Dragón Egg: Capítulo 326


Anterior |Índice| Siguiente


Comandante de escuadrón, Espada del Trueno Rapal [2] (Lado de Rapal)

 

 

El hombre grande, que empuña una improvisada lanza de tierra, carga directamente hacia mí.

Parece que posee algo de habilidad hasta cierto punto, pero al final del día, todavía es solo un bárbaro. En términos de habilidad de combate y en la calidad de las armas, soy superior.

 

Sin embargo, si esa niña nos ataca con su magia durante la batalla, eso podría volverse problemático para nosotros. Tenemos más números de nuestro lado. Sin mencionar el tiempo límite, lo que significa que no podemos desperdiciar nuestro tiempo aquí.

 

—Dos de ustedes, suelten sus arcos y asístanme. Mientras que el resto, detengan a la maga. (Rapal)

 

— ¡Entendido!

 

De mis siete subordinaos, dos de ellos soltaron sus arcos, desenvainaron sus espadas, y se posicionaron junto a mí, mientras que los otros cinco, montados en sus caballos, rodearon a la niña por todos lados. Ella podrá tener una poderosa magia de viento, pero se encuentra limitada a una sola dirección. Al rodearla, no puede disparar al azar a ningún lado sin exponer una abertura desde atrás.

 

Los dos hombres que decidieron ayudarme dan un paso hacia adelante. Uno de ellos detiene el empuje de la lanza del gran hombre mientras que el otro apunta su espada hacia su estómago.

 

El gran hombre abandona su arma y salta hacia atrás, entonces salta rápidamente hacia el lado izquierdo del caballo de mi subordinado. Sin embargo, mi subordinado respondió al movimiento del hombre grande, y ya ha reposicionado su espada.

 

—Parece que ni siquiera tengo que tomar parte en esta farsa. (Rapal)

 

Cuando comparamos sus fuerzas individualmente, el gran hombre es, por lejos, mucho más fuerte que cualquiera de mis hombres. Pero, si es un duelo 2 contra 1, entonces esa es una historia diferente. Y, si yo, Espada del Trueno Rapal, me uniera, sería aún peor para él.

 

Mi subordinado entonces balancea su espada hacia el gran hombre que saltó hacia atrás. Justo cuando estaba a punto de alcanzarlo, la lanza de tierra que el gran hombre soltó antes, de repente explotó y fragmentos de tierra y arena vuelan por el aire.

 

—Mm… (Rapal)

 

Mirando a la niña, noté que su brazo estaba apuntando a la lanza que explotó justo ahora.

 

— ¡M-Maldita seas! ¡Ra~agh!

 

Mi subordinado balancea su espada a pesar de no poder ver nada. Su espada claramente golpeó una sombra en la nube de polvo. Incluso, mi subordinado sintió que golpeó algo, y su expresión se aflojó. Entonces, sus ojos se abrieron.

 

Cuando la nube de polvo se despejó, el gran hombre estaba sangrando de pie, mientras atrapa la espada entre su brazo y hombro izquierdos. Mi subordinado intentó sacar la espada, pero el gran hombre parece sostenerla firmemente y la espada no se mueve.

 

— ¡U ooo ora a! (Baron)

 

El gran hombre balancea su puño derecho y tira de su brazo izquierdo que sostiene la espada.

Entonces, retorciendo su cuerpo y acelerando, la cabeza de mi subordinado es golpeada por su gran puño.

 

— ¡Bu~agh!

 

Mi subordinado vomita y cae de su caballo, aterrizando con su hombro golpeando el suelo primero.

 

—Que forma tan absurda de luchar… (Rapal)

 

Escuchado mi murmullo, el gran hombre me mira con odio mientras saca la espada atrapada entre su ensangrentado brazo y hombro izquierdo.

 

— ¿Cuál es el problema? ¿Disfrutaste verme menospreciarte? (Baron)

 

— ¡Asqueroso bárbaro! (Rapal)

 

Se atreve a llenarse de sí mismo, que nervios. Puede que haya vencido a uno de nosotros, pero todavía soy mucho más superior que él. Si me pongo serio, esto ni siquiera será una pelea. Solo no interferí porque se lo estaba dejando a mis subordinados.

