Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 07 – Capítulo 22


Capítulo 22 – La Responsabilidad de una Sirvienta en Jefe

 

En preparación para la fiesta del jardín en los próximos días, Gyokuyou estaba finalizando su elección de ropa con sus sirvientas en la habitación.

 

“Gyokuyou-sama, ¿es demasiado sencillo después de todo?” Infa ladeó la cabeza mientras hacía juego con los accesorios del traje. “El color del vestido era el mismo tono que usó en su época de consorte, rojo, pero ligeramente más oscuro. ¿No es un poco aburrido?”

 

“Va bien con los colores del banquete. Más importante aún, estamos pensando en encontrar un buen equilibrio con su majestad”. Honnyan, que había estado peinando a Gyokuyou, respondió. Como si ella también encontrara la sombra demasiado compuesta, la sirvienta dejó el peine y se dirigió al vestuario. Añadió otra horquilla de kanzashi a los accesorios en manos de Infa.

 

La moderación era probablemente difícil.

 

Si fuera el tiempo que estuvieron en el palacio interior antes, sería natural robar la marcha a las otras consortes. Así que, con algo de sentido común en mente, las sirvientas esperaban con interés cómo podían añadirle algo de diversión, pero las circunstancias eran un poco diferentes esta vez.

 

“Honnyan-sama. ¿Podemos añadir esto?” Infa miró el kanzashi que Honyan trajo con desaprobación

 

“Oh vaya, ¿se ve extraño?”

 

“También creo que está bien, pero ¿no lo ha usado antes? En aquel entonces, la sirvienta de la emperatriz viuda estaba examinando su vestimenta”.

 

“No podemos usar esto entonces.” Honnyan devolvió el kanzashi.

 

Fundamentalmente, los atuendos que se usan en grandes banquetes no se vuelven a usar en otro grande. Los trajes extravagantes serán alterados hasta llegar a la ropa de estilo insignificante para las fiestas de té y demás.

 

En cuanto a los pequeños accesorios, pueden ser usados muchas veces, pero no pueden hacer que las personas piensen que sólo usan las mismas cosas.

 

“Pero se verá muy simple de esta manera.”

 

“Estoy de acuerdo”.

 

Las dos se quejaron.

 

Gyokuyou no entendía sus puntos de vista. “Colores aparte, quiero algo que deje una impresión llamativa. Como una gran gema o algo así”.

 

Jade, tienen en abundancia, pero no complementa su actual vestimenta. Algo más transparente y que llame la atención funcionaría mejor.

 

“Como el cristal”.

 

Así como.

 

“Como un diamante pulido del Oeste”.

 

“Buscarlo en este momento será difícil. Si tuviéramos algo, tendríamos que apurar a un artesano para hacerlo”.

 

Aunque dijo eso, iba a echar un vistazo. Honnyan se dirigió al vestuario otra vez. Aunque se dice que Gyokuyou es más modesta que otras consortes, ella es actualmente la emperatriz, aun así. Tendrá uno o dos cristales.

 

Sin embargo—

 

“Es un poco aburrido así.” Gyokuyou sacó la lengua.

 

Las diversiones han disminuido desde que dejaron el palacio interior. Era divertido pasar los días con sus hijos, y había varias preocupaciones desde la posición del emperador y la emperatriz.

 

Pero Gyokuyou es una mujer que todavía no tiene mucho más de veinte años. Todavía conserva su curiosidad de sus días de juventud.

 

“Si es necesario, algo divertido sería bueno.” Sonrió y se levantó de su asiento.

 

Y luego se fue sigilosamente a buscar cierta cosa. Las dos sirvientas no reconocieron lo que Gyokuyou fue a buscar y a dónde fue.

 

“Honnyan. Infa—”

 

“Sí, ¿qué pasa?”

 

Los dos vinieron de inmediato. Gyokuyou les mostró las rocas que habían sido envueltas en tela. Había tres piedras, de cristal muy transparente; podían ver a través del otro lado.

 

“…Teníamos cristales como este?” Honnyan estaba desconcertada.

 

Por otro lado, los ojos de Infa se abrieron ampliamente y comparó a Gyokuyou con el cristal. Gyokuyou guiñó un ojo, y como si supiera lo que Infa quería decir, levantó el dedo índice ante el aviso de Honnyan y respondió,

 

“Lo quiero en esta forma”.

 

Gyokuyou fue a la mesa por un pincel y hizo un simple dibujo. Era una foto de un kanzashi con la forma que se asemejaba a una cereza molida y que parecía una linterna. Tiene la forma de una jaula y tiene el cristal visible en su interior. Añadió una explicación a las dos personas y pasó el cristal y el papel a Infa.

 

“Infa, ve a solicitarlo de inmediato.”

 

“Gyokuyou-sama, si es una petición, siempre puedo—” Honnyan intentó quitarle el cristal a Infa, pero Gyokuyou le bloqueó el camino.

 

“Podemos hacer que Infa lo haga de vez en cuando, ¿verdad? Infa debería saber qué hacer”.

 

“Es cierto, pero— Gyokuyou-sama, ¿qué está tramando?

