Espada del Amanecer — Capítulo 173

Capítulo 173 – Vientos inquietos

 

EZ: 3/4


La lluvia comenzó a intensificarse.

 

Las corrientes de aire frío trajeron una lluvia aún más fría. Según el clima de esta región en los últimos años, esta podría ser la última lluvia antes de que llegara la nieve. Y el territorio Kant siempre había sido el área de todo el sur donde la lluvia era más abundante. No era una excepción en este momento.

 

Las gotas de lluvia se habían unido para formar cortinas de lluvia, colgando inclinadas en el cielo con el viento, salpicando en la tierra salvaje, la ciudad, los muros exteriores del viejo castillo del Clan Kant. El agua de lluvia se reunió para formar pequeños arroyos que corrían por las espirales de color rojo oscuro y las paredes exteriores negras que estaban moteadas y eran desiguales debido a la corrosión del tiempo y presentan una textura brillante como el aceite negro en la cada vez más tenue luz del día.

 

Pero los gruesos muros exteriores del castillo mantenían los sonidos del viento y la lluvia fuera de ellos y también bloqueaban el gélido aire que se hacía cada vez más fuerte. En el vestíbulo del viejo castillo, unas lámparas mágicas de cristal iluminaban todos los rincones; la situación en la que había sombras inminentes incluso cuando el lugar estaba lleno de luces se había desvanecido por alguna razón. Ahora mismo, todo el castillo estaba brillantemente iluminado por las lámparas de cristal mágico. Además, con chimeneas y sartenes ardientes por todas partes, el castillo de todo el clan se llenó del aire de luz y calor.

 

Los sirvientes estaban por todas partes trabajando duro para limpiar las mesas y sillas, los candelabros y las estatuas, haciendo que todos estos objetos que llevaban la historia y gloria del clan brillaran bajo la luz. Discutían el clima exterior que cada vez era más frío, sobre los cultivos y las hierbas del territorio y sobre el distinguido huésped que el Vizconde iba a acoger hoy. —— La limpieza había comenzado en todo el castillo hace dos días; todo tomó un nuevo aspecto. El invitado era alguien extraordinario.

 

Entonces, vieron al viejo mayordomo del castillo, el Sr. Carter, con años de edad pero aún fuerte en sus piernas, correr apresuradamente por la escalera del vestíbulo. También estaban los supervisores de las sirvientas y los sirvientes que le seguían; atravesaron todo el salón a toda velocidad como una ráfaga de viento hacia las puertas de entrada. El supervisor de las sirvientas les gritaba a esas torpes sirvientas al mismo tiempo: “¡Rápido, guarden los cubos!” “No dejes los trapos sobre la mesa.” “¡Chica tonta, vuelve rápido a la cocina! No podemos dejar que el Duque vea a una simple sirvienta con un vestido sucio en el pasillo, ¿entiendes?” “¡Todos vuelvan a sus puestos! ¡El invitado está aquí!”

 

El vizconde Victor Kant bajó la escalera del segundo nivel. Justo cuando el mayordomo estaba a punto de tocar la puerta principal, se quedó quieto en el lugar en medio del pasillo. Este lugar le permitía abrir los brazos para recibir al estimado huésped desde la distancia perfecta. No dejaría al huésped incómodo por esperar demasiado tiempo; tampoco haría que el dueño del castillo pareciera ansioso como un simple sirviente.

 

El viejo mayordomo llegó a las puertas. Sacó su pañuelo y se limpió cuidadosamente las manos mientras contaba silenciosamente el tiempo en su corazón, estimando cuándo sonaría el golpe según el tiempo que los guardias de la torre dieran la noticia así como su propia velocidad de movimiento.

 

Cuando silenciosamente contó hasta 30, hubo un golpe en la puerta principal.

 

No podían hacer que un estimado invitado como el Duque llamara por segunda vez —— aunque la persona que llamara fuera sólo el mozo el guardia del Duque. Pero tampoco podía abrir la puerta inmediatamente; esto sería indecoroso. Por lo tanto, Carter silenciosamente contó hasta tres, y antes de que la segunda llamada pudiera sonar, ordenó a los soldados que estaban a los lados de la puerta que tiraran del mecanismo.

 

La extremadamente pesada ‘puerta principal’ que podía soportar 82 golpes de ariete se abrió bajo la fuerza de las bisagras y los trenes de engranajes. El pesado chirrido parecía llevar los 300 años de prestigio del Clan Kant.

 

Y una persona con 700 años de prestigio atravesó las puertas, el viento helado y la lluvia soplando en la sala detrás de él.

 

Inmediatamente, los sirvientes salieron a tomar la capa o el sombrero que los invitados se habían quitado, y los empleados que salieron corriendo para tomar el carruaje se detuvieron afuera. Gawain entró en el salón principal del castillo de Kant con Amber y Sir Philip. Vio a un viejo aristócrata con una larga chaqueta roja oscura con pelo casi totalmente blanco y con muchas motas en la cara que caminaba hacia él con los dos brazos abiertos. Este Vizconde Victor Kant era un poco mayor de lo que había imaginado, pero sus piernas y pies estaban claramente todavía bien.

