Súper Gen Divino – Capítulo 632: Saeta Pluma de Cuervo


Tercer Capítulo Semana 10

¡Disfrútenlo!

“A juzgar por la reacción del zorro plateado, esta calabaza seguramente no presenta ninguna amenaza. Pero si fuera algo bueno, ¿por qué el zorro plateado volvería a dormir?” Han Sen aún no podía determinar si la calabaza era buena o mala, pero no estaba dispuesto a correr el riesgo. Una vez curado, planeaba llevar la calabaza a algún lugar lejos de los caminos que otros transitaban y desecharla.

Lo mejor sería tirarla en algún lugar en lo profundo de la naturaleza, en caso de que algo saliera de la calabaza que dañara a gente inocente.

No era como si Han Sen no quisiera ver lo que había dentro de la calabaza, pero era demasiado difícil para él romperla. Incluso había intentado romperla con su espada divina berserker, sin éxito.

Han Sen había sido gravemente herido, e incluso con los frecuentes lametazos del zorro plateado, le llevó cuatro días enteros recuperar la suficiente fuerza para caminar. Lo más probable era que le tomara otro medio mes para sanar completamente.

Han Sen todavía tenía las treinta y seis plumas de cuervo en su poder. Si las transformaba en saetas para su ballesta Pavo Real, tal vez sería capaz de romper la calabaza.

Han Sen observó las plumas negras con gran curiosidad. Eran de un pie de largo cada una, y eran tan negras como el hollín. El asta de cada pluma era hueco, con la pluma firmemente unida a lo largo de su longitud con poco o ningún penacho. Eran como dos rebanadas de obsidiana finamente cortadas.

Si uno iba a lo largo de la pluma, acariciando suavemente con los dedos, podía empujar las púas hacia abajo. Eran delicadas y suaves.

Pero si ibas contra la pluma, eran espantosamente afiladas. Parecía que innumerables púas formaban una línea para destruir lo que se les oponía.

El eje de la pluma era letalmente puntiagudo, también.

“Me pregunto si estas plumas pueden ser cargadas directamente en la ballesta Pavo Real.” Han Sen convocó su ballesta Pavo Real e intentó cargar una de las plumas.

Funcionó mejor de lo que Han Sen pensó, ya que la pluma encajaba perfectamente en el interior. La pluma se alineó con la cámara del cerrojo, para que pudiera deslizarse suavemente cuando se disparara. La única desventaja de usar estas plumas era la dificultad de recuperarlas. Para sacar una pluma de un objetivo, tendrías que ir contra la pluma. Eso significaba que te arriesgabas a la aterradora perspectiva de destrozar tu propia piel contra la pluma.

Han Sen cargó una y disparó una saeta pluma de cuervo. Una linea negra voló una distancia de tres kilómetros, logrando atravesar un abeto gigante sin reducir la velocidad. Hicieron falta otros tres árboles de gran grosor para frenarla lo suficiente como para que se quedara atascada.

“¡Es tan poderosa!” Han Sen estaba tan feliz, que casi saltó de alegría. Rápidamente fue a recuperar la pluma.

Han Sen sólo podía cargar dieciséis de las treinta y seis plumas en el carcaj de la ballesta. Las plumas eran más pequeñas que la saeta promedio, de los cuales el carcaj sólo podía contener nueve.

Después de cargar su carcaj, Han Sen viajó a la base de un acantilado. Colocó la calabaza en un pequeño rincón a lo largo de su superficie rugosa y apuntó con su ballesta de Pavo Real. Le disparó a la calabaza.

¡Boom!

La pluma negra tuvo un impacto directo en la calabaza, lo que desencadenó una poderosa explosión. Se hizo un gran agujero en la escarpada superficie del acantilado, en el que la calabaza aún permanecía alojada, sin sufrir daño alguno.

Sin embargo, Han Sen no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente. De nuevo, disparó una saeta a la calabaza. Disparó una y otra vez. Golpe tras golpe, explosión tras explosión. El agujero se convirtió en una profunda cueva pero aún así, la calabaza no sufrió daños.

“¡Santo cielo! ¿Qué pasa con esta calabaza?” Han Sen no podía creer lo que estaba viendo.

