Estrella Tragada: Volumen 7, Capítulo 20


Hola. Pos me atrasé xD Ya tengo el capitulo listo de HTK que se tenia que subir ayer, pero era demasiado largo (mas de dos caps normales) asi que despues de este de SS empiezo a editarlo. Además que Ulric me pasó otro cap más que también tengo que revisar, así que lo tendrán hoy mas tarde o mañana a alguna hora.


-Luo Feng, Pena de Muerte-

Traducido: Ulric

Editado y Corregido: Osirius

El pavimento de roca de la plaza se rompió y las rocas volaron por todas partes.

“¡Red de seda dorada!”

Cuando la red de seda dorada se acercó a él, Li Yao, que ya estaba siendo golpeado como un perro, cambió dramáticamente su expresión y rugió ferozmente: “¡ABRID!”. Lo que se pudo ver eran los brazos negros de Li Yao expandiéndose rápidamente, hasta una longitud de tres o cuatro metros de largo. Trataron de agarrar los dos extremos de la red de seda dorada e impedir su apertura…

“¡CHI!” En el instante en que la red de seda dorada atrapó a Li Yao, como si hubiera un par de manos agarrando los extremos, las ocho aberturas de la red de seda dorada fueron rápidamente selladas.

x¡Y Li Yao incluso atacó instantáneamente con una fuerza de más de un millón de kilos!

CHICHI~~

A pesar de que la red de seda dorada estaba tensa, Li Yao no fue capaz de abrirla. Puesto que ya ha sido completamente atado, ¿cómo podría escapar? Eso era lo que el monstruo de nivel  Emperador, el “Rey Araña Viuda Negra”, utiliza para atrapar a los monstruos del de nivel  Emperador. Incluso los monstruos de nivel Emperador tienen que esforzarse mucho para escapar, así que ¿cómo podría Li Yao hacerlo?

“¡No funciona!” Li Yao, que no pudo escapar, vio de reojo los ojos de Luo Feng que estaban llenos de un intenso propósito de matar mientras estaba de pie en su Soaring Shuttle. ¡También vio dieciséis luces que flotaban!

¡Whoosh! ¡Whoosh! ¡Whoosh!

¡Dieciséis luces, como dieciséis dragones rugientes, volaron directamente hacia Li Yao!

“¡No puedo morir!” Rugió Li Yao en su corazón.

“¡Chi!” “¡Chi!” Li Yao, que estaba atrapado, decidió instantáneamente hacer algo en ese momento crucial. Sus negras piernas comenzaron a extenderse y a hacerse más largas y delgadas. Se convirtieron en la mitad de su ancho original. Esas flacas piernas negras fueron capaces de deslizarse por los agujeros de la red de seda dorada y pisar el suelo de la plaza.

¡Li Yao tenía ahora dos largas y delgadas piernas negras de dos metros de largo!

¡BOOM!

Las dieciséis luces que fluyeron una vez más se estrellaron contra Li Yao, “¡¡¡AHHHHH!!!” Li Yao apretó los dientes y sus ojos se volvieron rojos como la sangre, “¡¡¡NO PUEDO MORIR, NO PUEDO MORIR!!!”. Cuando esa horrible fuerza de impacto de más de ocho millones de kilos le golpeó, aunque Conjunto del Dios Negro pudo cancelar la mayor parte, Li Yao no pudo evitar escupir sangre descontroladamente. Sintió que todos sus órganos se iban a desgarrar. Sin embargo, su poderosa voluntad le ayudó a aguantar.

¡Whoosh!

Usando la poderosa fuerza de impacto de las dieciséis hojas, las negras y delgadas piernas de Li Yao comenzaron a correr. Ya era lo suficientemente rápido, y con la fuerza de impacto de las dieciséis hojas, salió volando como una estrella fugaz negra, rompiendo las esculturas de la plaza en pedazos en el proceso. Esas piernas negras y flacas cambiaron de dirección de repente mientras cargaban hacia la multitud en las calles.

“¿Aún no está muerto?” La mirada de Luo Feng se volvió fría mientras estaba de pie en su Soaring Shuttle.

“Loco, Luo Feng está loco, ¡no puedo creer que esté intentando asesinarme en un área pública como la plaza de la Alianza HR! Loco, no quiere vivir más. ¡Siempre y cuando! Siempre y cuando pueda agarrar a un montón de gente común para convertirse en mi ‘escudo’, todavía tengo una oportunidad de vivir.” Li Yao se lanzó a la calle con sus dos largas y flacas piernas formadas por el Conjunto del Dios Negro.

Había mucha gente en las calles, y mucha gente atrapada en el atasco se bajó de sus coches. Más de diez millones de personas miraban fijamente y ¡cada una de ellas parecía estar bastante nerviosa!

El proceso en el que Luo Feng perseguía a Li Yao fue tan rápido como un rayo.

Antes de que la mayoría de la gente reaccionara, Li Yao ya estaba cargando hacia ellos.

“¡AH!”

“¿QUÉ ES ESA COSA?”

Li Yao, que era completamente negro y tenía dos largas y delgadas piernas de dos metros de largo, de hecho parecía tan peculiar que era horroroso. La forma en que cargó hacia la multitud como un rayo hizo que mucha gente entrara en pánico. Y en ese momento…. Luo Feng, que estaba en su Soaring Shuttle, ¡alcanzó instantáneamente una velocidad de más de 1.300 m/s! Trajo consigo un horripilante estampido sónico al aterrizar directamente frente a Li Yao.

“No puedes escapar.” Luo Feng se paró frente a Li Yao, sus dieciséis hojas flotando a su lado mientras miraba fríamente a Li Yao.

“¡Luo Feng, no puedes matarme!” Rugió Li Yao mientras la sangre fresca fluía continuamente por el lado de su boca. Los dos ataques de Luo Feng hirieron gravemente a Li Yao. La única razón por la que pudo correr fue por su voluntad de seguir viviendo.

Luo Feng le dio una sonrisa fría como el hielo.

De repente, la expresión de Luo Feng cambió ligeramente. Una chica rubia entre la multitud en las calles llenas de gente y coches levantó un pequeño mando en su mano hacia Luo Feng. Ella reveló una extraña sonrisa: “Luo Feng, ¡suelta a mi marido!”

“¿Venina?” Luo Feng frunció un poco el ceño.

Con un pensamiento, la red de seda dorada se dio la vuelta, haciendo que Li Yao pareciera un cerdo esperando a ser sacrificado mientras flotaba en el aire, ¡sin poder escapar! ¡Y Li Yao no podía usar el suelo para ayudarle en el aire!

“¡Venina!” Gritó Li Yao en la red de seda dorada.

“¿Por qué debo dejar ir a tu marido?” Luo Feng miró a Venina con calma. El instinto le dijo a Luo Feng que matar directamente a Li Yao podría tener graves consecuencias.

Luo Feng siempre había ignorado a Venina.

Porque en el corazón de Luo Feng, Li Yao era el que hacía todo entre bastidores. Pero Luo Feng no sabía que… ¡Venina fue la que envió la recompensa astronómica! ¡El “cañón láser” utilizado para cazar a Luo Feng en el continente australiano también fue algo que Venina consiguió! E incluso la idea de destruir la familia de Luo Feng, ¡fue sugerida por Venina!

Li Yao era apodado Vulture/Buitre, porque muchas personas que lo conocen usan ese apodo para mostrar su violencia.

Y Venina era apodada Escorpión, ¡porque era venenosamente cruel!

Los perros que muerden no ladran. Luo Feng no sabía que….. la verdaderamente cruel en esa pareja que siempre está maquinando era esa mujer.

Venina miró a Luo Feng mientras estaba entre la multitud.

“Luo Feng.” Venina sostuvo el pequeño controlador. “En el sector de las villas junto a la Alianza  HR y en esta calle, he plantado bombas T111! Si presiono este botón…..” La multitud circundante se alborotó en un instante. Mucha gente gritaba y corría en todas las direcciones.

“Entonces boom, decenas de miles de personas en este sector perderán sus vidas.” La voz de Venina sonaba como un demonio del infierno mientras reverberaba en los oídos de todos los que la rodeaban.

¡Miedo!

¡Pánico!

Y Luo Feng enfocó sus ojos y miró fijamente a esa mujer delante de él.

“Demasiado cruel.” Dijo Luo Feng ligeramente.

“Si quieres matar a mi marido, entonces, vamos a morir todos juntos.” La voz de Venina era suave. Sin embargo, Venina no tenía otra opción. Ella y su marido se enfrentaron a demasiada gente en el pasado. Afortunadamente, Li Yao arriesgó su vida y se las arregló para recibir un Conjunto del Dios Negro después de entrar en la Ruina Arqueológica #9. Después de eso, la pareja pudo vivir una vida pacífica.

Si su escudo, Li Yao, moría, ¡la vida de Venina quedaría arruinada!

“¡Todos quietos!”

“¡Parad!”

“Bajen sus armas.”

El ejército estacionado cerca del edificio de la Alianza HR se apresuró a llegar. Unos pocos agentes de las fuerzas especiales del país también llegaron rápidamente. El que los dirigía era un hombre de mediana edad que llevaba una túnica china tradicional. El hombre de mediana edad maldijo en su corazón: “Joder, tres Dioses de la Guerra de nivel Avanzado luchando juntos. Si quieren pelear, entonces peleen, pero incluso arrastraron a gente normal. ¡Ahora decenas de miles de personas podrían morir en cualquier momento!”

El poder de la bomba T111 era extremadamente poderoso.

“Todos ustedes.”

