Shiki: Volumen 02: Capítulo siete: parte 6


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Cuando encendió la lámpara, Seishin confirmó nuevamente que había venido a la capilla porque estaba deprimido.

Ya era pasada la medianoche en las horas etiquetadas AM. Temprano en la mañana, el templo estaba dormido, así que ya sea en la oficina o en su propia habitación, no había necesidad de pensar que alguien asomara la cabeza. Si él simplemente quisiera estar solo, podría haber estado solo en cualquier lugar que le gustara del templo. Y, sin embargo, tomando la molestia de caminar hasta aquí, debe haber estado buscando algo de consuelo en esta iglesia desolada, pensó.

Dudaba que viniera aquí tan incesantemente si fuera solo una casa abandonada. Probablemente había algún significado en que este fuera un lugar sagrado. Al mismo tiempo, si se tratara de una iglesia genuina, no estaba seguro de si hubiera caminado aquí o no, después de todo. Seishin miró hacia el altar y se dio cuenta de que si esto fuera promocionado como un serio objeto de adoración, probablemente no estaría tan apegado a este lugar. Si bien era claramente un santuario, no había Dios consagrado en el altar. Él podría haberse dado cuenta de eso. 

Sí, eso probablemente era más que seguro. En este momento, acababa de darse cuenta de eso. La prueba de eso era que desde que había encendido la lámpara. Seishin había estado escuchando inconscientemente de cerca. 

En algún momento, el sonido de los insectos desapareció. Todo lo que llenaba la iglesia era el sonido del viento. Dentro de eso, el débil rechinar de una bisagra de la puerta hizo eco.

“Buenas noches” Seishin saludó a la niña que entró por la puerta tambaleante. “Se ha puesto fresco, ¿no?”

“Sí” asintió Sunako. “El aroma de la noche ha cambiado por completo. Se acerca el otoño, ¿no?”

“Parece que sí, ¿no?”

“¿Has hecho algún progreso?”

Seishin negó con la cabeza a Sunako que estaba sentada en un banco cercano.

“Ya veo … Suena problemático. ¿Es por eso que Muroi-san se siente deprimido?”

“Me pregunto sobre eso”

“¿No lo sabes?”

Mmm, Seishin asintió honestamente. “Si no hago algo de alguna manera, es lo que es, creo. Pero es cierto que estoy frustrado conmigo mismo por no poder hacer nada. Mientras estoy en eso, muchas personas mueren. Sin embargo, no hay nada que pueda hacer”

“¿Es inútil?”

“Mm, lo es. Pero, más que yo, es Toshio. Toshio es médico, tiene un deber con sus pacientes. Pero no puede salvarlos. Sus pacientes siguen muriendo. Sé que es impaciente, que él se siente impotente. Está molesto porque no puede hacer nada y está enojado. Está perdiendo los estribos”

“Qué lastimoso”

“Mm, es lamentable”

Seishin suspiró. Sí, tenía la intención de comprender completamente los sentimientos de Toshio. Simpatizaba con la posición en la que se encontraba Toshio. Como era su amigo, quería ayudarlo. Y aun así no podía hacer nada.

“Sin embargo, en cuanto a mí, pienso en cuánto quiero ayudar a Toshio. Pero la verdad es que no puedo hacer nada. Toshio está irritado conmigo por eso”

“¿Porque Muroi-san no es útil? ¿No es eso lo que llamarían desquitarse contigo?”

“Mm, es cierto. No es que el que no sea útil lo irrita, creo que está molesto consigo mismo. Y, por naturaleza, Toshio no es alguien que se perdone a sí mismo por actuar así. Así que al verlo, es doloroso.”

Sunako ladeó la cabeza. Seishin no dijo nada más, solo sonrió. 

