Arifureta — Capítulo 165


Hoy solo sera uno para preparar todos los pack de la siguiente semana, la cual en principio sera de puros packs.

Con respecto a lo que había dicho de los 「」lo exprese mal, en realidad son para las oraciones mentales, no solo la de telepatia, en el capitulo lo entenderán

Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Precintos Sagrados

Un mundo que era abundantemente colorido.

Ese fue el escenario que apareció en los ojos de Hajime y compañía que ingresaron a los 『Precintos Sagrados』

No había final que pudiera confirmarse. Varios colores se mezclaban en este espacio. Era como si estuvieran perdidos dentro de un mundo dentro de una burbuja.

En ese espacio misteriosamente colorido, había un camino blanco como la tiza que se extendía hacia adelante. No, en lugar de llamarlo un camino, era como la parte superior de un muro, era más correcto expresar su ubicación como “por encima de una enorme muralla”.

Hajime y compañía se sorprendieron por un momento. A pesar de eso, almacenaron las tablas que recibieron daño por los ataques de las apóstoles en los {Almacenes del Tesoro II} y se pararon en el camino blanco como la tiza. No podían ver apóstoles incluso después de mirar a su alrededor. Parece que el espacio al que Hajime se conectó usando la {Llave de Cristal Versión Degradada} era un lugar diferente del lugar que contenía a las apóstoles y monstruos. Se habían resuelto a enfrentarse con una gran cantidad de apóstoles y monstruos hasta donde alcanzara la vista tras infiltrarse, por lo que esto podría decirse que era una fortuna.

“Qué espacio más misterioso. No puedo captar la sensación de distancia”.

Shia dio su impresión mientras miraba desde el borde del camino. Justo cuando dijeron esas palabras, incluso cuando se asomaba por debajo, el suelo o la parte inferior del muro estaban siendo claramente tragados por el espacio extremadamente colorido. Incluso el camino por delante, después de cierta distancia, era tragado por el espacio colorido que hacía difícil confirmar la distancia.

“Supongo que no terminará bien si te caes, eh. Todos, tengan cuidado, ¿está bien?”

Todos asintieron enérgicamente a la advertencia de Hajime. De esa manera, comenzaron a seguir a Hajime mientras se mantenían atentos a los alrededores.

Viajaban a gran velocidad siguiendo el camino blanco como la tiza en una atmósfera que estaba llena de incómodo silencio. La {Brújula de los Caminos Eternos} mostró que el paradero de Yue estaba por delante del camino blanco cual tiza. Por lo tanto, avanzaron creyendo eso, aunque no había una sola cosa que pudieran usar para confirmar la distancia, por lo que dudaron de si realmente estaban avanzando.

Si no fuera por la brújula que le estaba enseñando a Hajime que la distancia a Yue se estaba cerrando incluso por un poco, tal vez inclusive él también sentiría dudas.

Avanzaron por el camino del que no se veía su final durante varias docenas de minutos con pocas palabras.

Finalmente, ocurrió un cambio.

“Está viniendo. ¡Bombardeo!”

Las orejas de conejo de Shia se enderezaron de repente al mismo tiempo que dio una advertencia. Independientemente de su vigilancia, todos, excepto Shia, fueron completamente tomados por sorpresa. Eso era la prueba de que la [Adivinación] de Shia se activó, al mismo tiempo también significaba que el ataque era peligroso y que podría acabar con ellos.

Inmediatamente después, sin previo aviso, radiantes destellos plateados atacaron a Hajime y a los demás desde todas las direcciones. Fue una lluvia de meteoritos de muerte sin una sola brecha, transmitía claramente el cómo no se dejó ningún lugar para escapar.

“¡Reúnanse!”

El rugido enojado de Hajime resonó. Todos reflexivamente se acercaron al lado de Hajime. Al mismo tiempo, Hajime sacó un enorme escudo del {Almacén del Tesoro II}. Y entonces. ese escudo que se manifestó en el aire vacío atravesó el suelo mientras se le vertía poder mágico.

Como resultado, “¡Gashun!, ¡Gashun!” tales sonidos se elevaban, placas de metal se deslizaban desde el interior del gran escudo a gran velocidad. En un parpadeo, las placas formaron una cúpula que cubría a Hajime y compañía. Placas de metal que parecían escamas se extendieron, era el escudo grande variable {Aidion}.

En el momento en que la última placa de metal se deslizó a su lugar y Hajime y compañía fueron completamente cubiertos, los destellos de todas las direcciones finalmente llegaron. Casi no hubo impacto. Los ataques eran como láseres, la superficie de Aidion se estaba convirtiendo en polvo. Obviamente, la causa fue la habilidad de desintegración de las apóstoles.

Pero tal cosa era obvia en el momento en que aparecía la luz plateada. Por esa razón, Hajime eligió la opción de defensa omnidireccional con este {Aidion}.

“Hah, solo inténtenlo si creen que pueden penetrar esto”.

Hajime susurró mientras sonreía sin miedo dentro de {Aidion}, en el cual estaba instalada una piedra de luz verde para iluminar. Esa fue la expresión de su confianza. Una confianza absoluta en que los tipos al nivel de apóstoles no podrían penetrar su defensa mejorada.

Frente a la brutal habilidad característica de las apóstoles, que era como jugar sucio, esas palabras eran algo demasiado insolente.

Normalmente.

Sí, incluso mientras Hajime gritaba esas palabras insolentes, {Aidion} estaba bloqueando por completo el bombardeo de desintegración. No, más exactamente las partes del escudo que se desintegraban se estaban regenerando. No hace falta decir que la causa era [Magia de Restauración]. La Piedra de Restauración que estaba encantada con [Magia de Restauración] estaba regenerando continuamente las partes de {Aidion} que se convirtieron en polvo como si el tiempo retrocediera.

