espada

Espada del Amanecer — Capítulo 143


Capítulo 143 – Tormenta que se reúne

 

EZ: 5/6


Melita Ponia era una persona agraciada y, como agente de alto rango de la Bóveda de Mithril, gozaba de un estatus especial en la organización. Normalmente, ella sólo se ponía en contacto con esas personas destacadas e importantes. No importaba si esas personas importantes tenían una presencia intimidante o reputaciones notorias o temperamentos excéntricos. Ella seguiría manteniendo su actitud agraciada y se aseguraría de que cada trato se llevara a cabo sin problemas.

 

“¿Cuál es el precio de la Pizarra Eterna?”

 

“Ga pfff…”

 

Miren, ¿no le falta algo de gracia a esto?

 

Melita no recuperó el aliento adecuadamente y casi se quitó el velo. Era una persona que había pasado por muchas conmociones después de todo y aún así fue capaz de recuperar su compostura de inmediato. Mantuvo una expresión serena mientras se sentía conmocionada en su corazón. Miró a Gawain con indiferencia y dijo, “Usted… ¿está hablando de la Pizarra de la Piedra Eterna?”

 

“Sí”. Gawain asintió y dijo, “Pero por supuesto, no estoy hablando de toda la pizarra. Incluso un fragmento de la esquina servirá”.

 

“Suena como… si estuviera comprando repollos*. Estoy realmente sorprendida por usted.” Melita tosió dos veces ligeramente, y después de verificar que Gawain se refería a los fragmentos de la Pizarra Eterna, dijo, “Tiene que saber que nadie en este mundo usaría ese tono y actitud para discutir sobre un objeto otorgado por los dioses”. (EZ: *xD)

 

Gawain se dio cuenta de que su actitud era realmente un poco equivocada, pero tampoco tenía elección. Incluso si heredaba los recuerdos de Gawain Cecil, su personalidad seguía siendo la misma. Emocionalmente, no era capaz de sustituirlo como un nativo puro y no tenía ninguna reverencia intensa hacia la Pizarra Eterna. En su corazón, esos fragmentos de metal eran sólo materiales de investigación, aparte de la asombrosa cantidad de información almacenada en su interior…

 

Además, aunque el verdadero Gawain Cecil estuviera aquí, no tendría miedo al hablar de la Pizarra Eterna. Como Gawain Cecil no era un creyente, y como noble ‘Campesino” de los segundos pioneros, probablemente no sería aprensivo ante tales cosas.

 

“Kohon, kohon. Como una persona que murió una vez, veo las cosas mucho más abiertamente.” Gawain casualmente sacudió su mano para ocultar la incomodidad antes de mirar a los ojos de Melita y decir, “Hablemos de la Pizarra Eterna. ¿Podría una organización como la Bóveda de Mithril no tener fragmentos de la Pizarra Eterna en su colección?”

 

“Los fragmentos de la Pizarra Eterna están en manos de las principales facciones. Esos son sus objetos sagrados, y no se los entregarían a la Bóveda de Mithril para que los cuiden.” Melita meneó la cabeza y dijo: “Debería entender este punto muy claramente”.

 

“Sé otra cosa aún mejor. Todas las facciones principales sólo conservaron los fragmentos de gran tamaño. Hay muchos de esos pequeños fragmentos dispersos por todas partes. Con los reyes, los nobles e incluso los coleccionistas. No hay coleccionistas más grandes en este mundo aparte de la Bóveda de Mithril.”

 

Las bonitas cejas de Melita fruncieron levemente el ceño, y finalmente habló después de mucho tiempo, “Tiene razón. La Bóveda de Mithril tiene algunos fragmentos de la Pizarra Eterna, pero la mayoría de nuestras colecciones están a salvo en nombre de otros. Al igual que esos cristales que nos entregó en aquel entonces. Para tales colecciones, la bóveda seguiría el acuerdo estrictamente y nunca lo revelaría al público. Es muy desafortunado que todos los dueños de los fragmentos de la Pizarra Eterna estén todavía vivos. Además, no tienen la intención de renunciar a sus colecciones. Por favor, perdóneme por no poder venderlos. Sin la aprobación de los propietarios, no puedo revelárselos”.

 

Después de ver la actitud de Melita, Gawain comprendió que no había lugar para la negociación de este asunto.

 

La reputación de la Bóveda de Mithril era algo que todos conocían. Además, su capacidad para mantener su reputación era también conocida por todos.

 

Después de unos segundos de una incómoda y silenciosa pausa, Melita dijo de nuevo, “Por supuesto, si está dispuesto a esperar, podría ser posible negociar por uno o dos fragmentos de la Pizarra Eterna…”

 

“¿Oh?”