“Dios de la Guerra Luo Feng, Señora Venina, hablemos de esto pacíficamente.” El hombre de mediana edad puso una sonrisa, temeroso de enfadar a cualquiera de las dos partes.

Tiene más autoridad, pero la gente que estaba delante de él eran Dioses de la Guerra de nivel Avanzado.

“Les sugiero que no busquen la bomba T111.” Venina miró al hombre de mediana edad, “La puse en una posición que es extremadamente difícil de localizar. Incluso si pueden encontrarla, ¡deberían saber lo difícil que es desactivar esa bomba! Una vez que se empiece a desactivarla, lo sabré al instante y presionaré directamente el botón.”

¡El hombre de mediana edad con la tradicional túnica china se puso a sudar frío!

Odiaba meterse con figuras como estas con poder y autoridad. Un Dios de la Guerra de nivel Avanzado y la directora de la Alianza HR en China, meterse con una figura así llevaría a graves consecuencias.

“Luo Feng.” Venina miró fijamente a Luo Feng.

“O mi marido y yo y decenas de miles de civiles chinos inocentes mueren juntos.” La voz de Venina resonó en el oído de Luo Feng, “¡O bien, sueltas a mi marido y no le pasa nada a nadie! ¡La elección, está en tus manos!”

Luo Feng no mostró ninguna expresión, pero su mirada se volvió más y más fría.

“¡Dios de la Guerra Luo Feng!”

“Señora Venina.” El hombre de mediana edad con la tradicional túnica china comenzó a entrar en pánico un poco, pero pensó para sí mismo, “¿Por qué no está el señor Lan aquí todavía?”

¡Whoosh!

La temperatura de la destrozada plaza de la Alianza HR comenzó a descender. Ya era invierno, y ahora la temperatura cayó por debajo de cero grados. La fuente se congeló al instante, y el aire comenzó a enfriarse. Un hombre de mediana edad con el pelo ligeramente verde bajó volando del cielo.

“Representante Lan.” Venina, Li Yao y Luo Feng reconocieron a la persona que llego.

“Hmph, incluso si ustedes tienen un pleito, no arrastren a la gente común.” Como si hubiera estado congelado durante mil años, la mirada del representante Lan hacía que uno se estremeciera.

“Representante Lan.” Venina sacudió la cabeza. “No tuve elección. Este Luo Feng quería matar a mi marido dentro de la Sede central, ¡así que no tuve otra opción! No soy su oponente, así que este es el único camino que puedo tomar. Si mi marido va a morir, entonces dejaré que esas decenas de miles de civiles inocentes mueran con él. Además, la elección está en manos de Luo Feng. Si deja ir a mi marido, todo el mundo será feliz.”

Había 52 representantes en la tierra.

Había más de 10 “existencias que superan el nivel Dios de la Guerra” de ascendencia china. Aunque sólo tres o cuatro de ellos eran completamente leales al país, bastantes de ellos todavía vivían en retiro en el país. Ocasionalmente ayudaban al ejército y al país, o a la Alianza HR…… de todas formas, podían ayudar a quien quisieran y todavía viven en reclusión pacíficamente.

‘Filo Helado’ Lan Ran era uno de los representantes que vivía en retiro en la Sede Central de Jiang-Nan.

Sólo cuando ocurría un evento importante, Lan Ran aparecería.

Y esta vez, Lan Ran tuvo que intervenir.

“Luo Feng.”

El representante Lan se colocó al lado de Luo Feng, “Luo Feng, ¡deberías conocer las leyes del país y las reglas del Palacio de los Dioses de la Guerra!”

“Muchas de las reglas del Palacio de los Dioses de la Guerra son absolutas. Nadie puede infringirlas.”

“¡Matar a los miembros de la familia de alguien en el Dojo es una regla!”

“¡Matar abiertamente a un luchador en el cuartel general de la ciudad, también es una regla!”

“¡Los Dioses de la Guerra no pueden pelear entre ellos en un cuartel general, también es una regla!”

El representante Lan dijo en tono suave: “¡Los poderosos luchadores Dioses de la Guerra son la fortuna de la humanidad! Cada uno de ellos es importante.”

“Y el hecho de que te hayas atrevido a atacar abiertamente a un luchador en la plaza de la Alianza HR mientras más de diez millones de personas están mirando, ¡significa que mereces la pena de muerte! ¡Pero el Dios de la Guerra que quieres matar es parte del Palacio de los Dioses de la Guerra! ¡Así que tu crimen es aún peor! ¡Incluso si lo matas, aún así recibirás la pena de muerte! Las leyes son establecidas por los cinco Presidentes. ¿De verdad vas a dar tu vida por la de Li Yao? ¿Y también matar a decenas de miles de chinos inocentes en el proceso? Algunos de ellos son adolescentes que aún están creciendo, y otros son sólo bebés ingenuos. ¿Vale la pena?” El representante Lan miró fijamente a Luo Feng.

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n**


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICECAPÍTULO SIGUIENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s