espada

Espada del Amanecer — Capítulo 113


Capítulo 113 – La Moral de Gawain

 

EZ: 3/4


Esta sugerencia de Byron hizo que todos los presentes se confundieran un poco, especialmente Heidi. Ella planteó su pregunta directamente, “¿Comprar esclavos a un precio que es el treinta por ciento del precio de mercado? ¿Y en forma de emitir una autorización de mercenarios? ¿Cómo podría haber alguien dispuesto a aceptar esto? No hablemos de este precio inusualmente bajo, la remuneración de los mercenarios probablemente todavía tiene que ser tomada de este treinta por ciento… Para esos mercenarios, esto no es más que un trato perdido.”

 

Con respecto a esta pregunta, Byron sólo dijo con frialdad, “Por lo que tenemos que agregar una línea extra— No requerimos esclavitud o contratos.”

 

Heidi y Rebecca se miraron mutuamente, mientras que Amber ya lo había entendido. Esta mitad-elfo estaba a punto de decir algo, pero inesperadamente, Gawain habló antes que ella, “Si ese es el caso, los mercenarios capturarán refugiados para actuar como esclavos y los venderán por dinero”.

 

Amber miró a Gawain con una ligera sorpresa, como si no esperara que este Duque entendiera tales cosas, mientras que Sir Bryon añadió, “Un siervo o esclavo trabajador fuerte con un contrato de esclavitud completo y un historial familiar claro a menudo costaría de 20 a 30 pequeñas monedas grabadas o 16 a 17 monedas de plata. Y el mayor costo entre todos es en realidad su registro como esclavo, ya que éste contiene una tabulación de su identidad, por lo que tiene que ser comprado a través de los canales adecuados. Aparte del costo de comprar el esclavo en sí, el dueño del esclavo, el recaudador de impuestos del Lord feudal, las iglesias locales, el mercado de esclavos, e incluso la ‘asociación de esclavos’, usualmente compuesta por rufianes y ladrones locales, obtienen niveles de comisiones de esto. Esto haría que el precio fuera varias veces o incluso decenas de veces mayor. No obstante, los refugiados… los refugiados no necesitan capital que adquirir. Nadie los protegerá, ni hay información sobre su identidad. Si desaparecen o mueren, no llamaran la atención”.

 

En este punto, Byron se detuvo por un momento, pareciendo dar a Rebecca y Heidi algo de tiempo para pensar. Luego continuó, “En circunstancias normales, los aristócratas no comprarán esclavos sin contratos de esclavitud ya que tales esclavos no tienen protección sobre sus antecedentes. El aristócrata también podría terminar miserable y pobre si los esclavos resultan ser menos que satisfactorios. Además, si tales esclavos son asesinados o capturados por otros dueños de esclavos, no habría forma de obtener una compensación. A pesar de esto, todavía hay personas que envían peticiones para comprar esclavos baratos sin ciudadanía. Esta es una regla negra tácitamente aprobada… pero en realidad se refiere simplemente a los refugiados.”

 

Heidi se sujetó el pecho. A pesar de que ya era un ejemplo entre los aristócratas que tenían estrechos lazos con los plebeyos, aún no ha estado en contacto con tales verdades oscuras en el nivel más profundo. “¿Existen realmente tales cosas?”

 

“No sólo existen, sino que también suceden durante todo el año en todas partes, Madam,” dijo Sir Byron con una voz profunda. “En algunas comunidades de mercenarios sin ética, a tales refugiados se les llama ‘dinero con patas’. Incluso tratan los puntos de reunión y los escondites de los refugiados como información valiosa y los hacen circular en secreto, vigilando a los sin hogar como tiburones y hienas. Sólo esperan el momento en que alguien quiere comprar esclavos baratos sin ciudadanía — generalmente, estas son compras al por mayor — y luego se apresuran a capturarlos en conjunto”.

 

Rebeca instintivamente apretó su báculo de hierro en sus manos; sus nudillos incluso se volvieron ligeramente blancos por la fuerza que puso. Habló en voz baja como si se murmurara a sí misma: “Mercenarios… he oído sus historias en las tabernas. Escuché historias de ellos eliminando bandidos, matando monstruos, explorando viejos castillos y tierras arcanas. Pensé que era la vida de un mercenario, pero…”

 

“Vizcondesa, cuando usted estaba en las tabernas, los mercenarios ya no se comportaban como mercenarios.” Sir Bryon le dio a Rebecca una mirada profunda. “Por supuesto, no todos los mercenarios hacen lo que acabo de decir. Lo que ha mencionado es también la vida de algunos mercenarios, pero hay una cosa más — las manos de los mercenarios están destinadas a estar sucias. Es simplemente una cuestión de cuánto mal han hecho”.