 

“No puedo revelar la información del propietario, pero puedo decirle que un cliente hizo una elección equivocada al cumplir el contrato y violó el contrato con la Bóveda de Mithril sin ninguna racionalidad. Tenemos razones para creer que no es capaz de pagar la indemnización. Así que… todo lo que almacenó en la bóveda pronto se convertirá en artículos para la venta.”

 

Aunque Melita sonreía y usaba un tono grácil y suave mientras decía todas estas palabras, Amber, que estaba detrás de Gawain, no pudo evitar temblar mientras una sensación escalofriante se sentía en todo su cuerpo.

 

“Beh… Ustedes las personas de negocios son verdaderamente espantosas”, la joven mita-elfo no pudo evitar murmurar eso.

 

Gawain no preguntó quién era la misteriosa persona que violó el contrato, y no le preocupaba con qué clase de personas la Bóveda de Mithril estaba haciendo negocios. Gawain asintió con indiferencia y dijo, “Entonces esperaré. Pero todavía tengo que confirmar… ¿Por cuánto se vende la Pizarra Eterna?”

 

Era necesario averiguar el precio; de lo contrario, si no tenía el dinero para comprarla después de toda la charla, sería bastante incómodo. Sería incluso más embarazoso que el anterior ‘ga pfff’ de Melita. Aunque Gawain estuviera sentado sobre la riqueza de un reino y sintiera que le sobraba dinero, la Pizarra Eterna era algo que no se podía medir con dinero. ¿Quién sabía qué tipo de precio pediría la Bóveda de Mithril?

 

Melita ya se había acostumbrado a la forma de hablar de Gawain cuando sonrió y dijo: “El valor de la Pizarra Eterna no puede medirse con dinero. La Bóveda de Mithril tampoco necesita venderla por dinero. Por ene, queremos algo más, y es mejor que sean tesoros raros que merezcan ser coleccionados. Como las antiguas reliquias de la Era Gondor que creo que usted puede proporcionar. Si no está dispuesto a hacerlo, también puede usar los cristales que ha pedido a la bóveda para guardarlos. Por supuesto, seria mejor que tenga otro fragmento de la Pizarra Eterna, y podemos hacer un intercambio directo.”

 

Cuando Gawain escuchó eso, su corazón se estremeció de repente. “¿Esos cristales que entregué a la Bóveda de Mithril valen tanto como la Pizarra Eterna en sus ojos?

 

Creía que la Bóveda de Mithril no hablaría sin pensar en este asunto. Su capacidad de valoración de los tesoros era reconocida en todo el mundo, y nunca llevarían a cabo ninguna transacción que fuera una pérdida. Entonces… ¿podrían conocer la historia de esos cristales? ¿O al menos conocían su valor?

 

Pero Gawain no estaba seguro de poder hacerle esta pregunta directamente a Melita. Después de considerarlo detenidamente, decidió usar la actitud más natural para señalar. “Parece que a los ojos de su organización, esos cristales son muy valiosos…”

 

“Según el método de categorización de la Bóveda de Mithril, aparte de los productos naturales, los tesoros se separan en tres tipos. El primer tipo es el de los objetos hechos por humanos y que pueden ser replicados. Todas esas llamadas piezas de joyería y artefactos raros pertenecen a esta categoría. El segundo tipo también son artículos hechos por humanos pero son tesoros que ya no podemos replicar, como las antiguas reliquias del Imperio Gondor o incluso tesoros más antiguos. El tercer tipo serían los Artefactos Extraordinarios. Estos… no están hechos por humanos”.

 

Melita dijo eso con los ojos ligeramente curvados y una sonrisa mientras miraba a Gawain, “Esos cristales y los fragmentos de la Pizarra Eterna no están hechos por humanos”.

 

……

 

Sin fronteras, sin límites, temperamental. A veces, era pacífico, y a veces, lo engullía todo. Cuando estaba enfadado, podía destruir las naves y los arrecifes más duros. Cuando estaba en calma, era como una cuna. Pero bajo la cuna había un mundo oculto de oscuridad y abismos.

 

Este era el océano.

 

Los humanos habían conquistado toda la tierra pero no fueron capaces de conquistar el océano. Fuera del continente Loren estaba el vasto y siempre cambiante océano que era aún más grande que el continente. Lo más lejos que los humanos habían llegado a través del océano no estaba más allá del alcance de los faros de la costa. El océano más allá de la iluminación de los faros era mucho más violento de lo que parecía. Los frágiles barcos de madera construidos por los humanos nunca serían capaces de soportar y resistir la tormenta del océano. En el océano, habría brumas y neblinas frecuentes que podrían perturbar el entorno mágico y harían que incluso los capitanes más experimentados perdieran su navegación.

 

Antes de que la Iglesia de la Tormenta se convirtiera en una secta oscura, los clérigos del Dios de la Tormenta eran los únicos navegantes bendecidos cuando navegaban fuera del alcance de los faros. Esos clérigos que fueron bendecidos por su dios eran capaces de encontrar la ruta adecuada para volver al puerto dentro del caos y la oscuridad. Sin embargo, después de que la Iglesia de la Tormenta rompiera sus lazos con todas las facciones ortodoxas y cayera como una secta oscura, todas las rutas oceánicas remotas quedaron terminadas. Las personas no tenían otra opción que temer al océano remoto. Los capitanes y marineros que antes se atrevían a cazar en el océano remoto se habían convertido en cobardes que sólo se atrevían a cazar en las costas. En cuanto a los clérigos y sacerdotes de la Iglesia de la Tormenta, dejaron el continente y la vista de todos. Se adentraron en el océano remoto y se rebautizaron a sí mismos como los Hijos de la Tormenta.

 

Ya no creían y adoraban al Dios de la Tormenta y adoraban a la propia tormenta*. Creían que la marea destruiría el mundo entero. Ya sea por una tormenta desbordante o por una marea creciente. (EZ: *nota propia y spoiler ligero; no lo note en ese entonces pero era eso valla… eso explica mucho)

 

En las profundidades del Mar Eterno del Este, en una isla de gran de escala desconocida, los Hijos de la Tormenta estaban en un trabajo de reparación urgente. Estaban reparando los tótems y poniendo una barrera temporal. Las oscuras nubes que cubrían el cielo eran como una vorágine descendente. Vientos violentos y rayos se producían en la vorágine, mientras que la lluvia torrencial caía constantemente del cielo. La frontera entre el cielo y el mar era ahora borrosa y daba la sensación de que el mar estaba al revés.

 

Incluso en el Mar Eterno, donde había frecuentes tormentas, rara vez aparecía un clima tan aterrador. Sólo significaba una cosa: los demonios del mar se acercaban.

 

Un diácono de la tormenta estaba de pie en la plataforma de observación bajo una lluvia torrencial. Su larga túnica negra revoloteaba con fuerza en el viento violento, pero la lluvia no parecía afectar a su visión. Enfocó sus ojos y miró el agua de mar que se estaba volviendo cada vez más violenta. Se sentía como si estuviera mirando al abismo.

 

El Mar Eterno usó su agua siempre cambiante para envolver este mundo y escondió una verdad que haría que las personas se volvieran locas, dejando atrás un suave espejismo para los mortales. En cuanto a esos tontos mortales… su racionalidad y sabiduría apenas existentes estaban surtiendo efecto. Les había hecho temer instintivamente al océano interminable y reverenciar sus partes más profundas.

 

Tal vulnerabilidad podría ser el mayor regalo que Dios había dado a los humanos. Pero era una lástima que los Hijos de la Tormenta, que una vez enfrentaron la verdad, ya hubieran perdido la oportunidad de escapar.

 

La oscura nube de remolinos en el cielo descendió un poco más. Los horribles sonidos del viento y los truenos llegaban constantemente a sus oídos. El diácono de la tormenta levantó la cabeza y miró la remota superficie del mar que se tambaleaba con olas anormales, mientras que cosas borrosas emergieron de debajo del mar. Eran bestias siniestras de las profundidades que eran docenas o cien veces más grandes que las bestias normales. Entre ellas, había una pequeña figura femenina.

 

Cuando una persona normal veía esta escena, probablemente sería normal pensar que esas ‘Brujas’ controlaban a las bestias gigantes. Pero después de muchos conflictos y batallas con los demonios del mar, el diácono de la tormenta sabía claramente que las bestias gigantes no eran monstruos que estaban siendo controlados. Esas figuras femeninas mezcladas entre ellas también eran demonios del mar.

 

Eran de la misma raza pero tenían incontables formas diferentes.

 

El cuerno del alma marina sonó, y los Hijos de la Tormenta se precipitaron a posiciones de batalla mientras la voz del diácono atravesaba la tormenta y resonaba por toda la isla.

 

“¡¡Los demonios/Monstruos del mar están aquí*!!” (EZ: *por ahora los dejare así pero cuando tengan más relevancia les pondré el nombre de especie que tienen, si aún mantiene este nombre[demonios del mar] el traductor)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s