Súper Gen Divino – Capítulo 630: Vid Seca


Primer Capítulo Semana 10

¡Disfrútenlo!

El cuervo continuó observándolos, como si no tuviera una motivación para moverse. El burro de nubes rojas ahora se dirigió al lado de Han Sen, que tenía más gente, y se acercaba a ellos de vez en cuando.

Viendo al burro de las nubes rojas acercarse, Xu Dongjin se sintió cómodo. Si era el cuervo el que elegía ir tras ellos, el peligro sería mucho peor.

Había una posibilidad de sobrevivir a la persecución del burro, pero no la del cuervo. Si era el cuervo el que elegía lanzarse sobre ellos, no habría esperanza de supervivencia.

Aunque sentían un gran remordimiento por el acto desinteresado que Chen Ran había propuesto, cada uno quería vivir. Y fue por eso que estaban agradecidos en sus corazones y también aliviados.

Cuando el cronómetro llegó a cero, Chen Ran gritó “¡Corred!”

Chen Ran salió corriendo de debajo de los huesos tan rápido como la luz de la mañana.

Viendo a Chen Ran correr, el vigor de Xu Dongjin fue reinstalado. Él y su gente también dejaron su parte del esqueleto.

Queen estaba a punto de irse con ellos, pero Han Sen la hizo retroceder. Ella se volvió hacia él con una mirada desconcertada, sin entender por qué no quería correr.

Pero rápidamente, Queen se dio cuenta de lo que estaba pasando. El cuervo había huido, pero su objetivo no era Chen Ran. Había volado hacia el cráneo.

Xu Dongjin y su gente ya se habían ido, pero el burro ya les pisaba los talones. Impidiendo su regreso a la seguridad del esqueleto. Sin posibilidad de regresar, no tenían más remedio que seguir bajando la montaña como habían planeado.

Queen se dio vuelta para mirar a Chen Ran y notó que ya había corrido una distancia de doscientos metros.

“Parece que el cuervo sigue a la multitud más grande.” Queen frunció el ceño al pensar.

“¡Diablos!” Han Sen dijo fríamente. “Chen Ran, ese viejo bastardo, ¡nos la jugó!. La cola puede haber parecido una salida más peligrosa al principio, pero mira de cerca. ¿Tendría el esqueleto de una criatura tan grande sólo una cola de unos pocos metros de largo? Está rota. El resto de la cola probablemente está bajo el suelo, y por eso Chen Ran estaba feliz de ir en esa dirección. Puede que no lo hayamos notado, pero es muy probable que las criaturas sean capaces de sentirlo. Es por eso que han favorecido el perseguirnos.”

Queen estaba mortificada, “¿Mandó a su propia gente a una matanza?”

Ahora, Queen empezaba a entender la situación, tanto como le hubiera gustado no hacerlo. Chen Ran estaba dispuesto a sacrificar a sus propios seguidores por un poco más de tiempo en su intento de escapar.

“Ese imbécil.” Queen no pudo evitar jurar. Hubiera estado bien si Chen Ran los engañaba solo, pero fue una cosa miserable traicionar a la gente que ha jurado guiar y nutrir. Estaba loco, un hombre dispuesto a hacer lo que fuera para sobrevivir.

“No te preocupes, sin embargo. La forma en que lo hizo nos ha dado la oportunidad de sobrevivir.” Han Sen dijo fríamente, viendo a Chen Ran huir sin parar.

Queen reconoció lo que él quería decir. Parados dentro de la caja torácica, no tenían a donde ir. Cuando escucharon gritos desde lejos, les dijo que Xu Dongjin y su gente se estaban encontrando con un final espantoso.

Después de diez minutos, los gritos cesaron. Debieron haber muerto todos.

Después de que el cuervo y el burro de las nubes rojas terminaran con ellos, volvieron. Miraron fríamente a Han Sen y a Queen, que continuaban escondidos entre los huesos de la caja torácica. Creyendo que no estaban dispuestos a salir pronto, el dúo de criaturas sedientas de sangre se fue en dirección a Chen Ran.

