Súper Gen Divino – Capítulo 608: Loto Maduro

Séptimo Capítulo Semana 6

¡Disfrútenlo!

Cuando Han Sen regresó a la costa, Queen usó su espada para pinchar y cocinar la carne de pescado. Aunque el fuego sólo se alimentaba de vides y palos, parecía lo suficientemente decente como para durar.

Han Sen vio otras espadas apoyadas junto al fuego, cada una llena de carne. Las rebanadas de pescado eran doradas, y el aceite chisporroteaba sobre ellas de forma tentadora. Han Sen tuvo que preguntar, “¿Esto es para mí?”

“¿Qué quieres decir con que son para ti? Estoy planeando comerlos una vez que estén todos hechos.” respondió Queen.

“¿Puedo comer un poco?” Han Sen lo pidió educadamente.

“Si quieres, como quieras.” Queen no miró a Han Sen ni una sola vez, y continuó mirando la carne en su mano.

Han Sen sonrió. Tomó un poco de carne y le dio un mordisco. Desafortunadamente, debió haber esperado, porque su boca se quemaba con el calor. Aún así, este pescado fresco tenía un sabor divino comparado con el pescado crudo que habían estado comiendo anteriormente.

“¿Dónde está tu zorro?” Queen vio a Han Sen comer como un loco y, sintiéndose más relajada, planteó la pregunta.

“La desconvoque.” Han Sen parpadeó mientras le hablaba.

“¿En serio?” Queen miró a Han Sen, sin creerle. “Convocala para que podamos comer todos juntos.”

“No es necesario. Es sólo una mascota, ignora a la criatura.” Han Sen pensó que Queen había aprendido algo más sobre el zorro plateado cuando la curó, pero no estaba dispuesto a admitirlo.

“Está bien.” Queen no preguntó más y simplemente continuó cocinando su carne.

Han Sen comió ocho rebanadas de carne. Con la barriga hinchada, cayó de espaldas en la arena. Después de una gran exhalación de contenido, gritó, “¡Impresionante!”

Queen también se comió unas cuantas. Pero cuando terminó, desconvocó su espada de espíritu de la bestia y comenzó a caminar hacia las colinas.

“¿Qué estás haciendo?” Han Sen se sentó y preguntó, preocupándose por si Queen se enteraría de lo del zorro plateado y el loto.

“Sólo voy a dar un paseo.” Respondió Queen, que ya se había marchado a las colinas.

“¡Iré contigo!” Han Sen saltó asustado y pensó para sí mismo, “No puedo ocultar la razón por la que el zorro plateado no ha vuelto.”

No sería difícil para Queen descubrir dónde estaban el loto y el zorro plateado. Después de ascender una pequeña colina, los vio a ambos desde lejos. Se dio la vuelta y miró a Han Sen. Con una sonrisa arrogante, se volvió y comenzó a caminar hacia el zorro.

“¿Qué es eso?” Queen señaló hacia el loto mientras se acercaba al zorro plateado.

“No lo sé, pero el zorro plateado se negó a irse después de encontrarlo.” Explicó Han Sen. Queen miró más de cerca al loto y comenzó a descansar cerca de él sin responder.

Al día siguiente, Queen le preguntó a Han Sen, “¿Te iras?”

“Si el zorro plateado no se va, entonces yo tampoco. ¿Quieres irte primero?” Preguntó Han Sen, parpadeando.

“Si nos volvemos a encontrar, lo dividiremos por la mitad.” Queen miró a Han Sen, pero no parecía que quisiera irse.

“¿Qué mitad? Es una mascota. ¿Quieres pelear por comida con una mascota?” El corazón de Han Sen decía que no y sólo fingía.

“Si él se lo come, no lo quiero más. Si tú lo consigues, aceptaré la mitad.” Dijo Queen.

“¿Por qué lo querría? Esto es para el zorro plateado. No soy una mascota, no lo necesito.” Le dijo Han Sen, bruscamente. Empezaba a sentirse un poco molesto.

Queen no dijo mucho, y se quedó cerca del zorro plateado, cuidando el loto.

“El zorro plateado lo estaba cuidando, lo que me hizo pensar que tenía una oportunidad. Pero ahora hay dos personas cuidándolo.” Han Sen pensó para sí mismo. También estaba empezando a creer que el zorro plateado era una niña. Si no, ¿por qué se comportaría como si fuera Queen? Esa era la única explicación de lo egoísta que estaba siendo.

Han Sen nunca pensó en la posibilidad de que fuera más egoísta que el zorro plateado y Queen juntos.

Se quedaron en la isla durante cuatro días. Las flores blancas como la nieve comenzaron a marchitarse, pero lo hicieron lentamente. Sólo se cayeron dos pétalos por día. Como había tantas, el cielo sólo sabía cuánto tiempo tardaría en marchitarse.

Las semillas de loto en el interior también se estaban haciendo más grandes. Parecían cristales de sangre, y continuaron creciendo con más fuerza. Emitían una agradable fragancia, y al olerlas traían confort y relajación a sus mentes.

“Debe ser algo bueno, pero ¿cómo puedo tomar todas las semillas sin que Queen y el zorro plateado se den cuenta?” Han Sen observaba el loto intensamente cada día, mientras formulaba un plan para quitárselo al resto.

Han Sen no estaba seguro de si podía vencer a los dos, de lo contrario, sólo lo tendría que tomar.

Medio mes después, los pétalos se habían desprendido. El loto en sí era ahora como un plato. Las semillas de cristal de sangre eran tan redondas y llenas, que parecían rubíes del tamaño de un huevo de paloma.

A Han Sen aún no se le había ocurrido una idea que le permitiera reclamar la propiedad de las semillas, pero de repente, escuchó el canto de un pájaro. Vio un pájaro verde y azulado que no parecía muy alejado de un pavo real. Sin tener idea de dónde había venido, Han Sen lo vio volar frenéticamente por el cielo, gorjeando tan fuerte como podía. También parecía tener miedo de los tres, lo que prevenía su deseo de descender.

El zorro plateado parecía ahora nervioso. Se levantó y miró al pavo real en el cielo como si fuera un enemigo.

Han Sen y Queen se sorprendieron. Comprendieron que probablemente era una súper criatura, ya que prestaba poca atención a la presencia del zorro plateado. Esto hizo que sus rostros se volvieran serios.

El pavo real continuó rodeándolos en el cielo, negándose a marcharse. Pero tampoco quería descender. Parecía como si estuviera esperando a que las semillas maduraran, lo mismo que ellos.

“¿De dónde vino ese pájaro? ¿Por qué estaría aquí en el mar?” Han Sen pensó que sólo el zorro plateado y Queen competían con él por las semillas. Si las cosas hubieran permanecido así, al menos tendría una buena oportunidad de obtener algunas de ellas.

Pero ahora con una súper criatura en las cercanías, ¿quién sabía lo que podría pasar?.

Tal vez incluso la combinación de Han Sen y el zorro plateado no sería suficiente para luchar contra la súper criatura.

Mientras Han Sen se sentía deprimido en medio de esos pensamientos, de repente escuchó un sonido a la orilla del mar. Mirando hacia el océano, vio cómo las aguas hervían. Una langosta con un caparazón púrpura de una docena de metros de largo emergió. Permaneció a flote durante un breve tiempo, generando altas olas.

Luego pasó a rodear la isla, sin acercarse demasiado.

“¡Mierda! Otra más. ¿Cuántas criaturas quieren estas semillas?”

Han Sen se sintió frustrado. No sabía cuándo y dónde podría surgir otra súper criatura, pero afortunadamente, ya no decidió aparecer. Aparte del pavo real y la langosta, no había ninguna señal de que otra viniera a competir por sus semillas.

Con uno de ellos ocupando el mar y el otro el cielo, sería imposible para él escapar ahora.

“Retrocedamos. Si nos rodean, no hay nada que podamos hacer para luchar contra ellos.” Dijo Queen con calma.

“¡Zorro plateado, ven!” Han Sen le gritó al zorro plateado, con un tono de gravedad. Temía que si el zorro plateado se quedaba aquí para vigilar, se vería rápidamente abrumado por las dos súper criaturas. Aunque era una súper criatura en sí misma, su fuerza tenía límites.

 

 


0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Martín
Martín
hace 1 año

Gracias por los capítulos

Nahuel Pierotto
Nahuel Pierotto
hace 1 año

muchas gracias por el pack vamos a esperar para saber que pasa al final con ese loto

LightDarkness
LightDarkness
hace 1 año

gracias por los caps

CrisBP
CrisBP
hace 1 año

Al fin logré ponerme al día 😀

4
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x