Dragón Egg: Capítulo 321


Anterior |Índice| Siguiente


El fin del espadachín [2] (Lado del Tallmann)

 

 

Innumerables Ralans se reunieron en un solo lugar, emitiendo una deslumbrante luz verde. La vegetación a su alrededor se marchitó y el fuego en el bosque se intensifico, brillando intensamente en el campo ardiente.

 

Luces verdes y rojas iluminan el área.

 

Entonces, los Ralans reunidos, como si fueran tragados por las luces, lentamente perdieron su forma. Los árboles en llamas se derrumbaron a nuestro alrededor en un círculo, bloqueando todas las posibles rutas de escape.

 

Ya no entiendo lo que está pasando. ¿Ya no estamos en el mundo real y fuimos enviados al inframundo?

 

Estaba mirando toda la escena, aturdido, con mi espada en la mano. Pero, cuando sentí un calor en mi espalda, sacudí mi cuerpo rápidamente para apagar el fuego detrás de mí, y recuperé mis sentidos. Entonces me doy cuenta que todos los soldados están aturdidos, solo mirando a los Ralans también. Ver a los soldados distraídos me puso furioso.

 

— ¡Mate-! ¡Mátenlos! ¡No sé por qué, pero están tratando de reunirse en un solo lugar! ¡Mátenlos! ¡Mátenlos ahora! ¡Qué están esperando!

 

Incluso después de escuchar mi orden, nadie se movió. Los soldados solo están intercambiando miradas confundidos. Y, se exactamente por qué. Es porque le tienen miedo a los Ralans.

 

— ¡Mátenlos, he dicho! ¡Si se quedan aturdidos de esta manera, todos estaremos en peligro! ¡Qué tal esto; los soldados que contribuyan al matarlos serán especialmente recompensados! ¡Deberían saber que siempre mantengo mis promesas! ¡Ahora apúrense y ya mantenlos! (Talmann)

 

Un soldado escucha mi suplica y prepara una flecha. Sería de gran ayuda si esto cambia la atmosfera sombría, pero entonces, diez Ralans rodean al soldado y saltan sobre él. Todos los demás soldados, que vieron eso, inmediatamente arrojaron sus armas y se dispersaron en todas las direcciones. Algunos de ellos, incluso, saltaron sobre los árboles en llamas que cayeron a nuestro alrededor para escapar, pero pronto fueron atrapados por el fuego.

 

Mientras tanto, los Ralans que se reunieron en un solo lugar, ahora son una gran masa de arcilla verde brillante, e incluso más Ralans se reúnen a su alrededor.

 

— ¡A-Alguien, sálvenme! ¡Alguien……!

 

— ¡Tallmann-sama~a! ¡Por aquí!

 

Me volteo hacia Grodell, él estaba corriendo hacia el fuego con un mago a su lado. Si recuerdo, ese mago debería poder usar magia de agua.

 

No pierdo más tiempo y corro hacia su dirección. Mi ropa está ligeramente quemada, pero no tuve tiempo para preocuparme por eso. Mientras corro, a menudo me caigo y tropiezo con rocas, apenas logrando evitar el fuego mientras alcanzo a Grodell.

 

Cuando los alcancé, mis ropas ya estaban hechas jirones y quemadas, estaba casi semidesnudo. Uso mi espada como un bastón para sostenerme, y camino hacia Grodell mientras me tambaleo.

 

¿Por qué… por qué alguien tan grandioso como yo tiene que correr tan miserablemente por su vida de una manera tan patética?

 

Como me sangraba la frente, no podía ver lo que tenía adelante, así que agarro la ropa de Grodell.

 

—……… (Grodell)

 

Grodell repentinamente dejo de caminar.

 

— ¡Q-Qué pasa! ¡Vayámonos ya! (Tallmann)

 

—T-Tallmann-sama, detrás de nosotros… (Grodell)

 

— ¿H ha~ah? (Tallmann)

 

Los gritos agonizantes a nuestro alrededor se hacen más fuertes. Detrás de nosotros… algo debe haber sucedió con los Ralans.

