Súper Gen Divino – Capítulo 609: Aprovechar


Primer Capítulo Semana 7

¡Disfrútenlo!

Afortunadamente, el zorro plateado no fue demasiado terco. A pesar de su ansia por las semillas, aún saltó a los brazos de Han Sen cuando lo llamaron.

Han Sen dio un largo suspiro, y junto a Queen, salió corriendo. Tampoco se acercaron al mar, así que se metieron en un lugar escondido cerca de la base de las colinas.

Poco después de que se marcharan, el pájaro con aspecto de pavo real bajó en picado hasta donde habían estado. La langosta también llegó a la costa, chasqueando agresivamente sus pinzas mientras se escabullía rápidamente tierra adentro y subía a la colina donde residía el loto.

La guerra por el loto había comenzado. Después de observar las semillas de loto, parecía que incluso el pavo real reconocía el hecho de que aún no estaban maduras. Así que, en lugar de esperar, el pájaro se dio la vuelta y le voceó a la langosta.

La langosta, con sus garras chasqueando, se acercó al pájaro. Su gran cuerpo y su caparazón no parecían frenarla en lo más mínimo.

El pavo real abrió sus alas y despegó hacia el cielo. Abrió su cola de plumas como un abanico en un despliegue de hostilidad. Debajo de su plumaje verde había un collage de manchas impecables que emitían una luz azul.

Cuando Han Sen miró las manchas que decoraban el pavo real, se sintió mareado. Casi se sintió como si se fuera a desmayar.

“No mires sus luces azules.” Dijo Queen, ya habiendo cerrado los ojos. Su luz púrpura se arremolinaba en su interior, lo que significaba que ya había activado su cerradura genética.

Han Sen hizo lo que le pidió y también usó sus manos para cubrir los ojos del zorro plateado, pero aún así, la luz azul de alguna manera se las arregló para perforar sus párpados.

Rápidamente se dio la vuelta y se escondió detrás de una roca, lo que le proporcionó un alivio instantáneo.

Queen se escondió detrás de una roca, también, sin que ninguno de ellos optara por abrir los ojos por un segundo. Por ahora, sólo podían confiar en sus oídos.

Han Sen usó Músculo de Hielo y Hueso de Jade para activar su cerradura genética, ya que no requería que tuviera los ojos abiertos. Con él, podía inspeccionar toda el área y reconstruir toda la escena sin mirar.

La langosta gigante parecía borracha mientras giraba a izquierda y derecha en respuesta a la luz azul del pavo real. Con su enemigo tan afectado, el pavo real encontró una abertura para su ataque.

El caparazón de la langosta era increíblemente resistente. Cuando el pavo real lo picoteó, el único daño que sufrió fue una marca blanca de arañazo.

Han Sen observó su combate con asombro. Mientras que la langosta parecía estar en gran desventaja, su caparazón demostró ser una defensa muy resistente para ella. El pavo real no pudo hacer nada para dañarla.

Sin embargo, la luz azul de las manchas parecida a ojos en el plumaje del pavo real continuó mareando a la langosta. Sin ser capaces de hacer daño, ambos parecían estar en un punto muerto.

Pero aún así, ambos habían venido aquí por las semillas de loto. Si el pavo real podía mantener a la langosta reprimida el tiempo suficiente para que la planta madurara completamente, podría agarrar rápidamente las semillas, engullirlas y salir volando. Todo mientras la langosta continuaba moviéndose como si estuviera ciega.

“¿Qué debemos hacer?” Han Sen se preguntó.

“No hay nada que podamos hacer. La luz azul del pavo real hace que los demás se mareen. Aunque cerráramos los ojos y nos precipitáramos, nuestros párpados no son lo suficientemente fuertes para bloquear la luz por completo. ¿Y cómo se supone que vamos a luchar contra dos súper criaturas con los ojos cerrados? Estaríamos apuñalando en la oscuridad.” Respondió Queen.

Han Sen no respondió. De repente olió algo bastante agradable, y notó que venía de las semillas de loto.

El loto estaba empezando a emitir una luz roja, y una niebla roja se deslizó fuera de él, enmascarando el área en una neblina roja. Tan ominoso como parecía, su olor era delicioso, y lo suficientemente fuerte como para ser olido desde todos los rincones de la isla.