Por supuesto, la habilidad de desintegración de las apóstoles estaba en el nivel en que un edificio se convertiría en polvo en un instante, por lo que no importa cuánta [Magia de Restauración] tuviera imbuida, el resultado sería que el objeto desaparecería antes de que pudiera mostrar algún efecto.

Sin embargo, este {Aidion} era similar a ciertas magias de barrera en que era un escudo compuesto hecho de varias capas de azantium con Piedra de restauración insertadas, además, el [Vajra] de Hajime también lo estaba reforzando. En otras palabras, incluso con una capa desintegrada, si la segunda, tercera y cuarta capa pueden ganar tiempo incluso por un segundo, entonces la Piedra de Restauración podría mostrar su efecto. Por lo tanto, incluso con su habilidad de desintegración, las apóstoles no podían esperar penetrarlo.

“Chicos, ahorren su fuerza por el momento. Si solo se trata de esta cantidad, me ocuparé de ellas”.

“¿Eh? Ocuparte de ellas…”

Shizuku estaba poniendo fuerza en la mano que sostenía la katana negra en preparación de la batalla contra el enjambre de apóstoles una vez más, pero las palabras de Hajime resonaron como para apagar su espíritu. Shizuku preguntó reflexivamente, pero dentro del gran escudo que estaba iluminado débilmente por una Piedra de Luz verde, viendo la expresión de Hajime que sostenía el gran escudo, esa mirada que parecía la de una bestia salvaje hizo que sus palabras quedaran atrapadas en su boca.

Justo después de eso, la presión que atacaba a [Aidion] se desvaneció de repente. El bombardeo total de las apóstoles había terminado.

Hajime transfirió a {Aidion} al {Almacén del Tesoro II}, justo después de eso, las apóstoles mostraron sus figuras saliendo del colorido espacio mientras generaban ondas. Todas las apóstoles estaban revestidas con poder mágico plateado, mostraban su seriedad desde el principio. Enviaron miradas entrecerradas a Hajime, quien soportó su bombardeo total, en un instante…

――Comenzó una masacre.

“¡DOPAAAAAAN!”, al mismo tiempo que rugía ese familiar estallido, la cabeza de seis apóstoles explotaron fácilmente como si fueran broma.

“¿¡!?”

Fue una derrota rápida impropia para las apóstoles de dios.

Las apóstoles que perdieron a seis de sus hermanas justo en el momento en que hicieron su entrada tragaron audiblemente. El destello carmesí que desgarró la cabeza de las apóstoles ciertamente atacó más rápido que el sonido del arma, pero debería ser posible evadirlo si se trataba de las apóstoles a plena potencia en el estado revestido con luz plateada.

La causa que negó la capacidad de evasión de las apóstoles podría entenderse por el hecho de que las seis víctimas fueron todas las que parpadearon en ese instante.

Hajime estaba aprovechando la apertura en la mente de las apóstoles. El número de apóstoles que aparecieron desde el espacio colorido fue de casi cincuenta personas. Hajime las confirmó a todas instantáneamente y apuntó simultáneamente solo a las apóstoles parpadeantes con precisión milimétrica…

Hajime había sobrevivido muchas batallas contra las apóstoles, esa era la razón por la que este movimiento especial con nivel de dificultad comparable a enhebrar el ojo de una aguja a distancia estaba funcionando. No había forma de que las apóstoles pudieran entender lo que sucedió.

Debido a eso, no pudieron entender la razón por la que sus disparadas hermanas fueron incapaces de hacer nada, esto también causó que su mente se pusiera en blanco por la incomprensión durante un instante.

¡DOPAAAN!

Con eso murieron cuatro más. Sus cabezas explotaron y cayeron al suelo como insectos con las alas cortadas.

“Kuh, tres personas cantaran. ¡El resto continúe!”

Una de las apóstoles dio instrucciones mientras apretaba los dientes con el habitual rostro inexpresivo desmoronándose. Parecía que ella era la comandante que transmitía las ordenes incluso entre las apóstoles. Las apóstoles restantes obedecieron las instrucciones y se movieron todas a la vez.

La apóstol que dio instrucciones, Zekst, balanceó sus grandes espadas gemelas una vez y luego alzó el vuelo instantáneamente con sus alas plateadas batiéndose. Cargó contra Hajime mientras dejaba imágenes secundarias.

Pero, para tal apóstol, el pequeño murmullo de Hajime la alcanzó claramente.

“… Hee, entonces tú eres la capitana”.

“…”

En medio de una gran cantidad de apóstoles volando con innumerables imágenes secundarias llenando el espacio hasta el límite, el brillo de los ojos de Hajime atrapó con precisión la figura de Zekst.

Y entonces, la mirada de Hajime y Zekst se enredó dentro del mundo donde los abundantes colores se desvanecían y se volvían apagados, justo después, lentamente, y aún más lentamente dentro de la mente de Zekst, la boca de Hajime… se dividió.

En ese momento, Zekst se dio cuenta. Este mundo donde el flujo del tiempo se volvió lento, no fue algo producido debido a su gran velocidad, sino que fue el fenómeno de la linterna giratoria que alguien veía en sus últimos momentos. La razón de su realización fue porque, incluso mientras se daba cuenta de la bala carmesí que se acercaba lentamente hacia ella en el mundo real, las imágenes de las muchas obras secretas que se habían llevado a cabo hasta ahora como Apóstoles de Dios en todos los países hacia las personas también pasaban por su mente.

