Súper Gen Divino – Capítulo 603: Tigre Blanco


Segundo Capítulo Semana 6

¡Disfrútenlo!

“¿Qué tal si permitimos que este amigo temporal se nos una?” Sky Jealousy sugirió, su presencia transpiraba un aura de elegancia.

Tyrant frunció el ceño ante la perspectiva pero no dijo nada en contra. Si los otros hubieran llegado sin problemas, no habría pensado en la idea. Pero ahora, sólo quedaban cinco de ellos. Si querían probar la existencia de las criaturas que buscaban, traer a Han Sen y al zorro plateado para ahuyentar a cualquier otra turba sería de gran ayuda.

“¿Qué significa temporal?” Han Sen inclinó sus cejas cuando preguntó.

“Danos un precio y te contrataremos como una espada a sueldo o mercenario.” Dijo fríamente Tyrant, que aún no estaba dispuesto a ofrecer un puesto formal en su asociación.

Han Sen miró a Queen mientras decía con calma, “No importa lo que decidas, haré que vuelvas a casa sin que te hieran.”

Cuando Han Sen escuchó a Queen decir esto, sonrió y respondió, “Bien, puedes contratarme. Debo advertirte, sin embargo, que soy caro. Casi sospecho que no podrías pagarme.”

“¿Cuánto quieres?” Tyrant continuó mirando a Han Sen con una actitud fría como una piedra.

“Bueno, el zorro plateado y yo contamos como dos personas. Por lo tanto, aceptaremos un espíritu divino de la bestia cada uno. No nos conformaremos con menos que eso.” Declaró Han Sen.

Quería recibir algún tipo de beneficio de esta excursión, aunque no hubiera venido esperando ninguno. Y ya que había venido hasta aquí de todas formas, quería ver cómo planeaban luchar contra una súper criatura.

Con alguien que ahora se le pagaba por observar, no había razón para que se negara.

Formalmente convertirse en un miembro del equipo de Queen no era muy importante para él. Después de todo, su equipo no era el único equipo de caza de súper criaturas en la segunda zona de El Santuario de Dios, así que incluso si no era aceptado aquí, estaba obligado a ser aceptado en otro lugar.

“Bien.” Tyrant ni siquiera pestañeó antes de aceptar. Le dio a Han Sen un espíritu divino de la bestia y luego dijo, “Esto es un depósito. Después de que terminemos, puedes tener la otra.”

“Me gusta que seas rápido para tomar decisiones. No tengo ningún problema con eso.” Han Sen aceptó los términos de Tyrant.

Después de que Han Sen aceptó, los otros se reunieron para formar un plan de acción. Primero, necesitarían encontrar a la criatura.

Inicialmente tenían un plan, pero se había hecho bajo el supuesto de que todos los miembros estarían presentes y disponibles para el combate. Ahora, con sólo cinco de ellos restantes, tendrían que idear otro plan. Horny Old Man además estaba herido, así que sólo quedaban cuatro miembros del equipo dignos de ser llamados combatientes. Han Sen era ahora parte del equipo también.

Después de que Han Sen los escuchó discutir su situación, rápidamente entendió la gravedad de la situación.

En el interior, se dijo, residía un cierto tigre blanco. Al visitar la isla, alguien del equipo había visto a esa criatura, que parecía estar encerrada en un torbellino de algún tipo. Eso sugería que tenía la habilidad de aprovechar el viento por sí mismo. Todos habían decidido venir a la isla hoy para luchar contra esta criatura que habían apropiadamente llamado ‘Tigre Blanco’. No tenían ningún plan para matarlo todavía, sólo para tener una idea de su poder y medir con precisión el alcance de su fuerza.

“Con Han Sen aquí, no tenemos que preocuparnos por ninguna de las criaturas adicionales que pueblan la isla. El único inconveniente de su inclusión es la reducción de cualquier extra que podamos obtener al matarlos. Bien, entonces, ¿quién se va a acercar primero y tratará de resistir el primer ataque del tigre?” Preguntó preocupada Lazy Cat.

Tyrant se adelanto y dijo, “Yo lo haré. Recientemente he entrado en posesión de un escudo divino. Si realmente es una súper criatura, debería ser capaz de bloquear sus zarpazos al menos un par de veces.”

“Bien, eso está establecido. Tyrant entrará y bloqueará su ataque primero. He dibujado un mapa de los alrededores. Sky Jealousy, tú irás aquí…” Queen entró en gran detalle, explicando el plan. Ella había desarrollado todo tipo de contingencias, también, por si algo salía mal durante su asalto.

Han Sen no estaba incluido en los planes de batalla. Todo lo que tenía que hacer era mantenerse a una distancia justa de la criatura, sosteniendo al zorro plateado para asegurarse de que ningún otro monstruo se acercara.

Han Sen no tenía ninguna queja. Queen y los demás trabajaban bien juntos. Él sólo había venido aquí a observar, pero también pensó que si se unía, podría interferir con la sinergia que los otros tenían entre sí.

Sin embargo, Han Sen estaba bien familiarizado con los poderes que poseían las súper criaturas, y no creía que Queen y su equipo tuvieran lo necesario para derribar a una.

Han Sen estaba preocupado de que el zorro plateado también terminara asustando al Tigre Blanco, pero esos temores pronto se disiparon. Entre tres colinas en la distancia, sonó un rugido monstruoso, acompañado por una ráfaga de viento. Era sin duda el Tigre Blanco, y como todavía estaba cerca, eso significaba que ninguna otra súper criatura temería al zorro plateado. Parecía como si un tornado bajara ahora de las colinas, y el Tigre Blanco en su medio pronto estaría sobre ellos.

“¡Preparaos para luchar!” Cuando Queen dio la orden, Tyrant y los demás asumieron rápidamente sus posiciones y esperaron la llegada del monstruo.

Se suponía que había muchos otros monstruos en la isla, pero sólo el tigre y su viento venían a por ellos. Ninguna otra criatura podía ser vista, y esto permitió a los otros confirmar la habilidad del zorro plateado por sí mismos.

Han Sen activó en secreto su cerradura genética, lo que llevó su séptimo sentido al máximo. Con él, pudo ver al Tigre Blanco corriendo hacia ellos desde una milla de distancia.

Comparado con muchas otras criaturas que había encontrado, el Tigre Blanco no era tan grande. Sólo medía unos cuatro metros de longitud. Su cuerpo era blanco como la nieve, y sus ojos brillaban como rubíes de sangre.

El Tigre Blanco era llevado por el viento que empleaba, y corría hacia ellos por el aire, no diferente a como lo haría en tierra. Si podía volar en el cielo sin alas, entonces la criatura podía ciertamente aprovechar el viento para sus propios fines.

El Tigre Blanco parecía enfadado, y el impulso que le llevó en su dirección fue poderoso. Aunque no era demasiado grande, su presencia ejercía una presión sobre ellos. Era casi como un campeón, descendiendo del cielo. Los rostros de Queen y su equipo estaban serios.

Han Sen vio esto, y luego retrocedió un poco con el zorro plateado en sus brazos. Tenía miedo de las súper criaturas, y realmente quería evitarlas. Sentía como si sólo fuera una suerte tonta la que le había permitido derrotar a una en la primera zona de El Santuario de Dios.

Las súper criaturas que poblaban la segunda zona de El Santuario de Dios tenían un poder aplastante como ninguna otra cosa. Si el bebé zorro plateado tenía la capacidad de matar a una persona que había desbloqueado su cerradura genética de un solo golpe, lo que el Tigre Blanco pudiera hacer sería mucho peor.

El zorro plateado vio ahora al Tigre Blanco, y también parecía nervioso. Su pelo se elevó en sus extremos, y miró al tigre con hostilidad.

Han Sen sujetó con fuerza al zorro plateado, sin permitirle hacer nada inusual. Aunque el zorro plateado era poderoso, no creía que tuviera lo necesario para derrotar al Tigre Blanco adulto.

El Tigre Blanco continuó atravesando el aire, pero ahora estaba a sólo una docena de metros de ellos. Levantó su pata y lo azotó en el aire. Como si la atmósfera se partiera en dos, violentas ráfagas de viento se dividieron para atacar al equipo.

Tyrant gritó y levantó su escudo, su cuerpo cubierto con una armadura dorada. Su escudo presentaba una falange de acero, bloqueando las flechas de viento que venían hacia él.

¡Dong!

Después del fuerte ruido, Tyrant abrió los ojos para ver cómo el escudo de sus brazos se rompía. Un escudo divino, destruido en un instante.

La mano de Tyrant también había sido dañada. Estaba sangrando mucho, y había un desgarro en su palma. Los rostros de los miembros del equipo cambiaron. El poder del Tigre Blanco era aún mayor de lo que esperaban, y sólo se necesitó una pizca del aire que controlaba para aniquilar las defensas de Tyrant.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s