Dragón Egg: Capítulo 310

Anterior |Índice| Siguiente


Comandante de escuadrón, Alan el Titán

 

 

— ¡M-mi, mi mano! (Alan)

 

El gran hombre fue arrojado al aire, su brazo fue cortado desde el hombro y está rodando por el suelo, él se estrelló contra una casa cercana, atravesando la pared.

 

Como aún no he recibido puntos de experiencia, eso significa que sigue con vida. Entonces, arrancarte el brazo no fue suficiente, eh.

 

‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐

Alan Agrus

Raza: Giant Huma

Estado: Sangrando (Grande)

Lv: 41/60

HP: 28/301

MP: 31/69

‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐

 

Él tiene una alta resistencia física… Incluso así, un ataque directo mío debería haber sido una muerte instantánea.

 

—M-mi brazo… mi brazo… (Alan)

 

El gran hombre sale de la casa, tambaleándose. Siguiéndolo, su gran caballo va directamente hacia él.

 

— ¡Oo ooo ohh! ¡Busca, no vengas volando hacia acá! ¡Buscaa~a! (Alan)

 

El gran hombre soltó un último grito antes de que su gran caballo se estrellara contra él.

 

[Obtenidos 246 puntos de experiencia.] [Debido a la Habilidad de Título [Huevo que Camina: Lv-], unos adicionales 246 puntos de experiencia fueron obtenidos.] [El nivel de [Ouroboros] subió de 90 a 91.]

 

La Voz de Dios anuncia mi subida de nivel.

 

Usando el brazo que le arranqué, se lo arrojo de regreso al gran hombre, repeliendo a los otros en el camino.

 

— ¡El comandante Alan está muerto!

 

—El poderoso Alan-sama… tan fácilmente…

 

— ¡Aargh, se acabó! ¡No somos rivales! ¡No moriré en un lugar como este!

 

Sin un líder, el resto de los caballeros se dispersa y corre. Al parecer ninguno de ellos quiere permanecer aquí por más tiempo.

 

Después… bueno, no creo que tenga que perseguirlos. Con todo su plan perdido, estoy seguro de que no volverán a pisar este lugar nunca más. Tampoco tengo que cazar a cada uno de ellos uno por uno.

 

Observé la sangre que había quedado pegada en mis garras. Siento que me he acostumbrado a matar personas. Sé que no es momento de pensar en cosas como estas, pero no puedo evitarlo.

 

—Uu, u, uurk…

 

Repentinamente escuché unos dolorosos gemidos a la distancia. Me giro hacia el sonido, había un ensangrentado hombre Lithuvar apoyado cansadamente sobre una casa destrozada.

 

Corro hacia él y le doy a Compañera una rápida señal visual.

 

“Gra~a”

 

Cuando Compañera gruñó, una cálida y relajante luz rodeó al hombre Lithuvar. Sus heridas se cerraron gradualmente y su agitada respiración se vuelve más suave. Luego, lentamente el guerrero Lithuvar vuelve en sí.

 

Atacaron la aldea directamente. El daño no ha sido tan malo en comparación a cuando envenenaron el agua. Sorprendentemente, no desperdiciamos demasiado MP en la batalla, por lo que todavía tenemos suficiente MP para usar magia de recuperación.

 

Dirijo la mirada hacia donde Alo persiguió al enemigo que se escapó y convocó a los wyverns.

 

Lo siento… pero, aún no puedo ir tras de ti. No mueras, Alo…

 

Corro alrededor de la aldea otra vez para tratar a los aldeanos con heridas fatales.

 

Lo siento, pero aquellos con heridas graves, si sus vidas no están en peligro, entonces no los sanaré. Tener que curar a una decena de heridos no será un buen augurio para mi actual MP. Una vez que todo termine, usare [Gran Descanso] sobre todos equitativamente…

 

Sin embargo, creo que esta batalla casi ha acabado. La cantidad de enemigos que derroté o asusté, fueron bastantes. Si el ejercito que atacó esta aldea fue la fuerza principal, entonces mejor. Es difícil imaginar que todavía haya suficientes soldados enemigos que aún puedan pelear.

 

Todavía no puedo estar aliviado, porque aún me falta información… pero, si su objetivo era aniquilar a la Tribu Lithuvar, entonces no sería sorprendente si deciden darse por vencidos ahora.

 

Cuando estaba a punto de terminar de sanar a todos los guerreros heridos fatalmente, Bella, la futura doncella del santuario, corrió hacia mí. Ella murmura un canto, levanta su bastón y cierra sus ojos todo de manera inquieta.

 

{¡Ryujin-sama! ¿P-Puedo pedirle que venga conmigo, por favor? Hice mi mejor curación de uno de los heridos en el bunker, pero… su pulso sigue debilitándose…} (Bella)

 

¿Bunker…? Aah, los sótanos donde se esconden de los ataques de los Abyss. Bella me lleva a uno de ellos en la aldea. Entra en un edificio parcialmente destruido. Esto debe conducir a uno de sus búnkeres.

 

No puedo entrar, por lo que me quedé esperando en la entrada, y después de un rato, trajeron a un hombre acostado en una madera plana y envuelto en vendajes. El hombre estaba semidesnudo y algunas partes superiores de su cuerpo estaban cubiertas de líquido verde. Tenía graves heridas en su hombro y abdomen, e incluso los vendajes no pueden detener completamente el sangrado. Ese líquido verde debe ser alguna clase de medicina utilizada por la Tribu Lithuvar.