 

Antes que nada, comprobemos la situación de la maga de ojos rojos. Mirándola de nuevo, ella parece estar bajo fuego pesado por las flechas de mis cinco hombres. Se está dedicando a la defensa usando [Arcilla] para crear muros de tierra, pero quien sabe cuánto tiempo duraran. Por el momento, no parece que pueda apoyar libremente al gran hombre ahora. Honestamente, estoy sorprendido de cómo es capaz de lanzar hechizos de viento y tierra consecutivamente de esa manera. Su piel también es pálida. Podría estar alcanzando su límite pronto.

 

—Bueno, tendré que darles crédito a estos dos bárbaros por aguantar tanto tiempo contra mis subordinados de elite. (Rapal)

 

Imbuí con magia mi espada y la cubro con un rayo. Ahora, entonces, un ataque frontal es bueno y todo, pero por ahora, vamos a jugar a lo seguro.

 

—Como tanto lo quieres, yo seré tu oponente, bárbaro. Marx, vigílalo desde atrás para que no escape. (Rapal)

 

— ¡En ello!

 

Mi subordinado, Marx, se distanció del gran hombre y se posicionó más atrás.

 

—……… (Baron)

 

El gran hombre intenta míranos a mí y a Marx al mismo tiempo con sus ojos negros. Un intento inútil. Si nos prestas atención a los dos a la vez, serás negligente con cualquiera de nosotros.

 

Esta decidido, ya no jugare contigo. Es momento de terminar este pequeño juego con un golpe decisivo.

 

—…… ¿Muh? (Rapal)

 

La niebla vuelve a cubrir el área. Es la misma niebla de cuando apareció la niña con ojos rojos.

 

Me volteo para revisar a la niña, y actualmente se está protegiendo con muros de tierra de las flechas de mis hombres y esta agachada en el lugar. También hay dos flechas clavadas en su hombro.

 

Es tan claro como el día que ha alcanzado su límite. Establecer esta niebla debe ser su último esfuerzo.

 

— ¡Otro intento inútil! ¡Suficiente de flechas, termínenla directamente con sus espadas…! (Rapal)

 

De repente sentí un severo dolor en mi hombro izquierdo. Mirando hacia atrás, una gran araña con una máscara blanca en su cabeza se aferra a mi espalda en mi hombro. Puede que me haya envenenado, porque en este momento, todo mi cuerpo está ardiendo con un intenso dolor.

 

— ¡E-Esta maldita cosa! (Rapal)

 

Cuando estaba a punto de balancear mi espada, saltó de mí y se escondió en la niebla. No puedo verla, pero ya debe haber adherida su red a alguna parte para escapar. No esperaba que otro enemigo se me acercara sigilosamente.

 

Entonces, mis subordinados comenzaron a gritar en la niebla. Esa araña podría no ser el único enemigo que apareció.

 

—To-… ¡Todos, cálmense y traten con ellos racionalmente! ¡Cuiden sus alrededores y confíen en sus oídos! ¡Si matan a esa maga moribunda, la niebla se levantará! (Rapal)

 

Cierro mis ojos y me concentro en buscar la presencia circundante. La niña maga siempre emite un aura misteriosa.

 

No me tomó mucho tiempo para encontrarla. Me fijo en su posición y me acerco con cuidado mientras estoy en guardia por mis alrededores.

 

Mientras me acerco a la niña, uno de mis subordinados repentinamente grita cerca de su posición.

 

— ¡U… uwa aa argh! ¡Aa a agh!

 

Corro aún más rápido hacia ellos, y al llegar, pude ver a mi subordinado siendo agarrado por su espalda por la niña de ojos rojos. Cuando la niña libera su mano, mi subordinado cae al suelo, desapareciendo su presencia. No puedo ver su rostro debido a esta espesa niebla, pero estaba débil como si le hubieran succionado la vida.

 

Q-Qué acaba de pasar…

 

Y por alguna razón, la niña que antes estaba agachada por el dolor, repentinamente se puso de pie. Las flechas clavadas en su hombro tampoco estaban ahí.

 

Qué niña tan extraña. Solo la subestime como una maga bárbara, pero todo sobre ella no es normal. Sin embargo, no parece que me haya notado todavía. Ahora es mi oportunidad para cortarle la cabeza.

