Súper Gen Divino – Capítulo 622: El Esqueleto del Guardián de la Montaña


Séptimo Capítulo Semana 8

¡Disfrútenlo!

¡Dong! ¡Dong! ¡Dong!

Una lanza cayó, una espada cayó, y una daga se rompió.

Tyrant, Sky Jealousy y Lazy Cat fueron despojados de sus armas. Con caras pálidas, ahora miraban al inmóvil Han Sen con ojos de resentida sorpresa.

A pesar de su esfuerzo combinado, perdieron la batalla. El estado físico de Han Sen era tan fuerte que apenas era humano, pensaron. Su destreza y habilidad en cada aspecto del combate estaba en la cúspide de lo que creían que una persona podía lograr.

Cada habilidad con la espada que Han Sen usaba era violenta, ardiendo con un poder inimaginable. Ninguno de los tres pudo soportar el aluvión de ataques lanzados sobre ellos.

No podían tomar represalias con una muestra de poder remotamente similar a lo que él había hecho.

Los ojos de Lazy Cat parecían perdidos y sin esperanza, comprendiendo ahora por qué Queen quería tan desesperadamente que Han Sen se uniera. Su poder era aterrador y ninguno de ellos era compatible.

Los ojos de Sky Jealousy estaban desconcertados. Creía que una persona como Han Sen estaba fuera de su liga, y eran tontos al intentar competir con él. Pero aún así, no podía aceptar que Queen los abandonara por alguien que era prácticamente un extraño.

“¡Vámonos!” Tyrant no dijo nada más antes de darse la vuelta para abandonar la lucha que instigó. ¿Quién sabía qué emociones le asolaban ahora su corazón?.

Tyrant nunca hubiera pensado que Han Sen, la persona a la que miraba con desprecio, realmente poseía un talento tan fantástico. Y no era sólo él quien había perdido contra Han Sen, eran los tres, todos en un esfuerzo combinado.

Viendo a los tres irse, Han Sen envainó sus espadas. Luego, se dio la vuelta para mirar un matorral de árboles. Gritó, “¡Ya puedes salir!”

La esbelta sombra de Queen apareció desde detrás de un antiguo árbol. Se acercó a Han Sen para susurrarle, “Gracias.”

“¿Por qué?” Preguntó Han Sen con una sonrisa. Por supuesto, él ya lo sabía. Le estaba agradeciendo por haber salvado la vida de sus atacantes.

Queen no respondió. Sólo miró en la dirección que sus tres antiguos camaradas habían dejado y suspiró.

Era raro que Han Sen viera a esa mujer de un humor tan abatido. La probabilidad de verla en tal estado era mucho menor que la de verla sonreír. Han Sen pensó que no había nada en este mundo que la hiciera fruncir el ceño, pero ahí estaba, suspirando.

“¿Montaña Pilar del Cielo? Vámonos.” Las emociones de Queen se congelaron una vez más.

“¿Está bien que los dejes colgados así?” Han Sen realmente quería entender lo que Queen estaba pensando.

“Sólo necesito gente que sea útil para mi causa. Si un día descubro que no me eres útil, te dejaré sin dudarlo.” Queen comenzó a caminar hacia adelante, y dijo sin mirar atrás, “Lo mismo se aplica a ti. Si no te soy útil, por favor, deshazte de mí.”

“¿Qué es lo que atormenta el corazón de esta mujer?” Viendo la silueta de Queen dar un paso adelante, distante, Han Sen no pudo evitar suspirar.

Han Sen tenía muchas preguntas que pesaban sobre su corazón y su mente, pero eligió no hacerlas. Fue como dijo Queen, ella necesitaba su poder y él el suyo. Eso tendría que ser suficiente.

Matar a una súper criatura en solitario sería demasiado difícil. Incluso una persona como Han Sen tenía que considerar cooperar con otros, y lo mismo ocurría con los evolucionados de élite como Queen.

La montaña Pilar del Cielo era casi como una aguja en su estructura y formación. Era difícil reconocerla como una montaña desde lejos, ya que se asemejaba a un pilar sagrado que unía la tierra y el cielo. Este parecido se había convertido en su homónimo.

Cuando llegaron al pie de la montaña, Queen miró a Han Sen con preocupación y dijo, “Esta montaña del Pilar del Cielo pertenece a la familia Chen. Si te encuentras con alguien de la familia Chen, ten cuidado con Chen Ran en particular.”

“¿Es poderoso?” Han Sen había conocido a dos personas de la familia Chen antes, Chen Zichen y Zhu Ting. Han Sen siempre había deseado aprender la habilidad especial Siete Pasos de la familia Chen, pero nunca lo había hecho.

A pesar de que Zhu Ting lo había aprendido, siendo un hijo bastardo de la familia, era muy reservado con respecto a su práctica.