Todas las apóstoles compartieron su memoria unas con otras. Incluso si no fue algo que Zekst hizo personalmente, pero algo que hizo una “apóstol” fue algo que Zekst también hizo… Zekst pensó, ¿las apóstoles que fueron destruidas antes que ella también vieron las mismas escenas como estas? Las escenas de las personas con las que habían estado jugando hasta ahora, ahora las miraban burlonamente.

El cuerpo de Zekst se movía con precisión incluso mientras miraba la linterna giratoria. Su cuello se movió por sí mismo tratando de evadir la bala voladora girándose a un lado. Pero, misteriosamente, incluso con eso, Zekst estaba convencida de que la bala que se acercaba aún la atravesaría.

Y luego, esa convicción se demostró como correcta en un instante. En el momento en que Zekst torció su cuello, de todas las cosas, la bala ante sus ojos cambió su trayectoria ligeramente. Su camino se dirigía con precisión a la frente de Zekst.

「Ah, en serio, qué irregular…」

Después de murmurar algo así dentro de su corazón, al final Zekst sintió un impacto, junto con ello su conciencia cayó en la oscuridad.

Al mismo tiempo que cayó Zekst, otras siete apóstoles también cayeron al suelo con las cabezas igualmente destrozadas.

Hajime echó un vistazo a esa escena mientras giraba a {Doner & Schlag} en un giro de pistola, luego esparció más balas de muerte en todas las direcciones. (Ex: Desde ahora cuando estén juntas les pondré así para que tengan más clase)

Aunque debido a que la rotación de los brazos de Hajime y la velocidad de recarga eran demasiado rápidas, un observador externo solo podría ver giros acrobáticos de pistolas repitiéndose todo el tiempo. La realización de la intención asesina de Hajime se mostró solo por el hecho de que los dispersos destellos carmesí estaban pasando a través de las frentes de las apóstoles sin la más mínima desviación.

“¿Po, Por qué?”

Incapaz de soportarlo, una de las apóstoles que no fue derribada aún habló con voz áspera y palabras que podrían tomarse como una pregunta o un escape de la realidad.

Era natural para ella el estar así. Eran las Apóstoles de Dios. La espada de dios a la que seres como la humanidad no tenía esperanzas de oponérseles. ¡Eran existencias que podían pisotear el mundo por igual como un desastre natural con solo una de ellas! Y, aun así, por qué, cómo podrían ser fácilmente exterminadas así, cayendo como moscas… Imposible. ¡No había forma de que este tipo de visión irreal pudiera existir!

Justo después de eso, un destello voló hacia esa apóstol.

Con una emoción desconocida brotando dentro de ella, esa apóstol desató un corte en el aire tratando de atravesar esa luz con su brillante espada grande. La información de la batalla anterior de que las balas de Hajime generaban un impacto que podrían romper su gran espada de un ataque también se compartió naturalmente con esta apóstol, por lo tanto, decidió no “convertir su gran espada en un escudo” sino “cortar la bala”.

Así, la hermosa trayectoria plateada dividió el destello carmesí… así era como debería ser.

En cambio, el resultado que ocurrió fue la explosión de la cabeza de la apóstol. Justo antes de que la mente de la apóstol se hundiera en la oscuridad, susurró dentro de su extendida percepción.

「La luz… ¿se deslizó?…」

No era irracional para ella tener esa interpretación errónea.

――[Transmutación] combinada de [Magia de Metamorfosis] y [Magia de Creación], bala especial {Bala Viviente}

Esa fue la verdadera identidad de los ataques que se deslizaron a través de la evasión de las apóstoles y sus grandes espadas.

Esta {Bala Viviente} era una bala especial encantada con [Magia de Metamorfosis], la explicación simple era que la bala podía escuchar las órdenes del usuario, literalmente era una bala viva.

Hajime desarrolló esta bala después de comprender que la piedra de sellado y el pseudo escorpión en el abismo se crearon mezclando materia orgánica e inorgánica, por lo que poniéndolo de forma simple la bala era un golem viviente en forma de bala que ejecutaba una orden simple.

Esta vez, la orden que dio Hajime fue solo una. “Golpea el lugar apuntado”, eso fue todo. Era una bala pequeña, así que a pesar de que escuchaban la orden no tenían ego. Por así decirlo, fue como un programa. Evadir si había un obstáculo frente al objetivo, perseguir si el objetivo se movió. Eso fue todo lo que pudieron hacer. La bala no podía dar vuelta en U si pasaban al objetivo y perseguirlo sin cesar, tampoco podía darle la vuelta a una pared hecha de alas plateadas para disparar al apóstol en la parte posterior de la cabeza.

Pero, aun así, el destello acelerado electromagnéticamente que alcanzó al objetivo en un instante corregía su trayectoria solo un poco antes de alcanzar al objetivo. No importa cuán injusta sea la capacidad de percepción y la velocidad de reacción que tenían las apóstoles, no había forma de que pudieran evadir ni nada.

Si una apóstol trató de cortar la bala con su espada grande, pero la bala cambió su trayectoria suavemente, no era irracional que la apóstol lo confundiera como que la bala “se deslizó”.

“Antes, ustedes dijeron esto. Que ‘el análisis sobre ti ha terminado’. Me pregunto de cuando estaban hablando. Cuando no lograron matarme una segunda vez, la guadaña del dios de la muerte ya se había alineado en sus cuellos”.

