Súper Gen Divino – Capítulo 636: Si no te importa. Veré que pasa después.


Séptimo Capítulo Semana 10

¡Disfrútenlo!

Han Sen no dijo nada más, pero le pareció desagradable la idea de matar a Huang Mian. Sin embargo, era tal como Chen Ran pensaba, Han Sen quería usar las palabras para poner fin a la lucha y conservar su energía. Tampoco quería revelar su arma secreta a Chen Ran usándola primero con Huang Mian.

Han Sen había llegado a aprender mucho sobre Chen Ran, era un zorro viejo e inteligente. Si Han Sen sacara su ballesta Pavo Real para terminar la lucha contra Huang Mian ahora, estaría huyendo antes de que el cadáver de su más fiel seguidor golpeara el suelo.

Las habilidades de la familia Chen no eran ninguna broma, y estaban entre las mejores que tenía la Alianza. Han Sen no creía que tuviese lo necesario para mantener al viejo zorro donde estaba.

Pero el viejo zorro se había atrevido a ir tras él, y así, Han Sen no lo dejaría escapar tan fácilmente.

Han Sen se dio cuenta de que Huang Mian había tomado su decisión y no estaba dispuesto a ceder, a pesar de las consecuencias. No tenia más remedio que seguir luchando.

Sin embargo, Han Sen era consciente de las verdaderas intenciones del viejo. Sabía que Chen Ran quería que Huang Mian le drenara toda su energía manteniendo su cerradura genética abierta. Y así, cuando Chen Ran hiciera su movimiento, le faltaría la energía necesaria para defenderse.

Pero a Han Sen no le preocupaba ese plan que Chen Ran había ideado, porque había aprendido el tercer nivel del mantra “Viva Longeva” y Fuerza Sol de Jade. Podría tener su cerradura genetica activo por mucho más tiempo de lo habitual. Incluso si estaba demasiado cansado para abrir su cerradura genética contra Chen Ran, Han Sen sólo tendría que convocar su ballesta Pavo Real, apuntar y apretar el gatillo para hacerlo pedazos.

Si no podía usar palabras para detener a Huang Mian, continuaría con su actual compromiso y se tomaría el tiempo para aprender lo que pudiera de él, desde su postura con la espada hasta los detalles de sus habilidades con la espada.

Las habilidades de Han Sen con la espada eran poderosas, pero no era particularmente buenas cuando se trataba del manejo delicado de las armas. Ahora que había visto lo que un verdadero maestro podía hacer con una espada, creía que había aprendido mucho más.

Sólo con ver a Huang Mian usar una espada, prefirió pensar en toda esta prueba como una experiencia educativa.

Han Sen no permitió que su mente se desconcentrara por nada más. Permaneció concentrado en la observación de los movimientos de su oponente y pensó en lo que podría aprender y adoptar. A través de esa lucha, esperaba poder emplear una o dos cosas de lo que había visto.

Mientras Han Sen continuaba luchando contra Huang Mian, Chen Ran se mantuvo firme en la creencia de que Han Sen no tenía más habilidades para usar o trucos bajo la manga.

Si lo hubiera hecho, ¿cómo no podría haber vencido a Huang Mian a estas alturas? Si continuaba así, incluso si lograba derrotar a Huang Mian, estaría demasiado cansado para resistirse a la captura.

Chen Ran no tenía prisa, así que siguió observando. Quería asegurar la captura de Han Sen y estaba dispuesto a esperar el tiempo que fuera necesario.

Una hora más tarde, el poder de Huang Mian estaba empezando a disminuir. Con la lucha constante, el tiempo que se podía mantener abierta la cerradura genética era considerablemente más corto. Eso le estaba pasando a Huang Mian, y él estaba luchando por mantener la compostura.

Han Sen no iba a dejar pasar esa oportunidad, por lo que ejerció más y más poder en sus ataques para derribar a Huang Mian.

Chen Ran notó cómo Huang Mian luchaba por mantenerse a la par, y ya había visto suficiente. Conocía todo el poder de las habilidades de lucha de Han Sen, así que no dudó en invocar viento para que se arremolinase alrededor de su cuerpo y sacar su espada Anser. Luego, se acerco a la pelea para luchar junto a Huang Mian.

Las habilidades de la familia Chen eran poderosas. Comparado con Chen Ran, Zhu Ting era sólo un novato. Chen Ran era como un pájaro extraño, que se desviaba de izquierda a derecha de manera impredecible.

Las dos espadas de Han Sen ahora tenían que bloquear los ataques de Huang Mian y Chen Ran simultáneamente, lo que lo hacía torpe. Los movimientos de Chen Ran eran demasiado extraños, y ni siquiera tenía que tocar el suelo. Él estaba volando, la mayoría de las veces, y todo el espectáculo ni siquiera parecía humano. Hizo muchos movimientos inesperados.

