Súper Gen Divino – Capítulo 624: Madera Sagrada en la Cima

Segundo Capítulo Semana 9

¡Disfrútenlo!

Cuando Han Sen trató de percibirlo de nuevo, el pulso se había desvanecido. No importaba cómo Han Sen lo sostuviera en su mano, ya no podía sentir lo que tenía antes.

“Extraño. Acabo de sentirlo. ¿Por qué desapareció?” Han Sen frunció el ceño.

No se atrevió a poner la calabaza en el bolsillo de su pecho, así que continuó sosteniéndola en su mano. Si algo extraño sucediera, al menos tendría tiempo para reaccionar.

Mientras Han Sen seguía caminando, su atención se mantuvo fija en la calabaza. Sin embargo, no podía sentir ningún movimiento adicional, y así empezó a sentir como si se hubiera equivocado.

“Extraño. Es realmente extraño. ¿Qué es esta cosa?, me pregunto.” Han Sen quería tirarlo y deshacerse de cualquier cosa maliciosa que pudiera albergar en su interior. Pero entonces, sus pensamientos volvieron a la posibilidad de que fuera una especie de tesoro, en cuyo caso tirarlo sería una profunda pérdida.

Han Sen lamentó no haber traído el zorro plateado con él. A diferencia de Han Sen, que se quedó perplejo al descubrir qué era la calabaza, el zorro probablemente sabría qué hacer con ella.

Una vez que la recogió, una persona egoísta como Han Sen no la tiraría. Continuó sosteniéndola, planeando dársela al zorro plateado más tarde.

Afortunadamente, no ocurrió nada extraño con la calabaza durante bastante tiempo. Permaneció tan sin vida como cuando fue recogida por primera vez.

De vez en cuando, se encontraban con algunas criaturas en el camino. Muchas poblaban la montaña, y tenían todo tipo de formas y tamaños, así que era imposible evitar una o dos escaramuzas en el camino. Sin embargo, sin un refugio espiritual cerca, no tenían que preocuparse de que hubiera grandes cantidades de monstruos. Se aseguraron de evitar los puntos calientes y las zonas peligrosas marcadas por Chen Ran y su gente, y cualquier monstruo que se aventurara cerca, lo atravesaban rápidamente.

No había posibilidad de que Han Sen y Queen dieran una golpe o dos, lo que les privó de la oportunidad de recoger algún botín en el camino. Pero no les preocupaba demasiado porque Han Sen sólo estaba allí para los Halcones del Cielo en la cima de la montaña.

La montaña era mucho más alta de lo que inicialmente creían. Ascendieron por sus traicioneros caminos durante otros dos días completos sin llegar siquiera a la mitad del camino.

De repente, el relincho de un caballo sonó desde algún lugar adelante. Los rostros de Chen Ran y su gente se despojaron de su color.

“Rápido. ¡Debemos escondernos!.” Chen Ran se adelantó para buscar un lugar donde esconderse y notó una estrecha grieta en el acantilado que seguían.

Lo que se dirigía hacia ellos era obviamente una criatura de cierta notoriedad para la gente de la montaña, algo con un poder atroz. Sin dudarlo, siguieron a Chen Ran y su gente a la grieta.

No mucho después, los sonidos de un caballo relinchando se acercaron más y más. Poco después, algo que parecía un caballo o un burro montado en una nube roja pasó por su escondite. Han Sen le echó un vistazo con una extraña mirada en su cara. Antes de llegar a la montaña, leyó informes de una criatura parecida a un caballo que montaba una nube roja arriba y abajo de la montaña. Esta tenía que ser a lo que los informes se referían.

Pero esa criatura se parecía más a una mula. Tenía el pelo desgreñado, pero brillaba de color rojo y se veía bien.

Su aspecto más llamativo era la nube roja que la rodeaba. La mula parecía una deidad sagrada de algún tipo y parecía estar cabalgando por la ladera de la montaña despreocupada y feliz. Lo que la excitaba, Han Sen no podía adivinar.

Después de rondar durante un minuto, la mula pronto desapareció.

“Esa criatura es extremadamente poderosa. Muchos viajeros que han buscado el paso a la cima, han muerto pisoteados bajo sus cascos asesinos. Os hemos llevado por un sendero que pasa por encima de las zonas que más comúnmente atraviesa, así que ha sido una sorpresa para nosotros encontrarla aquí.” Después de esperar a que la criatura no les pudiese oír, Chen Ran explicó la situación.