El giro de pistola se movió a una velocidad de rotación demasiado alta por lo que parecía un escudo redondo. La figura de Hajime que se movía con los pies deslizándose girando una y otra vez mientras disparaba destellos de forma radial parecía como si estuviera bailando.

Y entonces, mientras la danza de la muerte continuara, una por una las apóstoles serían perforadas en la frente, les explotarían la cabeza y caerían como marionetas con sus hilos cortados.

Si intentaran usar sus espadas grandes como escudo, entonces un ataque de tres impactos comprimidos les asaltaría y con un solo disparo, se infligiría un daño fatal en las espadas grandes, en un instante el segundo disparo perforaría la frente junto con la espada. Incluso cuando intentaban un ataque de largo alcance o magia, su respiración en el instante en que iban a atacar se leería perfectamente, por lo que solo expondrían una apertura, pero si intentaban un combate a corta distancia, serían interceptadas por una bala con trayectoria ajustable.

Cuando intentaban superponer sus grandes espadas gemelas y sus alas plateadas como un escudo para cargar, seis disparos estallarían con precisión milimétrica al mismo tiempo, la tremenda onda de choque generada rompería la pared de hierro, o posiblemente la apóstol se quedaría sin de fuerza y ​​saldría volando. Y entonces, ese impacto las haría espontáneamente crear una abertura en entre sus grandes espadas y alas, por lo que una bala curva atacaría a través de ella.

“Mientras pensaba en las formas de matarlas, ¿qué estaban haciendo?, ¿analizaron mi estilo de lucha? Ja, eso no bastara en absoluto. Tienen que entrenarse, cambiar de arma, pulir su táctica, aumentar su habilidad, poner el doble y triple de trampas, y producir cartas de triunfo en masa”.

Las agotadas apóstoles continuaron cayendo del cielo como restos de galleta de la boca.

“Cállate-”

Justo después de eso, junto con una voz enojada que parecía reprimir desesperadamente algo que brotaba dentro del locutor, se materializó un sol plateado. El sol que brillaba resplandecientemente era algo hecho del poder mágico concentrado de la apóstol encantado con la habilidad de desintegración. Mirando más de cerca, bajo el sol plateado había tres apóstoles levantando sus grandes espadas apiladas una encima de la otra. Lo más probable es que se tratara de un gran bombardeo ejecutado por múltiples apóstoles.

Mirando eso, Hajime… resopló exasperado.

“¿Esa es su carta de triunfo? Bien, tráiganlo”.

“… ¡Desaparece sin dejar rastro!, ¡Irregular!”

Las tres apóstoles bajaron sus espadas al unísono. El sol plateado que era una compresión de energía hasta el punto crítico irradiaba su luz de la ruina con prominencia. Un láser súper grueso con un diámetro de diez metros se acercó a Hajime para convertirlo en polvo.

Desde el {Almacén del Tesoro II}, Hajime sacó dos piezas de disco: sacó dos chakrams y los arrojó hacia adelante. Uno de los chakrams giró en el aire, cuando su parte plana encaraba al inminente bombardeo, al momento siguiente se dividió en tres partes.

El chakram se dividió en tres partes con la misma distancia entre ellos, sin embargo, no se dispersaron en pedazos, las partes estaban conectadas por un cable delgado, las partes se extendieron ampliamente en un instante y crearon un gran círculo ante los ojos de Hajime.

En ese momento, el enorme láser plateado alcanzó a Hajime… no, fue completamente absorbido por el círculo formado por el chakram dividido y el cable. Y luego, esa luz plateada tragada salió del otro chakram que también se separó y creó un similar gran círculo en un lugar ligeramente separado.

――Chakram Variable, {Orestes}

El chakram hasta ahora solo podía crear una puerta en el pequeño interior del chakram, pero este nuevo tipo de chakram {Orestes} tenía una mejora aplicada la cual le permitía separarse y permanecer conectados por el cable incorporado en el interior, un portal que podía cambiar de tamaña libremente sería creado. Dependiendo de la situación, también podría usarse como una guillotina haciendo que la mitad de algo pase por la puerta y luego se reduzca el tamaño del círculo.

Las apóstoles ni siquiera soñaron que el bombardeo concentrado por tres apóstoles que podría decirse era una carta de triunfo les sería devuelto tal cual, tal vez no pudieron moverse mientras realizaban el ataque, su reacción fue lenta y fueron tragadas por la luz que ellas mismas dispararon, fueron literalmente aniquiladas sin dejar ni siquiera polvo.

“Ustedes no evolucionan. No pueden luchar hasta la muerte por vivir, por su deseo, por lo que es ‘importante’. Por eso, se los dije desde el principio, ¿no? Todas ustedes son solo muñecas de madera”.

“¡Irregular! No, verdaderamente eres, un verdadero monst—”

Un disparo resonó. La bala que curvó su trayectoria se acercó fácilmente como si fuera un chiste y atravesó la frente de la última apóstol.

Mientras las plumas de plata y los restos de las apóstoles caían como una ilusión, Hajime hizo girar los humeantes [Donner & Schlag] y terminó de recargar, luego los guardó en silencio en sus fundas.

Mirando el resultado, no resultó herido en una pelea contra cincuenta apóstoles de dios. Completamente. Fue realmente aplastante.

Ese hecho hizo que las expresiones de Shia, Tio y Shizuku se convirtiera en unas de éxtasis. Por otra parte, Suzu y Ryutaro soltaron una risa seca.

El {Impacto de Meteorito} que destruyó la 『Montaña de Dios』, el láser de convergencia de luz solar {Burst Hyperion}, el {Gatling Pile Bunker} y las {Balas Vivientes}… cuando a Hajime se le dio tiempo, tal cantidad de armas absurdas se produjeron una tras otra.