“¡Las semillas están a punto de madurar!” Han Sen continuó observando la lucha entre el pavo real y la langosta, aún con la intención de conseguir las semillas antes que nadie. No podía esperar hasta algún tiempo después de que hubieran madurado porque los monstruos estarían sobre ellas, tragándoselas todas de un solo bocado. Comparadas con el tamaño del pavo real y la langosta, las semillas no eran lo suficientemente grandes como para atascarse en sus dientes.

El zorro plateado parecía querer saltar de los brazos de Han Sen en cualquier momento, y su ardiente deseo por las semillas de loto era evidente. Sin embargo, cuando abrió los ojos para echar un vistazo, rápidamente enterró su cabeza en el pecho de Han Sen. La luz azul era un elemento disuasorio extremo.

Mientras Han Sen se preguntaba si debía o no correr hacia allá, una sensación de malestar lo invadió. Un ruido vino del mar.

“¿Aún más súper criaturas están llegando?” Han Shen se preguntaba con molesto desconcierto. Usando su séptimo sentido, rápidamente observó la costa.

Lo que vio lo asustó mucho. Por toda la isla, una gran cantidad de criaturas diferentes habían venido, todas con la mente puesta en agarrar las semillas de loto para sí mismas. Había peces gigantes, camarones gigantes, e incluso almejas monstruosas. Había muchos más que Han Sen ni siquiera podía describir.

Un gran grupo de criaturas se dirigió hacia el interior en dirección al loto.

“¡Santo cielo! ¿Qué son estas semillas de loto? El agradable olor incluso les hace ignorar la presencia del zorro plateado. Sin tener en cuenta la existencia de las súper criaturas de la isla, todos parecen estar decididos a tomar las semillas de loto para sí mismos.” Han Sen estaba más que sorprendido. Era difícil entender qué clase de sustancia incitaría a tantas criaturas ordinarias a reunir el coraje necesario para enfrentarse a las súper criaturas.

En el cielo, aparecieron muchas más aves marinas y criaturas voladoras. Sin miedo, se lanzaron en picado a por las semillas de loto, ignorando la presencia de las súper criaturas que estaban en combate.

Pero cuando entraron en la zona bañada por la luz azul del pavo real, todos se estrellaron contra el suelo. Parecía como si las criaturas ordinarias no pudieran soportar la luz en absoluto.

Más y más criaturas llegaron a la colina, sólo para morir a su llegada inmediata. Algunas murieron por la luz, otras fueron víctimas de la violenta paliza de la langosta y el pavo real. No pasó mucho tiempo antes de que un gran número de cuerpos se reunieran para construir su propia colina, una que estaba teñida de rojo.

“Retrocedamos, es demasiado peligroso aquí.” Dijo Queen, mientras comenzaba a retirarse de la escena.

Han Sen notó el rápido avance de la madurez de las semillas y no quiso retroceder con las manos vacías. Después de meditar sobre qué hacer durante un buen rato, le pasó el zorro plateado a Queen. “Sácalo de aquí, iré a buscar las semillas.”

Pero el zorro plateado se alejó de un salto, sin querer irse tampoco. Su cuerpo era incapaz de mantenerse derecho a la luz, casi tan intoxicado como la langosta.

Aunque la luz no podía dañar al zorro plateado, le habría sido difícil ejercer la fuerza necesaria para subir, tomar las semillas y salir.

“Salga de aquí. No te preocupes, te daré algunas de las semillas después de que las recoja.” Le dijo Han Sen al zorro plateado.

El zorro plateado no lo escuchó o fue demasiado terco para irse. Quería agarrar las semillas de loto a pesar de su incapacidad.

Han Sen agarró al zorro plateado y lo obligó a regresar. Se comportaba como casi cualquier otra criatura, renunciando a todo lo que podía para tomar las semillas de loto.

El pavo real y la langosta todavía estaban trabados en un turbulento conflicto entre ellos. Si cualquier otra criatura intentaba ascender la colina, moriría en medio de la batalla. Obtener las semillas de loto sería un premio muy difícil.

De repente, desde el interior del loto, una luz brillante estalló. Era roja, y resplandecía en el cielo, ensanchándose como la flor misma. El agradable aroma se extendió por todo el mar, instando a más criaturas a venir y luchar por él.

El loto estaba maduro.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s