Queen y Han Sen se miraron el uno al otro sin decir nada. La razón por la que Chen Ran tomó un desvío fue para evitar encontrarse con esa súper criatura, ya que no quería que supieran de ella.

“Partamos. Y recemos para no encontrarnos con ella de nuevo en nuestro viaje de regreso.” Comento Xu Dongjin.

Todos en el grupo tenían un profundo deseo de no encontrarse con esa criatura de nuevo, por lo que su paso por la montaña se aceleró considerablemente. Aunque esa montaña era anfitriona de muchos fenómenos extraños y criaturas peligrosas, fue una suerte que no se encontraran con ningún peligro particular.

Después de seis días de caminata, casi habían llegado a la cima.

Han Sen se tomó un momento para mirar hacia abajo y observar la longitud de lo que habían atravesado, y se sorprendió de ver muy poco. Las nubes cubrían las tierras inferiores como un mar de espuma blanca. Era como si hubiera llegado al cielo o entrado en un mundo en el que sólo vivían las hadas.

En la cima del pico descansaba un gran árbol antiguo al que le brotaban ramas en varias direcciones, como un hongo. Las ramas eran tan gruesas, entrelazadas y largas, que protegían todo el pico como un paraguas. Era un árbol poderoso.

Han Sen lo miró desde lejos. Aunque ya había leído antes sobre la existencia del árbol, verlo en persona era una historia diferente. Su magnificencia era fascinante de contemplar.

Muchas criaturas residían entre las hojas. Pájaros blancos salían de entre las ramas, de diferentes especies y razas.

El árbol gigante casi parecía un mundo en sí mismo, construido como un refugio para las aves. Era increíble.

“Hay miles de criaturas viviendo allí arriba en ese árbol. También hay más de mil especies de aves grandes. El Halcón del Cielo que deseas es uno de los más grandes en tamaño, y nuestro último conteo contó su número en más de mil. También existen variedades divinas entre ellos.” Explicó Xu Dongjin.

Han Sen frunció las cejas. Era difícil de creer que tantas criaturas residieran entre y debajo de las ramas de un árbol tan enorme. Si se acercaban, no sólo estarían luchando contra los Halcones del Cielo, al parecer. Lo más probable es que cada nido y cada pájaro que cantaba se asustara, y eso los pondría en muchos problemas.

Cuando Queen y Han Sen no dijeron ni una palabra, Chen Ran sonrió y dijo, “Aunque el árbol sagrado tiene muchas criaturas, no temas. Extrañamente, cada especie tiene sus propias reglas y un lugar dentro del árbol para vivir. El Halcón del Cielo, sin embargo, vive en la parte superior del árbol. Serán difíciles de cazar, debo confesar.”

Chen Ran y su gente no mostraron interés en ayudar a Han Sen y a Queen a completar la tarea que los llevó allí, así que se quedaron atrás y esperaron a ver cómo se desempeñaban.

Cuando Queen dijo que había venido aquí para cazar un Halcón del Cielo, Chen Ran no creyó que pudiera lograrlo.

Había muchas criaturas en el árbol, y sería difícil llegar a la cima. Además, a la velocidad que los Halcones del Cielo volaban, la fuerza no importaba si no podían golpear a uno.

Chen Ran creía que Queen había venido con un deseo secreto de buscar una súper criatura, y que el deseo de cazar un Halcón del Cielo era simplemente una excusa deshonesta.

Queen miró a Han Sen, creyendo que podría resultar demasiado difícil cazar a los Halcones del Cielo donde estaban. Incluso con alas divinas, no podrían volar más allá de las otras aves que poblaban el árbol.

Una vez que llegaran a la cima, muchas criaturas pulularían sobre ellos. Con o sin cerradura genética, contra tal cantidad, no parecía probable que esa fuera una búsqueda que pudieran llevar a cabo.

“Viejo Chen, ¿podemos subir al árbol?” Preguntó Queen, mirando a Chen Ran.

Chen Ran sonrió y respondió, “El tronco del árbol alberga numerosas criaturas de tipo insectos. No sólo son resistentes, sino que también son muy numerosos. Una vez que los pájaros vayan a por ti, todos al mismo tiempo, la supervivencia parece poco probable.”

“Ustedes quédense aquí, yo mismo iré a buscar al Halcón del Cielo.” Antes de que Han Sen subiera, ya había realizado una gran investigación, y sabía que Chen Ran no mentía. Pero no fue allí sin un plan bajo la manga.

 

 


5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x