¿Qué se quiso decir con un trabajo no combatiente?, ¿Qué significaba una ocupación común? De hecho, el cuerpo de Hajime se jactaba de monstruosas estadísticas debido a un evento irregular, pero la verdadera arma de Hajime no era otra que ese poder de desarrollo. Y entonces, en cada época, lo que se convirtió en una amenaza para la humanidad siempre fue “algo” creado recientemente. En cierto sentido, tal vez podría decirse que Hajime estaba en posesión del talento más aterrador.

Si bien ya era demasiado tarde en este punto, tanto si lo querían como si no, Shizuku y los demás tuvieron que entender eso.

“Va a ser problemático si vienen en sucesión. Sigamos de inmediato”.

Al escuchar a Hajime que comenzó a correr mientras daba la orden como si nada hubiera pasado, Shizuku y los demás volvieron en sí y lo persiguieron.

“Aaa. Quería mostrarle el Hajime-san de ahora mismo a Yue-san desuuu”.

“Fufu, pensé que podría haber este tipo de cosas. Así que traje artefacto de grabación de imágenes. Cuando todo termine, ¡tengamos una reunión de apreciación de video!”

“¡Tio-san, bien desu!, ¡Como se esperaba de la extraordinaria pervertida que incluso podría dejar su nombre en la historia!”

“¡Jajajaja, no me alabes, no me alabes! Me volvería tímida, ¿sabes?”

Shia y Tio se rieron juntas con compostura mientras estaban dentro de la base enemiga que eran los Precintos Sagrados. Sus sentimientos se relajaron con eso mientras corrían hacia adelante por un tiempo.

Hajime y los demás finalmente se toparon con una pared de abundantes colores. Cuando su mano tocó la pared ondulante, la mano se hundió fácilmente en el otro lado. Se asintieron el uno al otro y todo el grupo saltó al otro lado de la onda.


Si le preguntaran a Nakamura Eri cuál fue su primer recuerdo más intenso, seguramente respondería así.

――La escena de la muerte de Otou-san.

Fue cuando Eri tenía cinco años. Ella fue con su padre a un parque público con solo ellos dos, allí Eri saltó a la carretera descuidadamente y con una sincronización diabólica, un automóvil avanzó, entonces su padre murió protegiendo a Eri. En cierto sentido, fue el resultado de un accidente de tráfico mundano.

Pero, hubo un resultado que no fue mundano. Ese era el estado de su madre después de eso. La madre de Eri era la hija de una familia de clase ligeramente alta, pero parecía que fue en contra de su familia y se casó con el padre de Eri, se aferraba todo el día a su esposo hasta el punto de que incluso el corazón infantil de Eri se avergonzaba.

Ello no fue solo porque la madre simplemente amaba a su esposo, si alguien daba un paso atrás y lo veía más de cerca, tal vez estaba en el nivel que podría llamarse como dependencia. Por esa razón, la madre de Eri que desde el principio no era mentalmente fuerte no pudo soportar la muerte del amado esposo que sostenía su corazón.

Debido a que no pudo soportarlo, mostro sus colmillos a la causa de su muerte. Sí, su objetivo era su propia joven hija: Eri. Normalmente, una madre se tragaba sus lágrimas mientras cuidaba a su hija, que debería estar herida porque fue testigo con sus propios ojos de la muerte de su padre, esa sería la forma correcta de vivir como madre. Pero, como era de esperar, aunque la madre de Eri se contuvo frente a otras personas, cuando regresaron a casa y solo estaban ellas dos, dirigiría su odio hacia Eri sin disfrazarlo en absoluto.

Para la madre de Eri, si su hija y su esposo se pesaran en una balanza, la balanza se inclinaría hacia este último, ella amaba a su hija porque Eri era la hija de su esposo.

En ese momento, la Eri de cinco años, soportó con todas sus fuerzas la violencia que recibía casi todos los días y el lenguaje abusivo que se le escupía. Eso fue porque Eri, que era inteligente para tener cinco años, estaba aceptando completamente las palabras de su madre que le decían “por tu culpa”. Su descuido mató a su padre: la que creía eso más que nadie era Eri.

Era natural que su madre se enojara con ella, quien le robó el esposo que amaba su madre. Era natural que ella, que hizo morir a su padre, recibiera castigo tanto en su corazón como en su cuerpo. Eri lo creía desde el fondo de su corazón.

Al mismo tiempo, Eri también creía que cuando este castigo terminara, su madre, que parecía un demonio, volvería a la gentil madre del pasado que siempre sonreía amablemente.

El abuso de su madre fue ingenioso, nunca había hecho nada que pudiera dejar alguna marca en el cuerpo de Eri. Eri tampoco había revelado nada por el bien de su madre, y también por su castigo. Debido a eso, tal situación continuó durante algunos años, pero no había nadie que pudiera darse cuenta de lo que ocurría.

Sin embargo, para una niña no había forma de que ella siempre pudiera sonreír en ese ambiente. Como era una niña rodeada de una atmósfera sombría, Eri prácticamente no tenía ningún amigo en la escuela. Su tranquila solitaria yo que parecía alguien preparándose esperando que la tormenta pasara seguramente era inquietante para los niños de la misma edad.

El aislamiento, la auto-condena y el dolor de su corazón, sus sentimientos que pensaban en su madre y la soledad… El corazón de Eri se estaba acercando al límite por todo eso. De esa forma soportó esa situación durante varios años, pero en cierto sentido también podría decirse que es sorprendente cómo soportó tanto tiempo.

