Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 07 – Capítulo 07


Capítulo 07 – Vino de uva, pasteles horneados, y Go

 

Los días se han acortado, pensó Jinshi. Fue un verdadero alivio que se las arreglará para volver antes del atardecer.

 

“Entonces, eso es todo para mí.”

 

Basen volverá a casa. Los deberes de la guardia nocturna fueron dejados a otra persona. Se preocupó por pasar la noche para vigilar antes, pero honestamente, Jinshi se cansaba si se quedaba con él todo el día, así que quería que practicara la moderación.

 

Suiren lo saludó tan pronto como regresó a su palacio. “Primero, va a comer”.

 

“No, un baño primero…” Jinshi trató de corregirla, pero el palacio tenía una sensación diferente a la habitual. Normalmente, ella encendía un incienso que a Jinshi le gustaba… era un poco más dulce que lo habitual.

 

Incluso los guardias del interior eran diferentes de las caras habituales.

 

“¿Un invitado?”

 

“Sí”.

 

Y los invitados que se presentaron en el palacio de Jinshi eran pocos y distantes entre sí.

 

Mientras los guardias del pasillo bajaban la cabeza, Jinshi se dirigió a la sala de estar.

 

La persona que él imaginó estaba relajándose en la sala.

 

“¿Está bien no visitar el palacio interior hoy?” Mientras bajaba la cabeza, Jinshi le habló a su majestad.

 

“El último administrador me ha recomendado demasiadas de las nuevas consortes.” El gran hombre de hermosa barba leía un libro mientras inclinaba su copa. Había una tabero de Go ante sus ojos. Aquí también había otro individuo que se puso a la moda. “Empujando a todas las chicas de mis gustos hacia mí”.

 

En otras palabras, aquellas con grandes pechos, Jinshi lo sabía. El soberano de un país, este caballero no elegiría a las consortes basándose sólo en eso.

 

Al elegir descuidadamente una consorte de su agrado, sería problemático tener individuos que fueran políticamente inadecuados. Los ‘problemas’ de Su Majestad se refieren a eso.

 

Pero esa no era la única razón.

 

Estaba la Emperatriz Gyokuyou, que ascendió de consorte a emperatriz. En otras palabras, se había convertido en la esposa principal. Su padre, Gyokuen, estaba actualmente en la capital.

 

“¿Preocupado por los ojos de su suegro?”

 

Ahora estaban en el palacio de Jinshi. Su conversación tomó un giro casual.

 

“No importa la época, los que llevan una corona deben vigilar el rostro de todos.” Su Majestad colocó una piedra de Go con un clink e instó a Jinshi a sentarse con su mano libre.

 

Jinshi sonrió ante su acción y se sentó en el asiento opuesto al tablero de Go. El recipiente de Go que estaba a su lado contenía piedras negras.

 

Su majestad bajó su libro. No hace falta decir que era el libro del estratega raro.

 

Suiren le trajo una copa a Jinshi. El líquido que contenía era tan rojo como la sangre.

 

Disfrutó del líquido arremolinándose que era visible a través del cristal transparente.

 

“Este vino de uva es realmente agrio”. Al lado de su majestad había una copa que ya estaba puesta.

 

“Este sabor es de mi agrado”, dijo Jinshi.

 

“A mí tampoco me disgusta, pero recientemente he oído que el vino dulce es popular.”

 

Al oír vino dulce, la expresión de asco de Maomao vino a su mente de repente.

 

“¿Qué pasa?”

 

“No, nada”. Su rostro se había convertido en una amplia sonrisa. La alisó con nerviosismo.

 

Su majestad parecía desconcertado y arremolinó su copa. “Lo que me recuerda que la locura del Go puede eclipsarlo, pero aparentemente productos importados han aparecido en el mercado de la ciudad.”

 

“Supongo que sí”. Jinshi también lo sabía. Junto a la llegada de la sacerdotisa del Oeste el otro día, los productos extranjeros circulan en el mercado en abundancia. Durante un tiempo, los impuestos también se redujeron temporalmente. 