 

Cuando estaba a punto de balancear mi espada, algo agarró firmemente mi pie derecho. Rápidamente miré hacia abajo, había muchas manos hechas de tierra agarrando mis pies. Una sostenía mi tobillo, y dos sostenían las pantorrillas de mis pies.

 

—Oh mierd… (Rapal)

 

La niña se gira hacia mí y extiende su mano.

 

— ¡[Vendaval]! (Alo)

 

Un poderoso huracán se dirige hacia mí, mientras despeja la niebla.

 

Incapaz de moverme, recibo la fuerza contundente del viento directamente. El viento me levanta del suelo y corta mi cuerpo. Me envía a volar y golpeo un árbol. Mi conciencia se desvanece lentamente.

 

—Cómo se atreven estos bárbaros… empujándome hasta aquí… (Rapal)

 

Me apoyo en el árbol y me tambaleo para volver a levantarme. Agarro la espada que estaba a mi lado, la balanceo ligeramente para comprobar la condición de mi brazo.

Mi hombro envenenado se siente entumecido al moverlo. Mientras tanto, tendré que arreglármelas sin mi brazo izquierdo.

 

Busco por mis alrededores…  a mis subordinados que todavía pueden moverse. Solo tres están de pie.

 

Todos están ansiosos y sus respiraciones son irregulares. Hay hilos de araña pegadas alrededor de cada uno de ellos. Así que, esa araña no vino sola.

 

Nosotros… nosotros todavía deberíamos ser capaces de salir adelante con esto. Se lo que están haciendo ahora. Si confrontamos a los enemigos de frente, sus trucos baratos no nos asustaran. Nos reagruparemos y luego nos dirigiremos hacia su aldea… hemos perdidos demasiado tiempo y recibido más daño de lo esperado.

 

—Ustedes, ratas, me han enojado más allá de mi paciencia. Pensar que nos arrinconarían hasta este punto con nada más que trucos baratos… (Rapal)

 

Entonces, se escucha un fuerte silbido, que resuena por todo el bosque. Y más adelante, junto con el hombre que corrió de regreso a la aldea a la cabeza, hay 15 guerreros Lithuvar armados alineados. Ese hombre sostiene el mismo silbato que rompimos no hace mucho.

 

El tiempo ha terminado.

 

Ese silbido hará que el dragón de dos cabezas regrese a la aldea. Además de eso, ahora la aldea está en alerta máxima nuevamente. Y, para empeorar las cosas, nuestro grupo ha sufrido grandes pérdidas, y todavía tenemos que lidiar con esa misteriosa niña maga y ese hombre Lithuvar parecido a una bestia.

 

Nuestras posibilidades de ganar son demasiado escasas. Ya no hay ningún mérito en quedarnos aquí.

 

—… ¿M-Me estás diciendo que… he sido burlado por unos meros bárbaros…? Qué absurdo… (Rapal)

 

— ¡Ríndete! ¡Es el final de la línea para ti! (Baron)

 

El gran hombre Lithuvar me alcanza y me lo declara.

 

—… ¿Fin de la línea… para mí? (Rapal)

 

Escuchando esas palabras, no pude evitar reír. Aparentemente, no parecen entender su situación tan bien. Ciertamente admitiré que subestimé un poco al enemigo, y que no fui capaz de completar mi objetivo original.

 

— ¡¿Q-Qué es tan gracioso?! (Baron)

 

—Me rendiré con la aldea. Pero, el que está al final de la línea aquí… ¡Eres tú! ¡Porque solo yo sobreviviré a esto! (Rapal)

 

Oh bueno… planeaba usar esto para destruir la aldea, pero no se puede evitar.

 

— ¡P-Por favor espere, Rapal-sama! ¡Nosotros todavía no…!

 

— ¡No podemos permitirnos desperdiciar más tiempo! ¡Todos ustedes deberían alejarse lo más posible de aquí! (Rapal)

 

— ¡Pero, eso es…!

 

Mis tres subordinados, vacilantes, suben sobre sus caballos y abandonan el área a toda prisa. Mientras tanto, los 15 guerreros Lithuvar que acaban de llegar preparan sus arcos y flechas.

 

Veo que todavía no comprenden su situación en absoluto.


Rachidor: Después de usar todo lo que tienen a su disposición, lograron proteger su hogar de los invasores, pero Rapal todavía tienen un as bajo la manga.

 

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .