Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 07 – Capítulo 19

Capítulo 19 – Intruso

 

El palacio de Ah Duo tenía la sensación habitual.

 

“Ah Duo-sama. Por favor, lea un libro.”

 

Los niños se reunieron alrededor de Ah Duo. La escena en la que le pedían que leyera un libro bajo el kiosco se parecía a una pintura occidental.

 

Aunque era difícil para él llamarla, Ah Duo parecía haber registrado su presencia. Ella cerró suavemente el libro y se puso de pie, tranquilizando a los niños.

 

“Ehh, ¿ya ha terminado?”

 

“Haha. Ya es la hora de la cena. Leeré antes de la hora de acostarse, así que lávense bien los dientes de antemano.”

 

Después de acariciar las cabezas de los niños, la belleza de túnicas bárbaras se acercó a Jinshi. Era una persona joven para empezar, pero él sentía que había envejecido al revés desde que se mudó a la villa.

 

“Príncipe de la Luna, ha pasado un tiempo.” Ah Duo lo saludó como un oficial, sobre una rodilla, con las manos sobre la otra. Parecía reverencial, pero probablemente estaba sacando la lengua mientras estaba boca abajo–Jinshi sonrió irónicamente.

 

“Usted no ha cambiado”.

 

Jinshi hizo un suave gesto con su mano. Tomando eso como una señal, Ah Duo, que había sacado la lengua como el lo esperaba, levantó su cara.

 

Para Jinshi, como alguien que a menudo es mantenido a distancia por otros, Ah Duo era una de las pocas personas que lo trata como un igual.

 

Había venido dejando atrás a Basen, que también era muy molesto con los acompañantes.

 

Aunque no lo mencionó específicamente, la expresión de Basen no se veía bien.

 

En ese caso, Basen probablemente debería seguir el consejo de Maamei exactamente porque ella era su propia hermana, pero no puede hacer eso en absoluto, siendo un hombre débil considerando su fuerza física. Una vez que se case, definitivamente será más gallina que Gaoshun.

 

“Bueno, también depende de quién sea”, dijo Jinshi.

 

“¿Qué fue eso?” Ah Duo preguntó.

 

“No, nada”.

 

Le mostraron el palacio. Una dulce fragancia impregnaba el aire.

 

“¿Qué es eso?”

 

Había botellas de vino en la mesa. Por el olor, parecían ser considerablemente altas en contenido de alcohol.

 

“Esto es…” Se encontró revisando una vez más.

 

“Su Majestad me dio los pasteles de Suiren. Pero estoy más satisfecha con el alcohol que se usa en ellos. He reservado especialmente algunas para ti.”

 

El guardia se quedó fuera. Sólo Jinshi y Ah Duo estaban en la habitación. El discurso de Ah Duo se volvió aún más casual.

 

” Recordaba que en la anterior ocasión bebió vino con Ah Duo. ¿Fue la noche antes de que dejara el palacio interior? Fue convocado y se le hizo beber tanto, y al final, se le dijo, ‘Ruptura de la reunión’, y fue expulsado del palacio. 

 

Además del vino, también había un tablero de Go en la mesa.

 

Ah Duo tomo una piedra de Go y la manipuló. “¿No tuviste un encuentro interesante el otro día?”

 

“¿Se ha convertido en un tema de discusión?” Jinshi apartó la mirada. Sólo tuvo una desagradable premonición. Sus posiciones se invirtieron repentinamente, y el lenguaje de Jinshi se volvió cortés.

 

Dados los muchos años de bromas en el palacio interior entre ellos, esto estaba más cerca de su forma natural de hablar.

 

Los dos estaban solos, así que su conversación continuó por ese camino.

 

“Sí. Cuando oí que el estratega raro fue llevado a un muro, me encontré riendo. ¿Qué truco usaste?”

 

Ya debería haber dado la respuesta correcta, ya que estaba revolviendo la botella de vino.

 

“Me pregunto. Al final perdí”, dijo.

 

Una pérdida es una pérdida.

 

Ganar contra Rakan usando cualquier movimiento posible. Para Jinshi, una victoria es una victoria.

 

“Pero, parecía que te estaba yendo bien”, dijo Ah Duo.

 

“Sí. Estaba confiado. ¿Quién hubiera pensado que un retorno era posible aunque estuviera colgando de un hilo?”

 

Aún así, no bajó la guardia. Pensó en todos los movimientos posibles para preparar la revancha, pero fue completamente derrotado.

