Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 17

Anterior |Índice| Siguiente


Vieja Compañera de Clases

Esta vez Qin Feng no fue a la terminal del desierto sino que recorrió las rutas alrededor de la ciudad. Aun así, ¡también había peligros inminentes en este viaje!

Las personas en el vehículo eran en su mayoría combatientes entre unos pocos civiles flacos.

Se dirigieron al oeste y pronto abandonaron el área central. Las calles circundantes gradualmente se volvieron más congestionadas, abarrotadas e incluso comenzaron a parecer sucias. Cada vez era más desordenado y carecía en todos los aspectos.

En algún momento, los edificios desaparecieron detrás de las paredes que actuaban como barreras. Llegaron a una zona segura rodeada de grandes parcelas de exuberantes y verdes arrozales. Las torres de vigilancia se erigieron cada cien metros, fuertemente protegidas por artilleros y sus metralletas.

Una transmisión comenzó a reproducirse:

“Estimados pasajeros, esta es la última parada. ¡Pronto llegaremos a la plantación del oeste de Chengbei! ¡Todos los combatientes, por favor presten atención! – fuera de la plantación, deben cazar y matar a las ultra bestia. Pueden traer evidencia concreta de una muerte con los cadáveres a cambio de monedas chinas. Los objetivos de esta cacería son ratas gigantes herbívoras, mantis de cebolla y serpientes de hilo (Leptotyphlopidae). Durante temporadas especiales, si notan algún enjambre de ratas, por favor hagan un informe por adelantado”.

El último anuncio, sin embargo, llamó la atención de los combatientes.

“¡Si eres un participante en la batalla, se te otorgarán las tasas de honor de la colonia, que pueden ser cambiadas por cualquier maquinaria de batalla o pociones a un precio de transferencia!”

¡Pronto llegaron a la última línea de defensa!

Esta vez, no fueron las paredes las que se arrastraron por toda la ciudad, sino las vallas primitivas construidas con tablones de madera. Fuera de las cercas había numerosas trampas, y había una torre de vigilancia cada cien metros guarnecida por innumerables vehículos de combate.

Las plantaciones cubrían una vasta tierra, y en caso de una amenaza o cambio de alianzas, las cercas eran un método más conveniente y económico para aislar rápidamente una sección.

El vehículo se detuvo y sus pasajeros bajaron.

¡Explosión!

¡Un disparo ensordecedor desde lejos, seguido de un grito penetrante!

Una voz enojada gritó desde la torre de vigilancia, “¡Mierda! ¡Esos ratas bastardas nos han estado haciendo pasar un mal rato últimamente!”

Los guardias parados en las torres tenían un trabajo indudablemente monótono. Cuando no había peligros, los días pasaban lentamente y sin incidentes. Pero cada vez que había algún tipo de disturbio, incluso los menores, los guardias tenían la tarea de neutralizar la amenaza. Las ultra bestias aparecerían de vez en cuando, lo que era una molestia para todos.

Un soldado con un uniforme de combate verde oscuro abrió la puerta para dejar pasar a los pasajeros.

“¡Tú! ¡Sí tú! ¡Regresa!” dijo el soldado, señalando a alguien severamente.

Qin Feng hizo una pausa por un segundo antes de darse cuenta de que el soldado no se refería a él sino a una chica a su lado.

Era un poco más alta que él, unos 175 cm, y era tan delgada como un brote de bambú, sin mencionar un pecho más plano que una pista de aterrizaje. Su crecimiento estaba claramente atrofiado.

No solo eso, Qin Feng incluso reconocía a esta persona.

¡Xiao Jing!

Los recuerdos de las valientes y heroicas acciones de Xiao Jing como capitán de la guarnición del ejército pasaron por su mente. Esto sucedería en unos años. Ella incluso lo había ayudado en el campo de batalla. La Xiao Jing que recordaba era muy estimada y dominante. Nadie se la habría imaginado como una adolescente desnutrida que sufría de hambre.

“¿Por qué me pides que regrese? ¡Puedo pelear! ¡Quiero salir y matar bestias!” Xiao Jing se puso nerviosa.

“¡Tú? Será mejor que te vayas a casa, ten hijos y cocina sus comidas. ¿Por qué peleas?” El soldado se rio.

Todos los días, por diversas razones, mucha gente venía aquí a cortejar la muerte. Después de todo, también había oscuridad en la colonia. Nos guste o no, para poder escapar de una vida como esta, uno tendría que luchar para salir y hacerse más fuerte.

Pero no todos podrían simplemente salir. Las mujeres, por sí mismas, también eran recursos valiosos, razón por la cual se presionó al soldado para evitar que Xiao Jing fuera asesinada.

“¡TÚ! ¿Quién eres para decir que se supone que las mujeres deben quedarse en casa, tener hijos y cocinar?” Xiao Jing replicó enojada.

El soldado se congeló. “¡Mírate a ti misma! ¡Tan débil y pequeña! ¡¿Cómo vas a pelear así?! ¿Tienes incluso un traje de combate? ¿Tienes armas? ¿Estás planeando matar a las bestias con rocas o tal vez con tus manos desnudas? Si no tienes nada de eso, ¡vete de aquí!”

