Dragón Egg: Capítulo 325


Anterior |Índice| Siguiente


Comandante de escuadrón, Espada del Trueno Rapal (Lado de Rapal)

 

 

—Comandante de la 6° división, Rapal-sama… no pudimos encontrar más sobrevivientes. Creemos que podrían haber sido…

 

Mi subordinado, Paige, me informa, arrodillado.

 

— ¿Es así? Bueno, no debería haber esperado demasiado. Buen trabajo, Paige. Entonces, como lo planeamos, comenzaremos el ataque final contra la Tribu Lithuvar. (Rapal)

 

— ¡Inmediatamente! (Paige)

 

Actualmente, los “Cazadores Hambrientos” están en ruinas.

 

Un subordinado mío ya me ha informado que Lord Tallmann está retirándose junto con la 4° división. También he recibido noticias de que Azalea ha reunido un pequeño grupo para subyugar a ese dragón.

 

Tenemos la opción de ayudar a Azalea en su subyugación, o reagruparnos con Lord Tallmann en la retirada. Sin embargo, un ejército de nuestra clase nunca debería perder contra unos bárbaros en el bosque.

 

Azalea parece estar completamente decidido a derrotar a ese dragón, pero dudo que tenga éxito. Solo lo deslumbré una vez, pero lo supe inmediatamente. Ese no es un oponente contra el que podamos ganar.

 

Lord Tallmann se volverá terco, y el usualmente racional Azalea terminará intentando cumplir sus deseos hasta el final.

 

En este ejército, los “Cazadores Hambrientos”, que está lleno de amantes de la sangre y las matanzas, Azalea es el único estratega a la par conmigo, pero ellos parecen darle demasiado crédito.

 

Lo que está haciendo es demasiado imprudente. Probablemente está apostando todo por una pequeña posibilidad de éxito, pero en su lugar dirigirá su broma de grupo a sus muertes inevitables. Si eso pasa, entonces Lord Tallmann perderá toda su fama y será el hazmerreír, lo que significará que será removido de los candidatos en la selección real.

 

Incluso si el resultado termina con su nombre empañado, no había necesidad de emocionarse demasiado por tal cosa.

 

Cuando escuché que Azalea fue a someter a ese dragón, pensé que sería la oportunidad perfecta para atacar a la Tribu Lithuvar mientras que el dragón está distraído en otra parte.

Incluso si fallamos en derrotar al Carbuncle o al dragón, al menos el logro de exterminar a los bárbaros del bosque no ensuciara demasiado el nombre de Lord Tallmann. También podremos recuperar información sobre el dragón.

 

Todavía debería ser suficiente para darle a Lord Tallmann un camino directo para convertirse en el rey. También seré considerado como un caballero que le sirve al nuevo rey. Y, si Azalea muere, entonces mi reputación ante Lord Tallmann mejorara, y de ese modo convertirme en el próximo Comandante General de los “Cazadores Hambrientos”.

 

Podría convertirse en una situación complicada para Lord Tallmann, pero será una buena oportunidad para mí.

 

Cuando vi por primera vez a ese dragón, estaba en shock. Tiene un gran cuerpo y dos largos cuellos. De sus amplias alas, una cantidad inagotable de cuchillas de viento desgarran los cuerpos de las personas, convirtiéndolos en nada más que cadáveres.

 

La próxima vez que voló, aterrizó con un tremendo impacto.

 

Observando toda la escena desde la distancia, juzgué que “un inesperado invitado ha llegado”, por lo que decidí abandonar rápidamente el campo de batalla.

 

Los otros escuadrones pensaron que éramos unos tontos por retirarnos. Pero, no me equivoqué, fue la mejor elección que he hecho.

 

Momentos después, es principalmente debido a ese dragón que los “Cazadores Hambrientos” hayan sido completamente aniquilados, y que la mayoría escapara. Simplemente aproveché el alboroto e hice un escape completo, todo el tiempo asegurándome de no participar en ningún combate innecesario contra la Tribu Lithuvar. No me atreví a perseguir a un enemigo contra el que no tenga oportunidad de ganar.

