Súper Gen Divino – Capítulo 615: Escapando


Séptimo Capítulo Semana 7

¡Disfrútenlo!

La palma de la mano de Han Sen no ejerció la Fuerza Yin ni la Fuerza Yang. Si lo hubiera hecho , habría sido golpeado hasta la muerte por el horrible poder de la langosta.

¡Desarme Maestro!.

Han Sen había aprendido esta habilidad para desarmar el poder. No empleó ninguna técnica antisísmica, sino que tomó prestada la fuerza de la langosta para volar unas docenas de metros a través del mar.

El poder de la langosta fue demasiado fuerte. A pesar de que había absorbido una parte considerable de la energía liberada sobre él, todavía sentía como si sus costillas y órganos hubieran sido dañados. La sangre salía de su boca, como si fueran flores rojas en el mar.

Pero el simple hecho de oír el sonido de la notificación en su cabeza lo hizo sumamente feliz.

«Cazada Súper Bestia Pavo Real Aciertocertero. Se ha obtenido el Súper Espíritu de la Bestia Pavo Real Aciertocertero. Consumiendo la carne de Súper Bestia Real Aciertocertero hay oportunidad de obtener 0-10 puntos súper genéticos.»

Pero no era el momento para que Han Sen admirara su acción y celebrara su adquisición de un súper espíritu de la bestia. Se aferró al dolor en su pecho y nadó hacia arriba.

Si llegaba a la superficie, viviría.

Aunque la langosta era enorme, era una criatura marina. Han Sen podía volar, por lo que si lograba salir al aire, no había nada que la langosta pudiera hacer.

Han Sen había puesto furiosa a la langosta. La bestia agarró al cuerpo sin vida del pavo real y se lanzó hacia Han Sen. En un instante, casi la alcanzó.

“Zorro plateado, si no haces nada, ambos moriremos aquí.” El corazón de Han Sen gritaba de alarma mientras daba palmaditas en la cabeza del zorro plateado para mostrar algo de ansiedad.

El zorro plateado parecía confundido. Pero entonces, un relámpago plateado parpadeó en sus ojos, y saltó lejos del hombro de Han Sen. Nadó entre su amo y la langosta desbocada y desató una espantosa luz plateada.

En un momento, la luz plateada se había expandido y se abrió paso a través de toda el área como una red.

“¡Ah!” gritó Han Sen. El zorro plateado no sólo atacó a la langosta, también atacó a Han Sen.

El rayo plateado se extendió por el agua, como si no le importara quién era amigo o enemigo. El pelo de Han Sen se puso de punta con el choque y más sangre rezumó de su boca.

Ahora Han Sen sabía por qué el zorro plateado no había usado ya su rayo plateado. Lo primero que mataría no era la langosta, sino al mismo Han Sen.

La langosta recibió una descarga del rayo, lo que la enfureció aún más. Con rabia, dirigió su atención a atacar al zorro plateado.

Pero antes de que pudiera ser atrapada, la criatura plateada se dio vuelta para nadar y se alejó rápidamente. Su velocidad de natación era mayor que la de Han Sen.

Ver que la langosta fue atraída por el zorro plateado le dio a Han Sen un poco de alivio, pero también le preocupó. Temía que si la langosta la alcanzaba, podría matar al zorro plateado.

El zorro plateado era todavía joven, así que no había forma de que su fuerza fuera mayor que la de la langosta. El rayo de plata que lanzó sólo detuvo a la langosta durante unos breves segundo,; su efecto no fue tan fuerte como lo había sido la luz azul del pavo real.

Aunque la velocidad del zorro era mayor que la de Han Sen, no era suficiente para superar a la langosta. En un abrir y cerrar de ojos el perseguidor saltó hacia adelante, casi como si se teletransportara, frente al zorro plateado.

¡Boom!

El rayo plateado del zorro plateado se desató una vez más, que pintó el mar como un lienzo de innumerables rayos. Sorprendió a la langosta que estaba justo delante de él.

En el momento en que fue impactado e inmovilizado, el zorro plateado se las arregló para alejarse una vez más y ganar algo de distancia de la langosta.

La fuerza del rayo no fue suficiente para dañar la langosta, pero sí para aturdirla por un breve momento. Y ahora, ya la había alcanzado de nuevo.

El zorro plateado repitió su movimiento anterior de desatar el rayo plateado, pero esta vez, su intensidad no era tan alta. Debido a esto, la langosta no fue aturdida tan efectivamente.

Cuando la langosta alcanzó al zorro plateado por tercera vez, el rayo no pudo aturdirla. Después de la descarga debilitada, una pinza púrpura cayó sobre el zorro plateado.

