Súper Gen Divino – Capítulo 628: Sobreviviendo a la Muerte

Sexto Capítulo Semana 9

¡Disfrútenlo!

Chen Ran corría tan rápido como sus piernas podían llevarlo. De repente, la vista de una nube roja apareció en la distancia abajo. Era la criatura que se parecía a un burro o a un caballo.

Chen Ran detuvo su carrera, pero el monstruo de la nube roja ya estaba en camino para atacarlo a una velocidad increíble.

El largo cabello gris de Chen Ran se erizo y una corriente de viento comenzó a formarse alrededor de su cuerpo, rodeándolo. Saltó diez metros en el aire y esquivó el cercano ataque. Giró como una paloma en el aire, saltó una vez más en el aire mismo, y aterrizó a diez metros de su enemigo. Entonces empezó a correr una vez más.

Toda esta escena se desarrolló en el transcurso de un segundo. Fue impecable, y se desarrolló sin problemas. La fuerza de la familia Chen era impresionante.

La criatura no devolvió su atención a Chen Ran, sino que se volvió para mirar a Queen. Mientras exhalaba, nubes rojas emergieron de su boca.

Restos de una llama púrpura bailaban en los ojos de Queen y su cuerpo estaba cubierto por las mismas ondas de luz púrpura. Evadió al monstruo y procedió a correr cuesta abajo.

La criatura parecía reconocer a Queen. La siguió con sus ojos y la siguió en su descenso sin prestarle atención a nadie más.

Han Sen no podía hacer otra cosa que fruncir el ceño. El peor de los casos era que cobrara vida. No sabía lo que hacía Queen para llamar la atención de la criatura, pero estaba atento a ella, sin querer perseguir a nadie más. La situación en la que se encontraban había ido de mal en peor.

Otro graznido surgió desde atrás, significando otro evolucionado sin cabeza. Con más cuerpos cayendo y dos súper criaturas ahora apuntando a ellos, su esperanza de supervivencia estaba disminuyendo rápidamente.

De repente, Han Sen vio a Queen girar para huir en una dirección diferente. Abandonando su ruta, parecía que deseaba llevar a la criatura lejos del resto.

Han Sen se sorprendió por su noble acción. Pero como no quería dejarla sola, Han Sen se giró para seguirla.

La gente que estaba detrás de Han Sen no fue tras él, y permanecieron en su ruta actual, siendo perseguidos por el cuervo.

Han Sen los ignoró y centró su atención en perseguir al burro de las nubes rojas, tan rápido como pudo.

El burro de las nubes rojas era un enemigo temible, pero al menos podías ver sus ataques y esquivarlos si era necesario. No se podía decir lo mismo del cuervo. Pero con Han Sen y Queen ahora preocupados por el burro, era poco probable que el cuervo los siguiera. En su lugar, optaría por el grupo más grande que estaba huyendo en línea recta por la montaña. Al cambiar un enemigo por otro menor, Han Sen y Queen tenían una oportunidad de salir con vida.

Para Queen, el hecho de que se le ocurriera esa idea en medio de su situación actual era impresionante, y esa capacidad de idear una estrategia tan increíble sobre la marcha era una ventaja inestimable.

Mientras Queen continuaba corriendo, también lo hacía el burro de las nubes rojas. Han Sen no se quedó atrás. No pasó mucho tiempo antes de que estuvieran a una distancia justa de Chen Ran y su gente, que ahora habían desaparecido más allá de una cresta en el camino que siguieron.

Fue un gran alivio para el cuervo no continuar siguiendo a la otra parte. Claramente, había permitido que el burro se ocupara de Queen y Han Sen.

Han Sen estaba inconmensurablemente feliz de que hubieran encontrado una salida a su problema. El burro de las nubes rojas era claramente inferior en poder al cuervo. La previsibilidad de sus ataques y movimientos era particularmente útil. Eso era mucho mejor que tratar con el astuto cuervo.

Queen usó Go Celestial para seguir cambiando su dirección mientras huía, esquivando al burro una y otra vez. Puede que no fuera capaz de defenderse, pero al menos no iba a morir.

