espada

Espada del Amanecer — Capítulo 192


Capítulo 192 – Pez, Qué Pez tan Grande

 

EZ: 2/3


Cuando el primer rayo de sol de la mañana cayó al suelo, Pea ya se había despertado.

 

Lo primero que tuvo que hacer fue dirigirse a la plaza ‘Knight Street’* para sacar agua. (EZ: *Calle caballero o de los caballeros o algo parecido)

 

‘Knight Street’ fue uno de los primeros distritos construidos en el territorio. Se decía que este lugar era originalmente el antiguo cuartel de los soldados que se alojaban aquí. Inicialmente, había interminables y ordenadas tiendas militares y múltiples almacenes para almacenar suministros militares. Pero medio año más tarde, este lugar tenía ahora dos filas de casas de ladrillo ordenadas y también una plaza al final de la calle.

 

Los soldados del ejército Cecil residirían en su mayoría en este distrito. A un lado de la calle estaba el nuevo cuartel, y al otro lado la residencia del Lord Feudal y las oficinas de algunos departamentos importantes. Por ende, Knight Street también podía ser vista como la línea de defensa más interna del territorio Cecil.

 

Poder quedarse aquí parecía ser el sueño de muchos de los jóvenes del territorio.

 

Esto significaba que los soldados poseían el estatus más prestigioso, y también podían llevar una impresionante armadura mágica y podían empuñar la legendaria pistola de rayos térmicos que era muy poderosa. Además, su trabajo calificaba a sus familias para entrar como ‘residentes de la ciudad’.

 

Pea llegó al territorio cuando las casas de ladrillo de Knight Street estaban a mitad de camino en el proceso de renovación. Ella fue testigo personalmente de los trabajadores de esta tierra usando una eficiencia asombrosa para derribar las tiendas y tablas de madera antes de construir casas de ladrillo firmes y seguras. La parte delantera de cada casa también estaba equipada con una lámpara de cristal mágico, lo que permitía que este lugar fuera aún más brillante y más hermoso que algunas de las calles más prósperas de Ciudad Tanzan. En compañía de su padre adoptivo, el Caballero en jefe del territorio Byron, entró en una de las primeras casas de ladrillo que ya estaban construidas en Knight Street. En ese momento, tenía el estatus de hija del Caballeros en Jefe y también de ‘joven dama muda’ de Knight Street.

 

Para Pea, los cambios en la vida no parecían afectarla demasiado. Tal vez, fue porque nadie era capaz de averiguar lo que esta chica muda estaba pensando en su corazón. No podía hablar, y tal ‘silencio’ daría a otros una razón fácil para hacer conjeturas salvajes. Por lo tanto, ella solía trabajar en silencio y terminar las tareas que se le daban en silencio. No tenía curiosidad ni intentaba hacer contacto, y no se causaba problemas a sí misma. Esta era la sabiduría de vida que Pea había acumulado de sus experiencias en el pasado. Incluso después de mudarse a un lugar desconocido, incluso después de residir en una casa firme y grande, seguía siendo la misma.

 

Pero, al seguir viviendo en este lugar, se dio cuenta de que este lugar era realmente diferente de los ambientes con los que estaba familiarizada.

 

Después de cerrar las puertas, Pea llevó el cubo de agua vacio y caminó por el sendero hacia la plaza. A los lados del camino había filas ordenadas de casas de ladrillo de dos pisos. Estas casas que combinaban el estilo clásico de Anzu y el estilo ‘pragmático’ del Duque Cecil eran casas que no se podían ver en ningún otro lugar. Al menos, los residentes de otros lugares no podían ser tan extravagantes como para incrustar lámparas mágicas de cristal en sus puertas. En las calles, básicamente no había hombres; sólo las mujeres casadas trabajaban en la entrada, y sólo mientras hacían sus tareas.

 

Los hombres de Knight Street eran principalmente soldados del territorio Cecil. Aunque no fueran soldados, serían trabajadores en las distintas fábricas. Los primeros pasaban la mayor parte del mes en los campos militares o en puestos de vigilancia como centinelas. Los segundos tendrían que trabajar durante el día. Por lo tanto, sólo las mujeres podrían verse en las calles durante este período de tiempo.

 

Madame Myelin estaba secando al sol la cecina de pescado en su puerta cuando vio a Pea. Esta gordita señora/madam fue una de las afortunadas supervivientes del antiguo territorio Cecil, y su esposo era un soldado veterano; también tenía bastante prestigio en esta calle. Después de ver a Pea sosteniendo el cubo de agua, la prestigiosa señora inmediatamente gritó y la saludó: “Pea, ¿estás sacando agua? ¿Quieres ayuda?”