 

‘No veas a tu oponente como humano”

 

Fue tal como el Gran Maestro de Go había dicho.

 

Por eso, Jinshi trató de ganar combinando varios movimientos para atarlo como medida provisional.

 

Como si Ah Duo lo hubiera anticipado, vertió el vino de color ámbar en recipientes de vidrio. Una suave fragancia llenó instantáneamente la habitación.

 

“Bueno, entonces, él era un oponente al que te esforzaste mucho por derrotar. ¿Qué pensabas hacer una vez que lo vencieras?” Ah Duo preguntó.

 

“…Bueno, ¿qué estaba pensando hacer?” Jinshi respondió con una pregunta.

 

Divertido, Ah Duo hizo que Jinshi se aferrara al vino que ella misma le había servido.

 

“Independientemente de cómo se haga, si yo derrotara a Rakan-dono, habría menos tontos que vieran mi apariencia como mi único rasgo redentor, ¿verdad?” Jinshi dijo.

 

“Tienes tanta confianza en tu sola apariencia como siempre. ¿No suena sarcástico ahora?” Ah Duo respondió.

 

“En ese sentido, ¿debo agradecer a mi madre que me dio a luz?”

 

El aspecto exterior de Jinshi era un arma, ocasionalmente hasta el punto de molestar.

 

“….”

 

Ah Duo estaba en silencio. Revisó a través del cristal—¿podría sorprenderla la confianza que tiene en su apariencia?

 

“¿Ah Duo?”

 

Más allá del líquido de color ámbar, había una mujer con una expresión amarga. Por un instante, se vio diferente de su belleza habitual como de un hombre.

 

“¿Se siente un poco desorientada?”, preguntó.

 

“No, no es nada. Esto es bastante fuerte.” Ah Duo dejó el vaso de vino. Su expresión amarga había desaparecido, en cambio, estaba la mirada digna que daba la impresión de un joven funcionario.

 

“No es necesario derrotar al estratega raro. Aunque no te hagas más respetable, por el incidente del Clan Shi, nadie pensara que eres el hermano imperial débil y encerrado”, dijo.

 

“El incidente del Clan Shi no fue mi logro”.

 

En su lugar, él lo estaba cargando sobre sus hombros. Por la zorra que ya no estaba.

 

Se le había pasado vino, pero aún no lo había probado. Tenía que abordar el tema principal antes de eso.

 

“Más importante, Ah Duo. Escuché que su palacio fue incendiado.”

 

“Oh, tienes oídos agudos”, respondió con indiferencia.

 

“¿Qué quiere decir con agudo. ¿No han pasado ya diez días desde entonces?”

 

¿Por qué no lo reportó? enfatizó.

 

“Reportar qué. Fue un pequeño incendio. Además, nada fue robado”.

 

“¿Por qué no presentó un informe?”

 

Ah Duo sonrió.

 

“Por favor, no lo esconda detrás de una sonrisa”, dijo.

 

“Es imposible, huh. Aunque así seduciría a las damas de palacio y a los eunucos”, dijo.

 

“No soy ninguno de esos. Más importante aún, ¿los sedujiste?”

 

“Tampoco puedes hablar de ti mismo, ¿verdad?”

 

Jinshi estaba atascado en las palabras.

 

Más bien, durante su tiempo en el palacio interior, lo usó mucho. Incluso ahora, lo usaba ocasionalmente.

 

“Entonces, ¿la razón por la que permaneciste en silencio?” preguntó.

 

“Eres inteligente. Tienes una idea de ello, ¿verdad?” Ah Duo trajo un poco de jamón a la parrilla como acompañamiento. Lo tomo con ambas manos y jugó con él, pelando las finas rebanadas.

 

Ese comportamiento haría que Suiren lo disciplinara inmediatamente si lo viera.

 

“El intruso parecía estar buscando a Suirei.”

 

Fue mayormente como él lo había predicho.

 

Suirei. La nieta del emperador anterior y una de los sobrevivientes del Clan Shi.

 

La persona que, en circunstancias normales, debería haber sido ejecutada estaba en el palacio de Ah Duo. Este era un tema serio.

 

“¿Qué hay de los niños?” preguntó.

 

También estaba criando huérfanos junto con los niños supervivientes del Clan Shi.

 

“Están viviendo aquí tranquilamente. No se dieron cuenta ya que el pequeño incendio ocurrió en medio de la noche. Todos son jóvenes y son buenos niños. Sus recuerdos pasados están siendo sobrescritos por nuevos recuerdos de ahora en adelante, para borrar los tristes.”