 

Como mis mangas estaban muy chamuscadas, me limpio la sangre que goteaba de mi frente con la ropa de Grodell y miro hacia atrás.

 

Los Ralans, que eran un gran bulto solo hace un momento, ahora están comprimidos en algo del tamaño de un elefante. Ha tomado la forma de una bestia rebosante de malicia. Emite una luz verde deslumbrante como la de los Ralan por todo su cuerpo, pero sus ojos brillan como las llamas.

 

La bestia entonces miró arriba hacia al cielo, y entonces…

 

“¡Awo~o~o~o~o~o~o~oooooooo!”

 

Aulló extremadamente fuerte.

 

El aullido hizo eco por toda el área y nubes oscuras se reunieron en el cielo, con el clima cambiando repentinamente en un tifón, y una fuerte lluvia cae sobre nosotros.

 

¿Esa bestia es capaz de invocar un desastre natural?

 

Sin darme cuenta, solté la ropa de Grodell, cayó de rodillas, igual que yo.

 

—N-No me digas… ¿Ese es el Carbuncle……? (Grodell)

 

Ahora que lo mencionas, el Carbuncle es un monstruo con una piel que brilla como joyas, y con una brillante gema verde en su frente. Esta bestia brillante coincide con la descripción.

 

No sabía que era tan grande, nunca pensé que sería una colección de Ralans, pero el Carbuncle es un monstruo raro del cual se tiene muy poca información, menos que la del original.

 

La falta de información es inevitable.

 

Puede ser que existió un tipo que pensó que el conjunto de Ralans era un Carbuncle porque tenía una apariencia similar, que es originalmente una bestia fantasma. Pero nada de eso importa, solo hay una cosa importante… Si puedo obtener ese pelaje, me convertiré en rey.

 

— ¡A-Alguien! ¡Mátelo! ¡Mátelo ahora! ¡Pero asegúrense de no causarle demasiadas heridas! ¡Será recompensado generosamente! ¡Tanto oro como quiera! ¡Ahora ve~e~e! (Tallmann)

 

Los pocos soldados restantes hacen lo que les dije y confrontaron a la bestia.

 

Esto funcionara. Después de todo, los Ralans no son nada más que renacuajos. Lo derribaremos con olas de ataques humanos, aprovechando a los soldados que aún no quieren morir, y con la forma en que el enemigo se ha convertido en un monstruo, deberíamos ser capaces de lograrlo si lo enfrentamos tranquilamente…

 

“¡Wo~o~o~o~o~o~o~oooooooo!”

 

La bestia vuelve a aullar mientras levanta sus patas delanteras antes de golpearlas contras el suelo. En ese momento, una poderosa onda de choque impacta la tierra, incluso llegando hasta mi área, a pesar de estar a una distancia relativa de ella.

 

Junto con los fuertes vientos de la tormenta, caigo de bruces sobre el barro y mis ropas se ensucian. Mientras escupo barro de mi boca, noto que el suelo alrededor de la bestia ha sido aplastado, y que los soldados están atrapados entre las brechas.

 

La bestia camina hacia un soldado atrapado y muerde su cabeza. Luego aplasta el cuerpo sin cabeza del soldado con sus pies, camina hacia otro soldado atrapado, y repite el mismo proceso.

 

Estaba viendo toda la escena mientras estoy en el suelo cubierto de barro.

 

Mezclado con la tormenta y la lluvia fuerte, se escucha un fuerte sonido como el de una roca moviéndose a lo lejos.

 

¿Algo más viene hacia acá solo para empeorar la desesperante y sin esperanza situación en la que estamos ahora?

 

Me pongo nervioso y me dirijo hacia Grodell.

