Shiki: Volumen 02: Capítulo seis: parte 5


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


“Joven Monje” dijo Tamo Sadaichi llegando al templo justo cuando Seishin estaba en lo profundo de su habitación investigando algo. Sadaichi, que tenía una larga relación con el templo, llegó hasta la oficina sin molestarse particularmente en llamar. También frecuentemente cruzaba el patio para meter la cara en la sala de estar.

“Ah, buen día. — No, buenas noches, ¿es ahora?”

“En este momento es bueno para ti, ¿no? Estoy seguro de que debes estar ocupado con el Higan, y sé que debes estar ansioso por descansar, pero se trata del asunto de ayer”

Seishin asintió y sacó un cojín para ofrecerle a Sadaichi. Sadaichi lució una mueca mientras se acomodaba en su lugar.

“¿Cómo estuvo?”

“Nada de ¿cómo estuvo? ¿Qué está pasando, aquí en este pueblo? Traté de preguntar aquí y allá y, bueno, si no me sorprendió. ¡Probablemente desde este número, el número de casas que se han mudado es mayor que veinte! ¡El número de la gente está disminuyendo con un vigor sorprendente”

Como sospechaba, Seishin murmuró en su mente. Sadaichi sacó sus notas.

“He venido con lo que he escuchado hasta ahora, pero en realidad, hay muchos, muchos más, creo”

Seishin tomó el bloc de notas y sus ojos se posaron sobre los nombres grabados. Un total de 22 hogares se habían mudado. En la lista había nombres que Seishin nunca había recordado haber visto antes, pero muchos eran familias parroquiales. Normalmente en este pueblo, cuando alguien de la parroquia cambiaba de residencia, se informaba al templo. No obstante, incluso de aquellos en la lista que eran feligreses, no había oído que se mudaran.

“Esta cantidad de …”

“Algo está pasando ¿No crees? Todas las familias se mudaron de repente. Acerca de la anciana Hasekura, ¿sabes de ella, Joven Monje?”

“Si.”

Hasekura Itoko era una anciana que vivía sola en Kami-Sotoba y que con frecuencia acudía a los servicios matutinos. Pensando en el pasado, no había visto su cara en un tiempo.

“Parece que estaba diciendo que iba a vivir con su hijo y luego se fue, así que se mudó, ¿verdad? Pero la anciana tuvo una gran pelea con su hijo y su esposa en el pasado. Originalmente vivían juntos, pero la esposa salió corriendo y su hijo se fue con ella, así fue, ¿no? Bueno, ella pudo haber hecho las paces con la esposa, o tal vez las cosas se pusieron mal entre el hijo y su esposa, pero si ese fuera el caso volvería aquí. Para decir que ella vivirá con él, tan de repente”

Seishin asintió con la cabeza. El antagonismo entre Hasekura Itoko y la esposa fue bastante famoso. Después de todo con motivo de su pelea, la esposa había empuñado un cuchillo de cocina en su frenesí. Dicho eso, no era que ella hubiera atacado a Itoko; ella había agarrado el cuchillo y salió corriendo gritando que iba a morir, así que la historia continuó, pero sin embargo fue un incidente del que valió la pena hablar dentro de la aldea. Después de eso, el hijo tomó a su esposa y salió de la casa y, enojada por eso, Itoko había cortado lazos, eso había oído.

“Si ella misma lo dice, debe ser el caso, pero … pero, es extraño, ¿no?”

“¿No es así? Igual que el caso Sakaimatsu, es una historia extraña. Me sorprendió cuando lo escuché también. Cosas como esta suceden, supongo que así es como va”

“Eso es verdad….”

Para empezar, una persona mayor que vivía sola en la aldea tenía circunstancias que iban más allá de ser una cuestión de sus deseos, y de hecho había tenido una razón por la cual permanecía sola en la aldea. Por supuesto, si esas circunstancias cambiaran, vivir juntos se convertiría en una posibilidad, lo que parecía ser el caso, pero que no estaba relacionado con los números que se mudaron en tan poco tiempo era un poco difícil de creer.

