Shiki: Volumen 02: Capítulo seis: parte 3


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


El viernes, Toshio recibió la noticia del Hospital Nacional de Mizobe de que Katou Yoshihide, a quien había transportado, había muerto anoche. 

Antes de la hora del almuerzo, Gyouda Etsuko de Kami-Sotoba entró al hospital. Ella también tenía aparente anemia. Se le recetó suplementos de hierro y vitaminas, un antibiótico y, por si acaso, una transferencia completa de sangre. Fue literalmente un tiro en la oscuridad. 

“Últimamente es como si el doctor estuviera en un estado de alta tensión”

La que dijo eso durante el almuerzo fue Shiomi Yuki. 

“No es como si no lo entendiera” fue Yasuyo quien dijo eso. “Está ocupado, ¿no? Últimamente. Y sin resultados concluyentes”

Así es, dijo Kiyomi asintiendo. Ella abrió su caja de almuerzo preparada y entregada y suspiró. “Es porque los pacientes esenciales no entran hasta que empeoran”

“Pero, que el doctor le gritara a los pacientes, me sorprendió” agregó Isaki Satoko con su propio suspiro. “Ah, me pone tan nerviosa ahora, pensé entonces”

“¿Katou Yoshihide-san? … Así es” asintió Yasuyo. “Le dijeron que le dieron una decocción porque tenía un resfriado … ¡Eso lo exaltó demasiado!”

“¿Así es cómo es?” Fue Towada quien preguntó. Yasuyo se encogió de hombros. 

“La verdad es que no existe una enfermedad como el resfriado. En estos días decimos síntomas parecidos al resfriado. En realidad, es una inflamación de las vías respiratorias superiores. Es una inflamación que ocurre en la mitad superior del tracto respiratorio. El aire frío o las alergias pueden estimular la inflamación, pero la mayoría de las veces es inflamación viral, ¿no es así? Si ese es el caso, no importa cuánto tome de cualquier medicamento, no ayudará”

“Heh”

“En el caso de un resfriado, no hay nada que pueda hacer más que recuperarse. Comer, dormir y recuperar fuerzas. Lo que ellos llaman medicina para el resfriado es algo para ayudar con eso. Ya que no hay ninguna medicina en particular para atacar un resfriado, tomarlo no debería ser suficiente para tranquilizarlo. Pero, en general, las personas mayores tienden a pensar que es algo que se puede curar tomando algo. ¡Dicen que ‘una toma de esto lo curara!’ Aunque no mejorará, no importa la cantidad de medicamento que tome si no se recupera”

“Así es” dijo Towada con una sonrisa forzada. “Hay cosas así en cada familia. Viejos remedios familiares, los llaman”

“Correcto, correcto” se rió Yasuyo. “Cocinar ponche de huevo o ajo; esos son, al menos, útiles para calentar el cuerpo y mejorar tu constitución, no es inútil, ¡pero algunos de ellos tienen cosas ridículas! El ‘viejo remedio familiar’ de ninguna manera es la panacea que se espera. Pero piensan que, si se trata de un resfriado o un dolor de estómago, ¡puede curar cualquier cosa y todo, no! ¡Luego, cuando quitas la tapa y ves lo que es, es una medicina para las dolencias de las mujeres!”

Las enfermeras se echaron a reír. 

“Bueno, siempre y cuando no esté hecho de nada dañino, es medicina para la mente, lo que puede ser algo bueno en sí mismo. Pero, eso es solo si también tienes una recuperación adecuada. No es algo que está bien con solo tomar medicina y descansar; cualquiera que sea su estado, ella debería haber visto que había empeorado el día anterior, debería haberse asegurado de que estuviera comiendo bien, debería haber visto la importancia en eso y notarlo, normalmente notarías que algo es extraño antes de que se produzca cianosis, ¿no es así? En última instancia, creo que debe haber sido esa actitud: ‘si tomas este medicamento todo estará bien’ y bajó la guarda a causa de eso”

“Ya veo, eso es posible”

“Aun así, no sirve de nada gritar a los pacientes o sus familias. Pero, en cuanto a sus sentimientos, no puedo decir que no entiendo. Últimamente hemos estado tan ocupados. Además de eso, muchos están muriendo uno tras otro de esta manera, ¿no es todo por nada? Si los pacientes al menos cooperaran y no fuera bueno incluso con su ayuda, podríamos seguir adelante”