 

“¡Ah, hoy este castillo ha acogido a su invitado enormemente distinguido, una leyenda viviente!” El vizconde Kant dijo eso en voz alta. “Siento que haya llegado con un tiempo tan terrible. ——si sólo tuviera los hechizos para controlar los fenómenos climáticos.”

 

“En realidad, me gusta mucho el clima lluvioso”. Gawain no aceptó el abrazo del Vizconde y sólo le dio la mano. No se trataba de una actitud distante, sino de la regla cuando un noble de rango superior se encontraba con un noble de rango inferior —— el noble de rango inferior tenía que expresar cierto nivel de entusiasmo y respeto, pero a menos que los dos estuvieran en una relación definida de subordinado-superior, el noble de rango superior no tenía que aceptarlo; sólo que debía devolver cierto nivel de cortesía. Estas desordenadas convenciones eran completamente problemáticas para Gawain, pero cumplirlas ahora no le haría perder un pedazo de carne. “Ya vi la tierra fértil del territorio Kant antes de que llegara la lluvia. Después de la lluvia, vi un paisaje lluvioso bastante bueno. Valió la pena”.

 

“Es mejor que esté complacido.” Victor Kant sonrió, su sonrisa era gentil y tranquila, como un viejo caballero con una buena educación que no podía ser más normal. “He preparado una cena de bienvenida para usted. Está en el comedor detrás de este salón.”

 

Amber había estado de pie detrás de Gawain con la cabeza hacia abajo todo el tiempo. No estaba muy acostumbrada a una ocasión tan seria y apropiada de pura elegancia aristocrática, así que se quedó callada por una vez. Pero al oír hablar de ‘comer’, sus oídos todavía la traicionaron. El par de agudos oídos que provenían de la línea de sangre de los elfos comenzaron inmediatamente a temblar, girando aquí y allá en su cabeza como un radar, como si buscara más información relacionada con la ‘comida’.

 

Mientras tanto, Gawain accedió con una sonrisa mientras examinaba en secreto el aspecto de este viejo vizconde frente a él.

 

Viejo, pero todavía sano. Una sonrisa sencilla, un temperamento cálido con cierta brisa. No se podía ver en él el más mínimo indicio de un aura relacionada con un creyente de un culto hereje.

 

Pero esto no podía ser la base de un juicio.

 

Él sonrió. Después de aceptar la invitación del viejo Vizconde al banquete, llevó a Amber y a Sir Philip a las profundidades del castillo Kant.

 

……

 

Al mismo tiempo, en el Castillo de Plata de la ciudad de St. Soniel, el viejo rey, Francis II, leía las cartas secretas delante de él con el ceño fruncido.

 

Estas cartas secretas venían de los ‘aristócratas del grupo/Facción del Rey’ que tenían sus títulos conferidos directamente por el Rey en todo el reino. También había gente así en los territorios de los tres duques de la frontera, o para decirlo más directamente, eran simplemente ‘espías’. Este sistema heredado del rey fundador había perpetuado durante 700 años. Era una herramienta importante para el control de la familia real de Anzu sobre todo el reino. El conflicto interno del Mes de la Niebla, así como el ‘punto débil del hijo ilegítimo’ de la Segunda Dinastía, hicieron una vez que este sistema fuera inútil. Pero, después de cien años de restablecimiento, especialmente cuando los pocos duques se comprometieron sucesivamente por la estabilidad del reino, esta red de inteligencia que pertenecía al rey seguía funcionando tan eficazmente como durante la Primera Dinastía.

 

La mayoría de los aristócratas cuyos títulos fueron conferidos directamente por el Rey se encontraban en el sur; sólo un pequeño grupo de ellos se distribuyó en otros lugares del reino. Normalmente, las cartas secretas enviadas por estos espías informaban de la situación en sus respectivas tierras. Esas situaciones eran polos opuestos sin nada en común. Pero las cartas secretas que llegaron recientemente mostraron una tendencia que inquietaba vagamente a Francis II——

 

Había cada vez más informes sobre la actividad de varias sectas oscuras, y estos números crecían en todo el reino.

 

Aunque, hasta hoy, estos informes adicionales sólo ocupaban menos del 10% de todo el reino, se habían extendido tanto. Esto era suficiente para preocupar al viejo Rey.

 

Anzu tenía un sistema decadente, pero sus reyes eran esencialmente inteligentes.