¡Dong!

La espada Serpiente Ojos Plateados chocó contra la espada Anser y fue una sensación extraña. La espada de Chen Ran parecía como una nube y Han Sen brevemente pensó que su espada había golpeado un resorte. Después de golpearla, su espada rebotó fuertemente, lo que le obligó a dar unos pasos atrás.

“Han Sen, si te rindes ahora, te perdonaré la vida. Eres amigo de Zhu Ting, después de todo.” Chen Ran atacó mientras trataba de convencer a Han Sen de que se sometiera y extinguiera su voluntad de seguir luchando.

“Viejo Chen, si te vas ahora, te perdonaré la vida. Después de todo, estás emparentado con Zhu Ting.” Han Sen no estaba enojado, en cambio, sonrió mientras hablaba.

“Eres un chico obstinado.” Los ojos de Chen Ran se enfriaron y aplicó más fuerza a la furia de su espada Anser.

Han Sen luchaba contra dos oponentes a la vez, y a pesar de la desventaja, ninguno de ellos era capaz de hacerle daño. El cuerpo de Han Sen era increíblemente ligero y elegante, y era sorprendente verle permanecer en calma bajo los ataques de dos élites a la vez.

“Realmente conoces Go Celestial, ¿no? ¿Te enseñó Queen? ¡Cómo se atreven a romper el juramento que hicieron! Me parece que Huangfu Xiongcheng no quiere vivir.” Gritó Chen Ran.

“Aunque Queen me enseñara Go Celestial, ¿qué tiene que ver contigo?. Esta habilidad es un legado de la familia Huangfu. Pueden enseñar a quien quieran, no hay necesidad de que se adhieran a tus mezquinos y equivocados caprichos.” Rebatió Han Sen severamente.

Parecía que Go Celestial tenía algo que ver con la familia Chen, de lo contrario, ¿por qué le importaría tanto a Chen Ran? Por eso, Han San quería empujarlo. Han Sen siempre se había preguntado por qué Queen era la única que había sido capaz de aprenderlo. No importa lo difícil que fuera aprender una habilidad, había muchos estudiantes en la Escuela de Combate Ares. Sería imposible para ellos no seleccionar a otro estudiante para aprender Go Celestial.

“¿Eh, la familia Huangfu está enseñando Go Celestial? Si todavía perteneciera a la familia Chen, nadie sería capaz de esquivar nuestros Siete Pasos.” Dijo Chen Ran.

“Todo el mundo sabe que Go Celestial pertenece a la familia Huangfu. ¿Desde cuándo se convirtió en una habilidad de la familia Chen? Vamos… No me mientas.” Dijo Han Sen, en un intento de enfurecer aún más a Chen Ran.

Un viejo zorro como Chen Ran sabía lo que Han Sen trataba de hacer, pero dijo fríamente, “No tienes que tratar de presionarme. Después de capturarte, voy a preguntarle al mismo Huangfu Xiongcheng. Entonces podré ver qué razón tiene para no devolverme mi Go Celestial.”

Después de eso, el aire salio de Chen Ran salvajemente. Los ataques de la espada Anser fueron cada vez más rápidos. Tampoco apuntaba a los puntos débiles de Han Sen, sino a sus extremidades para intentar incapacitarlo.

Han Sen era capaz de hacer frente a los ataques de Huang Mian, pero en cuanto al viejo zorro, realmente estaba mostrando el poder de alguien que había vivido en la segunda zona de El Santuario de Dios durante más de cien años. Su estado físico era muy poderoso y el progreso de su cerradura genética era increíble.

Las manos de Han Sen se entumecieron cada vez que sus espadas se enfrentaban a la de Chen Ran. Su pecho retumbó, como si fuera a derramar sangre.

“Qué imbécil. Es tan poderoso y sólo conspira para herir a otros.” Juró Han Sen en su corazón.

Pero ahora que Han Sen lo pensó, Chen Ran no era muy diferente a como era él mismo. Esa realización sofocó su juramento.

“Viejo Chen, ya puedes irte. Cesa tus ataques inmediatamente. Si no lo haces, no me culpes por lo que pase después.”

“Asumiendo que no te importa, me gustaría ver qué pasa después.” Chen Ran se rió fríamente. Creía que Han Sen había llegado al final de su carrera, y su cerradura genética estaba a punto de agotarlo por completo.

“No me importa.” Han Sen dio un paso atrás y convocó su ballesta Pavo Real. Sacó una pluma de cuervo de su carcaj y la cargó, tan rápido como pudo.

 

 


5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s