Mientras Han Sen la seguía, fue testigo de cómo las nubes del burro comenzaron a elevarse y a enmascararse. Su forma ahora comenzó a parecerse a la de un caballo construido por nubes hinchadas. De repente, saltó diez metros y llegó detrás de Queen.

Su repentina aceleración interrumpió el ritmo del Go Celestial de Queen. Aunque todavía era capaz de evitar los ataques del burro, la brecha que se había cerrado significaba que ya no podía escapar de él. La situación se veía mal.

Han Sen saltó por encima del burro de las nubes rojas. Mientras estaba en el aire, invocó su ballesta Pavo Real y cargó una saeta clase Z de su carcaj. Con gran velocidad, disparó tres saetas al burro.

Las tres saetas clase Z se convirtieron en tres destellos de ira explosiva, golpeando al burro en lugares separados. Sin perder tiempo para ver los resultados, se alejó del burro y reanudó su carrera.

El burro de nubes rojas rebuznó cuando las tres saetas le golpearon, y se quejó cuando los disparos impactaron en su cuerpo. Puede que no hubieran desgarrado su piel, pero fueron lo suficientemente poderosas como para dañarle.

El burro de las nubes rojas expulsó aire por sus fosas nasales con ira y se dio la vuelta para perseguir a Han Sen. Las nubes rojas eran aterradoras y en tres pasos, había logrado ponerse detrás de él.

Las habilidades de Han Sen no eran inferiores a las de Queen, pero no eran mucho más superiores. Han Sen dejó de correr para manejar al burro.

Con el tiempo que Han Sen le había comprado, Queen se las arregló para obtener una ventaja decente. Se dio la vuelta y gritó hacia el burro. Cuando escuchó su voz, sus ojos se volvieron rojos de nuevo y reanudó su persecución.

Ninguno de los dos podía competir con el burro, pero con ambos llamando su atención de un lado a otro, el burro permanecía confundido y distraído. Corrió tras ellos alternativamente, enfadándose cada vez más. Cada vez más lejos iban Han Sen y Queen, sin que ninguno de ellos sufriera una sola herida.

Pero no importaba lo que hicieran, no podían dejarlo atrás. Tampoco podían dañarle, ya que su piel era increíblemente dura. Escapar sólo por velocidad era imposible.

“Esto no va muy bien. Si el cuervo mata al resto y decide abrirse paso hasta nosotros, ¡nosotros también estaremos muertos!” Han Sen le gritó a Queen.

“No hay otra opción.” Respondió Queen, sin mostrar ni un solo parpadeo de emoción.

“¿Recuerdas los huesos del Sabueso Guardián? Las criaturas nunca se atreven a acercarse a menos de un kilómetro. ¿Quizás deberíamos intentar llegar hasta allí?” Sugirió Han Sen.

“Claro.” Respondió Queen sin dudarlo. Alineó su dirección con el jardín de huesos que habían visitado en su ascenso.

Aunque no estaban seguros de si podía o no repeler a las súper criaturas, valía la pena intentarlo. Sus opciones eran bastante limitadas, después de todo. Sólo esperaban poder llegar a su santuario propuesto antes de que el cuervo terminara de acabar con el resto.

Y en cuanto al burro de las nubes rojas, a pesar de su ira y su poder, era poco más que una plaga si cooperaban juntos.

Como habían abandonado el sendero que tomaron para ascender la montaña, tuvieron que correr por un tiempo para encontrar los huesos.

Afortunadamente, el burro continuó corriendo y rebuznando todo el camino, lo que asustó a cualquier otra criatura que se hubiera atrevido a perturbar la caza de la mula infernal. Les ahorró muchos problemas.

Y afortunadamente, su peor temor no se materializó. Cuando llegaron a los restos del sabueso guardián, el cuervo no estaba a la vista.

Pero cuando Han Sen entró en el radio de un kilómetro de los huesos, el burro no interrumpió su persecución. Todavía los perseguía con el mismo fervor de siempre, lo que hizo que Han Sen y Queen fruncieran el ceño al unísono.

 

 


0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x