 

En la actualidad, ante él se encontraba una carta secreta del vizconde Andrew Leslie de la frontera sur. El contenido de esta carta era incluso más grave que las situaciones reportadas por otros aristócratas en otros lugares:

 

Un creyente del culto hereje Asociación Oblivion apareció en Ciudad Tanzan. El creyente del culto hereje se había infiltrado en una ocasión y controlaba parte del personal usando brujería. Afortunadamente, el duque Gawain Cecil envió ayuda. El duque erradicó al hereje que acechaba en esta tierra.

 

El viejo rey no sabía que el vizconde Andrew Leslie ya había ocultado muchas verdades en esta carta secreta —por ejemplo, la Pizarra Eterna que había caído en manos de Gawain, así como detalles de sí mismo siendo controlado por el creyente del culto hereje. Además, había reducido conscientemente la gravedad de todo el asunto en gran medida. ——pero a pesar de ello, la información revelada en la carta secreta era aún suficiente para aterrorizar al viejo Rey.

 

¡Los creyentes del culto hereje que sólo se atrevían a moverse en la oscuridad se atrevieron a invadir directamente la morada de un aristócrata!

 

Alguna vez, independientemente de si ofrecían humanos vivos en ceremonias de sacrificio o usaban los restos de los muertos para rituales, no ponía nerviosos a los aristócratas. Era porque esas acciones se habían hecho a ‘plebeyos insignificantes’. Esos creyentes del culto hereje parecían ser muy buenos para cumplir con el resultado final del juego y nunca habían llegado a sus manos en la jerarquía aristocrática, pero ahora… las cosas habían cambiado.

 

Tenía que suceder en un momento en que las relaciones entre Anzu y el Imperio Typhon eran tan tensas. Inicialmente, Francis II suspiró aliviado cuando supo que el Imperio Typhon  no comenzaría una guerra durante este invierno y creyó que podía aprovechar esta oportunidad para fortalecer aún más los armamentos de la frontera para establecer una buena base para la guerra. Pero ahora de repente sintió que esos creyentes del culto hereje probablemente no querían que tuviera este margen.

 

Así como el viejo Rey tenía sus cejas fruncidas por la ansiedad, una sensación gentil y cálida llenó repentinamente toda la habitación.

 

Levantó la vista con ligera sorpresa y vio a Verónica, que estaba vestida con túnicas blancas de sacerdote, entrar en la habitación.

 

Esta ‘Princesa Santa’ caminó hacia su propio padre con una sonrisa y algo de timidez. “Padre, le pregunté a Lord Eden. Me dijo que todavía estabas en el estudio.”

 

“Verónica, hija mía… ¿Por qué estás aquí hoy?” Francis II miró a Verónica, ligeramente sorprendido. Aunque esta hija suya aún conservaba su identidad de princesa, era una creyente oficialmente convertida al Dios de la Luz Sagrada. Pasa la mayor parte del tiempo en la Catedral de la Luz Sagrada y rara vez regresa al Castillo de Plata.

 

“¿Los has olvidado? Hoy es el día en que dejo la catedral y vengo al castillo a visitarte”, dijo Verónica con una sonrisa. Dibujó el emblema del Dios de la Sagrada Luz ante su pecho. “Mientras servimos al Señor, no podemos olvidarnos de cuidar de nuestros padres. Esta es la doctrina de la Luz Sagrada”.

 

“Ah mi cabeza.” El viejo Rey no pudo evitar golpearse la frente. “¡Me equivoqué de día!”

 

“Está bien. La pesada carga del reino pesa sobre ti. Tus responsabilidades como Rey deben ser lo primero”, aseguró Verónica; al mismo tiempo, notó la mirada agotada de Francis II. Levantó su mano para invocar un rayo de Luz Sagrada y usó las teurgias para aliviar el estrés de su padre. “Padre, ¿ha ocurrido algo?”

 

Francis II suspiró. “Creyentes de cultos herejes, Asociación Oblivion, Durmientes Eternos, y pequeñas sectas como la Secta de la Piedra Negra, Perseguidores del Abismo… Ni idea de lo que se les ocurrió. Cada una de ellas está empezando a causar problemas en estos días antes del invierno.”

 

Al escuchar las palabras ‘creyentes de cultos herejes’, como devota creyente de la Luz Sagrada, Verónica inmediatamente no pudo resistirse a fruncir el ceño. “Que la Luz Sagrada sea la salvación de esas penosas personas agredidas por esos rufianes… Los creyentes de cultos herejes siempre se están extendiendo por todas partes. Lamentablemente, aparte de la Iglesia de la Luz Sagrada y la Secta del Dios de la Guerra, las teurgias de otras sectas son demasiado impotentes contra las brujerías de esos heréticos.”

 

Francis suspiró. “No te preocupes. Esos seguidores del mal no se atreverán a crear problemas en la capital”.

 

Verónica echó un vistazo a esas cartas secretas con marcas especiales que venían de todo el reino. Cruzó las manos y las colocó sobre su pecho, diciendo sinceramente: “La Luz Sagrada protegerá a Anzu”.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x