Seishin quería ayudar a Toshio. Debido a que entendía el temperamento de Toshio, creía entender lo frustrado que estaba consigo mismo en este momento. Entonces, Seishin tenía la intención de ayudarle con su mayor esfuerzo a su manera, pero parecía que Toshio no lo aceptaba. Había perdido el tiempo, le acusó.

Ser condenado en sí mismo no era realmente algo que lo deprimiera especialmente. Lo triste era que Seishin no pudo comunicarle a Toshio que entendía la irritación de Toshio. Entendía la impaciencia de Toshio, por lo que quería reducir todo lo que pudiera, estaba actuando para ese fin, y que Toshio no supiera eso era triste. –No, Toshio probablemente lo sabía. Pero estaba molesto consigo mismo y tuvo que arremeter contra Seishin. No estaba culpando a Seishin, se estaba culpando a sí mismo. Sabía incluso eso, así que no podía estar injustamente molesto con él, así que cuando lo mirara después, se vería afectado por un mayor odio hacia sí mismo, y sintió lástima por Toshio cuando llegó ese momento.

“No puedo expresarlo bien con palabras, pero entiendo más o menos los sentimientos de Muroi-san”

“¿Enserio?”

Sunako asintió con la cabeza. “Tus sentimientos no se están transmitiendo. No, el Joven Doctor de los Ozaki está impaciente con la situación y está cerrando sus sentimientos. Entonces, mientras Muroi-san intenta comunicarse, no puede recibir lo que se está transmitiendo. Muroi-san está solo por eso, ¿verdad? Más que por no poder transmitir tus propios sentimientos, es doloroso cuando el otro no abre su corazón para recibir lo que estás tratando de transmitir. Los humanos están aislados de esa manera. No puedes soportarlo —¿Me equivoco?”

Seishin forzó una sonrisa. “Eres increíble.”

“Oh, bueno, soy fan de Muroi-san” se rió Sunako. “No es como si tuviera que adivinar cuando se trata de los sentimientos de Muroi-san. Es solo que lo había pensado antes al leer los libros de Muroi-san”

“¿Heh?”

“Los humanos están aislados ¿no es así? No pueden entenderse entre sí de manera significativa. Incluso si piensan que entienden, incluso si entienden y confirman las cosas hablando el mismo idioma, no saben si realmente se entienden entre sí. Se ponen en contacto con otros que quieren ser entendidos y que quieren que simpaticen con ellos, pero todo eso no es más que una ilusión. Y eso es algo muy solitario … Al leer los libros de Muroi-san, he pensado eso”

“¿Hmm?”

“Seguramente el autor también está solo, se sentía así. Simplemente recordé eso”

Es cierto, Seishin forzó una sonrisa.

“Dime, ¿puedo hacerte una pregunta? La historia que Muroi-san está escribiendo ahora ¿qué tipo de historia es?”

“… La historia de un hombre vagando por un páramo”

Sunako ladeó su cabeza.

“Un hermano mayor que mató a su hermano menor es exiliado de la ciudad y deambula por el páramo. Su hermano menor muerto lo sigue. — Una historia como esa”

“¿Su hermano menor muerto se convirtió en un fantasma?”

“Es un poco diferente. Un Shiki”

“¿Shiki?”

“Un cadáver demoniaco. El resucitado. El cadáver se levanta, saliendo de la tumba. Hay un oni como ese en el pueblo”

“… Aa” dijo Sunako perdiéndose un poco en sus pensamientos. “Es diferente de un fantasma, ¿no es así? Si se ha levantado, tienen un cuerpo propio. Pero es el cuerpo de un cadáver. No es como si hubiera sido revivido”

“Mm, cierto”

“Pero no es simplemente un cadáver como un zombie, ¿verdad? Tiene una conciencia adecuada, una existencia igual a la de los humanos. Pero no está vivo. Es una existencia completamente diferente” Diciendo eso, Sunako intentó sentir la palabra Shiki en su boca. Parecía que le había gustado bastante esa palabra. Ella rio satisfecha. “¡Creo que es bueno! ¡Muy bueno! El hermano menor se convirtió en un Shiki y sigue a su hermano, ¿verdad? Eso es del Génesis, ¿no es así? Caín y Abel”