“Hace ochenta años, Chen Ran abrió su cerradura genética.” Dijo Queen, y luego no dijo nada más.

Han Sen sabía lo aterrador que era Chen Ran, simplemente por escuchar su nombre. La historia de este mundo sólo se remontaba a cien años atrás. Si él abrió su cerradura genética hace ochenta años, tenía que ser un élite antiguo. Para haber sido capaz de entrenar con su cerradura genética abierta durante ochenta años, ¿quién podría comprender los poderosos poderes que podría haber aprendido?.

Aunque no hubiera abierto totalmente la primera cerradura genética, la cantidad que habría abierto debía ser ciertamente mayor que cualquier otro evolucionado.

Que Queen le advirtiera sobre esa persona era un testamento de sus habilidades.

Han Sen pensaba que la montaña Pilar del Cielo era enorme, y que era casi imposible determinar un camino óptimo para subir. Por lo tanto, eligió un sendero al azar y comenzó a caminar. También creía que su presencia pasaría desapercibida si escalaban la montaña de esa manera. Se equivocaba, ya que poco después de que comenzaran su caminata, un grupo de personas se les acercó.

El líder del grupo tenía el pelo gris, pero su cara lo ponía en sus cuarenta. No había arrugas que Han Sen pudiera ver, y su cuerpo se veía tonificado y bien entrenado. Estaba vestido con una armadura de plata. Montaba un tigre de tres metros de altura y parecía un auténtico tipo duro.

“Tú, que has elegido subir esta gloriosa montaña Pilar del Cielo, dime, ¿por qué no nos has hecho saber tu presencia? Nuestra hospitalidad no es escasa.” Chen Ran se detuvo ante Queen, liderando un séquito de cien personas a su paso.

“Sólo hemos venido aquí para cazar unos pocos Halcones del Cielo. No nos interesaba molestarlos.” Dijo cortésmente Queen en respuesta.

“Hablas como si fuéramos desconocidos entre nosotros. La familia Chen y la familia Huangfu han mantenido una relación que se remonta a muchas generaciones. Tú eres mitad Huangfu, lo que te convierte en pariente mío, lo desees o no. No hay ningún problema, te lo aseguro.” Chen Ran sonrió y dijo, “Los Halcones del Cielo de tu peregrinación residen en la cima de esta montaña, y es un propósito difícil llegar a ellos. Le ruego que nos permita a mí y a mis veteranos compañeros escoltarlos.”

“Claro.” Queen aceptó. Chen Ran ordenó a muchos de sus seguidores que permanecieran al pie de la montaña. Reunió a otros diez a su lado, y con ellos, Queen y Han Sen reanudaron su ascenso.

Han Sen sabía que no era por su propia seguridad que Chen Ran estaba dispuesto a escoltarlos. Temía que buscaran matar a las súper criaturas que residían allí.

Sin embargo, eso estaba bien. Han Sen no deseaba matar a las súper criaturas, así que no estaba en contra de la compañía. Con ellos liderando el camino, sería un viaje mucho más seguro a la cima.

De los diez que siguieron a Chen Ran, dos habían abierto sus cerraduras genéticas. Pero no pertenecían a la familia Chen. Después de todo, la segunda zona de El Santuario de Dios era un lugar grande. Incluso si la familia Chen era grande, las posibilidades de que permanecieran todos juntos en una zona eran increíblemente escasas.

Han Sen levantó la cabeza pero no pudo ver el pico de la montaña, ya que su cima estaba cubierta por las nubes. Se imaginó que la montaña se parecía a un dragón largo y delgado que llegaba al cielo.

“Es una suerte que no haya traído al zorro plateado. Si Chen Ran no se encontrase con ninguna criatura en esta excursión, ciertamente levantaría sus sospechas sobre nosotros.”

Han Sen vino aquí a cazar, y por lo tanto no pudo traer al zorro plateado. Lo dejó en el Refugio ArenaBlanca, en una habitación que había alquilado para que esperara.

La montaña Pilar del Cielo tenía fácilmente tres mil metros de altura. Y ahora, se dieron cuenta de que estaban caminando a través de un jardín de huesos. No eran huesos ordinarios, ya que eran de gran tamaño. Eran fácilmente de unas pocas docenas de metros de largo, cada uno. Se veían increíblemente poderosos, representando los poderes agotados de las edades antiguas del mundo. Aunque eran meramente huesos, habiendo perdido su carne hacía mucho tiempo, todavía eran desconcertantes de observar.

“Las leyendas dicen que estos huesos pertenecían a la criatura que una vez custodiaba esta montaña. Cuando reinaban en este lugar, nadie se atrevía a acercarse a mil metros.” Explicó Chen Ran.

 

 


6 comentarios

  1. esta mañana me pregunte si saldrian mas caps y si sucedio, necesitaba mas droga, esta novela es entretenidisima, gracias por los caps

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s