“Ahora que lo pienso, ¿has oído que la esposa de la familia San’Yasu se escapó?”

“San’Yasu — ¿te refieres a Yasumori Seiichirou-san de Naka-Sotoba?”

Sí, Sadaichi asintió. “La esposa se llama Hinako, como ves, y cuando se despertaron por la mañana, ¡dijeron que ella no estaba allí! Esa casa también era como lo de la anciana Hasekura, Maiko obaa-san y la esposa tampoco se llevaba bien, así que el grupo en Naka-Sotoba pensó que quizás resultó como lo ocurrido con los Hasekura, pero parece que fue la esposa la que dejó al marido y se escapó”

“¿No hay posibilidad de que haya sido un accidente o algo así?”

“No parece serlo. No desde que estaban todos juntos cuando se acostaron. Aunque estaban durmiendo uno al lado del otro, cuando se despertaron por la mañana, el futón era como un cobertizo vacío, la esposa no se veía por ninguna parte en la casa. En el medio de la noche ella recogió su equipaje y los dejó o eso parece. Esta también fue una historia sorprendente”

“Así es …”

En medio de la noche, Seishin reflexionó en su mente. Tiró terriblemente de su pecho.

“¿Hasekura-san se mudó en la noche?”

“No puedo decirlo. Parece que hubo personas que la vieron decir que se estaba mudando con su hijo y recogiendo sus maletas, pero cuando realmente se mudó parece que no lo saben bien. Esa anciana es solo un poco demasiado excéntrica, por lo que parece que no había nadie muy cerca de ella. Su casa está en la comunidad de Kami-Sotoba, un poco apartada. Probablemente sucedió al día siguiente o unos días más tarde, imagino”

Es así, murmuró Seishin. ¿Qué era, este sentimiento de alguna manera poco convencido?

“Bueno, hay muchos ancianos que viven solos. Pero también hay muchos lugares como el de Shinoda de Kami-Sotoba donde los padres y los niños viven juntos. Más importante aún, mira aquí” Sadaiichi se inclinó para señalar la nota. “Además de la anciana Shita de los Yasumori, Setsu-san de Maebara y el anciano de Inoda también. Mimura de Naka-Sotoba”

Seishin miró a Sadaichi, teniendo dificultades para entender lo que quería decir cuando Sadaichi asintió hacia algo. “Con esto, el verdadero fin de Yamairi es natural”

“— ¿Eh?”

“Mira, esos Mimura en Naka-Sotoba, son dueños de las montañas bajo Yamairi, ¿no? Justo al otro lado de la montaña del norte. El viejo trabajó duro para seguir yendo a las montañas incluso ahora. Eso fue hasta que su hijo cambió de trabajo, dijeron; los cinco miembros de la familia se han mudado ahora. Misuzu-san, de los Yasumori, era propietaria de todas las montañas de Yamairi. Sim embargo, parece que dejó de trabajar en las montañas cuando su esposo murió, fue bastante el pago en especie. Setsu-san de los Maebara es dueña del área con el sendero del bosque, ¿no? Parece que Setsu-san también dejó de trabajar en las montañas, pero Maruyasu iría poco a poco para cortar los árboles. Al final de ese sendero arbolado es la zona montañosa propiedad del viejo Inoda-san. El viejo todavía se ganaba el pan en las montañas”

Seishin frunció el ceño.