“Mm … Bueno, sí”

Sunako asintió varias veces. “Qué interesante. Aunque Muroi-san es un monje budista, muchas de tus historias tienen una atmósfera religiosa no budista. ¿Esta vez es la Biblia? Antes de eso era la mitología griega, y antes de eso, una de los nativos americanos”

“Aa, ahora que lo mencionas, es verdad”

“Pero, esta vez es Caín de nuevo ¿no?”

Seishin parpadeó. “¿De nuevo?”

“Correcto. Una historia de herejía. Caín era un hereje, ¿verdad? ¿Cómo puedo decirlo? Uno que es inexplicablemente distinto”

“Caín es una figura muy significativa en la Biblia”

“Lo sé. No estoy hablando de la Biblia, estoy hablando del estilo literario de Muroi-san. ¿No es cierto eso de Caín? No creo que Caín haya entendido por qué Dios lo rechazó. Era negado como un hereje y se sintió alienado, creo. Así que estaba celoso y mató a Abel, ¿verdad?”

“Esa es la lectura común, ¿no?”

“Tiene que ser ese tipo de historia. La historia de alguien abandonado por Dios”

“Supongo que sí.”

Sunako asintió con la cabeza. Llevando ambas manos a la espalda, levantó la vista hacia el altar medio destruido. “… A un hombre le creció un cuerno. De repente, un cuerno le creció, y temió que se había vuelto diferente del hombre común. Debido a que sería discriminado sin razón, estaba desesperado por ocultarlo. Pero, el hombre terminó siendo adorado como un Dios ¿no? Y se le exigió hacer milagros. Aunque no tenía el poder de hacer milagros, solo tenía un cuerno”

Viendo a Sunako caminar, Seishin asintió desconcertado.

“El hombre se sintió aliviado de que no fuera discriminado, pero no tenía el poder de hacer milagros. Temía que otras personas supieran eso, que no era una señal de ser un Dios, que no era más que una prueba de que era un hereje. Pero nadie podía culparlo por el hecho de que no ocurrió ningún milagro. — El hombre era un hereje después de todo. Fue llamado un dios y excluido porque estaba consagrado. El cuerno era la marca de un hereje. Como la marca puesta en Caín. Por eso fue negado y excluido injustificadamente de la sociedad. No había razón objetiva para excluirlo. Pero no podía escapar de eso. Es lo mismo que Caín, ¿no?”

Seishin asintió con la cabeza. “Parece que es así”

“¿No lo sabías, Muroi-san?”

“Mm. Me di cuenta justo ahora. Ciertamente es así”

Era el mismo patrón basado en un hereje. 

“Es interesante, ¿no? Pero me gusta eso de las obras de Muroi-san. El dolor de ser abandonado por Dios, ¿te gusta? El minotauro mismo sabía que no era un dios, y temía que lo rechazaran, así que él mismo hizo un milagro, ¿no? Al matar a un pecador nació una maldición. Los aldeanos le temieron y lo honraron, construyendo un muro. En otras palabras, lo mantuvieron a distancia, ¿verdad? Y por cada uno de los que fueron asesinados se construyó otro muro, hasta que se construyó un gran laberinto a su alrededor. Estaba escondido en lo profundo del laberinto. Y para apaciguar su ira, presentaron sacrificios. Lo que quería era que se le permitiera entrar en la sociedad como un dios, pero la sociedad lo rechazó constantemente.” dijo Sunako, sus pies se detuvieron. Se giró para mirar a Seishin. “Pero, qué misterioso. ¿Por qué es así?”

“¿Por qué es así?”