Ante la implacable explicación, el rostro de Xiao Jing se puso de un rojo brillante.

Ella había venido aquí por capricho. Cuando el soldado la llamó, de repente sintió ganas de dar un paso atrás. Por todo lo que valía, ella sabía en su corazón que no podía hacer nada para defenderse; sólo la hacía más ansiosa por entrar en el campo de batalla.

Justo cuando decidió regresar a casa, una voz fuerte gritó: “¡La llevaré conmigo!”

Xiao Jing se congeló cuando se volteó hacia la dirección en que la voz estaba llamando. Cuando vio a la persona que había hablado, gritó: “¡Qin Feng!”

El joven asintió con la cabeza y luego le dijo al soldado: “Probablemente esté pasando por momentos difíciles. Soy su compañero de clases ¡Déjame traerla conmigo!”

Qin Feng señaló la pistola de energía en su cintura.

La expresión endurecida del soldado se suavizó un poco, aliviado al ver la pistola de energía y el uniforme de combate estelar.

“Adelante entonces. ¡Recuerda volver con vida!”

El soldado se hizo a un lado para dejarlos pasar. Había pensado erróneamente que Qin Feng había sido despertado en el período anterior. Lo que no sabía era que tanto Qin Feng como Xiao Jing acababan de recibir sus inyecciones de despertar hace siete u ocho días.

Qin Feng condujo a Xiao Jing más allá de la puerta y siguió el camino por delante. Había muchas trampas alrededor del área, por lo que sería una idea absurda cazar allí.

“¡Muchas gracias, Qin Feng!” Xiao Jing dijo, sus ojos se llenaron de lágrimas en agradecimiento.

“No tienes que agradecerme. ¡Somos viejos compañeros de clases!” respondió, intentando consolar a su amiga. Eso fue precisamente lo que Xiao Jing de la vida pasada le había dicho a Qin Feng. Tal vez fue porque su vida anterior fue tan dolorosa que recordó cada poquito de amabilidad que se le mostró.

Se devolverá una gota de agua con un estallido de primavera.

“¡Gracias!” Xiao Jing estaba tan conmovida por el gesto que no pudo contenerse más, estalló en lágrimas y sollozos.

Qin Feng guardó silencio. No tenía la menor idea de cómo calmarla. Era un chico y nunca antes había derramado una lágrima, incluso cuando sangraba.

Además, no tenía ni idea de lo que le había sucedido.

En el futuro, iba a ser alguien que la gente admiraría más entre todos sus compañeros de clases.

“¡Lo siento!” gritó Xiao Jing mientras se limpiaba rápidamente las lágrimas con el dorso de las manos y forzaba una sonrisa a su compañero de clases.

“Está bien. Mira. ¿Hay algo mal?”

Xiao Jing guardó silencio por un momento antes de responder: “¡Mi padre quería que me casara… con un hombre de treinta años!”

Qin Feng se calló de nuevo. Este tipo de cosas eran muy comunes, y él se había acostumbrado a ello, eventualmente volviéndose algo indiferente a la práctica cuestionable.

Como la conversación ya había ido en esa dirección, Xiao Jing continuó de todos modos

“Tengo dos hermanos menores, ya lo sabes. El año que viene, el mayor también se despertará. Mi padre está preparando algunas pociones de fortalecimiento para él. Prometió casarme con alguien por 80,000 monedas chinas. No pensé que habría un hombre allá afuera que quisiera una marimacho como yo. ¡Ese tipo ya tiene un hijo de doce años! ¡Si me caso con él, me convertiré en una madrastra! Que chiste tan terrible. Le pedí a mi padre que me diera un mes; podría convertirme en un usuario de habilidad o en un Guerrero Antiguo. Pero no estaban dispuestos a esperar. ¡Incluso dijo que no necesitaba convertirme en nada, siempre y cuando su yerno fuera genial!”

Cuanto más hablaba, más enojada parecía.

Qin Feng entendía ahora. No era que el padre de Xiao Jing no quisiera que ella se convirtiera en una Antigua Guerrera. Simplemente temía no poder permitirse el lujo de mantener a su familia. Su familia estaba tan empobrecida que casi siempre tenían hambre. En este momento, especialmente, sus dos hermanos eran adolescentes en crecimiento con un apetito similar, lo que explicaba por qué Xiao Jing era tan delgada. Con otras bocas que alimentar, ¿cómo podrían sacrificar el poco dinero que tenían para que Xiao Jing se convirtiera en un Guerrero Antiguo?


Anterior |Índice| Siguiente

4 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
dragonruso
hace 7 meses

sin mencionar un pecho más plano que una pista de aterrizaje. Su crecimiento estaba claramente atrofiado.
XD
Bueno aqui viene el cliche que el prota la ayuda con pociones e ingrediente único haciendo que libere las impureza y la hace “crecer” correctamente? XD

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x