 

“…”

 

Que aguda. Como se esperaba de la sirvienta en jefe. También estaba el hecho de que Honnyan había estado vigilando a Gyokuyou desde que era una niña.

 

Pero, como Honnyan conocía a Gyokuyou, Gyokuyou también entendía a Honnyan.

 

“—Quiero decir, no siempre podemos dejarle todo a Honnyan, ¿verdad?”

 

Gyokuyou bajó la mirada y miró a Honnyan con los ojos levantados.

 

Al ver eso, la expresión de Honnyan se endureció. “No, como sivienta en jefe de las sirvientas de Gyokuyou-sama, tengo que hacer mi trabajo correctamente.”

 

“Pero entonces no podrás casarte, ¿verdad?”

 

Ante las palabras casarse, la expresión de Honnyan cambió completamente. Fue como si se hubiera quedado atascada por la iluminación. “C-, casarse…”

 

Honnyan sigue siendo saludable y bonita, pero también ha pasado la edad de casarse. Donde la mayoría de las personas se casaban era cuando estaban en en la adolescencia y a principios de los veinte, Honnyan tiene treinta y dos años. Maomao, que tiene conocimientos médicos, había dicho que ‘todavía se pueden tener hijos a esa edad’, pero la persona misma está impaciente.

 

Hablando de impaciencia que estaban en el palacio interior, ella incluso había ido tras Gaoshun, a pesar de que es un eunuco. Por cierto, Gaoshun no es un eunuco, pero tiene una esposa infernal que es mayor que él, así que claramente la rechazó. (EZ: Pobre mujer xD)

 

“Honnyan siempre hace todo por su cuenta. A este ritmo, una vez que te hayas ido, no podré hacer nada. Tienes que dejarle algo de trabajo a las otras sirvientas por lo menos”.

 

Como consecuencia de ser demasiado capaz, probablemente era demasiado difícil para los caballeros acercarse a ella también.

 

Honnyan apareció cuando Gyokuyou entró en la corte a la edad de quince años. Se necesitaba una sirvienta capaz cuando se va al palacio interior, que es, en cierto modo, una morada de demonios. En ese momento, había un número de sirvientas mayores que Honnyan, pero volvieron a sus pueblos una tras otra, después de haber sido objeto de un ataque a sus vidas cuando Gyokuyou fue elegida por su majestad. Algunas regresaron a su ciudad natal para casarse, y otras se desplomaron por la cata de comida.

 

Las que quedaban eran Honnyan, y el grupo de Infa, las tres chicas jóvenes e inexpertas. Honnyan probablemente se esforzó mucho, pensando que tenía que hacerlo todo ella misma.

 

Aunque había contratado temporalmente a una nodriza cuando nació su hija, Gyokuyou no conocía a ningún amigo o enemigo ya que se había criado en el desierto, por lo que no habían acogido a ninguna nueva sirvienta.

 

Entrando en medio de eso, estaba Maomao.

 

Fue divertido cuando esa chica estuvo aquí, Gyokuyou cayó en lo profundo de sus recuerdos, pero ahora no era el momento de pensar en ello.

 

Para que Gyokuyou matara el tiempo, tenía que darlo todo para engañar a Honnyan.

 

“Papá también lo mencionó antes. Que tenemos que preparar un buen matrimonio para Honnayn.”

 

“Gyoku’en-sama hizo eso…” Honnyan fue conmovida.

 

No era una mentira. Papá había dicho que ‘los hijos de Honnyan serán excelentes sin importar su género’. Y que es demasiado tarde para tenerlos como hermanos adoptivos, pero nos servirían bien.

 

“También es diferente de entonces, tenemos más sirvientas ahora. No es necesario que siempre te pongas nerviosa”.

 

Debido al nacimiento del príncipe heredero, tres sirvientas habían llegado de su ciudad natal, y el número aumentó aún más cuando Gyokuyou se convirtió en la emperatriz.

 

“Entiendo que estés inquieta. Puede que no sea el palacio interior, pero esto sigue siendo un campo de batalla para las mujeres. No sabemos qué pasará. Pero, ya no estás sola. Por favor, piensa más en tu futuro y vive”.

 

Gyokuyou estaba impresionada por su elocuencia. Esta personalidad suya es afortunada. Podría sobrevivir incluso en el campo de batalla de las mujeres.

 

“Gyokuyou-sama, usted piensa en mí de esa manera…” Los ojos de Honnyan estaban húmedos. “Entiendo. A partir de ahora, llamaré a Airan y a Guien. Veré cuánto puedo confiarles mi trabajo”.

 

Inmediatamente motivada, salió de la habitación.

 

Su perfil lateral estaba sonrojado como una doncella.

 

“…”

 

Cuando Gyokuyou se quedó sola en la habitación, volvió a extender su mano para los materiales de escritura del escritorio.

 

Esto va más allá de una broma. Decidió escribir una carta a Gyoku’en en la capital para ver si hay un buen matrimonio.

EZ: Estamos por terminar el arco… pero no se preocupen son 2 arcos centrados en ‘Jinshi’ la 2 parte es el próximo arco y al entrar en ese estaremos casi por alcanzar la traducción en ingles que va por el 9 Arco


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s