Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 07 – Capítulo 10


Capítulo 10 – Torneo de Go – Mañana del primer día

 

Maomao golpeó las vendas con una bofetada audible.

 

Las vendas blancas y secas revoloteaban en la brisa de otoño, reflejando el cielo azul. Un cielo azul sin nubes. Los cielos se han mantenido despejados desde la fuerte lluvia del otro día.

 

La temperatura comenzará a bajar rápidamente de aquí en adelante, por lo que el trabajo de lavado será probablemente más tedioso. En’en, que vivía para su lady, investigaba la fabricación de ungüentos para evitar que la piel de Yao se volviera áspera.

 

Aparte de las ocasionales molestias, los tiempos de paz continuaron.

 

(¿De qué trataba ese dibujo?)

 

Maomao recordó repentinamente un cierto dibujo. El ominoso dibujo de la chica llamada Jazuguru.

 

Hablando de eso, la Sacerdotisa del Oeste se quedó en Rii, pero ¿estaba viviendo cómodamente? Por supuesto, era Ah Duo a quien se le confió esta responsabilidad, así que nada extraño saldrá de ello—

 

Pero, una vez más sintió que Ah Duo, como antigua consorte, soportaba todo el peso de la oscuridad de este país.

 

Los hijos sobrevivientes del Clan Shi; aunque informalmente, la nieta del emperador anterior y sobrina del Emperador Actual, Suirei; y la Sacerdotisa de Sha’ou que se consideraba muerta.

 

La belleza en traje masculino manejó todo impecablemente, pero ¿cómo lo ven todos los que la rodean? No, naturalmente, todo estaba bajo el velo del secreto, así que no pensó que sería expuesto tan simplemente.

 

No obstante, la corte imperial es un lugar aterrador, lleno de aquellos con narices excesivamente sensibles.

 

(Estará bien siempre y cuando no sea olfateado por gente extraña)

 

Atrapada en sus reflexiones, Maomao vertió repentinamente el agua sobrante de la bañera en el canal.

 

.

 

.

 

.

 

“No tenemos trabajo por todo el día”, comentó el médico de la corte Ryuu, atónito.

 

El sonido de los grillos llenó la oficina médica. Por lo general, los oficiales militares heridos llegaban en masa a esta hora.

 

“No hay nada que podamos hacer si sólo están siguiendo el ejemplo del comandante supremo y se van.” El joven médico de la corte mostró una sonrisa irónica, pareciendo algo decepcionado. Tomo un libro de Go en una mano.

 

“Parece que hay más funcionarios civiles que se escapan. Incluso hubo una disputa sobre a quién le tocaba tomarse el día libre. Los oficiales militares lo tienen más fácil, pueden usar el salir a patrullar como una excusa.”

 

Maomao lo sabía. Acerca de lo desesperado que estaba este joven médico por un día de descanso, pero al final tuvo que presentarse a trabajar.

 

Como el consultorio médico requiere un mínimo de médicos de corte que trabajen a la vez, comparado con otros departamentos, era más difícil tomar días libres.

 

“Si no hay trabajo para nosotras, ¿puedo irme a casa?”

 

Esas débiles protestas fueron ineficaces contra el médico de la corte, Ryuu. “Tienes tiempo libre. ¿Qué tal si compones algunas medicinas que están bajas en stock?” Sonrió cruelmente.

 

Al oír la palabra ‘componer’, los ojos de Maomao se iluminaron y comenzó a acercarse al médico de la corte, Ryuu. “¿Qué haremos?”

 

“Ah, sí, lo siento, puedo ver que estás muy entusiasmada, pero…” El médico de la corte, Ryuu, trajo una bolsa de tela. “Haz un recado para mí”.

 

La expresión de Maomao se volvió desagradable en un instante.

 

“¿Qué dijiste? ¿Piensas lo mismo que este anciano?” (EZ: No entendí al comienzo que decía, pero al ver otra vez que decía y consultar el raw jap entendí que era, en jap dice; kono jiisan to demo ii tai no ka?, )

 

“No seas absurdo”, respondió ella monótonamente. Aparentemente, se reflejó en su cara.

 

“S-, si es ese recado, puedo…”

 

“No puedes”.

 

El joven médico de la corte fue rechazado por completo. Debido a que Maomao era la nominada, la persona se inquietó por lo que podría significar.