“Pero realmente, están aumentando últimamente, ¿no? No solo las muertes sino los pacientes”

Towada miró a Mutou. Mutou hizo una mueca hosca y asintió. “Al final, todos están inquietos. El número de muertes recientemente no es normal. Parece que se está convirtiendo en un rumor de que podría haber algún tipo de enfermedad grave, así que aunque normalmente duerman bien, no pueden relajarse hasta que hayan sido revisados por el doctor, así es como es, supongo”

“Y, por otro lado, tenemos a las personas que toman una decocción y esperan a ver que pasa”

“Es una enfermedad difícil para todos nosotros, esta enfermedad” Yasuyo se llevó la taza de té a la boca. “Después de todo, parece que los afectados se quedan aturdidos y no hacen un gran alboroto. Si la persona se quejara de que algo le duele, si respondieran a cómo se sentía esto o aquello, sabríamos lo que es y no habría de que preocuparse. Pero, la persona en sí no parece darse cuenta de que está enferma ¿verdad? Gracias a eso últimamente lo hemos podido ver mirando sus caras”

Eso es cierto, Kiyomi asintió. “Parece que es el problema de otra persona”

“Correcto, correcto. De modo que dependemos de sus familias. La gente mira, pero no ve nada raro en lo que cabría esperar, incluso en la cara de su propia familia”

 

“Es verdad.”

“¿Crees que Gyouda Etsuko-san también pueda tener eso?”

A las preguntas de Ritsuko, Yasuyo asintió. “¿Probablemente sí? Tenía esa cara”

Un silencio inminente cayó sobre la sala de descanso. Para ellos, la palabra “eso” significaba una enfermedad desesperada que alguien padecía actualmente y de la que no podía salvarse. 

“Un poco … aterrador ¿no?” Yuki solo habló, sumergiéndolos en un silencio más profundo. Mientras todos soltaban un suspiro, sonó el teléfono. Ritsuko, que estaba más cerca, respondió. 

“Uhmm, es Takano” La voz del otro lado dijo. Era la empleada a medio tiempo Takano Fujyou. Había llamado a primera hora de la mañana para decirles que se tomaría el día libre. “El doctor ya no está ¿no?”

“En este momento está con un paciente. ¿Debería llamarlo?”

“Aa … entonces, está bien” dijo Fujyou, vacilante. “Uhm … ¿Podrías transmitirle algo al doctor por mí? … Yo, pensaba que me gustaría que me dejara renunciar, hoy”

“¿Fujyou-san?”

“Lo siento, lo siento mucho cuando están ocupados. Pero, no puedo soportarlo, estar tan asustada, tan asustada …”

Ritsuko no tenía palabras. Fujyou siempre se había quejado de su inquietud. Y, con la situación aumentando en escala, no mostró signos de calmarse.

“¡Tanta gente muere una tras otra! Cuando pienso en eso, y que podría ser la siguiente, yo …”

Ritsuko no tenía palabras para ofrecer a cambio. De ninguna manera podría culpar a Fujyou. Incluso si intentara olvidar la sensación de temor de estar en primera línea, no era algo que uno pudiera olvidar. Si ese era el caso de Ritsuko y las enfermeras, entonces debe ser aún más para Fujyou que venía a limpiar y hacer trabajos misceláneos.

“El doctor dice que no hay problema, pero la verdad es que no sabe si no hay problema ¿verdad? Cuando saco la basura o algo así, ¡creo que si una aguja sobresale mi corazón simplemente se acelera! Entonces …”

“… Sí, entiendo”

“Lo siento mucho.”

“Informaré al doctor”

Hazlo, dijo Fujyou, colgando el teléfono. Ritsuko colgó el teléfono y miró las caras de todos.

“Era Fujyou-san … Parece que ella ha renunciado. Tiene miedo, dice”

Kiyomi exhaló un profundo suspiro. “Realmente no se puede evitar, ¿verdad? No podemos decir que todo irá bien, esa es una promesa vacía que realmente no podemos evitar”

Todos asintieron sin decir una palabra. — No pudieron hacer otra cosa que asentir. 


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s