Súper Gen Divino – Capítulo 604: Retirada


Tercer Capítulo Semana 6

¡Disfrútenlo!

“¡Plan C!” Queen gritó, mientras su cuerpo brillaba de color púrpura. Ella estaba haciendo un movimiento.

El cuerpo de Tyrant brillaba de oro, como un ser celestial. Sostenía una gran lanza negra en sus manos, que usaba para golpear al tigre.

Lazy Cat también entró en acción. A pesar de su baja y robusta estatura, que había llevado a Han Sen a creer que se movería lentamente, era ágil y rápida. Como el propio tigre, aprovechó el poder del viento.

La mano de Sky Jealousy sostenía una elegante espada, cuya hoja era más delgada que el ala de una cigarra. Después de un golpe bajo, un fuerte soplo de aire congelado fue expulsado de ella. Parecía el tipo de habilidad que pertenecería a alguien de la familia Xue.

El propósito del Tigre Blanco era muy claro, parecía tener como objetivo a Queen. El viento que salía de sus patas se parecía a las garras de un proyectil que se elevaba por el aire hacia ella.

Los pechos de Queen se movían rítmicamente mientras la luz púrpura brillaba desde el interior de su cuerpo. Sus largas e increíbles piernas la llevaban con una fuerza tremenda mientras se agachaba a un lado para evitar el ataque.

El verde viento parecido a una garra que esquivó la pasó y cortó una roca en dos.

¡Dong!

Una de las dagas de Lazy Cat se dirigia hacia el tigre. Luego la espada de Sky Jealousy y la lanza de Tyrant intentaron atravesar juntos a su enemigo.

Pero algo aterrador sucedió. El pelaje del tigre se erizó con una corriente de viento adicional. La daga de Lazy Cat, la espada de Sky Jealousy y la lanza de Tyrant quedaron detenidas ante la bestia, como si sus armas estuvieran protegidas de la piel del tigre por un grueso, ardiente e invisible caparazón de viento.

¡Rugir!

El cuerpo del Tigre Blanco tembló al mirar al cielo y rugió. Un horrible viento se levantó, y un ciclón estalló de su grito ensordecedor.

¡Katcha! ¡Katcha!

El ciclón se entretejió alrededor de las armas que habían intentado extraer la sangre del Tigre Blanco, y las torció hasta dejarlas sin forma. Sólo la lanza de Tyrant, que era increíblemente pesada y duradera, permaneció sin doblarse. Unas pocas marcas profundas de arañazos afectaron su superficie.

Los tres cayeron de espaldas, incapaces de oír nada, como un fuerte zumbido golpeado en sus cabezas por la explosión sónica. Sus cabezas estaban sufriendo.

“¡Retírense! ¡Retírense ahora!” Queen gritó y hizo señas. Invocó una daga y la lanzó hacia el tigre. El cuchillo rompió el aire mientras viajaba y parecía como si estuviera a punto de empalarse en el ojo del tigre.

¡Rugir!

El Tigre Blanco rugió de nuevo.

Una espantosa ráfaga de viento salió de su boca, convirtiéndose en una masa sólida losa terrorífica de viento. Desvió el cuchillo que se aproximaba.

¡Boom!

El cuchillo fue destruido, rompiéndose en poco más que un brillo ante la cara del tigre. Como el parpadeo de las estrellas y las chispas en el cielo, el viento dispersó los restos del cuchillo.

Han Sen se sorprendió. Ese cuchillo era un espíritu divino de la bestia de un solo uso. Era espantosamente poderoso, pero no pudo hacerle ni un solo rasguño al Tigre Blanco.

La furia del tigre se desencadenó por el lanzamiento sorpresa del cuchillo, y saltó hacia Queen para vengarse. Pero Queen fue rápida con sus pies y, como una diosa agraciada, fue capaz de bailar lejos de las garras del tigre.

Los ojos de Han Sen la miraban con admiración, y respetaba profundamente el Go Celestial de Queen. Era tan eficiente como su propio Sutra Dongxuan, pero ambos producían sus propios beneficios.

Enfrentarse a ese Tigre Blanco y evitar su ataque fue un testamento a su destreza.

Tyrant y los demás siguieron las órdenes de Queen y rápidamente se giraron para retroceder y escapar de la bestia.

El Tigre Blanco era mucho más poderoso de lo que esperaban. Era único, a diferencia de cualquier otra criatura que hubieran visto antes. No había esperanza de competir con él, así que se retiraron rápidamente tan pronto como se dio la orden.

“¿Qué haces ahí parado? ¡Vamos!” Lazy Cat le gritó a Han Sen mientras corría. Parecía que confiaban plenamente en la capacidad de Queen para retroceder una vez que se hubiesen alejado.

Han Sen asintió, y con el zorro plateado en sus brazos, se retiró. Sin embargo, no regresó a la misma velocidad que los demás, así que se quedó detrás de ellos.

Aunque estaban confiados en el Go Celestial de Queen Han Sen era el único que lo había aprendido. Entendía la posición y la situación de Queen más que nadie.

Go Celestial tenía un talento increíble y en ese momento estaba eludiendo a una bestia tan monstruosa como el Tigre Blanco. Pero el enemigo de Queen estaba imbuido del poder del viento, y su velocidad era otra cosa.

No importaba lo efectivo que fuera Go Celestial no podía deshacerse del tigre que la perseguía, y sólo le costaría un paso en falso para enfrentarse a su muerte.

Después de todo, ella era sólo humana. Si no podía deshacerse del Tigre Blanco a tiempo, inevitablemente cometería un error. Incluso si permanecía impecable, era sólo cuestión de tiempo antes de que agotara su energía, y cuando llegara ese momento, la muerte la esperaría.

Han Sen estaba pensando en cómo podría ayudar a Queen. Tenían una historia juntos, y ella fue la que le enseñó Go Celestial en primer lugar.

Queen estaba llevando al tigre a la playa y aún así, a Han Sen no se le ocurrió ninguna idea.

Han Sen entendió lo que ella buscaba hacer, intentando usar el mar para detener el avance del tigre. El Tigre Blanco tenía afinidad con el viento, por lo que sus habilidades en el agua no debían ser muy buenas.

Una idea le golpeó entonces, así que dio la vuelta y se fue en otra dirección.

“¿Qué estás haciendo? ¡No corras!” Tyrant le llamó.

Ignorándolo, Han Sen convocó a su Rugidor Dorado y corrió a la playa. Con su propio conocimiento de Go Celestial y la destreza de su séptimo sentido, pudo medir dónde planeaba ir Queen. Quería ayudar.

El Tigre Blanco estaba furioso, y Han Sen estaba preocupado de que Queen no resistiera hasta que llegara a la costa.

“Oye, ¿qué estás haciendo? ¡Detente!” Lazy Cat le gritó a la sombra que huía de Han Sen.

“Sólo ignóralo. Por eso no puedo permitir que gente como esa se gane un lugar en este equipo.” Escupió Tyrant.

Los tres vieron a Han Sen alejarse de la posición actual de Queen, sin tener idea de lo que esperaba lograr.

Fingiendo no escuchar nada, Han Sen continuó. Tampoco era un miembro oficial del equipo, así que no vio por qué tenía que explicar sus acciones a los demás. Esa prueba ya había terminado, habían aprendido del poder del Tigre Blanco, y habían fallado en sus intentos de atacarlo. Temía que nadie fuera capaz de matarlo.

Han Sen continuó cabalgando en el Rugidor Dorado hasta la orilla y llegó antes que Queen, ya que tuvo que cambiar de dirección para evitar al Tigre Blanco. Podía verla acercarse desde la distancia.

Estaba sangrando, habiendo sufrido muchas heridas, y parecía como si su armadura espíritu de la bestia pudiera quebrarse en cualquier momento.

Afortunadamente, no eran heridas graves. Su capacidad para llegar a la orilla del mar no se vio comprometida.

Han Sen dio un largo suspiro y se dijo a sí mismo, “Queen es magnífica. Si yo estuviera en su posición, no creo que durara ni la mitad de tiempo.”

Han Sen entonces se quedó en silencio por un rato. Desconvocó al Rugidor Dorado y entró al mar. No le servía de nada en la orilla, así que tenía que prepararse para encontrarse con Queen.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s