 

La diferencia entre el territorio Cecil y otros pueblos: alguien me ayudaría.

 

Pea soltó los sonidos ‘ah ah’ y meneó la cabeza ante Madam Myelin como indicación de que estaba bien por su cuenta.

 

“Eres una joven dama muy buena.” Madame Myelin era una persona a la que le encantaba hablar con los demás. Era tan buena en este aspecto que podía tener una larga conversación con una persona muda. “¿Aún no ha vuelto Sir Byron? ¿O ha vuelto a salir?”

 

Pea se aferraba al cubo de agua, y después de pensarlo mucho tiempo, no sabía cómo responder a esta complicada pregunta y sólo podía menear la cabeza de manera apologética*. (EZ: *Como disculpa al parecer…)

 

A Madam Myelin no le preocupaba mucho si Pea era capaz de responder o no, ya que empezó a decir: “Eh, he oído que está explorando la antigua fortaleza de las montañas. Mi esposo también se fue con él anteriormente pero no me dijo nada después de su regreso. Tsk tsk, los hombres siempre tienen secretos… Pea, ¿vas a visitar a la Srta. Betty en el castillo?”

 

El Duque Cecil no construyó un ‘castillo’ tradicional, pero era obvio que todos estaban acostumbrados a llamar ‘castillo’ a la residencia del Lord Feudal. En sus mentes sencillas, el Lord Feudal tenía que residir en un castillo.

 

Después de mencionar a Betty, Pea finalmente sonrió y con felicidad.

 

La diferencia entre el territorio Cecil y otros pueblos: incluso la sirvienta principal del castillo del Lord Feudal era una buena conversadora. Ella también llevaría a una recién llegada como yo en un tour por el territorio. También compartía conmigo los dulces que el Lord Feudal otorgaba.

 

A pesar de que parecía que el Lord Feudal sólo tenía una sirvienta…

 

Posteriormente, Madam Myelin continuó hablando de muchas cosas, desde el tiempo después del invierno hasta el estruendo de los lugares de trabajo, desde esas místicas máquinas hasta la particularmente gran cosecha de este año. Fue una suerte que aún recordara que Pea tenía que llevar agua, y cuando el tema de la conversación se extendió a lo mucho más grande de lo que la gran bola de fuego de la Vizcondesa Rebecca podía llegar a ser, se detuvo con decisión y dijo, “Oye, una vez que empiezo a hablar, parece que no puedo parar… ¡Apúrate y lleva el agua! ¡Cuando vuelvas, ven a mi casa a comer!”

 

Pea entonces se inclinó ante Madam Myelin y llevó el cubo y caminó a la plaza a un ritmo rápido.

 

A lo largo del camino, las personas la saludaban constantemente. La mayoría de personas la llamaban directamente por su nombre ‘Pea’, mientras que había unos pocos que la llamaban ‘La Joven Dama de Byron’ o ‘Joven Dama Kirk’. Este último se debía al apellido de Byron Kirk. Pea respondía a cada saludo con seriedad, y una sonrisa bastante relajada aparecía gradualmente en su rostro.

 

La diferencia entre el territorio Cecil y otros pueblos: las personas de aquí la llamaban por su nombre y no la llamaban ‘muda’ o ‘basura*’. (EZ: *thrash)

 

Inicialmente, Pea asumió que se debía a su ‘estatus’ ya que tenía un padre adoptivo que era el Caballero en Jefe; por lo tanto, todos no tenían otra opción que respetar a una pequeña muda. Pero, pronto se dio cuenta de que esa actitud se podía ver en todo el territorio y que todos se trataban de la misma manera. Después de permanecer aquí por un período de tiempo, escuchó una declaración de su padre adoptivo que provenía del Duque Cecil:

 

La mayoría de los malos hábitos y las prácticas desagradables se deben a la falta de comida. Cuando las personas podían comer hasta saciarse, empezaban a considerar la moralidad. Puede que no sea absoluta, pero probablemente era el caso.

 

Hasta ahora, Pea aún no podía entender la sabiduría del Lord Feudal, pero podía sentir el razonamiento detrás de esta afirmación. Cuando tenía hambre, también había robado cosas, y hubo una vez que sufrió latigazos de oficiales de seguridad pública por robar un pedazo de pan. Además, los oficiales de seguridad pública declararon en público que ella tenía un ‘hábito de robar que era innato y provenía de su linaje’. Ahora mismo, cuando recogía algo que no le pertenecía, su primera reacción era entregarlo a los soldados en patrulla.