Un cambio ocurrió en aquellos días tan sombríos.

A los nueve años: cuando estaba en el tercer año de la escuela primaria. Su madre trajo a casa a un hombre desconocido. Era un hombre adulto con una actitud arrogante y mal carácter. Su madre estaba haciendo una voz enfermizamente dulce persuadiendo a ese hombre mientras se aferraba coquetamente sobre él.

Eri no podía creerlo. ¿No su madre le arrojo toda esa ira y odio a ella precisamente debido a que amaba a su padre desde el fondo de su corazón? Eri pensó.

Ese pensamiento no estaba equivocado. Pero, el corazón de la madre de Eri era mucho más débil de lo que incluso Eri creía. En la medida en que, si no fuera apoyada por alguien, entonces no sería capaz de vivir adecuadamente.

Desde ese día, la casa de Eri fue ocupada por ese hombre.

La forma en que el hombre actuaba en la casa era exactamente como la basura típica que a menudo salía en una novela barata. Y, además, como para seguir la historia cliché de tal novela, la mirada de ese hombre hacia Eri no era algo que generalmente se dirigía a una niña pequeña.

La desagradable sensación que se sentía como si le lamieran todo su cuerpo hizo que Eri pasara su tiempo dentro de la casa conteniendo la respiración aún más que antes. Aun así, los actos y el discurso del hombre aumentaron gradualmente, desde hace mucho Eri comenzó a llamarse con ‘boku’ (TI: esta forma de llamarse a sí mismo suele ser usada por los chicos, una chica usualmente usa ‘watashi’) y mantenía su cabello en un estilo corto. Esa fue la escasa medida de la pequeña Eri para defenderse con el pensamiento de que “si él no me ve como una niña, entonces”.

En la escuela, Eri, que incluso en tiempos normales ya era vista como sombría y algo misteriosa, un día de repente cambió la forma en que se llamaba a sí misma y llegó con el pelo corto como un niño, lo que causó que los pocos niños que a pesar de que no eran amigos de ella, aún conversaban diariamente con Eri, incluso esos niños se distanciaron de Eri. Eri se aisló más y más.

Aun así, incluso si sentía que su madre traicionó a su padre, Eri todavía creía. Que su madre seguramente volvería a la gentil madre del pasado. Fingió no darse cuenta de que tal pensamiento era solo un tipo de escape que apartaba sus ojos de la realidad.

Esa esperanza de Eri que era como agarrar a una paja, fue destruida por un evento que le hizo darse cuenta de que esa esperanza era realmente solo una frágil paja. Finalmente, el hombre enseño sus colmillos de deseo a Eri. Fue mientras la madre de Eri salía por su trabajo nocturno.

Afortunadamente, aunque no estaba claro si realmente podría llamarse afortunado, los vecinos que escucharon el grito de Eri notificaron a la policía, gracias a eso la castidad de Eri no fue robada. Eri misma pensaba que tal vez llegaría este tipo de día, por lo que se había preparado todos los días abriendo las ventanas para que sus gritos fueran fácilmente oídos, esa fue también la razón por la que se salvó.

Y por tanto ser atacada no fue algo impactante para Eri. Más bien, incluso pensó que era una oportunidad. Con esto, su madre finalmente debería abrir los ojos. Su madre cortaría la conexión con un hombre que atacó a su propia hija y recordaría al padre de Eri. En cualquier caso, el hombre fue atrapado por la policía, por lo que se cortó su lazo. Con esto, la vida de Eri y su madre mejoraría ligeramente, pensó.

Sí, ella pensó así.

Solo hasta que su madre dirigió un odio que era aún mayor que hasta ahora hacia ella.

Después de terminar con el interrogatorio de la policía y regresar junto con Eri a su casa, lo primero que sintió Eri fue la bofetada de su madre. Y entonces, su madre le dijo esto a Eri: “¿Cómo te atreves a seducir a esa persona?”.

Al parecer, para su madre, el incidente en el que Eri fue atacada por el hombre no fue un impulso para que se diera cuenta de la basura de hombre que era, en su lugar su madre lo percibió como Eri robando al hombre de su madre una vez más. En lugar de que su hija fuera asaltada, la cuestión de cómo el hombre fue separado de ella y el cómo el deseo del hombre se dirigió a Eri era un asunto que su madre no podía soportar.

Una madre que traicionó a su padre, una madre que la lastimó, una madre que estaba triste porque ese hombre se había ido en lugar de porque su hija fue atacada… en ese momento, Eri finalmente se dio cuenta. No, tal vez debería decirse que finalmente vio directamente a algo que realmente había entendido, pero de lo cual desvió la mirada.

Es decir, que su madre no la amaba. Que su madre del pasado ya no volvería. Que la verdadera naturaleza de su madre no era la figura gentil del pasado, sino la figura rebosante de fealdad frente a sus ojos en este momento.

Se dio cuenta de eso.

Por eso: Eri se rompió.

Todo lo que creía era una ilusión. Su resistencia fue sin sentido. Y entonces, no había esperanza en el futuro por delante. Esos factores fueron más que suficientes para romper a la muy joven Eri.

Cuando se despertó al día siguiente, no de su sueño, sino de su desmayo, era temprano en la mañana cuando el sol aún no había salido, y Eri salió de la casa. Este no era un acto para probar el afecto que los niños solían hacer, para ver si su madre se preocuparía y vendría a buscarla. Fue por el bien de terminar consigo misma: en otras palabras, un suicidio.

Salió de la casa porque no quería morir cerca de su madre por alguna razón.

