Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 41

Anterior |Índice| Siguiente


Organización Antihumana

Los estudiantes ya devastados parecían aún más aterrorizados. Qin Feng barrió rápidamente la habitación y notó que Chen Ming se había ido.

Zhao Yuanyuan todavía estaba donde estaba, luciendo un poco lenta como si hubiera bebido demasiado. Jadeando y sudando, se dejó caer sin fuerzas sobre el piso y parecía haber perdido toda su energía.

Qin Feng supuso que probablemente estaba drogada.

¡Bien, muy bien!

¡Un grupo de tipos enormes irrumpiendo como lobos para arrebatar a estos estudiantes que no estaban mejor armados que las ovejas! ¿Cómo podría Qin Feng permitir que eso suceda justo en frente de él?

El Sable Emperador Verde estaba desenvainado, su brillo verde emanaba brillantemente, creando un ambiente amenazante.

El grupo Araña Negra se había separado, y las armas que llevaban solo se usaban para amenazar a las personas en la habitación y no matarlas.

Teniendo en cuenta que todos estaban dispersos, disparar a voluntad solo lesionaría a sus camaradas. ¡Ese sería un resultado devastador para ambas partes!

Esta era la razón por la cual los artilleros tenían una larga serie de limitaciones como la tercera clase.

Como los atacantes no viajaban en grupo, era una oportunidad para que Qin Feng actuara.

¡Reuniendo toda su concentración, su fuerza interna surgió y saltó hacia adelante como una flecha!

¡El Sable Emperador Verde fue blandido, deslizándose en el cuello de la víctima como un cuchillo caliente sobre mantequilla! Este equipo de runas estaba hecho de materiales de grado rey bestia, y la clara luz plateada que producía lo convertía en material de leyendas.

Esta era la primera vez que la espada había probado sangre y había exhibido explícitamente su robusta aptitud.

El corte era tan suave y sin obstáculos, que parecía como si una cuchilla no hubiera atravesado la garganta de la persona en primer lugar. Era más fácil que cortar tofu, como si cortara el aire.

Qin Feng no lo dudó. Continuó balanceando la hoja apuntando al cuello de otro asaltante. Cuando el enemigo sintió que la hoja le cortaba la garganta, simplemente pareció asustado. Eso fue rápido. Demasiado rápido y cegador. Ese brillo de la hoja fue lo último que vio.

La cabeza del chico cuyo cuello Qin Feng había cortado antes, se deslizó fuera del cuello, la horrible sonrisa que llevaba se consagró permanentemente en su rostro.

La sangre brotó del cuello cortado, alcanzando un metro de altura.

Qin Feng continuó moviéndose por la habitación.

“¡Guerrero Antiguo! ¡Ten cuidado!”

¡El tipo de la máscara de la Araña Negra reaccionó rápidamente, agarrando el arma que tenía sobre él y cargando hacia Qin Feng!

Entonces, un cuchillo apareció de repente frente a Qin Feng, golpeando a su Sable Emperador Verde. El tipo Araña Negra tenía la intención de embestir a Qin Feng, esperando que su compañero pudiera aprovechar la oportunidad para atacarlo y matarlo.

Sin embargo, el Sable Emperador Verde desvío la espada del tipo Araña Negra sin siquiera un sonido. El cuchillo fue forjado en aleación de acero y le había costado al tipo 20,000 yuanes. Sin embargo, en toda su dureza, se rompió así de la nada.

El tipo Araña Negra se dio cuenta de que el objeto aparentemente frágil en la mano de Qin Feng no debería subestimarse.

“¡Equipo de runas plateada!”

“¡¿Cómo es esto posible?!”

“¡Mierda! ¿No son solo un grupo de estudiantes?”

Los tipos Araña Negra se miraron, gritaron y corrieron hacia Qin Feng.

De repente, Qin Feng se encontró luchando contra todo el grupo.

“¡Dense prisa y corran! ¡Corran, chicos!” Zhou Hao gritó. Dio una rápida vuelta hacia las dos personas que Qin Feng mató antes y se hizo cargo de sus armas. Inesperadamente, otra mano también se extendió junto a él, y cuando levantó la vista, vio que era Xiao Jing. Sus ojos se encontraron por un momento. Es posible que tanto Zhuo Hao como Xiao Jing no tengan la fuerza de Qin Feng, pero no iban a sentarse y esperar a ser capturados.

Sus otros compañeros de clase todavía no se habían despertado, por lo que no habrían podido ayudar de todos modos. Era evidente que el terror había llenado sus ojos, sus cuerpos temblaban inconscientemente como una hoja.

Al darse cuenta de que había una oportunidad para escapar, muchos comenzaron a huir.

