Súper Gen Divino – Capítulo 627: Horrible Matanza

Quinto Capítulo Semana 9

¡Disfrútenlo!

Han Sen podía estar liderando la retirada, pero no se sentía seguro. Un escalofrío aterrador se apoderó de él, e imaginó la mirada fulminante y apuñaladora del cuervo que le estaba apuntando.

“¡Maldita sea! ¡¿Qué está pasando?! ¿Por qué han tardado tanto los demás en moverse?” Han Sen estaba desconcertado, pero no podía perder el tiempo para pensarlo bien. Lo mejor que podía hacer ahora era escapar con su vida, dejando atrás la montaña.

Han Sen no se atrevió a invocar sus alas para volar. Esperar superar a una súper criatura que sobresalía en el vuelo era una esperanza tonta.

Ahora todos estaban corriendo por la montaña lo mejor que sus piernas podían soportar. Ni una sola vez vieron otra criatura en su rápido descenso. Sólo el cuervo negro se burlaba cruelmente de ellos desde el cielo, viéndolos huir aterrorizados.

Era el emperador de facto de los cielos, eso estaba claro. Con su presencia, nada más se atrevería a salir de su escondite.

Han Sen miró hacia atrás y vio la sombra del cuervo negro sobre su cabeza. Aunque no era una criatura particularmente grande, asustaba a Han Sen como lo haría cualquier otra súper criatura.

El cuervo se deslizó casualmente por el aire, sin hacer siquiera el esfuerzo de batir sus alas. Sin embargo, no había diferencia, ya que no importaba lo rápido que corrieran, los seguía de cerca.

Habían corrido menos de un kilómetro cuando el cuervo miró cruelmente a su presa y soltó otro graznido que le paró el corazón.

¡Graznido!

El agudo ruido resonó en toda la tierra. En el segundo siguiente, el cuervo alcanzó una velocidad que hacía parecer que se había teletransportado y voló detrás del último evolucionado del grupo. Las alas oscuras parecían ser capaces de absorber la luz y, en un instante, alcanzaron el cuello del evolucionado.

La velocidad del cuervo no permitió que el evolucionado reaccionara, y todo lo que necesitó fue un rápido golpe. La cabeza del evolucionado fue cortada por el cuello. Giró en el aire después de su desmembramiento, coloreando el sendero rocoso de color carmesí.

Con la velocidad del cuervo, podría haber evitado fácilmente la sangre que brotaba de la cabeza cortada y la garganta expuesta. Pero no lo hizo. Se dejó bañar en la sangre, sus ojos entrecerrados por placer. Extendió su miserable lengua para probar la lluvia de sangre que descendía de su espantosa muerte, y parecía encantado.

La gente de enfrente vio como ocurrió, e hizo que sus pieles se contrajeran y sus pelos se pusieran de punta. La desafortunada víctima no era un evolucionado de élite, pero ni siquiera tuvo tiempo de defenderse, por muy desesperado que fuera un acto así. Cortarle la cabeza tan fácilmente fue poco más que una muestra de poder para el cuervo.

Nadie se atrevió a reducir la velocidad, y continuaron su rápido descenso. Pero el cuervo no estaba dispuesto a dejar ir a ninguno de ellos tan pronto. Con sus ojos asesinos, observó a unos cuantos más de los evolucionados que huían.

“¡Ayúdenme!” El evolucionado que estaba más atrás podía presentir lo que sucedería. Y no podía hacer nada excepto gritar por ayuda con una voz temblorosa.

Pero con lo que acababa de ocurrir, ¿a quién se podía culpar por no frenar e intentar salvarlo? Todo el mundo había sido sacudido por su némesis, y nadie se atrevía a reducir la velocidad para ver cómo descendía sobre ellos. Con su insondable velocidad, apareció justo detrás del anterior evolucionado para decapitarlo, y nadie deseaba sufrir el mismo destino.

Era tan rápido que no podían esquivar ningún potencial ataque, y mucho menos luchar contra el enemigo.

Han Sen activó su cerradura genética para activar sus sentidos supremos, pero ni siquiera él fue capaz de ver cómo volaba de la manera en que lo hizo. Cuando el cuervo desapareció, el ala ya estaba cortando el cuello del evolucionado.

La distancia que cubría, para ir del cielo al evolucionado en marcha, no podría haber sido cruzada sólo por la velocidad. Han Sen estaba empezando a creer que efectivamente poseía capacidades de teletransportación. De lo contrario, no podría haber evadido sus sentidos.

¡Graznido!

Sonó otro graznido, y la cabeza del cuervo se volvió hacia el sendero de la montaña una vez más. Esta vez, Han Sen aplicó una mayor concentración de sus sentidos para analizar el movimiento del cuervo.