Así, Eri vagó inestable sin ningún destino en particular, y lo que descubrió fue un río. Un gran río en un lugar un poco alejado de casa. La bien cuidada llanura del río se convirtió en un buen lugar para que los niños jueguen. Con esto, Eri, que miraba vagamente el río que fluía desde el puente de hierro que lo cruzaba por encima, pensó: hagámoslo aquí.

Era un río con bastante cantidad de agua, pero el flujo no era particularmente rápido, y no era como si el nivel del agua aumentara debido a la lluvia. Para suicidio por ahogamiento, este lugar honestamente podría decirse que no era adecuado. En lugar de ahogarse, había más peligro de saltar del puente y aterrizar equivocadamente. Aunque incluso ese riesgo se reduciría con el agua del río y en muchos casos no causaría la muerte.

El cuerpo de Eri se subió de alguna manera con sus delgados brazos, su parte superior sobresalía mucho fuera de la barandilla. Así como si estuviera siendo absorbido, el cuerpo de Eri estaba a punto de caer del puente… exactamente en ese momento, de repente una voz la llamó.

――¿Qué estás haciendo? La voz dijo.

Lo que entró en los ojos vacíos de Eri que miraron hacia atrás fue un niño de aproximadamente la misma edad que ella, llevaba un jersey y obviamente estaba trotando. Eri también sabía muy bien sobre este chico, era alguien en la misma escuela que ella que reunió toda la popularidad en sí mismo, un niño brillante y alegre: sí, era Amanogawa Kouki.

Al ver la expresión oscura de la mirada hacia atrás de Eri, Kouki supuso que ella no estaba en un estado mental normal, jalo con fuerza a Eri de la barandilla y mostró su sentido de la justicia en su totalidad.

A Kouki, quien persistentemente preguntó su situación, Eri explicó con muchas cosas omitidas. Lo hizo porque si no lo hacía, no parecía que Kouki la dejaría ir. Kouki, que escuchó la explicación realmente abreviada de Eri, la comprendió así.

Eri, que estaba aislada en la escuela, fue disciplinada estrictamente por su padre debido a eso. Cuando le pidió ayuda a su madre, incluso su madre la regañó junto con su padre. Eri no tenía ningún aliado y, sintiéndose triste, intentó suicidarse.

No se puede decir que esa conclusión fuera errónea al escuchar solo esa fragmentada información. Para Kouki, que todavía era inmaduro y cuya base de pensamiento era que la naturaleza humana era fundamentalmente buena, algo así como el principio detrás del acto de la madre de Eri estaba más allá de su comprensión, ni siquiera podía imaginar que un hombre adulto usara a una chica de la misma edad que él como salida de su deseo, es más, la madre inclusive culparía a su hija por eso. Y así, la conclusión se convirtió en eso con la esfera de comprensión de Kouki.

Entendiéndolo así, con una sonrisa y una fuerza que cautivó a las chicas de la escuela incluso a esa edad, Kouki puso sus manos en las mejillas de Eri mientras declaraba a corta distancia.

――Ya no estás sola. Protegeré a Eri.

Él dijo eso. La palabra “protegeré” se le dijo, al corazón de una niña rota, justo después de comprender que no valía nada para todos. Fue dicho tan seguramente sin una pizca de duda. Por el niño más famoso en la escuela que era como un príncipe, en una situación que podría decirse dramática en cierto sentido, ese tipo de cosas se le dijeron a Eri.

En el fondo de su corazón, para la niña que había estado buscando continuamente el afecto de alguien todo este tiempo, esa palabra era extremadamente intensa.

Es más, en ese día, Eri, que de alguna manera abandonó el suicidio, fue echada por su madre para ir a la escuela, entonces en la escuela se sorprendió porque las chicas de la clase vinieron a hablar con ella alegremente una tras otra, aún más cuando supo que esta situación se debía a una palabra de Kouki… para decirlo francamente, su corazón cayó por él allí mismo.

Después de eso, el personal del centro de consulta infantil sospechó de maltrato por el comportamiento de la madre de Eri y la visitaron para investigar varias veces. Sin embargo, a pesar de que era joven, sabía que, si se separaba de su madre aquí, al mismo tiempo tendría que moverse a otro lugar, en otras palabras, se separaría de Kouki, Eri, que sintió eso luego actuó como una “niña que amaba a su madre” con todas sus fuerzas.

Sintió que iba a vomitar, pero frente al personal abrazó a su madre con una gran sonrisa y actuó el escenario de unas cercanas madre e hija. Incluso ahora Eri todavía recordaba la expresión de su madre en ese momento. Su expresión que cambió de conmoción a una cara sacudida, y luego se convirtió vívidamente en un miedo definitivo.

Mirando a su madre así, lo que Eri pensó fue: “Aah, así que es así”. Simplemente cambiando el método, algo como la posición o emociones podría ser cambiado fácilmente. Solo por su sonrisa alegre como si su aire sombrío hasta ahora fuera solo una mentira, su madre inmediatamente desvió la mirada y se calló. Cuando más tarde susurró “Ahora, ¿qué quieres que robe?” bromeando, su madre palideció y gritó mientras salía corriendo de la casa.

Eri estaba convencida de que todo esto fue gracias a Kouki, el príncipe que apareció de repente y juró protegerla. Que ese día su príncipe la salvó y la cambió. Que renació debido a Kouki. Por eso, su vida a partir de ahora estaría junto con él, que era como una luz radiante y ella viviría de manera similar dentro de la luz.