“Todas las historias de Muroi-san parecen ser así, ¿no es así? Pero, Muroi-san no parece haber sido abandonado por Dios. ¿No eres una persona muy importante en el pueblo? Parece que la gente del pueblo ama al Joven Monje del templo. Todos te elogian, decía Tatsumi. Respetado y adorado, eres una persona importante del pueblo, perfectamente involucrado”

“Es cierto que estoy involucrado”

“¿No es así? Y parece que Muroi-san también ama la aldea. Se considera muy importante para ti. También lo fue en el ensayo. Incluso ahora estás reduciendo tu tiempo libre corriendo buscando una forma para contrarrestar la enfermedad, ¿no?”

“Eso es verdad … Sí, de hecho, amo el pueblo. Yo pienso que es importante.”

“Pero, tus trabajos son así” dijo Sunako con una risa traviesa y le dio la espalda. “Y tienes cicatrices”

Seishin se dio cuenta de que inconscientemente estaba agarrando su reloj.

“…..¿Por qué?” Sunako se volvió para mirar por encima del hombro a Seishin, quien sacudió la cabeza.

“No lo sé.”

En realidad, Seishin amaba el pueblo. Seishin no estaba separado. Estaba realmente involucrado como un centro de fe, y como los aldeanos no eran frugales en su amor y respeto hacia él, Seishin pensó que quería pagar eso. Y así estaba haciendo su mejor esfuerzo ahora.

Pero, al mismo tiempo, era cierto que Seishin estaba tratando de escapar de algo. No se había dado cuenta hasta que Sunako lo señaló, pero el dolor de ser “abandonado por Dios” se extendió a través de los escritos de Seishin. Era posible que incluso eso se basara en un impulso no identificado. 

Tal vez sintió en algún lugar de su corazón que fue “abandonado por Dios” y debido a ese dolor, una vez intentó herirse fatalmente. De hecho, estaba muy involucrado con la figura de Caín. ¿Era por eso que había vuelto a elegir inconscientemente a Caín como su protagonista? 

El problema era que Seishin no tenía conciencia de ser “abandonado por Dios”. No podía entender por qué se sentiría así. No importaba cómo lo pensara, no creía que lo fuera, y no creía que fuera necesario pensar que lo era.

“Qué gracioso. Si Muroi-san está tan influenciado por eso, ¿no significa eso que es algo importante para Muroi-san? Y sin embargo, si no eres consciente de ello, no sabes por qué, ¿verdad?”

“Mm. Eso es correcto”

“Tu subconsciente se está filtrando. Los autores son misteriosos”

“….Tu lo dijiste.”

Después de que Seishin se separó de Sunako, mientras caminaba por el sendero de la montaña, pensó con cada paso.

El Minotauro que escribió Seishin era un hereje. Se convirtió en un hereje cuando le creció el cuerno, pero era posible que fuera esencialmente un hereje desde el principio. El cuerno fue solo una manifestación de eso. Caín tuvo el pecado de matar a su hermano menor, y eso reflejó el pecado de Seishin de herirse fatalmente.

(Pero aun así, ¿por qué?)

Seishin fue efectivamente incluido en el pueblo. Como un pilar de fe, él era una parte importante. La gente alrededor de Seishin deseaba que él lo fuera, y lo más importante, el propio Seishin deseaba lo mismo. Como Sunako había señalado, la aldea era importante para Seishin. Aceptó que tenía su propia necedad, sus propias imperfecciones, pero llegó a considerarlo bueno incluso para aquellos.

Y nuevamente, Seishin no aceptó que él mismo fuera un recipiente de prejuicios irrazonables como Caín. Por lo menos, Seishin no lo era, reconoció eso. Había prejuicios, pero no los había considerado irrazonables. En cuanto a su reverencia, amor y respeto, esos fueron simplemente sinceros agradecimientos. Las familias de la parroquia y su gran cautela hacia Seishin fueron cosas que Seishin claramente había traído consigo. Sabía que había personas en el pueblo que hablaban chismes maliciosos sobre él, pero no los consideraba irracionales. De hecho, Seishin sabía por el sentido común de la aldea que los dedos lo señalaban diciendo “él es el indicado” No fue una distinción injusta. Nunca se había sentido irrazonablemente negado o alejado. Si es así, ¿por qué tenía que ser Caín nuevamente?