 

Era mejor olvidar completamente que eran del Clan Shi. Si lo hicieran, Jinshi y los demás pueden ocuparse de ello sin problemas.

 

Si hay algún problema, serán ejecutados inmediatamente.

 

Debido a esa promesa, había extendido la vida de los niños.

 

Uno de ellos, un niño llamado Chou’u, había perdido todos sus recuerdos. Así que, como tratamiento especial, fue dejado al cuidado del Rokushoukan que había cuidado de Maomao en la ciudad.

 

No tenía ni idea de qué pensar al dejar a un niño en un burdel*, pero desde cierto punto de vista, ese era el primer lugar al que lo enviaron. (EZ: *No la pasara tan mal con todas esas Onee-samas xD)

 

“¿Y, Suirei?”

 

“Los niños la molestan para que lea libros. Ahora está durmiendo en la habitación de los niños.”

 

Jinshi inadvertidamente hizo una mirada de incomprensión. Suirei era la mujer alta que se vestía de hombre la mayor parte del tiempo. Era difícil de imaginar para Jinshi. Apenas podía imaginarla cuidando a los niños sin expresión.

 

“Probablemente esté cansada ya que se le confió la tarea de podar los árboles del jardín durante el día. Cada vez que hay una oruga, ella grita, ves.”

 

Hacer que alguien que originalmente estaba confinada haga jardinería, era como es Ah Duo.

 

“Ah Dúo”.

 

Pensar que trataría de esta manera a la mujer que una vez causó problemas a la corte imperial.

 

No soy rival para Ah Duo, pensó Jinshi de todo corazón.

 

“En otras palabras, ¿debo entender que no obtuvo evidencia, aunque escapó del daño?”

 

“Así es. Además, la razón por la que me quedé callada…”  Ah Duo sacó suavemente una bolsa de su pecho. Contenía algo como varillas del largo de la punta de las uñas.

 

“Mi palabra”.

 

“Esto se dejó caer en la escena del incendio. Está cubierto de hollín, pero una vez que lo sientas, lo sabrás.”

 

“….” Lo comprobó con sus dedos. ¿Podría ser el material frío vidrio? Parecía ser vidrio que había sido estirado y cortado, pero estaba hueco por dentro. “Son cuentas”.

 

Las cuentas no eran inusuales como adorno, pero hasta donde Jinshi podía ver, estas cuentas eran bastante pequeñas. No era algo para ser ensartado como un artículo único, sino algo que puede ser cosido en la ropa y los zapatos.

 

Y Jinshi, que había vivido en el palacio interior durante mucho tiempo, recordaba qué tipo de consorte usaba ropa cosida con cuentas.

 

“¿Podría ser alguien que viene del Oeste?”

 

En el Oeste, las mujeres debían estudiar el bordado para el matrimonio. Todas sus ropas eran bordadas y cosidas con cuentas.

 

“Por eso me quedé callada.”

 

Alguien del Oeste. ¿Cuántos reaccionarían a esto?

 

Actualmente, mientras el emperador estaba en medio del fortalecimiento de los lazos con el Oeste, también hubo mucha reacción.

 

“Sospecho de los parientes de Gyoku’en-dono, pero ¿qué piensas?”

 

(T/N: 玉袁, Yu Yuan.)

 

Gyoku’en, el padre de Gyokuyou, presidía el oeste de Rii. Actualmente debería quedarse en la capital.

 

“No estoy en posición de comentar esto a la ligera.”

 

“Lo sé bien”.

 

Ah Duo partió por la mitad el jamón con el que había estado jugando y se lo metió en la boca. Jinshi también tomó un poco de jamón y se lo llevó a la boca. Era una carne bien salada. Suiren preparó muchas comidas dulces como acompañamiento, así que esto no estaba mal, de vez en cuando.

 

“De todos modos, no se puede evitar si ya nos hemos dado cuenta.”

 

Ah Duo se limpió los dedos con una toalla y se tragó la copa de vino.

 

“Eres demasiado amable. Así que ten cuidado”, dijo y puso la copa sobre la mesa.

 

El contenido de la copa intacta de Jinishi se sacudió por la acción. La ondulante superficie de color ámbar distorsionó y reflejó la expresión de Jinshi.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Saku
Saku
hace 1 año

Ay ay ay
Un respiro para jinshi…

Cifer
Cifer
hace 1 año

Se nos vienen mas y mas intrigas y conspiraciones…😑…😄bueno gracias por el cap.

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x