 

“Gra~a”

 

Cuando Compañera usa su [Gran Descanso], todas sus heridas fueron curadas en poco tiempo. Su cara pálida se pone roja, lo que indica que su sangre fluye en sus vasos sanguíneos otra vez. Estará bien ahora.

 

Asombrados, los Lithuvar escondidos salen uno a la vez y se acercan a mí.

 

— ¡Ryujin-sama ha expulsado al enemigo!

 

— ¡Ha vuelto a salvarnos!

 

En la mezcla de todas las ruidosas personas Lithuvar, había una cara familiar que atrapó mi atención. El hombre que intentó ayudarme a escapar de la cueva de sacrificios en la aldea anti-Ryujin, Tatarc.

 

Hey viejo, también viniste aquí, ¿eh?

 

Tatarc estaba sentado y apoyado en una casa medio destruida. A pesar de que acaba de escapar de la crisis en la aldea, no se ve feliz. Al principio, pensé que también había sufrido una lesión grave, pero ese no parece ser el caso.

 

— ¡Basta de esta farsa! ¡Después de todo este tiempo, como se atreven a volver aquí como si nada!

 

Una mujer desde atrás del edificio destruido lo dice. Ella me sorprendió, involuntariamente sacudí mi hombro.

 

— ¡P-Por favor cálmate, Aino-san! Ellos vinieron a ayudarnos, ¿sabes? Esa persona, también estaba preocupado por ti, Aino-san…

 

— ¡Entonces, él no debería haberse ido en primer lugar! ¡También estoy preocupada por él, pero él simplemente dio por sentados mis sentimientos y se fue de todos modos! (Aino)

 

¿Aino-san…? Siento que escuché antes ese nombre una vez…

 

{…Su nombre es Aino. Ella perdió a su única hija… por la Mantícora.} (Hibi)

 

Las palabras de Hibi hacen eco en mi cabeza.

 

…Ella es la madre de Alo. Mencionó que había estado pasando por un momento difícil después de que Alo fue sacrificada. Tal vez no esté muy feliz de que la gente anti-Ryujin regresara tan fácilmente.

 

La explicación que usé para persuadir a la aldea anti-Ryujin, la verdad sobre el Dios Dragón y las doncellas del santuario, junto con algunas excepciones, no se les contó a las personas de aquí, ya que podía causar confusión adicional. E, incluso si queremos decirles, los mejor es no hacerlo ahora. Pero, aun así, debido a eso, pareciera que la facción anti-Ryujin abandonó la aldea como si nada, y regresaron de igual manera.

 

Por su tono, suena a que una persona cercana a ella la dejó para unirse a la aldea anti-Ryujin. Bueno, sí ese tipo de cosas te pasan cuando has perdido a tu hija y estas sufriendo, es natural que te sientas traicionada en tu momento de angustia.

 

Me quedare fuera de esto.

 

Mientras pensaba en eso… vi a Tatarc alejándose silenciosamente del edificio, algo aturdido.

 

… ¿Hm? ¿Eh? ¿Eso quiere decir que Tatarc es la persona cercana de Aino… no, tal vez ¿su esposo?

 

Ahora que lo pienso, recuerdo que Tatarc solo se había unido recientemente a la aldea anti-Ryujin. Y se unió en el momento exacto cuando los sacrificios estaban a punto de ser ofrecidos a la Mantícora. Si la razón por la que quería ayudarme era porque le entristecía tener que sacrificar a alguien fuera de la aldea, o porque recordaba a Alo cuando miraba a los niños a ser sacrificados, es extrañamente convincente.

 

Alo también reaccionó extrañamente cuando estábamos a punto de entrar en el territorio de anti-Ryujin. Tal vez pensó que se encontraría con su padre ahí, pensando que se uniría a la aldea anti-Ryujin después de su muerte.

 

O, tal vez, Tatarc intentó llevarse con él a Alo a la aldea anti-Ryujin, pero falló… a lo que se oponía Aino, por lo que tuvo que irse por su cuenta…

 

No tengo los detalles de la situación, pero puedo imaginármelo.

 

Mientras Aino seguía gritando, continúe mirando la espalda de Tatarc mientras se alejaba de la escena.

 

 

‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐

‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐

 

Nota del Autor:

 

¡Aquí están los 7 comandantes de los “Cazadores Hambrientos”!

 

Espadachín Tallmann (Retrocediendo)

Comandante de la 1° División, Sangre de Dragón Azalea (Herido)

Comandante de la 2° División, Grodell Veneno Mortal (Retrocediendo)

Comandante de la 3° División, Alan el Titán (Fallecido)

Comandante de la 4° División, Ángel del Campo de Batalla Norwell (En Espera)

Comandante de la 5° División, Bruja de la Muerte Ernesis (Fallecida)

Comandante de la 6° División, Rapal Portador del Relámpago (Desertor)

Comandante de la 7° División, Hannibal un ojo (Fallecido)


Rachidor: Un poco tarde, pero aquí están sus capítulos, hubieron unos problemas, pero mejor tarde que nunca. Es una pena lo que pasa con la familia de Alo, ahora comprendimos un poco porque Alo no quería acercarse a la otra aldea.

 

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x