 

Ella también creía que los soldados no robarían las cosas que ella les entregaba. En múltiples ocasiones, su padre adoptivo le había hablado de lo estricto que era el Lord Feudal en el manejo de los soldados, y ella confiaba en su padre adoptivo de todo corazón.

 

Pea llevó el cubo y llegó a la plaza. La plaza estaba muy tranquila y ella podía ver el lugar de trabajo frente a la plaza que estaba haciendo los preparativos antes de trabajar. Ese lugar era la nueva zona residencial, y el último grupo de personas sin hogar que llegó después del Mes de la Niebla estaba transportando los materiales y se les dieron herramientas bajo la supervisión de los soldados y capataces. Sus rostros todavía tenían expresiones vacías y adormecidas y aparentemente no podían entender por qué todavía tenían que trabajar durante el invierno. Pero Pea sabía que estas personas pronto estarían llenas de excitación. Una vez que entendieran el ‘sistema de viviendas Cecil’ que les leerían los soldados, comprenderían que actualmente estaban construyendo las casas en las que ellos mismos iban a vivir.

 

Pea llegó al pozo en el centro de la plaza. El agua de este pozo estaba en realidad conectada directamente al Río Blanco. El Lord Feudal podría haber hablado del concepto de ‘suministrar agua a las casas’, pero nadie entendía su significado. Todos los habitantes de este distrito sacaban el agua de este pozo, y en opinión de Pea, esto ya era muy conveniente.

 

Puso su cubo a un lado y empezó a tirar de la polea del pozo. Luego arrojó el cubo de madera que estaba atado con la cuerda al pozo…

 

Hubo un extraño sonido de ‘estruendo’ que provenía del pozo, y Pea no pudo evitar asustarse. Inmediatamente después, escuchó el normal sonido de salpicadura del cubo de madera y se tranquilizó.

 

¿Podría el cubo de madera haber golpeado antes la pared del pozo?

 

Usó dos manos para agarrar la polea del pozo y empleó sus fuerzas para volver a subir el cubo.

 

Pero no hubo ningún movimiento.

 

Pea ladeó su cabeza e intentó empujarlo, pero aun así no hubo movimiento.

 

La joven estaba preocupada. Nunca antes se había encontrado en una situación así. Puede que todavía sea una niña, pero había estado haciendo tareas desde una edad temprana, y su fuerza era normalmente suficiente. Además, con la reciente adición de una dieta nutritiva, su cuerpo estaba siendo bien nutrido, y su fuerza era mucho mejor que antes. Sacar un cubo de agua no podía ser tan agotador.

 

Pea se acercó al pozo y se sujetó cuidadosamente al marco de la polea del pozo antes de mirar hacia abajo. Sin embargo, estaba oscuro por dentro y no podía ver nada.

 

En ese momento, una voz resonó desde un lado. “¿No es esta la joven dama de Byron…? ¿Qué es lo que pasa?”

 

Pea se volteó a mirar y vio a un carpintero que conocía. El carpintero probablemente pasaba por aquí, y cuando vio a Pea mirando el pozo, se acercó para preguntar. El carpintero estaba acompañado por sus dos aprendices.

 

“¡Ah… ah ah!” Pea emitió algunos ruidos vagos mientras señalaba y gesticulaba el pozo, indicando que el cubo estaba atascado en algo del pozo. El carpintero y los dos aprendices se miraron y rápidamente entendieron lo que quería decir.

 

“Sólo observa a un lado. Te ayudaremos a subir el cubo”.

 

Pea se mantuvo obedientemente a un lado mientras los tres hombres adultos usaban su fuerza para girar la manija. El marco de la polea del pozo que estaba hecho de firmes pilares de hierro y madera dura resonaba con sonidos chirriantes. Parecía que había una persona enorme en la cuerda de abajo. No importaba qué, la cuerda finalmente se estaba moviendo hacia arriba.

 

“¡Está subiendo! ¡No aflojen su agarre!”

 

El carpintero gritó eso, y cuando terminó su declaración, Pea de repente escuchó un chapoteo gigante desde el pozo.

 

¡Splash!

 

Una figura salió rápidamente del pozo junto con salpicaduras de agua. Se podía ver vagamente la parte superior del cuerpo de un humano y la cola de un pez.

 

Pea miró a esta figura con una expresión en blanco.

 

La diferencia entre el territorio Cecil y otros pueblos: un pez salía de un pozo, y era un pez muy grande…


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s