 

“Entrégalo a este lugar”. El médico de la corte, Ryuu, sacó un mapa y le indicó una ubicación. Era una plaza en una cuadra de la capital. Estaba cerca de la tienda donde Lady Pai mostró su magia anteriormente.

 

“…aquí?” preguntó.

 

“No hay necesidad de parecer tan reacia”.

 

Hablando de ella, por qué no estaba dispuesta, la plaza estaba en medio de ese programa. Un evento de Go. No hace falta decir que ella podía imaginar quién iba a estar ahí.

 

“El Médico de la Corte Kan también debería estar ahí. Está fuera de servicio, así que tomó la iniciativa de salir. No es su trabajo.”

 

De alguna manera, Maomao entendió lo que estaba insinuando.

 

“Con tantas personas, incluso si sólo están jugando al Go, algunas personas todavía se sentirán mal. Dudo en molestar al médico de la corte en circunstancias normales, pero después de todo, este es el tipo de situación en la que deberíamos pedir ayuda, ¿verdad?”

 

Qué artificioso. (EZ: artificialmente creado lo que dijo…creo?)

 

Tal vez, la mayor parte de esto puede ser atribuido a los arreglos hechos por Rahan, como organizador de todo este torneo. Supuestamente, el extraño estratega estaba ansioso por jugar al Go, pero como sus intenciones al hacerlo no están claras, probablemente decidieron tomar medidas de precaución.

 

Papá no las rechazó, e incluso Maomao fue explotada y forzada por el médico de la corte, Ryuu.

 

(Bueno para nada.)

 

A pesar de que debido al interés de En’en por el Go, Maomao había venido a trabajar a propósito para poder tomarse el día libre junto con Yao.

 

“Lo harás bien ya que es un trabajo, ¿verdad?”

 

Como el médico de la corte hizo hincapié en esas palabras, Maomao sólo pudo asentir.

 

Ignoremos la mirada profundamente envidiosa que el joven médico de la corte le estaba dirigiendo.

 

.

 

.

 

.

 

Incluso sin un mapa, Maomao podía encontrar su camino a la sala con sólo mirar los flujos de personas que llevaban los libros de Go.

 

Multitudes de personas, sin importar su edad o sexo, se reunieron alrededor de las hileras de tableros de Go en la plaza. Había una cantidad lamentable de telas de parasol, y rudimentarios montajes donde los tableros de juego se apilaban sobre cajas de madera.

 

(Pero entonces.)

 

La impresionante reunión de personas hizo que incluso el lugar de mala muerte pareciera espléndido. Los restaurantes de la calle principal habían montado puestos a lo largo de todo el camino. Los niños exigían dulces horneados a sus madres.

 

La mercancía relacionada con el go a la venta incluía incluso el Shogi, el juego de la hoja* y el mahjong. Además de eso, las tiendas de adornos también se habían trasladado por negocios. Incluso aquellos que no tenían interés en el Go fueron atraídos por las multitudes.

(*葉子戯, yezixi. El abuelo de los juegos de cartas de China de la Dinastía Tang. Se dice que Madiao, el enlace wiki, es la variante moderna del mismo. El estilo de juego es como el póker).

 

(Todo lo cual parece ser obra de Rahan)

 

Era ese bastardo amante de los negocios. Sin duda había cobrado tarifas de localización.

 

Mientras Maomao se movía entre la multitud, se encontró con caras familiares.

 

“Yao-san. En’en.”

 

Como era de esperarse, las dos estaban aquí. Yao estaba aplicando el bálsamo a la rodilla despellejada de un niño. En’en estaba dando a un anciano agua caliente.

 

“Maomao, ¿qué pasó con el trabajo?” Yao le lanzó una mirada dudosa.

 

“El médico de la corte, Ryuu, me envió a hacer un recado. En lugar de eso, quiero saber qué están haciendo ustedes dos.”

 

“Ahh, es culpa de tu estimado hermano.”

 

Los ojos de Maomao se entrecerraron ante las palabras de Yao.

 

“Acorraló al médico de la corte, Kan, que debía tener un día libre, y quería que nosotras también ayudáramos, ya que una persona no tenía suficientes manos para ir por ahí.”

 

“Podrían haberse negado.”

 

Mis disculpas a papá, pero estas dos están fuera de servicio. No tienen la obligación de hacer el mismo trabajo que en el consultorio médico. Para empezar, este tipo de cosas no deben dejarse a papá, a Yao o a En’en, sino a los médicos de la ciudad.