 

“¿Sabes cuál es el bien más popular entre ellos?”

 

“¿Cual?”

 

El emperador sonrió. Normalmente, no era inusual que se viera atontando* ante Jinshi, siempre y cuando no estuviera agotado por el trabajo. “Parece ser vino de uva.” (EZ: “silly” en ingles)

 

“¿Vino de uva?” Jinshi ladeó la cabeza. “¿No es algo hecho en el Oeste?”

 

En los alrededores de la capital occidental, la ciudad natal de la emperatriz Gyokuyou, producen uvas en abundancia. El vino de uva que tenía actualmente en su mano era también un producto de la capital del Oeste.

 

“¿Poseen las cosas producidas en la capital occidental una acidez característica como esta? Pero, aparentemente, las importadas son más dulces y deliciosas.”

 

“¿Son de tan alta calidad?” Jinshi tomó un trago de vino. El producto de la capital oeste es agrio, pero su sabor inicial no es malo. No obstante, sintió que Maomao había dicho que no debía ser tan agrio.

 

¿Cuándo fue eso?

 

¿Fue alrededor de la época en que Maomao dejó de trabajar en el palacio interior el año pasado para empezar a trabajar en la casa de Jinshi?

 

Jinshi de repente hizo girar la copa. “¿Es esto realmente un producto importado?”

 

“…¿el sabor es diferente? Nunca lo he bebido antes, pero el ministro del gabinete dijo que es delicioso?”

 

“Podría ser mejor si no lo bebes.” Jinshi compartió una mirada con Suiren. Cuando ella se acercó, él le susurró al oído.

 

Suiren dejó la habitación y volvió con una bolsa de tela.

 

“¿Esto es…?”

 

Jinshi mostró el contenido del paquete al emperador que se acariciaba la barba. Era una taza de metal. “Esto es algo que recibí antes. ¿Fue el año pasado?”

 

Jinshi recordó repentinamente los comienzos de la primavera del año anterior.

 

〇●〇

 

“Creo que es mejor que no beba ese vino”, dijo la poco sociable sirvienta farmacéutica mientras guardaba la vajilla. Fue cuando estaba sirviendo una taza de vino de uva después de una comida.

 

“¿Por qué? Lo cataste por el veneno en ese momento, ¿verdad?” Jinshi ladeó la cabeza mientras hacía girar su copa.

 

La farmacéutica* dejó el palacio interior el otro día y regresó al distrito del placer. Fue empleada como sirvienta de Jinshi y catadora de comida, diciendo que vendría si la paga es buena. (EZ: aunque el en su ‘cabeza’ la llama como mujer parece que al contárselo a su majestad barbuda deja el genero de forma ambigua/no lo aclara)

 

“Lo he catado por veneno. No creo que haya nada venenoso en el vino de uva. En todo caso, es realmente agrio.”

 

Jinshi prefería lo agrio a lo dulce. Suiren debe haberlo preparado para satisfacer sus gustos. Era un producto de la capital del Oeste. “Entonces…”

 

“Sólo el contenedor es un problema”.

 

“¿El contenedor?” Jinshi miró el recipiente de metal. “¿Está cubierto de veneno o algo así?”

 

“No”.

 

“¿Entonces qué?”

 

La farmacéutica le quitó suavemente la taza a Jinshi. “Discúlpeme”.

 

Sumergió un par de palillos en la copa de vino y se puso una gota en la boca. Después de probarlo lentamente, se escabulló de la habitación. Probablemente para escupirlo y enjuagarse la boca.

 

La farmacéutica, que regresó enseguida, le quitó la copa de vino. “Se convirtió en veneno”.

 

“¿Convertirse en que?”

 

La farmacéutica dijo de manera significativa. “Se ha vuelto mucho más dulce desde que lo bebí por primera vez. Si la usara por un tiempo más, probablemente se volvería aún más dulce. Sabe delicioso, pero el componente es veneno”.

 

“No lo entiendo del todo, pero ¿puedo dar mi opinión?”