Pero no reveló nada. En el momento en que decidió descender, escapó de nuevo de sus sentidos. En el momento en que el cuervo se mostró, la cabeza de otro evolucionado estaba en proceso de ser cortada.

En ese momento de miedo, Han Sen se estremeció al ver a Chen Ran corriendo junto a él y a Queen.

“Los talentos de la familia Chen no son subestimados.” Han Sen apretó los dientes para continuar y seguir corriendo. Lo intentó lo mejor que pudo, pero no pudo seguir el ritmo de Chen Ran, que los superó a todos.

No mucho después, otro graznido sonó. Era como el sonido de la campana de la cena de Satán. Al oírlo, todos se agarraron el pecho con la esperanza de que no fueran ellos los siguientes en pasar unas vacaciones a seis metros de profundidad.

Cuanto más atrás estabas en el grupo, más se apoderaba de tu corazón el miedo.

Una persona que era más débil que el resto, ahora se estaba quedando atrás. En ese momento, se dio cuenta de su posición entre sus compatriotas. Tres personas sido atacadas por las alas del cuervo en ese momento, y justo cuando esperaba que un ala alcanzara su cuello, sus temblorosas piernas tropezaron con la raíz expuesta de un árbol.

“¡No! ¡Ayúdenme! Aaaargh!”

El grito de otra desafortunada víctima ahogó las agotadoras esperanzas de escape de los que quedaban. En realidad, ahora huían a través de un valle de la muerte. Han Sen comenzaba a darse cuenta de que a la velocidad que corrían, todos iban a ser asesinados antes de que pudieran bajar a la mitad de la montaña.

El cuervo estaba jugando con ellos. Parecía disfrutar matándolos, y si los quería a todos muertos, así es como iban a ser las cosas. Si tenían suerte, sólo estarían vivos un kilómetro más.

“¡Si seguimos así, no lo lograremos!” Han Sen redujo su velocidad para correr junto a Queen.

“Si no podemos vencer a la bestia, no hay forma de escapar de este aprieto.” Dijo Queen, y Han Sen entendió lo que estaba insinuando.

Queen había llegado a la misma conclusión que Han Sen, al analizar la velocidad del cuervo. Por mucho que lo intentara, no podía rastrear sus ataques. Y si no podían hacer eso, no podían luchar contra él. Si el cuervo venía a por ellos, sólo la muerte le seguiría rápidamente.

“¿Qué tal si nos separamos?” Han Sen sugirió, frunciendo el ceño.

“¡No! ¿De qué serviría eso?” Queen se opuso con vehemencia. Con la horrible velocidad del cuervo, no habría ninguna diferencia. En todo caso, sólo resultaría en una muerte más rápida.

“¿Recuerdas la criatura que cabalgaba en una nube roja, más abajo en la montaña?” Queen dijo.

“¿Sugieres que el enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo? No estoy seguro de que eso funcione. Por lo que sabemos, simplemente terminaremos emparedados entre los dos. Si eso sucediera, una muerte espeluznante seguramente nos esperaría.” Han Sen entendió lo que Queen estaba sugiriendo.

“¡Bueno, tenemos que hacer algo! Si todo lo que hacemos es seguir corriendo, moriremos pase lo que pase.” Objetó Queen.

Han Sen reconsideró su sugerencia, pensando que ella podría tener algo de razón. Seguir corriendo resultaría en una muerte segura, ya que se los estaba quitando de encima uno por uno. Una simple fuga estaba fuera de discusión.

“Aunque lo intentáramos, la criatura que vaga por esas laderas está demasiado lejos. Por lo que sabemos, podríamos morir antes de alcanzarla.” En medio de la discusión, alguien gritó desde atrás.

Antes de que el evolucionado fuera asesinado, se había detenido en un intento de luchar contra el cuervo. Pero antes de que pudiera atacar, las alas del cuervo le cortaron el cuello, dejando un miserable muñón de fuente de sangre sobre sus hombros.

Los ojos de Queen se enfriaron, y su característica luz púrpura comenzó a fluir en y alrededor de su cuerpo. De repente, un largo ruido sonó en el aire. No fue obra del cuervo, sino de otra cosa. El sonido era ensordecedor, ahogando el ruido de la montaña y los paisajes circundantes.

Mientras Han Sen reflexionaba sobre la razón de Queen para usar su luz púrpura, de repente escuchó el sonido de un caballo relinchando desde más abajo de la montaña. Luego escuchó la estampida de cascos acercándose. Algo aterrador se acercaba, y su velocidad no podía ser calculada.

 

 


5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x