 

Por eso idee este plan.

 

Solo pretendí escapar, cuando en realidad estaba dirigiendo mis tropas alrededor de la aldea y esperaba una oportunidad para atacar.

 

Y, esa oportunidad es ahora.

 

Este ciertamente es el mejor momento. La única pregunta es, cuánto tiempo Azalea puede mantener al dragón ocupado.

 

De mi escuadrón de cincuenta, solo siete me siguieron mientras pretendía escapar y ellos ahora me sirven como exploradores que me informan las actuales circunstancias en el campo de batalla, pero no hay ningún problema. Ese pequeño escuadrón será renombrado como el verdadero escuadrón de elite. Con la ausencia del dragón, matar a esos bárbaros será un paseo en el parque.

 

—Comiencen el ataque. Si ven a alguien con un silbato extraño, mátenlos inmediatamente. (Rapal)

 

— ¡Sí, señor!

 

El sonido de ese silbato que usan viaja bastante lejos. Seria problemático si lo usan para advertir a los otros o para notificar al dragón.

 

—Una vez que entremos a la aldea, maten a todos a la vista. Incluso si todo se vuelve caótico, esperen a mi señal. Manténganse enfocados o perderán mi señal. (Rapal)

 

—Entonces, estará usando eso.

 

—Exactamente. No iba a usarlo porque es demasiado valioso y peligroso, pero tenemos un límite de tiempo antes de que ese dragón venga. Ahora, apresúrate. Nos llevó un tiempo organizar toda la información que teníamos. Si llegamos demasiado tarde, estaremos muertos. (Rapal)

 

Cuando levanté mi espada en alto, todos soltaron un grito de guerra y también levantaron las suyas.

 

Sonreí ligeramente mientras nos dirigíamos hacia la aldea Lithuvar avanzando por la ruta con menor cantidad de exploradores Lithuvar. Con Paige usando magia para ocultar nuestra presencia, comenzamos nuestro ataque.

 

De inmediato, fuimos recibidos por los vigilantes Lithuvar. Hay cinco de ellos.

 

Debido a que nuestra presencia fue debilitada, se sorprendieron cuando de repente aparecimos tan cerca de ellos sin ser notados. Uno de ellos intenta frenéticamente hacer sonar un silbato, mientras que los otros cuatro nos atacaron con sus lanzas.

 

— ¡Apunten, fuego! (Rapal)

 

Apunto mi espada hacia adelante. Mis subordinados detrás de mí disparan sus flechas a la vez. Una atraviesa el costado del hombre con el silbato y cae de rodillas. Mientras que el silbato fue destruido por otra flecha.

 

— ¡Ugu~uh!

 

— ¡Tatarc!

 

Deben estar muy relajados para todavía preocuparse por su compañero caído, o simplemente tienen la inteligencia de una pulga para ni siquiera comprender su desesperada situación. Me rio con un resoplido hacia sus mentes aburridas y les doy instrucciones a los arqueros para que apunten a los lanceros a continuación.

 

El hombre con la flauta rota todavía respira, pero no podrá caminar correctamente. Lo terminaremos más tarde.

 

El objetivo de los arqueros cambia rápidamente del hombre en la retaguardia a los lanceros en el frente. Pero, debo decir que estoy impresionado con la manera en que esquivan las flechas a medida que se acercan. No debería esperar menos de los bárbaros que viven en un bosque lleno de monstruos.

 

No obstante, con cada movimiento de mi espada, todos los arqueros instantáneamente cambian sus posiciones, ritmo e intervalos de disparos. Controlando suavemente los patrones de esquiva de los lanceros a la señal de mi espada, solo disparamos disparos letales a aquellos que fallaron en su evasión.

 

Uno por uno, todos cayeron. Varias descargas de flechas perforan la espalda de los lanceros caídos. Es como si fuera el director de una orquesta. Le instruyo a mis subordinados cuando y donde disparar sus flechas y hacer que los Lithuvar bailen a mis órdenes.