 

— ¡G-Grodell! ¡Derrota a esa cosa rápidamente! ¡Grodell! (Tallmann)

 

— ¡Está pidiendo lo imposible, Tallmann-sama! Si fuera una situación normal entonces lo haría, pero si voy ahora, solo me uniría a los otros tontos soldados a sus muertes… (Grodell)

 

— ¡Soy el hombre que será coronado como el próximo rey! ¡No me respondas! ¡Derrota a esa cosa! ¡Conviérteme en rey! ¡Si no puedes, entonces muere! ¡Muere! ¡Muere~e! (Tallmann)

 

Continúo gritándole agresivamente a Grodell. Entonces, las cejas de Grodell se arrugan y me patea el estómago.

 

— ¡Guha~argh! (Tallmann)

 

La patada de Grodell llegó sin aviso y me dejó aturdido por unos segundos, haciendo que soltara mi espada y volviera a caer en el suelo fangoso.

 

— ¡Cuando todo falla, comienza a llenarse de sí mismo! ¡Es molesto! ¡Solo acuéstate ahí y se comida para ese monstruo, bueno para nada! (Grodell)

 

— ¡Por qué tú! ¡Demonio! (Tallmann)

 

Grodell toma al mago de agua con él y escapa.

 

No pude hacer nada más que mirarlos correr cada vez más lejos. La tormenta, el fuerte aullido de la bestia, y el sonido de rocas que se acerca a nosotros… esos tres sonidos se mesclaron y abruman mi audición.

 

Es difícil saber si estoy temblando por el frio de la lluvia, o por el miedo al aullido de la bestia.

 

— ¡G-Grodell! ¡Regresa aquí! ¡Regresa y sálvame, Grodell! ¡Grodell! (Tallmann)

 

No sé si mi grito de ayuda fue ignorado, o si fue superado por los otros tres sonidos, pero no hubo respuesta. Entonces, la bestia, que acaba de morder la cabeza de otro soldado, se da la vuelta y me mira. Luego camina hacia mi dirección.

 

— ¡A-Alguien! ¡Quien sea! ¡Sálvenme! ¡Sálvenme~e! ¡Dónde están todos! (Tallmann)

 

Agarro mi espada, me levanto tambaleantemente, y escapo de la bestia.

 

Los pasos de la bestia me siguen detrás. No hay nadie más aquí además de mí. Todos escaparon y me dejaron atrás.

 

— ¡Hannibal! ¡Rapal! ¡Alan! ¡Sálvenme! ¡Sálvenme, he dicho! ¡Azalea, Azalea~a! ¡Por qué no estás aquí cuando más te necesito! ¡Sálvame, Azalea~aa! ¡Azalea~aa! (Tallmann)

 

Cuando tropecé y volví a caer en el suelo fangoso, vi a Grodell y al mago de agua más adelante.

 

— ¡Grode~eeell! ¡Nunca te perdonare~e~e~e! ¡Si salimos de esto con vida, te dejare probar cada clase de tortura que existe en este mundo! ¡Fuha, fuha ha, fuha ha ha ha hah! ¡Ha ha ha ha ha~ah! (Tallmann)

 

Probablemente debido al constante miedo e ira que brotan dentro de mí, ya no pude controlarme, y me eché a reír. Aunque no hay nada gracioso en esta situación.

 

¿Qué me ha pasado? Ni siquiera yo lo sé.

 

Entonces, de repente, un gran objeto circular desconocido vino rodando mientras derribaba los árboles, junto con Grodell y al mago.

 

Su repentina llegada me deja horrorizado, entonces lentamente desacelera, se detiene y se pone de pie, y revela sus dos cabezas.

 

— ¡¿E-El Ouroboros?! ¡Azalea, lo arruinaste! ¡Idiota! (Tallmann)

 

Me doy la vuelta apresuradamente y escapo del Ouroboros. Pero, entonces, me encontré con los ojos de la bestia que me seguía.

 

 

Perdiendo toda mi fuerza, colapso en el acto.


Rachidor: Cuando uno se encuentra en el borde del precipicio, intentara lo que sea con tal de no caer, incluso si es un esfuerzo inútil. Este es el ultimo capitulo desde el punto de vista de Tallmann, en el próximo volveremos con Irushia.

PD: Esta es la imagen del lobo:

 

 

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .