Arifureta — Capítulo 155


Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


¿Verdad o Mentira? (Comienzo)

“… Oji, sama…”

La voz ronca de Yue resonó. Sus ojos se abrieron de forma inusualmente grande, sus pequeñas y delgadas manos temblaban ligeramente como expresando la agitación dentro de su corazón.

Normalmente era algo imposible el que ella no se diera cuenta de que Hajime la llamaba, eso solo mostraba cuán profundamente estaba agitada.

Echando un vistazo a Hajime y compañía que estaban evidentemente sorprendidos al ver la condición de Yue, el rey demonio de ojos rojos y cabello dorado sonrió con gentileza mientras se dirigía una vez más a Yue con un nombre desconocido.

“Así es. Soy yo, Aletia. Parece que estás sorprendida… Lo cual es comprensible. Pero esa apariencia tuya es nostálgicamente encantadora. No has cambiado nada desde hace trescientos años”.

Un sonriente Rey Demonio. Yue dio un paso atrás, quizás finalmente procesando que la persona allí era su tío. Y entonces, justo cuando estaba a punto de decir algo con sus temblorosos labios, el apóstol Ahat abrió la boca.

“¿Alv-sama?”

Ahat llamó al rey demonio con una expresión que era como una máscara, sin embargo, su entonación era claramente la de una pregunta. Según esa indicación, era como si la actitud del rey demonio hacia Yue fuera una situación inesperada para ella. Y no fueron solo las apóstoles, incluso Freid hizo una mirada similarmente cuestionadora.

Al escuchar ese llamado, el Rey Demonio sonrió levemente y de repente levantó la mano… Hacia Ahat y el resto, hacía las apóstoles de dios.

Al momento siguiente, la luz del poder mágico parecido al de Yue explotó como una granada de cegadora, instantáneamente todo se tiño de pura luz. Esa luz luego fue absorbida nuevamente a la mano de Dienleed como si fuera una reproducción hacía atrás, tras eso las figuras de las apóstoles se desmoronándose como marionetas sin sus cuerdas se hizo visible.

Es más, como acompañándoles, Freid y Eri también cayeron. Kouki, que estaba al lado de Eri, se quedó estupefacto por la repentina situación, solo veía fijamente a Eri sin siquiera desviar la mirada.

Frente a Yue y el resto que quedaron atónitos por el repentino suceso, el rey demonio lanzó un suspiro “Fuu” como si acabara de pasar por una situación realmente nerviosa, luego levantó una mano sobre su cabeza y chasqueó los dedos, invocando algún tipo de técnica.

Lo que se reflejaba en el {Ojo Mágico} de Hajime era una barrera dorada que se extendía en forma de cúpula. Sin embargo, parecía tener un propósito ligeramente diferente en comparación con una barrera normal debido a su efecto.

“Es una barrera para engañar a los del exterior. Es algo para mostrar las diferentes voces y escenas que preparé. Con esto, las apóstoles fuera de este lugar no se darán cuenta de lo que está sucediendo aquí”.

“… ¿Qué estás planeando?”

Hajime entrecerró los ojos tranquilamente ante este discurso y conducta realizados por una persona que parecía ser hostil hacia las apóstoles mientras preguntaba.

“Nagumo Hajime-kun, ¿no es así? Tu vigilancia es razonable. Es por eso que déjame decir esto francamente sin andar por las ramas. Soy el actual rey demonio del reino demoniaco Garland, y también soy el primer ministro del antiguo reino de los vampiros Avatarl: Dienleed Galdea Vesperitio Avatarl… una persona que se rebela contra dios”.

Las palabras que se dijeron con una majestuosidad digna del rey demonio reverberaron dignamente en el amplio salón de audiencias. Esas palabras llevaban un poder que hacían al oyente escuchar seriamente y les hacía pensar que hablaba en serio.

Todos los miembros, excepto Hajime, tragaron por la impactante verdad. ¿Quién pensaría que el rey de la raza demoniaca que se oponía a la raza humana era un rebelde contra dios? Tal cosa era tan inimaginable incluso en sus sueños más alocados. Su reacción fue natural.

Entre ellos, Suzu, que solo logró volver a sus sentidos, gritó “Eri” mientras trataba de lanzarse hacia ella, pero fue detenida por la mano de Kouki. Su mano tocó la nuca de la desmayada Eri y sintió su pulso, luego asintió con la cabeza a la vez sonreía avisando que no había nada de qué preocuparse. Parecía que Eri solo perdió la conciencia. Mientras miraba a Suzu acariciar su pecho con un suspiro de alivio, Dienleed se disculpó con un “Lamento haberte incomodado”.

Por cierto, con respecto a los apóstoles, se les suspendió su función. Freid y Eri tuvieron sus funciones corporales suspendidas, diciéndolo de otra manera, estaban en un estado de muerte temporal.

Conjuntamente con la “disculpa del rey demonio”, entre todos los que habían perdido las palabras por la secuencia de eventos, la mirada de Hajime estaba barriendo sus alrededores cuando estaba a punto de presionar Dienleed para que respondiera sobre sus verdaderas intenciones. Pero, en ese momento, una voz gritando resonó de repente. Era una voz que sonaba como si estuviera tratando desesperadamente de negar algo.

“Mentiras… no hay forma de que sea cierto. ¡Dien-ojisama era un vampiro normal! De hecho, él era excepcionalmente fuerte, ¡pero no era un verdadero ancestro como yo! No hay forma de que Oji-sama, que Dienleed siga vivo”.

“Aletia… Estás sacudida, ¿no? Aun así… ello es natural. Aunque era algo necesario, te he hecho algo horrible. Si una persona así apareciera de repente frente a tus ojos, sería más extraño si no te alteraras”.

“¡No me llames Aletia!, ¡No finjas que eres Oji-sama!”

Dienleed sonrió con tristeza hacia Yue, que estaba en un estado agitado el cual incluso Hajime nunca había visto. Tal vez siendo tocada de la manera incorrecta, incluso por esa actitud, Yue extendió su mano con intención asesina. Un tremendo poder mágico salía de su cuerpo.

Aunque había aceptado la posibilidad de una discordancia en su memoria dentro de la Caverna Escarchada, aun así, el hombre frente a sus ojos era el que la había encerrado en la oscuridad durante trescientos años. Fue la persona que la había traicionado pese a darle una inmensa confianza. No había forma de que pudiera ser tan fácilmente convencida.

Por no hablar de cómo esa persona que debería haber muerto apareció repentinamente frente a sus ojos, hablándole íntimamente, cariñosamente con una mirada que no cambió en lo absoluto desde hace trescientos años. Su corazón estaba desordenado como si hubiera un tifón arrasando en su interior.

Siguiendo un impulso de que ni siquiera ella misma entendía, Yue lanzó un dragón de trueno. El nerviosismo recorrió a los otros miembros ante la situación actual que avanzaba muy rápido.

Sin embargo, Dienleed solo seguía sonriendo. Con una actitud que incluso podría decirse como compuesta, una vez más, chasqueó los dedos. En ese instante, a lo largo del borde del altar donde se encontraba el trono, se levantó un muro de luz. El dragón de trueno que aullaba atronadoramente mientras se acercaba a Dienleed se estrelló contra esa barrera, pero no pudo destruir la muy fuerte barrera.

Dentro del muro de luz, Dienleed habló con una suave voz.

“Aletia Galdea Vesperitio Avatarl. La reina más bella y sabia de la historia, mi querida sobrina. Ciertamente soy tu tío. Me pregunto si recuerdas. Que yo era un poderoso usuario de monstruos”.

“¿Qué est-”

“Si es la tú actual, entonces deberías entenderlo. El por qué en ese momento era tan poderoso como un usuario de monstruos”.

“… magia de la Era de los Dioses… [Magia de Metamorfosis]”

Dienleed sonrió diciendo “Buena respuesta”, al igual que en el pasado cuando vigilaba los estudios de Yue. Atacada por un déjà vu, la expresión de Yue se distorsionó.

“Exactamente. Siendo más específicos, también obtuve [Magia de Restauración]. Aunque desafortunadamente, mi talento con ella es bastante pobre, es como tirarle una perla a un cerdo. A cambio, puedo presumir de que tengo mucho talento en la [Magia de la Metamorfosis]. También entrene muy duro con ella. Como resultado, no solo pude crear monstruos, también pude fortalecer mi propio cuerpo. Así extendí mi vida hasta ahora”.

En realidad, Hajime había sacado su cañón de riel y disparó despreocupadamente bajo la cubierta del dragón de trueno, pero al comprender que la barrera no se podía romper fácilmente, puso su mano sobre el hombro de Yue. Ese dragón de trueno que tenía una mala eficiencia y un poder deficiente comparado con su versión habitual debido a su desordenada mente, solo era un inútil desperdicio de poder mágico.

Yue de repente volvió a sus sentidos por el calor en su hombro, miró una vez más a Dienleed con ojos peligrosos y dispersó el dragón de trueno. Luego recuperó la calma con unos minutos antes de hacer una pregunta, aun así, no pudo ocultar cómo su tono se volvió más áspero.

“… Ese demonio que usa un dragón blanco, dijo que eres un dios con el nombre de Alv. ¡Dijo que has liderado a la raza demoniaca durante unos cientos de años hasta ahora!”

Por lo menos, Dienleed había trabajado como primer ministro del reino de los vampiros Avatarl durante más de veinte años hasta que Yue fue encarcelada, Yue señalo la contradicción en la declaración de Dienleed con la de Freid.

Aun así, la compostura de Dienleed no se desmoronó. Como para decir que lo que Yue señaló era natural, respondió con calma.

“Lo que dijo Freid no está equivocado. Ciertamente soy Alv, al mismo tiempo también se puede decir que Alv no soy yo”.

La mirada de Yue se volvió severa al escuchar a Dienleed responder con algo que sonaba como filosofía zen. Dienleed sonrió irónicamente ante eso mientras continuaba sus palabras.

“La existencia llamada Alv era el dios vasallo del dios Ehit durante la Era de los Dioses. Es como un subordinado. Al principio, Alv juró lealtad hacia el dios Ehit y se convirtió en sus manos y pies, pero un día, le surgieron dudas. ¿Está bien seguir pasando por alto los actos inmorales del dios Ehit así? Pensó. Unos cientos, miles de años pasaron mientras mantenía esa duda la cual siguió creciendo y en poco tiempo llego al punto de tener la intención de rebelársele.

Dienleed caminó alrededor del trono con sus constantes pasos reverberando. Ese tono tranquilo por alguna razón resonó muy bien a pesar de su volumen no era alto en lo absoluto, aun así, no hizo que nadie sintiera algún malestar con ello.

“Pero no hay forma de que pueda igualar al dios Ehit, quien es el dios principal. Por lo tanto, Alv formó un plan. Ese plan es que descendería a la superficie como el peón de Ehit e intensificaría la guerra entre las personas, y a medida que la situación cayera en el caos, asumiría el papel de rey demonio, bajo tal pretensión, buscaría en la superficie por cualquier método y fuerza de batalla que pueda oponérsele a Ehit”.

Dienleed dejó de hablar por un momento, después abrió y cerró su mano repetidamente. Estaba haciendo ese gesto como para sentir algo mientras continuaba.

“Pero, un dios que no tiene un cuerpo de carne, necesita uno como recipiente para poder actuar completamente en la superficie. Alv buscó a una persona que pudiera convertirse en su recipiente para residir en dicho cuerpo. Originalmente, hacer que el alma de uno resida dentro del cuerpo de otra persona no es algo fácil incluso para un dios si el rechazo del dueño del cuerpo es fuerte, pero… si muestran su existencia como dios, entonces no habrá nadie que los rechace. Después de todo, no es como si la persona desapareciera, sino que incluso lo sienten un honor, ¿verdad?”

“… ¿Así, Dienleed también fue elegido por Alv?”

“Alv estaba loco de alegría, ¿sabes? Si yo fuera simplemente alguien con aptitud, entonces solo me diría que era un dios sirviente de Ehit, pero sabía la verdad. Posiblemente podría convertirme en un verdadero compañero rebelde. Alv me transmitió su voluntad desde el interior de mi cuerpo mientras por fuera estaba bajo la observación de las apóstoles. Incluso ahora Alv está dentro de mí, ayudándome con varias cosas. Dos almas en un solo cuerpo. Ese es el significado de mis palabras de que soy Alv, pero tampoco soy Alv”.

Dienleed hizo una pausa para determinar si Yue y el resto habían procesado su explicación mientras ponía su mano en el trono. Al ver eso, Yue hizo una cara complicada mientras preguntaba.

“… ¿Desde cuándo?”

“Sucedió un poco antes de que sucedieras el trono. En ese momento, entendiendo mi impotencia para cambiar la situación, entendí que es lo que podía hacer para pelear. Pensé en eso como mi misión”.

“… Misión”.

“Sí, la misión de derrocar a dios. Aunque fue realmente difícil hacerlo de modo que Ehit y sus apóstoles no se dieran cuenta de mis verdaderas intenciones, sabes. Gracias a eso, tuve que hacer muchas cosas que no eran mi verdadera intención innumerables veces”.

Dienleed sonrió preguntándole si había algo más que quisiera preguntar, al ver esa sonrisa, se despertó el recuerdo del periodo en que tenía el papel de ser su instructor, lo que agito el corazón de Yue. La forma en que hablaba y su atmósfera se sentía como el tío dentro de su memoria. Comenzó a pensar que, quizás, realmente podría estar vivo tal como dijo.

Y entonces, si ese era realmente el caso, había algo que Yue quería preguntar, no, algo que Yue tenía que escuchar a toda costa.

“… ¿Por qué traicionaste a nuestro país? Por qué, fue apris…”

“Lo siento”.

“… ¡No quiero escuchar tu disculpa! La razón”.

Yue le gritó a Dienleed que decía palabras de disculpa con una expresión triste. Hajime a su lado puso fuerza en la mano que colocó en su hombro para calmarla. Los otros miembros también dirigían expresiones serias Dienleed sin meterse en este asunto relacionado con el pasado de Yue.

“Aletia. Eras un prodigio, en la medida en que ningún otro podría alcanzarte en el campo de la magia. Incluso yo, que era usuario de la magia de la Era de los Dioses, no era rival para ti. Esta fuerza era demasiado llamativa. Por eso atraías las miradas de otros. Al igual que Nagumo Hajime, que está a tu lado”.

“… Irregular”.

“Así es. Aletia, me pregunto si recuerdas. En aquel momento, el escalón superior de Avatarl ya estaba en proceso de ser teñido por la influencia de la fe al dios Ehit. Eso incluyó a tus padres también. Deberías haber sentido una pizca de eso”.

“… Lo recuerdo. Oji-sama y Chichi-ue discutía a menudo sobre mi educación… Oji-sama fue asignado como mi instructor. Por eso me crie sin preocuparme realmente por la fe”. (TI: Chichi-ue es padre).

Dienleed volvió a asentir con la cabeza hacia Yue.

“Eso fue porque sabía la verdad. No tenía ningún método para determinar si las palabras de los Libertadores eran verdaderas o no, pero pensé que era peligroso para ti, que aún eras joven, tener una fe incondicional. Quería protegerte. Pero mis esfuerzos por distanciarte de la fe fueron en vano”.

“… ¿Un peón que no se mueve como se deseaba era un obstáculo?”

“Algo por el estilo. El plan para asesinarte se puso en marcha. Tu inmortalidad no es absoluta. Especialmente si el enemigo es un dios, ello es aún más cierto… incluso después de que obtuve la magia de la Era de los Dioses, no tenía la confianza para protegerte de las intenciones de dios. Además, yo, que tenía a Alv residiendo dentro de mi cuerpo y desperté a mi misión, no quería perderte, a ti que eres una carta de triunfo. Por eso, antes de que se llevara a cabo tu asesinato, arreglé tu muerte y te escondí. Hasta el momento en que se pueda izar la bandera de la rebelión”.

“…”

Su tío no la traicionó. Más bien estaba tratando de protegerla. Incluso si tenía la consideraba como fuerza de batalla, sus palabras contenían el sentimiento de no quererla dejar morir, lo que coincidía con una parte de la memoria de Yue”.

En este momento, la expresión de Yue parecía ansiosa como si sus inestables emociones fueran demasiado para que pudiera contenerlas, el objetivo al que dirigir su rencor había desaparecido, por lo que estaba igual de perdida que una niña pequeña.

Su temblorosa e impotente voz que mostraba sus sentimientos inestables arrojó la última pregunta.

“… ¿Los rehenes? Si realmente eres Dienleed-ojisama, entonces… si dices que no me traicionaste, ¿por qué?”

Hacia esas palabras de Yue mezcladas en su interior con críticas que pronunció mirando hacia abajo, Dienleed sonrió con ironía mientras murmuraba “Acerca de eso”. Chasqueó los dedos una vez más. Al instante, el resplandor que cubría las jaulas se atenuó y desapareció en silencio, las cerraduras de las jaulas también se abrieron.

Los compañeros de clase capturados, así como Myu y Remia miraban las puertas abiertas con desconcierto.

“Pensé que, si no hacía esto, entonces ni siquiera podría encontrarme contigo. Además, también tenía el objetivo de protegerlos por el bien de cuando llegue el momento. Quiero que me perdones por sus heridas. Los que fueron a recogerlos fueron las apóstoles. No pude tratar sus heridas delante de ellas. Por si acaso les ordené que no mataran a nadie. Después de todo, tal vez podrían convertirse en aliados de aquí en adelante junto con Aletia.

“… ¿Ali, ados?”

Parecía que, según Dienleed, era por ese tipo de razón. Tal vez había usado todo lo que podía usar para discutir, así que Yue solo repitió las palabras de Dienleed con duda. Su voz ya no tenía calor, además, su agitado corazón se volvió aún más tormentoso. Debido a que le dijeron una gran cantidad de información de una vez, además de que toda esa información era algo importante e imposible de ignorar para ella, por tanto, no pudo ordenar sus sentimientos.

Incluso Shia y el resto que vigilaban a Yue no podían ocultar su desconcierto sobre qué hacer. Las personas encarceladas dentro de las jaulas no pudieron moverse sintiendo la atmósfera del lugar.

Dentro de esa atmósfera, Dienleed observó con cariño y, como si hubiera visto a través del corazón de Yue, descendió del altar mientras sonreía. A donde se dirigía con calma era a la ubicación de Yue.

“Aletia. Quiero que me creas de alguna manera. Te amo, ya sea ahora o en el pasado. Cuán impaciente he estado esperando este día cuando pudiera volver a verte. Durante estos trescientos años, no hubo un solo día en que te hubiera olvidado”.

“… Oji, sama…”

“Así es. Soy tu Dien-ojisama. Mi linda Aletia. El tiempo ha llegado. Por favor, préstame tu fuerza, para terminar con todo”.

“… ¿Prestarte, mi fuerza?”

“Vamos a derrotar a dios juntos. Al igual que cuando luchamos lado a lado contra los enemigos externos del país. El dios Ehit ya va a terminar esta era. En realidad, planeé esconderte hasta el momento en que realmente tuviéramos que luchar, pero… esto es una ganancia inesperada. Te has vuelto mucho más fuerte en comparación con el pasado, y además incluso hay muchos usuarios de la magia de la Era de los Dioses reunidos aquí. Seguramente podemos alcanzar al dios Ehit”.

“…Y, Yo…”

Las palabras de Dienleed sacudieron a Yue. Dienleed estaba abriendo los brazos, como si tratando de abrazar tal cual a Yue.

Esa postura revivió un recuerdo de su infancia en lo profundo de su mente una vez más. Cuando la joven Yue consiguió algún tipo de logró en su entrenamiento o en las clases de magia, “Den- ojisama” sonreiría con incluso más felicidad que Yue, quien lo hizo, mientras que abriría los brazos para recibirla. Y entonces, él alabaría a Yue, quien saltó sobre él diciéndole “Trabajaste muy duro” a la vez que acariciaba su cabeza.

El abrazo de su importante familia que estaba vivo y que no la traicionó. Ella lo amaba mucho, como a un padre, no, incluso lo amaba más que a su verdadero padre. Los ojos de Yue vacilaron.

La sonrisa de Dienleed era cada vez más profunda, estaba a punto de decir algunas palabras para abrazar a Yue.

“Ahora, vamos juntos. Alet…”

Instantáneamente:

¡DOPAN!

Tal sonido familiar reverberó. Al mismo tiempo, el cuerpo de Dienleed se sacudió, y se derrumbó detrás tal cual.

Nadie pudo comprender lo que acababa de pasar, estaban mirando al derrumbado Dienleed con sus pupilas tan pequeñas como puntos. Sus cuerpos ni siquiera se movieron. La gran sala de audiencias estaba llena de silencio.

Dentro de una atmósfera así, un sonido de “clic” que era como el tambor de una pistola girando sonó, no, era precisamente el sonido del tambor de una pistola girando lo que rompió el silencio. Las personas en ese lugar se giraron con cuerpos temblorosos y dirigieron sus miradas a la fuente del sonido al mismo tiempo.

Allí había una escena que medio esperaban estuviera.

Es decir…

“Quítense del camino. Convertiré a ese tipo en picadillo”.

Sosteniendo a {Donner} que tenía humo blanco saliendo de ella, mientras escupía una línea abusiva como un matón, la figura de Hajime con una vena pulsando en su frente estaba allí.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s