 

Antes de darme cuenta, estaba tarareando.

 

Sin embargo, el lancero restante fue diferente al resto, expertamente saltó de izquierda a derecha, esquivando las flechas fácilmente, mientras gradualmente se acercaba a mí, el líder. Parece ser joven, pero es físicamente más grande que los demás. Sus salvajes movimientos son impredecibles. Es como si nos estuviéramos enfrentando a una bestia.

 

—Hmm.

 

— ¡Estas a mi alcance, villano! ¡Yo, Baron, te matare incluso si me cuesta la vida…! (Baron)

 

El gran hombre balancea su lanza. La ira parece haberle subido a la cabeza, pero esa puede haber sido su naturaleza original.

 

—Estas lleno de aperturas, chico bestia. (Rapal)

 

Paro la base de su lanza con mi espada, giro mi muñeca y la desvió hacia atrás. La lanza se dobla y deja la mano del joven.

 

La diferencia de habilidad entre un mero bárbaro y yo, quien fue entrenado bajo las estrictas técnicas de esgrima de la familia Rampard, las cuales han sido transmitida por generaciones, es demasiado amplia. Cada acción posible de este gran hombre que intentara hacer, puedo formular el mejor y más eficiente contraataque en mi cerebro. Todo lo que falta es poner esas formulaciones en efecto.

 

— ¡Guh, p-por qué tú~ú! (Baron)

 

El gran hombre se detuvo por un segundo antes de saltar hacia mí con sus manos desnudas, a pesar de saber que estoy completamente armado y montando un caballo. ¿Pensó que caería en un truco tan obvio? No, este podría ser su último intento desesperado.

Tal pobre capacidad de pensamiento. Realmente acorde con una tribu bárbara.

 

—Déjame mostrarte el por qué me llaman Espada del Trueno Rapal. —Apunto mi espada hacia arriba y vierto mi magia. — ¡[Ataque de Trueno]!

 

Imbuyendo con el relámpago, mi espada emitía una deslumbrante luz, me acerqué de inmediato al gran bárbaro.

 

Pero, de repente, todos los alrededores fueron cubiertos con una densa niebla.

 

— ¿Hm? (Rapal)

 

Ataqué con mi espada electrificada a la figura en la niebla mientras abría mis ojos. Es cierto que mi espada golpeo algo, por lo que sonreí, pero eso también fue solo por un momento. No era un humano. Era tierra.

 

Mirando más de cerca, en realidad era solo un montón de tierra.

 

— ¡Tsk! Solo es [Arcilla]. Al parecer alguien con magia ha llegado. Pero, ¡este pequeño truco barato solo funcionara una vez! (Rapal)

 

Inhalo y exhalo, concentrando mis sentidos para buscar cualquiera nueva presencia. Entonces sentí una siniestra presencia no tan lejos de aquí. Tenía la forma de una persona. Esa siniestra persona está en algún lugar en la dirección donde el hombre con la flauta estaba acostado.

 

— ¡Por ahí! ¡Fuego! (Rapal)

 

Los arqueros sueltan sus flechas a mi orden.

 

— ¡[Vendaval]! (Alo)

 

Entonces, un poderoso viento repentinamente golpea todas las flechas. El fuerte viento también soplo la niebla dividiéndola en dos. Y, ahí, una niña Lithuvar con ojos rojos se para en frente del hombre herido que había recibido una flecha y estaba en el suelo.

 

Ese viento estaba lleno de poder mágico. No era algo que se puede recibir de frente repetidamente.

 

No esperaba que la Tribu Lithuvar tuviera un mago tan poderoso en su arsenal antes de que llegara aquí.

 

—… ¿Q-Quién eres? ¿A-Alo? ¿Eres tú, Alo? (Tatarc)

 

Al principio el hombre herido no estaba seguro de quien era, pero después de ver su rostro, tenía los ojos y boca abiertos.