“Con esto, básicamente no queda nadie que vaya a las montañas. Todo lo que queda son las montañas abandonadas o utilizadas como pago en especie. Los tres de Yamairi también han muerto, sin que nadie vaya y venga, ¡es lo mismo a que si el lugar llamado Yamairi ya no existiera en absoluto! Bueno, ese viejo de los Inoda, siempre había dicho que seguiría yendo hasta que muriera, pero, después de que sucediera algo así, se sentiría inquietante. Estoy seguro de que ya no tenía ganas de ir a las montañas. Últimamente, también ha habido muchos perros salvajes en las montañas. Antes, había alguien que había sido mordido y fue gravemente herido por un perro salvaje, ¿no estaba allí? Me pregunto si esa fue finalmente la gota que derramó el vaso para que lo dejara.” Dijo Sadaichi, respirando profundamente. “Esto también podría ser un signo de los tiempos. Hasta ahora este pueblo no se sentía demasiado como si se estuviera reduciendo. A pesar de que la gente decía despoblación esto y despoblación aquello, en Sotoba, quedaba mucha gente. Pensé que era algo especial, pero supongo que no puedes cambiar las tendencias. Pero dicho esto, cuando las personas abandonan una tras otra, ¿cómo decirlo, bueno, no se siente más complicado?”

Eso es cierto, respondió Seishin mientras tenía la sensación de que su comprensión se estaba volviendo más tenue. No podía expresarlo bien con palabras. Algo que no podía comprender estaba justo ante sus ojos, como si lo atrajera al vértigo. El número creciente de muertes, el temor a una enfermedad y las mudanzas deberían haber tenido alguna conexión entre ellos. Sin embargo, era como si las personas estuvieran sincronizadas al abandonar el pueblo. Ya sea que estuvieran muertos o mudándose, diferentes como eran, no importaba cuánto disminuía la población residente. Tenía la sensación de que significaba algo, pero ¿qué significado — qué conexión podría decir que había? No podían haber notado la enfermedad y huir de ella, su movilización fue demasiado repentina para eso.

Pensando en eso cuando vio a Tamo irse, Seishin se dio cuenta de repente y salió en automóvil.

Cualquier cosa y todo fallaba en unirse. Puede que no haya sido una mala idea volver a donde todo comenzó a tratar de pensarlo de nuevo. Todo comenzó en Yamairi. Eso era lo único seguro. Si intentaba ir a Yamairi, podría encontrar algo, pensó vagamente.

Sintiendo que admitía que su estado de ánimo estaba trayendo nubes, conduciendo hacia Yamairi, Seishin no pudo evitar estar aterrorizado de nuevo.

— El camino se había ido.

En la mitad del camino hacia Yamairi, se produjo un deslizamiento de tierra, se detuvo un tramo considerable del camino. El camino que Seishin había recorrido no hace dos meses como máximo se había desvanecido. Debe haber sido la lluvia hace algún tiempo. La breve lluvia fue increíble, pero no fue exactamente una lluvia que trajo grandes bendiciones al suministro de agua del área. Habían dicho que las laderas secas se estaban derrumbando por todas partes debido a la fuerte lluvia.

Yamairi estaba tan aislado, pensó solemnemente. Más allá de la tierra y la arena de la montaña, un sin número de pequeñas luces parpadearon. Las luces como reflectores pueden haber sido los ojos de pequeños animales. O pueden haber sido perros callejeros.

Seishin agarró la palanca de direcciones con voluntad, con la mandíbula apretada mientras miraba la tierra y la montaña de arena. Por supuesto que el camino haya desaparecido era algo, pero que nadie se había dado cuenta de eso hasta ahora también era un shock. Estaba el hecho de que ya nadie lo necesitaba. También existía el peligro de la infestación de los perros salvajes. —-Pero aun así.

Yamairi realmente murió ese día en la frontera. Los habitantes desaparecieron, y aparte de los perros salvajes y los pequeños animales del bosque, había perdido a cualquiera que los visitara. Se desvaneció de la conciencia de las personas y ahora no existía en ningún lugar sino en los recuerdos de las personas. Realmente era como si se hubiera extinguido.

(Si no informo esto …)

Mientras pensaba que debía informar que el camino había sido bloqueado al ayuntamiento, también pensó si eso tendría algún significado si lo hacía. Un camino que había perdido a aquellos que lo recorrerían era otra cosa que se había extinguido.

El pueblo está rodeado de muerte.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s