Seishin regresó a la oficina y extendió el papel de escribir japonés.

Los campos verdes se expandieron sin fin, eventualmente la vegetación se mezcló a intervalos con piedras blancas y arcillas rojas. En los extremos de las tierras de suaves colinas ondulantes, cubiertas de verde como un musgo, había gigantescos muros del castillo. Las robustas murallas, como para cubrirse de los ojos de aquellos que habitaban fuera de ella, se extendieron y luego, en ese bloque del este, una pequeña puerta cerrada. 

Hasta que había sido expulsado de esa puerta hacia el páramo, nunca había visto el páramo. Solo comprendió vagamente a nivel intelectual que la tierra estéril sin vida se extendía afuera. Nunca había tenido interés en el mundo exterior, y que se convertiría en una escena en la que estaría era algo que nunca había imaginado. El mundo para él era lo mismo que la colina, porque era lo mismo que si no existiera ningún lugar más allá de la colina.

En un recinto de los campos había una vivienda escasa, y del campo surgió una cosecha modesta para la alimentación. Fue entonces cuando su hermano menor todavía había estado allí con un cuerpo por el que circulaba sangre. Su hermano menor mantenía ovejas en los verdes campos, y él plantaba granos y maíz cerca de su vivienda, lo suficiente para que los dos pudieran satisfacer sus necesidades diarias. Los vecinos eran gentiles y amables, las manos que extendían siempre eran cálidas. 

Mirando hacia atrás, pensaba que estaba satisfecho allí. Si no lo estuviera, ¿por qué anhelaría la colina como lo hacía, pensando en ella con un amor casi demente?

En realidad le había encantado trabajar. Le gustaba arar el suelo blando alrededor de la casa, mirar los fascinantes y elegantes colores negros que contenían tales nutrientes, y pensó con cariño en el olor de la tierra. Allí esparció las semillas, pensando agradablemente en los pequeños puntos de color verde guisante que podrían molestar allí, y tuvo la bendición de vigilarlos mientras crecían allí.

Se inclinó como para hablarle a la gran tierra, y cuando incidentalmente se levantó, los alrededores eran verdes por un lado. Más allá de las suaves ondulaciones estaba el siempre verde del bosque, y en esa dirección los edificios de la ciudad, solo sus puntos brillaban. La torre notablemente alta estaba inundada de luz esplendorosa incluso durante el día, lo que confirmaba que algo grandioso lo vigilaba cada vez que la miraba.

El campo verde estaba plagado de flores silvestres, salpicadas de ovejas blancas y esponjosas que se alimentaban pacíficamente de la hierba. Su hermano menor a veces perseguía a una oveja que se alejaba del rebaño reprendiéndola, y a veces se paró entre las ovejas y, como su hermano, miró más allá de los campos y los bosques hacia la ciudad. Al darse cuenta de que lo estaban viendo descansando, se daba la vuelta con una sonrisa y levantaba una mano. 

En el suave crepúsculo, con las austeras campanas de la tarde, las personas seguras y protegidas dieron gracias al esplendor del día. Por las suaves luces de fuego, por una cena confortante, por dormir bien en sus cálidas camas, el amanecer dorado, los cantos de los pájaros, la sensación de la brisa, el olor de la lluvia, el calor de los establos de las ovejas. 

Allí estaba realmente satisfecho. Y, sin embargo, dentro de él, como un pozo duro, nació una tristeza.

Aunque el mundo era tan hermoso, no lo era para él. 

Si se le pregunta por qué, fue porque era un hereje. 


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s