Shiki: Volumen 02: Capítulo siete: parte 1


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Toshio permaneció sentado en su sala de espera, mirando el reloj con creciente irritación. Una vez que pasaron las tres, incapaz de soportarlo, cogió el teléfono. Llamó a la casa Gyouda. A pesar de que había dicho tanto parecía que Gyouda Etsuko no iba a venir. Hoy era domingo. El hospital no estaba abierto fundamentalmente. Gyouda Etsuko seguramente lo sabía, pero este no era el momento para dejar que eso la afectara. 

El timbre sonó seis veces. Justo cuando estaba pensando en colgar y tratar de ir allí en persona, por fin alguien contestó. El que contestó fue Gyouda Bungo. 

“Ah … Joven Doctor” Gyouda dijo con voz consternada. 

“Bueno, Etsuko-san no ha venido todavía, ¿verdad? ¿Pasó algo?”

“No” Gyouda dudó en decir, desde allí habló tímidamente. “Uhm, no importa lo que sea, no podríamos molestarlo un domingo. Ella misma dijo que se sentía culpable, así que si pudieras hacerla ir el lunes …”

Toshio suspiró. “Gyouda-san, no estoy tratando de asustarte, pero sería mejor vigilar esa enfermedad de Etsuko-san. No puedo decir nada seguro todavía, pero existe la posibilidad de que empeore así. Si eso sucede, con Etsuko-san a su edad y todo eso, incluso podría ver que da un giro para peor. Incluso si es domingo, te estoy diciendo que vengas”

“Haa …”

“Si no te importa si Etsuko-san vive o muere, entonces está bien. Si Etsuko-san está bien con eso, entonces haz lo que quieras. Pero, si estás preocupado por tu esposa, entonces durante el tiempo que tengas libre preocúpate, ¿no podrías traerla aquí?”

“Pero …”

“Soy yo quien te dice que vengas a mí. He estado esperando aquí en el hospital para cerrar desde esta mañana. Tal vez estás tratando de ser considerado conmigo, y estoy agradecido por eso, pero si vas a ser considerado conmigo de todos modos, entonces, venir aquí a primera hora de la mañana y liberarme temprano es mucho más útil, ¿no crees?”

Lo siento, dijo Gyouda, llevaré a Etsuko allí ahora, dijo. Toshio suspiró y colgó el teléfono. 

Los médicos no tenían derecho a ordenar que vinieran sus pacientes. Eso tenía que dejarse a la voluntad del paciente. Toshio era la vanguardia de la salud de los aldeanos, pero no era como si tuviera el deber de supervisarlos, y de ninguna manera tiene la autoridad para hacerlo de manera efectiva. Estaba irritado consigo mismo por ignorar eso y ordenarle sin vacilar que viniera. Y estaba irritado con Gyouda por dejarlo. Y lo más irritante de todo era pensar que dar una orden y comportarse así le recordaba dolorosamente a su padre. 

Escupiendo que él era la vanguardia de la salud de los aldeanos, su padre se comportó como si viera algo que pudiera dañar a los aldeanos de tal manera como una afrenta personal. A los pacientes heridos los atacó como descuidados, a los pacientes enfermos los atacó por descuidar su salud y a sus familias por descuidarlos.

Toshio chasqueó la lengua. Su propio comportamiento era igual al de su padre. Eso fue tan desagradable que no pudo soportarlo. 

(Tengo que enfriarme …)

No se pudo evitar que los aldeanos no sintieran temor. Toshio mismo fue el que estaba silenciando la situación para no provocar ningún sentido inútil de crisis. Si él escupiera la situación con franqueza, Gyouda también tendría miedo. Suprimir eso mientras culpaba a Gyouda no era un razonamiento coherente. 

Mientras se persuadía de eso, una voz gritó ‘disculpe’. Toshio se puso de pie con leve agitación. Estaba aún más molesto consigo mismo por pensar que había un interfono y cómo no podía verlo. 

Cuando fue a ver quién era como se esperaba, era Gyouda, y la condición de Etsuko había empeorado. Claramente, no fue tan bueno como lo había sido ayer. Ante eso, la sensación de auto reproche de Toshio aumentó aún más por haberla llamado. Los pies de Gyouda estaban inestables. Si así fue cuando salió a caminar, Toshio debería haber sido el que debió haber ido. Eso hizo que Toshio volviera a disgustarse. Si ella había empeorado después de todo, ¿por qué no se lo había dicho? y entonces el blanco de su ira cambió a Gyouda, su irritación se le fue de las manos. –En verdad, Toshio se dio cuenta de que no tenía control de sus propias emociones. 

De alguna manera, logró dejarlo pasar sin decir nada, que la condición de Etsuko había empeorado. Por el momento, tomó una muestra de sangre y orina. Su orina era de un color oscuro, y además de ser oscura no había mucho. Su respiración se mezcló con sibilancias leves. Una vez más, hizo una transfusión de sangre completa. No había surgido ningún otro tratamiento médico que pareciera ser efectivo. (NTE: las sibilancias son un sonido silbante y chillón durante la respiración que ocurre cuando el aire se desplaza a través de los conductos respiratorios estrechos en los pulmones.)

Si su condición empeora seriamente, él ordenó que lo llamaran a él y a una ambulancia. Pero, como el propio Toshio dijo eso, no imaginó ingenuamente que Etsuko sería salvada o algo por el estilo. 


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s