Meng le dirigió a Zhou Hao una mirada de advertencia.

Li Yaoyao se sintió avergonzada. Sus ojos se pusieron rojos por un momento.

Justo en ese momento, una persona se les acercó y vio a Li Yaoyao y Lu Meng.

“Vamos a reestructurar nuestros equipos pronto. Escuché que tu equipo anterior se disolvió, ¿por qué no te unes a nosotros?” Una suave voz sonó.

Sus ojos se iluminaron cuando miraron al hombre que se acercaba.

Era un hombre de metro ochenta que no parecía ser excepcionalmente fuerte, pero era gentil y elegante. Un par de gafas con montura dorada lo hacían ver erudito.

“¡Senior Gao! Yo… ¿Yo puedo?” Li Yaoyao estaba nerviosa.

El hombre frente a ellos era el ídolo masculino de la Universidad de Chengbei. Era el más poderoso entre los estudiantes de Tercer año, Gao Lingfeng.

Era un usuario de habilidad elemental de viento con capacidades asombrosas. Aunque todavía estaba estudiando en el campus, se decía que sus habilidades habían alcanzado el nivel F. Si aceptara, podría convertirse en maestro allí.

“¡Por supuesto, por eso estamos aquí!” Gao Lingfeng reveló una sonrisa amable.

Li Yaoyao estaba muy emocionada.

Gao Lingfeng poseía habilidades muy poderosas. Si ella luchara junto a él, seguramente obtendría una gran recompensa, ya sea en los botines o en su contribución a la batalla.

“Pero…” Li Yaoyao miró a Lu Meng a su lado.

Los equipos se formaron agrupando a los estudiantes según sus años para que pudieran cuidarse mutuamente en el desierto. Al principio, Li Yaoyao y Lu Meng estaban en el mismo equipo que Wang Kai, Jiang Wenxuan y Yuhai.

Pero hace un mes, el equipo de cinco hombres se disolvió después de haber encontrado algunos problemas en el desierto.

Ahora que había una nueva misión asignada, Lu Meng se quedaría sola si Li Yaoyao abandonara el grupo.

“Yaoyao, ¿qué estás esperando? ¡Vete ahora! ¡Es una gran oportunidad y te arrepentirías si no te unes!” Lu Meng inmediatamente susurró. Gao Lingfeng en realidad podía escucharla. Todavía había una suave sonrisa en la esquina de sus labios, pero sus ojos tenían rastros de una mente intrigante.

“¡Lu Meng también puede venir con nosotros!”

Ella rápidamente agitó sus manos. “Oh no, todavía tengo asuntos que atender. ¡Es mejor que se muevan!”

La sonrisa de Gao Lingfeng se puso rígida.

“Muy bien, ten cuidado ahora, Mengmeng.” Li Yaoyao se decidió y fue hacia Gao Lingfeng.

Ella aceptó la invitación de Gao porque ella misma fue rechazada por Qin Feng. Li Yaoyao sintió una liberación engreída ahora que Gao Lingfeng vino a invitarla personalmente.

“Hmph, ese ingrato Qin Feng, ¡lo ignoraré de ahora en adelante!”

Había palabras que colgaban de los labios de Gao, pero después de ver la expresión de Li Yaoyao y el gesto de mano ‘ve’ de Lu Meng, dejó de invitarla nuevamente y se fue con Li Yaoyao.

Solo quedaron Lu Meng y Zhou Hao.

“Junior Zhou, ¿por qué no vienes conmigo? ¡Yo te protegere! ¡O los zombis seguramente se comerán tu pequeño cuerpo!” Lu Meng se jactó.

Zhou Hao estaba sin palabras. ¡Me pregunto a quién van a comer realmente! ¡Olvídalo, ya que eres muy linda, te echaré una mano!

Zhou Hao no conocía a nadie más, por lo que formó un grupo con Lu Meng.

Qin Feng no tenía idea de lo que sucedió, ya que había alejado a Bai Li de la mirada de la multitud y había entrado una vez más en el campo de batalla.

Los árboles muertos les cubrían para desaparecer de la vista del público.

¡En medio de las grandes montañas, los pequeños seres humanos parecían inexistentes!


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x