El zorro plateado esquivó valientemente el agarre de las pinzas de su perseguidor, pero aún así sufrió un fuerte pinchazo y fue disparo lejos por el agua. Con su pequeño cuerpo, no era muy diferente a una bala de cañón, rodeada de burbujas.

Han Sen se mordió los dientes y convocó al Rey Gusano de Roca Dorado y a su súper armadura para mascota berserker. Interpuso al Rey Gusano delante del zorro plateado mientras la langosta se abalanzaba para acabar con él.

¡Pang!

El Rey Gusano de Roca Dorado, que llevaba la súper armadura para mascota berserker, duró apenas tres segundos después de encontrarse entre la fuerza aplastante de las pinzas de la langosta. Al no poder defenderse, fue cortado por la mitad y descartado, destruyendo el espíritu de la bestia para siempre.

Pero con el tiempo que le compró su sacrificio, el zorro plateado se las arregló para abrirse camino otras pocas docenas de metros en un intento de alcanzar la superficie.

Han Sen también nadó tan rápido como pudo. Puede que esa vez había podido usar al Rey Gusano de Roca Dorado y su armadura para salvar al zorro plateado, pero ahora que había desaparecido, no habrá una segunda oportunidad.

Si convocaba a Meowth sin la súper armadura para mascota berserker, no sería capaz de bloquear la fuerza de un golpe o una pinza de la langosta amenazante. Lo más probable era que ni siquiera compraría un milisegundo para el zorro plateado.

“¡Mi pobre Rey Gusano de Roca Dorado y mi súper armadura para mascota berserker! Has estado conmigo durante mucho tiempo, sobreviviendo a tantas batallas. No puedo creer que hayas sido asesinado por esa maldita langosta. No te preocupes, porque vengaré tu muerte. Un día, mataré a esta langosta y la cocinaré para tener un gran festín en tu honor. ¡Dejaré un poco sobre tu tumba, también!” Han Sen estaba tan enojado como molesto, y por eso trató de consolarse.

Sin embargo, todavía había una posibilidad de que pudieran escapar. Pero ahora la langosta había alcanzado al zorro plateado otra vez. Han Sen no estaba seguro de si era el rayo del zorro plateado lo que atraía la ira de la langosta, o si sólo quería cazar otra súper criatura en lugar de un humano.

Ver a la langosta justo en los talones del zorro plateado de nuevo hizo que Han Sen se preocupara. Incluso si intentaba ayudar, cualquier esfuerzo que hiciera sería inútil. No había nada que pudiera hacer, ni nada que pudiera usar para bloquear la langosta por un corto tiempo.

De repente, el zorro plateado volvió a brillar con luz plateada. Incluso había relámpagos que atravesaban su piel. Parecía como si un rayo extra poderoso se hubiera estado cocinando dentro de su cuerpo.

La langosta estaba directamente frente al zorro plateado otra vez, sus pinzas levantadas como si estuvieran listas para cortar a otra víctima por la mitad.

¡Boom!

Un rayo plateado salió del zorro plateado como una lluvia de cohetes. Su pequeño cuerpo se aceleró con la fuerza del ataque, y fue catapultado desde el mar, liberándose de la agresión de la langosta. Fue enviado a seiscientos metros.

“¡Santo cielo!” Han Sen se congeló, no habiendo esperado que el zorro plateado poseyera esa habilidad. Pero ahora que el zorro plateado se había ido, eso convirtió a Han Sen en el blanco de la langosta una vez más.

Han Sen no pensó nada más y se concentró en tratar de salvarse nadando lo más rápido posible. Afortunadamente, el zorro plateado ya había atraído a la langosta a una buena distancia, lo que le dio una ventaja.

“¿Qué diablos? Si hubiera sabido que estaba planeando eso, ¡se habría ido mucho antes!” El corazón de Han Sen se agrió, sólo siendo capaz de huir por su vida. Rezó para poder escapar del mar antes de que la langosta lo alcanzara.

Han Sen deseaba que le crecieran unos brazos y piernas extra para poder nadar con mayor velocidad. Con la langosta nadando unas pocas docenas de metros cada segundo, y además podría tener la capacidad de teletransportarse. Esto hizo que Han Sen se sintiera amargado.

“Vamos, sólo un poco más rápido y me largaré de aquí.” Han Sen vio que la luz de arriba se hacía cada vez más brillante. Pero mientras lo hacía, la langosta se acercaba cada vez más. La posibilidad de que la langosta lo alcanzara antes de que pudiera escapar era todavía muy real.

 

 


8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s