Ahora que Han Sen lo pensó un poco más, el cuervo fue incapaz de dañar las vides de la calabaza. Tuvo que despojarse de sus propias plumas para escapar de su alcance. Tal vez esto era de esperar.

Han Sen recuperó la calabaza con una expresión de perplejidad y una mente desconcertada. Después de contemplar el escenario por un poco más de tiempo, apretó los dientes y decidió volar a algún lugar muy alto con la calabaza y dejarla caer.

Han Sen realmente no pudo sacudirse el miedo a que las avispas tóxicas emergieran un día de la calabaza para golpearle mientras dormía. Han Sen había escuchado la fábula del Granjero y la Víbora muchas veces, y lo último que quería era convertirse en una víctima.

Cuando Han Sen dejó caer la calabaza desde una gran altura, el zorro plateado rápidamente la agarró y la escupió de nuevo en la mano de Han Sen.

“¿Qué demonios se supone que significa eso?” Han Sen le preguntó al zorro, sosteniendo la calabaza cubierta de saliva en su mano.

Pero el zorro plateado no podía hablar, así que todo lo que podía hacer era permanecer en el hombro de Han Sen, moviendo su esponjosa cola.

Han Sen, al no recibir una respuesta formal, dejó caer la calabaza una vez más.

Y de nuevo, el zorro plateado saltó, lo agarró, y se lo pasó a Han Sen. Al menos supo que el zorro plateado quería que se quedara con la calabaza.

Han Sen observó al zorro plateado por un buen rato más, pero luego se dio vuelta y dejó el área.

Si esto era algo que el zorro plateado insistía en que se quedara, no creía que fuera una amenaza genuina. Tal vez un día, realmente podría dar un poderoso tesoro de algún tipo.

Y al menos cuando él mismo sostenía la calabaza, no podía sentir ningún peligro. Era sólo su paranoia insistiendo en que se deshiciera de ella.

El latido del corazón de la calabaza era lo que más preocupaba a Han Sen. Cada vez que la tenía en su mano, el movimiento en su interior le preocupaba mucho. La curiosa pulsación no se había detenido desde su regreso de la montaña Pilar del Cielo. Latía rápida pero débilmente. Sólo podía sentirla si la tenía en su mano.

Han Sen continuó jugando con la calabaza por unos días más, sin estar seguro de si era realmente la calabaza la que estaba jugando con él. Sin embargo, la calabaza muerta y amarillenta comenzó a verse más brillante. Ahora se veía como una piedra de jade amarilla, con vetas de oro alrededor de su piel. Era bastante hermosa.

El latido del corazón de la calabaza parecía sentirse un poco más fuerte, también. Todavía era débil en general, pero ciertamente había una pequeña mejora en su fuerza.

Han Sen descansó durante medio mes. Su cuerpo se curó en ese tiempo y el estado de ánimo de su mente mejoró también.

Ahora que tenía la ballesta Pavo Real y las saetas plumas de cuervo, siempre que no se encontrara con una súper criatura obscenamente poderosa como el cuervo, podría finalmente ser capaz de cazar una.

“Hmm, pero ¿dónde encontraría tal objetivo? Si fuera una súper criatura como el burro, podría intentarlo. Literalmente. Y aunque no muriera, podría escapar de él sin muchos problemas.” Reflexionó Han Sen para sí mismo.

Pero la montaña del Pilar del Cielo seguía siendo el hogar de ese miserable cuervo, y no le apetecía acercarse a ese lugar durante mucho tiempo.

Y en cuanto a las súper criaturas que podrían encontrarse en el mar, tampoco quería cazarlas. Dependía de su ballesta, y las ballestas eran significativamente más débiles bajo el agua.

Queen le dijo a Han Sen que tenía algo que hacer, y rápidamente regresó a la Alianza. Le preguntó dónde podrían encontrar una súper criatura más fácil de tratar, pero ella no le respondió.

Justo cuando Han Sen se preguntaba si ya era hora de que regresara a la Planicie Helada, alguien llamó a su puerta.

“¿Quién está ahí?” Han Sen frunció el ceño.

“¡Hermano Han, soy yo!” Una voz familiar sonó desde el otro lado de la puerta, era la de Chen Ran.

Han Sen estaba sorprendido, incapaz de creer que el viejo bastardo aún estaba vivo y que realmente se había atrevido a venir a verlo. ¿Qué podría querer?

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s