 

La niña se acercó al hombre herido, se arrodillo, y agarro la flecha clavada en su abdomen. Como si se hubiera decidido, mordió sus labios, y saco la flecha clavada en el abdomen del hombre.

 

— ¡Uu, uu~uargh! —El hombre gruñe de dolor.

 

Entonces, la niña se da la vuelta hacia el árbol detrás de ella. Cuando el árbol se sacude ligeramente, los pies del hombre brillaron y la herida en su abdomen lentamente comenzó a cerrarse.

 

… ¿La niña está usando [Descanso] o es ese árbol? Estaba rascándome la parte de atrás de la cabeza tratando de entender la escena que sucedía delante mí.

 

—A-Alo… ¿Realmente eres tú, Alo? (Tatarc)

 

El hombre llora mientras camina aturdido hacia la niña. Estaba haciendo una cara tan feliz que es difícil de creer que es la misma persona que estaba al borde de la muerte hace unos instantes.

 

Después de que la niña se vio un poco avergonzada, miró hacia la aldea Lithuvar.

 

—…Ve a avisar a la aldea. (Alo)

 

— ¡……! (Tatarc)

 

La expresión del hombre volvió a la normalidad como si de repente se diera cuenta. Su rostro muestra que finalmente ha recordado su papel.

 

— ¡P-Pero no puedo solo dejarte aquí…! ¡Me quedare atrás, y tú ve a advertirles…! (Tatarc)

 

Uno de los arqueros disparó una flecha hacia la niña. La niña respondió cantando “[Arcilla]” y levantando su brazo. Un trozo de tierra se formó entre ambas y atrapó la flecha.

 

—…… (Tatarc)

 

El hombre parece haberse dado cuenta finalmente que ni siquiera podría comprar tiempo, así que aprieta sus dientes, cierra su puño, y corre de regreso a la aldea.

 

—Lo prometo… ¡Prometo que volveremos por ti! ¡Hasta entonces, no mueras por mí! (Tatarc)

 

Escuchando sus palabras, la niña pareció tener una expresión solitaria, pero luego de susurrar algo para sí misma, me mira con una cara determinada.

 

Su repentina aparición me sorprendió al principio, pero ahora que me he compuesto, apunto mi espada hacia ella.

 

—Así que puedes usar un poco de magia, pero niña pequeña, veamos cuanto puedes durar contra mí, Espada del Trueno Rapal…

 

— ¡Rapal-sama!

 

Entonces, de repente, escuché a alguien saltar del suelo y rápidamente me di la vuelta.

 

— ¡Desafortunadamente para ti, también estoy aquí! (Baron)

 

Es ese gran hombre, Baron. Probablemente creada con magia, la lanza que está a punto de lanzarme está hecha de tierra.

 

— ¡Gu~uh!

 

Cuando vuelvo a parar su lanza con mi espada, la lanza se desmorona y vuelve a ser tierra. El gran hombre entonces salta hacia un lado, fuera de mi línea de visión. No puedo rastrearlo con mis ojos y caí de mi montura.

 

— ¡Tú, miserable campesino… toma esto, ¡[Dispersión del Rayo]! (Rapal)

 

Cuatro rayos salen de mi espada. El gran hombre salta lejos y se distancia de mí. Aprovechando esa oportunidad, me levanto.

 

El gran hombre vuelve a estar desarmado, pero entonces la niña de atrás levanta su brazo y otra lanza de tierra aparece a sus pies.  Se limpia la sangre de la cara, y con mucho gusto empuña su nueva arma.

 

—…No sé quién eres, pero te debo una. Te dejare la retaguardia. (Baron)

 

— ¡Bárbaros humildes! ¡Muy bien, si tanto quieren morir, los convertiré en cenizas con mi espada! (Rapal)


Rachidor: La ultima batalla ha comenzado y depende de Alo y Baron proteger a todos del ataque de Rapal, es el momento de que Alo demuestre todo lo que ha ganado en su segunda vida.

 

 

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .