espada

Espada del Amanecer — Capítulo 140


Capítulo 140 – Byron Toma un gran Riesgo, y un Nuevo Invitado

 

EZ: 2/6


Antiguas ruinas que hibernaron en la oscuridad. Mil años no pudieron erosionar los robustos materiales de construcción hechos por el hombre, pero sí las auras humanas que una vez existieron aquí. Un aire frío pero húmedo se afianzó en estos pasillos y habitaciones que habían visto muchos de los cambios en la vida humana. No había ni vitalidad ni falta de vida en el aire.

 

Tal atmósfera había durado tanto tiempo hasta que los forasteros la rompieron.

 

Cristales mágicos iluminaban el camino a seguir con la luz brillante que emitían. El escuadrón armado Cecil caminaba en las profundidades del corredor. Eran cautelosos e intencionados como si estuvieran listos para responder a los monstruos que saldrían de la oscuridad — a pesar de que los seres vivos más grandes que han visto desde que entraron en las ruinas son unos pocos ratones.

 

Sir Byron caminó justo al frente del escuadrón, mientras un soldado detrás de él sostenía una lámpara de aceite — en la situación en la que había brillantes cristales mágicos, la lámpara de aceite no era de mucha utilidad para la iluminación. Su principal función era dar una alerta temprana cuando hubiera un déficit de oxígeno en el entorno, así como reaccionar cuando aparecieran sombras oscuras y cosas sucias a su alrededor.

 

De acuerdo con las órdenes de Gawain, se adentraron en estas antiguas ruinas de las montañas. Ya era su segundo día moviéndose por las ruinas. Aún no había mucho cambio en las cosas que habían visto en el camino; no había nada más que pasillos pulcramente organizados y sorprendentemente espaciosos y habitaciones vacías. Esta estructura construida en las montañas parecía ser muy complicada al principio, pero después de explorarla por un período de tiempo, uno podría captar la regularidad — esta instalación claramente no estaba diseñada para hacer que una persona se perdiera.

 

Pero a pesar de lo poco interesante que eran las cosas que habían visto en el camino, Byron llevó a cabo el dibujo del mapa y el etiquetado de las habitaciones con la debida diligencia.

 

El resplandor del cristal mágico brilló en una habitación oscura. Byron y compañía llegaron al final del corredor temporalmente etiquetado como ‘Tercer corredor largo’. Los soldados avanzaron en una formación de alerta. Después de confirmar la seguridad de la habitación, establecieron un centinela en la entrada, preparándose para tomar un descanso aquí.

 

Explorar en la oscuridad las antiguas ruinas era algo que consumió mucho esfuerzo. El esfuerzo físico al caminar no era nada, pero caminar sin rumbo en la oscuridad era una gran prueba para el espíritu de una persona. Los soldados aquí esta vez eran veteranos experimentados con excelente voluntad, pero aún así necesitaban un descanso oportuno para poder continuar.

 

Después de inspeccionar todos los factores de peligro, los soldados acamparon en el espacio vacío de un rincón de la habitación. Colocaron los cristales mágicos alrededor de ellos para proporcionarles iluminación y luego sacaron sus respectivas raciones de campo y agua potable, aprovechando al máximo el tiempo para comer y reponer sus fuerzas. Mientras tanto, Byron se sentó al lado de un trozo de cristal mágico, mirando el mapa en sus manos con la luz.

 

Las áreas que habían sido exploradas hasta ahora estaban etiquetadas en este mapa dibujado a mano. Como los pasillos y las habitaciones estaban dispuestas de forma muy regular, el mapa era muy claro y fácil de entender. Aunque el interior tridimensional de la instalación causaba cierto inconveniente al dibujo del mapa, el problema podía resolverse dibujando una vista bidimensional de cada nivel solo en el papel.

 

Byron, que una vez fue un mercenario, estaba bien versado en ello.

 

“Su Excelencia, no parece que haya nada en este nivel”, informó un veterano a su lado. “Todo lo que es útil ha sido limpiado.”

 

“Las cosas de valor están a menudo en lugares aún más profundos”, respondió Byron y señaló un punto en el mapa. “De acuerdo con el patrón regular anterior, esta debería ser la gran escalera que lleva al siguiente nivel. Nos dirigiremos hacia aquí más tarde.”

 

“Sí”.

 

Byron volvió a poner su atención en el mapa y casualmente echó un vistazo a la lámpara de aceite que tenía abierta la tapa de la lámpara. La llama brillante seguía ardiendo bien y temblaba ligeramente debido a un viento suave.

 

Esperen… ¿Viento?

 

¿Por qué habría viento en una ruina en las montañas que estaba completamente cerrada? Los agujeros de ventilación no crearían una corriente de aire tan grande, ¿verdad?

 

La vigilancia cultivada en él durante su tiempo como mercenario hizo que Byron se aferrara a este detalle. Inmediatamente cerró el mapa y luego se mojó el dedo con saliva para tener una sensación adecuada — realmente había viento.

 

“Hay corrientes de aire aquí”, alertó de inmediato. “Enciendan unas cuantas lámparas más y sepárense para mirar alrededor. Debería haber más de una salida en esta habitación.”

 

Los soldados inmediatamente entraron en acción y comenzaron a buscar puertas y mecanismos secretos en la habitación. Pronto descubrieron una anomalía.

 

Al final de la habitación, había un evidente rectángulo hundido en una pared que parecía una puerta, y al lado del punto hundido había un montón de chatarra podrida apilada — eran estantes de madera y chatarra que habían pasado por mil años de intemperie.

 

Anteriormente, la habitación había estado poco iluminada. Además, se podían ver fosas similares en las paredes y pilas de trastos por todas partes en estas ruinas — la mayoría eran restos que sobraban después de desmantelar el equipo; por lo tanto, los soldados no les habían prestado ninguna atención.

 

Pero, había corrientes de aire que salían de este lugar. Evidentemente, estaba conectado con el exterior.

 

Byron ordenó a los soldados que limpiaran el montón de chatarra. Como resultado, una pieza de metal que estaba medio enterrada en la pared fue descubierta. Era un cilindro con un diámetro de menos de medio metro. Se mantenía perpendicular al suelo, con la mitad enterrada en la pared, mientras que unos complicados patrones cubrían la parte expuesta. Su parte superior era incluso una superficie inclinada hacia abajo — claramente, no podía ser usada como una mesa para colocar objetos. (EZ: mesa? cosas de la traducción…)

 

“¿Qué es esto?” Un soldado miró con curiosidad ese cilindro de metal, con una mirada nerviosa en su rostro. “No me digan que es una trampa…”

 

“No”, Byron meneó la cabeza mientras, al mismo tiempo, recordaba algo de conocimiento general que Gawain le había explicado, “Según el Duque, los artículos con tales apariencias exteriores suelen usarse de esta manera…”

 

Mientras continuo hablando, puso su mano en la superficie inclinada de la parte superior del objeto de metal, pero este último no reaccionó en absoluto.

 

No había ni la más mínima vergüenza en la cara de Byron. “Por supuesto, la mayoría de las cosas aquí son inutilizables. Después de todo, se estropearon con el paso del tiempo. Esto es sentido común.”

 

Un soldado recordó irreflexivamente. “Su Excelencia, ¿quitese el guante y pruébelo?”

 

La vieja cara de Byron no estaba nada roja. Incluso miró con desprecio a este soldado descerebrado. “¡Entonces ven y pruébalo!”

 

La otra parte demostró ser un soldado entrenado por Byron; no era nada modesto. Sacándose el guante, puso su mano en la superficie inclinada como Byron había hecho antes.

 

En el siguiente segundo, los complicados patrones de la superficie del objeto metálico comenzaron a brillar. Al mismo tiempo, un pequeño temblor vino de alguna parte. Cuando una mirada aturdida apareció en la cara de ese soldado, Byron escuchó una voz ligeramente distorsionada e inusualmente rígida del objeto de metal. “Comprobando… Examinando muestras… Período de estabilización… Entrada permitida… Abriendo la puerta de aislamiento…”

 

Entonces, acompañado por el crujido de la maquinaria antigua en funcionamiento, el área hundida en la pared se contrajo realmente hacia adentro y reveló un pasadizo que estaba previamente escondido!

 

Todo el mundo se miró fijamente, boquiabierto.

 

“N-, no hice nada”. El soldado retrajo apresuradamente su mano, pareciendo nervioso e indefenso. “Todos ustedes estaban mirando”.

 

Byron miró el oscuro pasaje detrás de la puerta. De repente se quitó el guante y también puso su mano en la superficie metálica inclinada.

 

El dispositivo de metal se iluminó de manera similar y una voz antigua y distorsionada salió rápidamente de él. “Comprobando… Examinando muestras… Periodo de estabilización… Entrada permitida… La puerta de aislamiento ya está abierta.”

 

“¿Yo también?” Byron se quedó atónito; luego frunció el ceño y casualmente escogió un soldado. “¡Tú, ven e inténtalo!”

 

Este soldado siguió el ejemplo al apoyar su mano en el dispositivo. Entonces, lo que sucedió después fue exactamente lo mismo: El dispositivo de metal se encendió, y un sonido salió de él, informando que se les permitía entrar.