 

“Adelante”. La farmacéutica asintió, con una expresión inalterable.

 

“El artículo en sí no es veneno. Pero cuando los dos se combinan, se vuelve venenoso?”

 

La comisura de los labios de la farmacéutica se levantó débilmente ante las palabras de Jinshi. Parecía estar en lo cierto. “Los metales se disuelven en ácidos fuertes. Este recipiente probablemente está hecho de plomo. Cuando se mezcla el plomo con el vino de uva agrio, se dice que el plomo disuelto lo convierte en dulce. He oído antes que en el oeste, el plomo se añade al vino de uva para endulzarlo.”

 

Y que hay una alta proporción de personas que se envenenan por beber eso.

 

“Al final, todo es la opinión de mi padre adoptivo, pero hay una alta probabilidad de que el veneno se origine en eso.”

 

Aparentemente, su padre adoptivo es un médico considerablemente excelente. Como dice la farmacéutica, ¿era una persona que entiende todo de un solo componente?

 

“…” Jinshi colocó suavemente el contenedor de plomo en el suelo.

 

“No sé si puede envenenarle de repente por beberlo una o dos veces, pero puede ser peligroso con el uso regular.” Ella no lo declaró abiertamente. El rasgo de esta farmacéutica era no querer hablar de especulaciones.

 

“Por el bien de la discusión, si esto es veneno, ¿qué clase de síntomas cree que aparecerán?”

 

Ante la pregunta de Jinshi, la farmacéutico pensó por un momento. “…¿recuerda el polvo facial venenoso en el palacio interior?”

 

“Ah. No hay manera de que pueda olvidar eso.”

 

“He oído que se hacen añadiendo vinagre al plomo.”

 

En otras palabras, ¿estaba diciendo que causará los mismos síntomas que el envenenamiento por polvo facial?

 

Jinshi lo entendió.

 

“Para la persona que le enseñó a beber el vino de uva, es mejor investigar cómo lo beben ellos mismos.”

 

Si la persona también bebió de una copa de plomo, se lo habría dicho a Jinshi de buena voluntad. Si no, existe una posibilidad de malicia.

 

Jinshi tuvo su vida en el punto de mira muchas veces. Con qué propósito, cómo lo hicieron. Tenía la necesidad de investigar cosas así.

 

“¿Puedo añadir una cosa más?” preguntó ella.

 

“¿Qué es?”

 

La farmacéutica miró el vino de uva que aún no había sido vertido en una copa. “Jinshi-sama piensa que la acidez de este vino proviene de su lugar de origen.” Ella giró la botella. “Pero creo que el vino se acaba de convertir en vinagre debido a su largo viaje.”

 

“…”

 

En otras palabras, decía que el gusto de Jinshi por beber era de sabores de bienes inferiores.

 

“Creo que solía ser un buen producto. No obstante, si piensa un poco más en el método de transporte, el vino probablemente no cambie de calidad.”

 

La capital del oeste estaba bastante lejos. Y además, era caliente.

 

“Pero puedo saborear su delicioso sabor”.

 

Maomao entrecerró los ojos hacia Jinshi que ladeó su cabeza. “Cuando este cansado, su sentido del gusto se opaca y no podrá saborear la acidez…”

 

“…”

 

“Además, me gusta el vino más picante.” La catadora de comida hizo una petición.

 

Desafortunadamente, Jinshi quería decir que originalmente le gustaba la acidez. Quería creerlo. “Tomaré vino de uva por el momento”, dijo.

“Entendido, joven maestro.”

 

Como Suiren dio una respuesta sensata, la farmacéutica puso una mirada de desagrado.

 

〇●〇

 

“¿Hay tal cosa?” Su Majestad drenó la copa. Cerca de ahí, Suiren dejó unos pasteles horneados que preparó sin que nadie se diera cuenta.

 

La copa de Jinshi también fue llenada hasta el borde.

 

“Hmmm, entonces dices que el vino que está actualmente en el mercado es…”

 

“Un producto inferior, de lo contrario hay una alta posibilidad de que sea un producto falsificado”, dijo Jinshi.