 

Y para usar Maomao también.

 

Suena como algo que el tacaño Rahan haría.

 

“Deberían pedir dinero”. Molestaba a Maomao. Ese par de gafas con pelo rebelde está cobrando una suma exorbitante de dinero.

 

“Estoy bien con eso. No me interesa el Go de todas formas”, dijo Yao.

 

Terminó de aplicar el bálsamo al niño y dijo “Listo”.

 

“Gracias, hermana mayor”. El niño agradeció a Yao.

 

(Hoho.)

 

Yao siendo Yao, saludó al niño con una sonrisa. Y entonces, al notar la mirada de Maomao, su rostro se entumeció.

 

En’en levantó su dedo índice, como diciendo “Mira, nuestra joven dama es adorable”.

 

“Si estás en un recado, tienes que ir con el Médico de la Corte Kan, ¿verdad? Él está ahí.” Yao señaló hacia el teatro. Era un edificio bastante grande, que a menudo se utilizaba para albergar eventos.

 

“En realidad, parece que planeaban celebrar todo el evento ahí, pero…”

 

Había tableros de Go colocados a lo largo de la plaza. No importa cómo se mire, había demasiadas personas.

 

“Me gustaría decir que ha sido un gran éxito, pero pase lo que pase, esto es exagerar.”

 

Está bien expandir el lugar de reunión hasta la plaza con poca antelación, pero había problemas con ese plan.

 

Había gente herida, así como aquellos que se sienten mal.

 

El anciano que trataba En’en que se había enfermado parecía haberse recuperado. Con una sonrisa sin dientes, se cubrió la cabeza con una toalla de mano, ya que iba a volver a jugar al Go, y bebió otro vaso de agua. Aunque se ha refrescado, hoy era un día soleado. No sería extraño desmayarse por la exposición al sol.

 

Por supuesto, no es que papá no sea consciente de esto. Hay personas caminando alrededor de los jugadores de Go con grandes botellas y tazones. Cuando un jugador de Go levantaba la mano, sacan un tazón y lo pasan por encima.

 

Aunque era simple, también preparaban medios de protección solar, así que deben estar haciendo lo mejor que pueden.

 

“Ah, Maomao”. En’en se acercó y le susurró al oído. “Además del Médico de la Corte Kan, el Gran Mariscal Kan también está ahí.”

 

“…” Maomao miró el paquete en sus manos con una expresión extremadamente desagradable.

 

“Iba a ofrecerme para ir en tu lugar, pero personalmente, quiero que Maomao vaya.”

 

“…¿Por qué?”

 

“Una vez que este trabajo termine, En’en quiere que la dejes jugar un partido contra el gran mariscal”, dijo Yao.

 

“Sí. Es un honor”, dijo En’en.

 

En otras palabras, parece que le dijeron que fuera a ver al Estratega raro obedientemente.

 

“Permitiéndote jugar gratis, de verdad.”

 

(No, ¿no sería sólo un robo?)

 

“Es una suma que dudaríamos en pagar dado nuestro salario”, dijo Yao.

 

(No, el postre de Yao también es bastante caro.)

 

Todas las dim sums jam con ingredientes para la belleza, la salud y el crecimiento del pecho que comía todos los días eran bienes de clase alta; ¿sabe cuánto cuestan al mes?

 

(Probablemente la mantienen en la oscuridad.) (EZ: ignorante de el costo de su belleza xD)

 

Como se esperaba de En’en.

 

“Para minimizar la conmoción, las personas que ganen tres veces en la plaza entrará en el teatro. Y los que ganen otras tres veces en el teatro se les dará el derecho de desafiar al gran mariscal.”

 

‘¿Puedes jugar si pagas? La forma más rápida es jugar seis combates, ¿no sería muy largo?” Maomao ladeó la cabeza hacia En’en.

 

“Sí, al ganar tienes el derecho de desafiarlo. Además, el torneo continuará hasta mañana. Comprensiblemente, seis victorias se consideran difíciles, así que será verdaderamente fortuito si puedo recibir orientación.”

 

¿Cree que será un paseo por el parque? Maomao se sorprendió. Además, el segundo día sería mañana—Maomao estaría fuera de servicio (día libre).

 

(Definitivamente me llamarán.)

 

Maomao escupió un keh mientras se dirigía al lugar principal: el teatro.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s