“Contaré hasta cien. Cuando diga ‘cien’, saldremos corriendo juntos del cráneo. Esta será nuestra única oportunidad de escapar.” Han Sen comenzó a contar. Abrió su cerradura genética para saber dónde estaban el cuervo y el burro.

El hecho de que se hubieran ido tras el traicionero Chen Ran llenó de un poco de alegría sus corazones. Una vez que los monstruos habían llegado lo suficientemente lejos, Han Sen estaba preparado para hacer una última carrera para escapar junto a Queen.

Cuando contó hasta cien, ya no podía ver dónde estaban el cuervo y el burro. Reconociendo que ya debían estar a una gran distancia, Han Sen sabía que era el momento.

Ambos salieron corriendo de debajo de los huesos como flechas. Un poco más tarde, el corazón de Han Sen sintió como si fuera a saltar de su pecho. Tirando de la mano de Queen, le gritó que volviera.

Queen miró a su alrededor y no vio ningún peligro cercano, pero había llegado a confiar mucho en el juicio de Han Sen. Sin dudarlo, regresó al cráneo con él.

Mientras Han Sen se retiraba, miró a su alrededor para confirmar si había o no peligro, pero no pudo ver nada. Aún así, confiaba en sus instintos y sus instintos le decían que regresara. Había un peligro de cierta inmediatez en el área, y era algo que podía matarlo.

Corriendo tan rápido como podía hasta los huesos, la sensación de peligro comenzó a ahogarlo. Se estaba volviendo más y más fuerte. Con su bloqueo genético a su máxima capacidad, la sensación de fatalidad inminente era insoportable.

En el momento siguiente, una luz brillante destelló por el cuello de Han Sen. No escuchó nada, pero saltó hacia adelante. Fue entonces cuando vio la sombra negra que se había deslizado sobre él. La sangre brotaba como un ramo de flores.

Han Sen sintió como si su espalda estuviera ardiendo. Sospechó que un hueso de su espalda se había roto. Pero la herida era la menor de sus preocupaciones en ese momento, mientras rodaba y subía hacia los huesos de la caja torácica una vez más. Era una táctica de vida o muerte, y lo que parecía una corta distancia a recorrer, ahora continuaba y continuaba en su lugar.

El cuervo estaba furioso por su incapacidad de acabar con Han Sen. Agitó sus alas y desapareció una vez más. Cuando reapareció de nuevo, las plumas de las alas del némesis de Han Sen se acercaban a la nuca de Han Sen.

El corazón de Han Sen soltó un grito, “Se acabó.”

El cuervo era demasiado poderoso, y su velocidad le negaba la capacidad de esquivar.

Pero en ese preciso momento, cuando parecía que Han Sen estaba a punto de perder la cabeza, las enredaderas secas que estrangulaban los huesos cobraron vida.

Cada una era como una serpiente venenosa, atacando al cuervo que se había acercado demasiado a la caja torácica. Atraparon a la bestia, y aunque picoteaba y movía sus alas tan fuerte como podía, el cuervo no pudo liberarse.

Han Sen sintió un escalofrío. El cuervo había querido mucho matar a Han Sen, y ahora su cuerpo estaba siendo arrastrado a la caja torácica en la que previamente había buscado refugio. Las enredaderas de calabaza estaban ahogando su vida mientras luchaba por liberarse.

Han Sen se congeló. Nunca esperó que las vides aparentemente sin vida tuvieran tanto poder, el poder suficiente para contener a una súper criatura como esa.

Ahora Han Sen lo entendía. Las criaturas no le temían a los huesos, sino a las enredaderas que las rodeaban.

Habiendo logrado quitar la calabaza de las parras antes, Han Sen esperaba que las parras aparentemente sensibles no pensaran mal de él.

En el bolsillo del pecho de Han Sen, la calabaza comenzó a palpitar una vez más. Esta vez, era más fuerte que nunca.

Sacando la calabaza para sostenerla en sus manos, realmente sintió que era un latido. Han Sen ahora sabía con seguridad que esto no era un truco de su mente. El débil pulso era como el latido de un bebé. Podía haber sido débil, pero era la vida misma.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s