 

El vino de uva era transportado desde un país extranjero. No había duda de que el transporte llevó más tiempo en comparación con la capital del Oeste. De ser así, sería difícil preservar su calidad. Y si aparecía en el mercado de la ciudad, los productos inferiores probablemente aumentarían inevitablemente.

 

Sin embargo, para hacerlo dulce, tenía que ser procesado. En ese caso, lo que hay en el mercado tendría que ser vino de uva envenenado.

 

Además, si se produce vino de uva que es una falsificación del producto importado, se considera estafa. Entre los productos importados, sólo eso está tasado. Incluso si el impuesto se reduce, su precio será más del doble que el del producto de capital oeste debido a factores como los gastos de transporte y la rareza.

 

También existe la posibilidad de que el vino de uva importado de buena calidad aparezca en el mercado por casualidad, pero la probabilidad de que eso ocurra es baja.

 

“Probablemente deberíamos investigar esto un poco”. Jinshi recogió un pastelito. Tenía una textura esponjosa y peculiar, con frutos secos amasados en su interior. Tenía el débil aroma de alcohol. Cuando daba un mordisco, tenía una suave dulzura que se desvanecía en la oscuridad.

 

Debió saber que su majestad se acercaba. Suiren es la niñera de Jinshi, pero también era de su majestad. Aparentemente, ella preparó unos interesantes pasteles para que los saborearan.

 

Su Majestad parecía estar complacido con ello, rellenando sus mejillas sin demora. Parecía disfrutar, sin dejar ni una migaja, ya que se los comió todos, bañándolos con vino de uva recién vertido.

 

“¿Quieres jugar por primera vez en mucho tiempo?” Su majestad se acarició la barba, cepillando las migajas perdidas mientras su mano libre tomaba una piedra negra. “La última vez que jugamos, fue justo antes de que entraras en el palacio interior, huh.”

 

Su Majestad devolvió con nostalgia la piedra de Go al recipiente.

 

Cuando Jinshi tenía trece años, el emperador anterior había fallecido. Ese año, cuando se convirtió en el Príncipe Heredero, Jinshi sugirió jugar al Go con su majestad.

 

“Jugar al Go por apuestas y cosas así, no era lo que pretendía hacer… siempre lo he pensado desde entonces.”

 

“…No puede anular eso ahora.” Jinshi, sosteniendo la piedra negra, ganó contra su majestad. Entonces exigió una recompensa.

 

“Si hubieras dicho que querías el trono, te lo habría dado a su debido tiempo.”

 

“No lo quiero”.

 

Jinshi hizo un berrinche, diciendo que no quería ser el príncipe heredero.

 

Pero, durante ese tiempo, el emperador no tenía un hijo. El emperador anterior que ya había muerto no tenía otros hijos.

 

Como resultado, decidió hacer un nuevo sustituto.

 

Como eunuco, como Jinshi, entró en el palacio interior, y buscó consortes para el emperador.

 

“Nunca me he arrepentido de perder en Go aquella vez”, dijo su majestad.

 

“Eso no es posible, ¿verdad?”

 

El emperador reinante no sólo amaba al príncipe heredero, su hijo con la emperatriz Gyokuyou, sino también a la princesa imperial Rinrii. No tenía sentido restaurar a Jinshi como el príncipe heredero ahora. Si lo hubiera, es simplemente para sembrar causas de conflicto.

 

Su propia existencia no debe convertirse en la causa de la guerra.

 

Y al mismo tiempo, tenía que evitar las chispas en el aire.

 

“…Su majestad, tengo una petición, sin embargo?”

 

“¿Estás tramando algo malo otra vez? Ya no estamos apostando, ¿sabes?”

 

“No es nada significativo”. Jinshi tomo el tazón negro de Go. Sin embargo, su majestad también parecía tener la misma idea, y no lo soltó.

 

“¿Puedes prestarme su instructor de Go por un corto tiempo?”

 

Ante petición de Jinshi, su majestad dejó ir el tazón de piedras negras.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s