“¡Hijo de puta! ¡Agarra a esa chica y vámonos!” gritó uno de los asaltantes.

Cuando el líder del grupo decidió retirarse, ya no era necesario que continuaran su acción.

Siguiendo las órdenes de su jefe, el resto del grupo Araña Negra corrió hacia Zhao Yuanyuan.

¡Resultó que el objetivo real era Zhao Yuanyuan!

“¡Protegan a Zhao Yuanyuan!” Qin Feng intervino cuando se dio cuenta de que ella estaba en peligro. Aunque Zhou Hao y Xiao Jin no entendieron lo que Qin Feng estaba haciendo, hicieron lo que se les dijo.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

¡Se desató el infierno y las balas comenzaron a golpear toda la habitación como lluvia!

Aunque todos los atacantes llevaban chalecos antibalas, un golpe en la cabeza inevitablemente resultaría fatal.

“¡Mierda! ¡Te mataré!” gritó uno de ellos

¡Pero de repente, su cuerpo fue absorbido involuntariamente por una fuerza desconocida!

Qin Feng finalmente había encontrado su punto débil.

Desde el comienzo del ataque, cinco personas ya habían muerto bajo la vigilancia de Qin Feng. En este momento, solo quedaban siete atacantes más que se habían reunido en un círculo alrededor de Qin Feng.

Una situación como esta no era diferente de establecerse como un cordero sacrificado. ¡Por supuesto, ese no era el caso para Qin Feng!

“¡Asimilación de Asteroides!”

¡Hubo una explosión ensordecedora seguida por la Asimilación de Asteroides activándose!

Las fuerzas internas de los asaltantes de la Araña Negra se derramaron y fueron atraídos hacia Qin Feng, lo que les hizo perder el control de sus cuerpos por completo.

¡Entonces, se vio al Sable Emperador Verde de Qin Feng viajando en un movimiento circular en el aire!

Todo de repente parecía completamente congelado en el tiempo.

¡Plaf! ¡Plaf! ¡Plaf!

Las siete cabezas cayeron al suelo y rodaron.

La sangre fresca y brillante brotaba de los tontos decapitados, inundando el suelo en un charco rojo. La camisa previamente blanca de Qin Feng ahora era carmesí.

¡Splat! ¡Plaf!

Habiendo perdido la cabeza, los cuerpos se derrumbaron uno por uno con golpes ominosos.

Con la muerte de los siete miembros de la Araña Negra, el caos se calmó, y una sensación de alivio pacífico llenó el aire una vez más. Luego, de la nada, algunas chicas restantes que no lograron escapar comenzaron a llorar.

“¡Duele! ¡¡¡Argghh…!!!

“¡Ambulancia! ¡Llamen una ambulancia!”

“¡¡¡Me han dado!!!”

Qin Feng se sentó lentamente en el suelo.

“¡Uf!” exhaló aliviado.

Los gemidos y gritos de los estudiantes fueron desgarradores, ya que finalmente escucharon el fuerte y estridente sonido de las sirenas – ¡los equipos de patrulla y médicos llegaron después de desgarradores 10 minutos! Bajo la supervisión de paramédicos, todos sus compañeros de clase fueron instalados rápidamente en las ambulancias, uno tras otro. Qin Feng, por otro lado, apretó su puño con fuerza.

“¿Hay víctimas?” Qin Feng preguntó con una cara hosca. La conmoción lentamente había dado paso a la ira, y estaba furioso.

Zhou Hao y Xiao Jing habían trabajado juntos, protegiendo a sus compañeros de clase. Al escuchar su pregunta, temieron que estuviera a punto de explotar y rápidamente trataron de calmar la situación. “No. Todo el mundo está bien. ¡Solo Yang Qian podría necesitar ser amputado!”

Qin Feng se estremeció ante la idea.

Las heridas de Yang Qian eran graves. Sus pantorrillas fueron penetradas repetidamente por balas, carne colgando, y apenas de una pieza. Ahora que toda esa locura había terminado, les quedó claro que sus heridas eran alarmantes y que su pantorrilla realmente necesitaba ser cortada.

De treinta estudiantes, trece trágicamente perdieron la vida. El resto logró un escape cercano y afortunado.

Algunos heridos fueron enviados al hospital, mientras que otros con heridas más leves recibieron tratamiento en el lugar, en la ambulancia. El resto del grupo se metió en la patrulla para poder llevarlos de vuelta a la estación para declaraciones y preguntas, un grupo que incluía a Chen Ming, se había escondido cuando se desató el infierno.

Los ojos de Chen Ming estaban vidriosos. No había esperado que ocurriera algo tan dramático.


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x