 

¿Podría ser que mientras fuera un humano el que pusiera su mano en él, sería capaz de pasar la prueba?

 

“Lo más probable es que esté dañado…” Después de probar a otros dos soldados en fila, Byron dio un ligero suspiro de alivio. “Es algo tan antiguo después de todo.”

 

Un soldado preguntó con cautela. “Su Excelencia, el interior, ¿todavía…?”

 

“Entren y echen un vistazo.” Byron todavía tenía una mirada prudente, pero ya saltaba de alegría en el corazón. Como ex-mercenario que había vagado por los restos de todos los tamaños en las fronteras del sur y aún no había fallado, parecía haber sentido el olor de cosas buenas. “Después de buscar durante tanto tiempo, ¡por fin hay algunos hallazgos!”

 

……

 

Mientras Byron y compañía continuaban adentrándose en los restos de las montañas, un nuevo huésped también se adentró en el nuevo territorio del Clan Cecil.

 

Se trataba de una joven mujer con una figura ligera. Llevaba un vestido de gasa fina que no parecía ser del estilo de Anzu; el cabello largo colgaba suelto detrás de ella. Un velo lila cubría su rostro, dejando sólo un par de ojos brillantes y vivaces afuera. Caminó con serenidad por el territorio Cecil así como así: pasando los centinelas, pasando las puertas del Campamento (en realidad, ahora era un pueblo pequeño), atravesando las limpias cabañas de madera.

 

Los residentes del territorio Cecil caminaban de un lado a otro y pasaban el rato alrededor de ella, pero nadie le hacía caso.

 

La mujer con velo caminaba tan naturalmente, observando con ojos curiosos este pueblo que teóricamente sólo tenía unos pocos meses de historia. Esas ordenadas cabañas de madera ya podían ser consideradas como construcciones urbanas cualificadas en otros lugares — después de todo, en la mayoría de los lugares de esta época, las condiciones de vivienda de los civiles podrían no ser ni siquiera comparables con estas cabañas. Pero, en realidad, estas chozas eran todavía obviamente ‘Edificios de Transición’. A ambos lados de la carretera principal de la ciudad, las casas eran demolidas y reconstruidas por todas partes. Esas casas tenían cimientos compactos y se construían con ladrillos, evidentemente la siguiente generación de viviendas en esta pequeña ciudad.

 

Un extraño ruido venía de lejos. La mujer que llevaba una máscara miró por encima siguiendo el ruido y encontró que venía de un taller del que salía humo y polvo. Se acercó con curiosidad y abrió la puerta. Se quedó atónita al verlo.

 

Resultó ser que este era un lugar para hornear ladrillos, pero dos máquinas de aspecto extraño fueron colocadas bajo el toldo de lluvia en medio del patio. Una de ellas tuvo una obvia respuesta mágica. Giraba bajo el accionamiento de algún mecanismo mágico y usaba un poderoso eje de rotación para impulsar otra máquina conectada a ella, y esa máquina comprimía continuamente la mezcla de barro y limo* en ladrillos bien definidos y firmes. La eficiencia de estas dos máquinas no sólo era asombrosa, sino que claramente no requerían controles complejos — sólo dos civiles vestidos con ropa de mezclilla observaban desde el lado, mientras que más personas estaban ocupadas llevando esos ladrillos que rápidamente tomaban forma en carros y empujándolos a las filas de hornos, que eran mucho más grandes que los hornos de ladrillos promedio, ordenadamente alineados al otro lado del patio. (EZ: *no el monstruo de fantasía ese, es un material usado ahí mas datos en el link)

 

Esos dos equipos mágicos a gran escala… ¿Qué eran?

 

¿Mecanismos mágicos? ¿Pero dónde estaba el mago controlándolos? ¿Quién les infundía poder mágico? ¿Quién estaba regulando su flujo de poder mágico? ¿Quién controlaba su velocidad y su arranque o parada?

 

No podían ser esas dos personas comunes que no tenían ni un poco de poder mágico, ¿verdad?

 

Al mencionar eso… parecía que el Poder Mágico podía ser percibido de forma generalizada aquí. Eso era realmente extraño. ¿Todo este territorio estaba construido sobre un punto focal mágico?

 

La mujer con velo tenso sus bonitas cejas. Estaba realmente tentada de desmontar esas dos máquinas para echar un vistazo. Pero, si hiciera algo tan fuera de lugar, ningún nivel de sigilo o hechizos de golpe mental ayudaría. Por lo tanto, sólo podía menear la cabeza lamentablemente, salir del patio y cerrar la puerta.

 

Y justo en ese momento, una voz aparentemente familiar y llena de vigor vino de repente por detrás de ella. “¡Ah! ¡¿Quién eres?!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s