Indirectamente amenazó a su madre, y luego la indujo para que solo le entregara el costo de vida a la casa, arregló el entorno para que pudiera estar al lado de Kouki… estaba convencida de que era alguien especial que fue elegida por el príncipe…

Pero, Eri tenía un malentendido. Para Kouki, Eri no era más que una persona que debería ser salvada por el héroe de la justicia. Después de llamar a sus compañeros de clase y pedirles que fueran amigables con la aislada Eri, el rescate de Kouki terminó con eso. Similar a cómo en el anime las personas que fueron salvadas por el héroe ya no salieron en absoluto en el próximo episodio, para Kouki el asunto con Eri era “una historia que ya había terminado”.

Es por eso que Eri pensó que era extraño el como Kouki solo entraba en contacto con ella como si fuera “alguien más de la multitud”, por qué las otras chicas no podían entender que ella era la “especial” de Kouki por alguna razón. “Porque, ese lugar es el lugar que me corresponde, ¿no?” Se preguntó eso.

Debido a eso, Eri, que no pudo acercarse a Kouki en mente y cuerpo, y no pudo hacer nada más que continuar mirando a Kouki, comenzó a notar varias cosas.

Las chicas de la clase que hablaron con ella íntimamente lo hicieron solo “porque esa fue la petición de Kouki”.

Que al lado de Kouki, ya había “alguien especial” que lo acompañó incluso antes de que intercambiaran palabras en el puente temprano en la mañana, que no había lugar para que ella perteneciera ni nada allí.

Que para Kouki, ella era alguien cuya historia con él ya había terminado.

En el momento en que se dio cuenta de eso, fue como si se estuviera volviendo loca, no, literalmente se estaba volviendo loca mientras pensaba en lo mismo continuamente cada día.

De esa forma Eri lo entendió.

Sobre el humano llamado Kouki.

Y entonces Eri recordó.

Lo que aprendió de su madre, cómo las emociones y comportamiento de alguien podían cambiarse tan fácilmente con un solo acto.

Por eso:

“Así pude obtener a Kouki-kun en mi mano, ¿no? Bueno, hubo demasiadas cosas irregulares, como la convocatoria a otro mundo y demás., sin embargo…”

“¿Hm?, ¿Eri, dijiste algo?”

En cierto lugar en los Precintos Sagrados, Eri, que miraba un páramo mientras susurraba para sí misma, hizo que Kouki se volviera hacia ella y preguntó mientras inclinaba la cabeza. A tal Kouki, Eri sonrió alegremente mientras se acercaba a él, y luego se acurrucó en su espalda. Se aferraba coquetamente como una vez su madre hizo con ese hombre. Hizo eso inconscientemente.

“Nope, no es nada en absoluto sabeees. Solo estaba pensando que sería genial si derrotamos rápidamente a ese demonio, y luego recuperamos a tus amigos de la infancia, eso es todo lo sabeees”.

“Ya veo… Tienes razón. Yo también siento lo mismo. Tenemos que liberar rápidamente a Shizuku, Kaori y Ryutaro, también a nuestros compañeros de clase del lavado de cerebro. Nagumo también, él es inequívocamente un compañero de clase, pero… ese tipo ha hecho demasiado mal. Incluso si tengo que convertir mi corazón en el de un demonio, tengo que vencer a ese tipo. Incluso si tengo que soportar el estigma de un asesino de un compañero de clase, tengo que salvar a todos, ¿no es correcto?”

“Va a estar bien, sabeees, Kouki-kun. ¿Porque estoy justo a tu lado, veeees? Te ayudaré siempre. Soy yo, solo yo, quien será el aliado de Kouki sin importar lo que pase, ¿sabeees?”

“Eri… gracias. Puedo volverme fuerte así, cómo puedo luchar contra ese tipo también, todo es gracias a Eri. Eri es mi…”

“¿Mí?, ¿Mí que me preguntooo?”

Eri susurró al oído de Kouki y lo presionó deliberadamente para que dijera la obvia respuesta. Frente a eso, las mejillas de Kouki se enrojecieron ligeramente, pero sus palabras fueron firmes.

“Tú eres mi… ‘persona especial’. No importa lo que pase, ‘no te dejaré estar sola’ de aquí en adelante. ‘Protegeré a Eri’”.

“Fuh, fufu, kuh, fuufufu…”

“¿Eri? : Nmu-”

Eri, quien soltó una risita por no poder soportarlo, hizo que Kouki la mirara por encima del hombro con una mirada preocupada. Mientras mostraba una expresión de éxtasis, Eri apiló sus labios sobre los de Kouki. Y luego, sus labios se separaron con una cuerda plateada estirada entre ellos. Mientras veía a los ojos de Kouki que parecían vacíos de alguna manera, Eri murmuró sonriendo.

“Sí, está bien así. Kouki-kun, vamos a estar juntos para siempre, ¿nooo?”

El viento seco sopló.

――En el mundo donde nooo hay nadie más que nosotros dos

Las últimas palabras susurradas dentro de Eri no entraron en el corazón de Kouki. De repente, desde un lugar ligeramente distante, se escuchó un eco. La expresión de Kouki se torció en una mirada desagradable. Sus ojos contenían llamas de odio.

Eran los pasos del odiado enemigo y de sus amigos de la infancia.

Ex: Realmente no quisiera echarle la culpa a Kouki por lo de Eri, era un niño pequeño así que comprendo sus acciones, pero aun así no puedo evitar culparlo un poco en mi interior por no haber cumplido sus palabras, por no salvarla ni ayudarla realmente y simplemente olvidarla. Trato de no odiarlo unilateralmente por que sí y juzgarlo más objetivamente, pero esta clase de cosas lo dificultan.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s