 

A continuación, este caballero de mediana edad levantó la cabeza y miró hacia Gawain. “Mi Lord, ¿qué dice? Sobre la emisión de l—”

 

Gawain miró a este caballero con una sutil sonrisa. Este caballero contó esas oscuras verdades en presencia de todos; sus palabras no dichas ya eran muy obvias, pero Gawain no quería exponer a este medio caballero que parecía tener un gran pasado. “No tengo intención de ahorrar en esta suma de dinero.”

 

Tanto Heidi como Rebecca evidentemente dieron un suspiro de alivio.

 

“No estamos cortos de dinero. El oro y la plata en el tesoro son suficientes para que todo el territorio los gaste durante mucho, mucho tiempo. Pero si utilizamos un medio que fomente los vicios para ahorrar dinero, las deudas que lleven nuestras almas no serán tan fáciles de expiar”, dijo Gawain sin demora. “Háganlo según el proceso habitual. Ponga avisos en los territorios cercanos, y envíe a personas a leerlos. Comuníquese con los aristócratas que podamos. Alquilen caballos y carruajes y preparen también raciones. Si compramos siervos, hagámoslo según el proceso habitual. No hay necesidad de ser avaro con el dinero. Sólo tengo una petición. Asegúrate de que todos los que vengan a esta tierra entiendan una cosa — independientemente de lo que hayan hecho en el pasado, deben obedecer las leyes de aquí.”

 

Byron sostuvo su pecho e inclinó su cabeza. “Ese es el deber de ellos.”

 

Gawain asintió. “Eres bueno para asociarte con este tipo de gente, así que te harás cargo de este asunto. Consigue el dinero que necesitas de Heidi, pero debe haber cuentas claras y planes de gastos. Además, si tienes los canales, sería mejor si pudieras conseguir una línea en los puntos de reunión de refugiados.”

 

Como el trabajo base(conseguir poblacion) estaba en marcha, ahora tenían algo de mano de obra extra. El trabajo para la acuñación de monedas comenzó a pequeña escala. Gawain ya había diseñado la moneda y ordenó a las personas que forjaran sus primeras denominaciones de monedas. Luego envió estas monedas a la vecina Ciudad Tanzan y a otras ciudades relativamente más lejanas y las certificó ante los notarios con comerciantes y aristócratas. Estas monedas se convirtieron en oficiales.

 

Cuando Byron y los demás se fueron, sólo quedaban Gawain y Amber en la tienda. Esta última siguió vigilando a Gawain con una mirada extraña, haciendo que Gawain se sintiera incómodo en todas partes. “¿Qué estás mirando otra vez?”

 

“Que esos mercenarios que sólo reconocen el dinero capturen a refugiados y los envíen aquí es claramente menos problemas, menos esfuerzo y menos dinero gastado. Pensé que definitivamente elegirías la propuesta más práctica. ¿No eres siempre un pragmático?”

 

“Soy un pragmático, pero no soy un villano. ¿Qué formas usarían esos mercenarios para capturar a los refugiados que sirven como esclavos? Me imagino que sólo con la parte posterior de mis dientes. ¿Cuántas personas morirán en el acto en este proceso? ¿Cuántas familias de las personas serían destrozadas? ¿Cuántas personas morirán de hambre y enfermedades durante el brutal proceso de ‘transporte’ de esos mercenarios? Incluso si en la autorización hiciera especial hincapié en asegurar la salud de los ‘esclavos’, ¿cuántos mercenarios cree que realmente obedecerían? Estas cosas no se harán personalmente por mis manos, pero serán impulsadas por mí. Violaría mis principios”.

 

“¿Pero sabes que, aunque no lo hagas, hay otros que sí lo hacen. Los avaros propietarios de granjas y minas clandestinas(oscuras) se acercaran a los mercenarios para comprar esclavos sin ciudadanía. La cantidad que compran cada año es suficiente para llenar este pequeño campamento tuyo varias veces.”

 

“Tengo la intención de destruir la situación actual y construir un nuevo orden. No sólo tengo que cumplir con esos criterios, cada pedazo de territorio que encuentre también cumplirá con estas normas — Ya sean dueños de esclavos, mercenarios, matones locales, bandidos, comerciantes sin escrúpulos, o parientes hereditarios y casas de poder ocupacionales, todos deben hacerlo. No haré ningún mal, y tampoco se les permitirá a ellos”.

 

Amber miró a Gawain con estupefacción, con la boca abierta. Sólo habló un tiempo después. “Suenas muy confiado… pero ¿por qué estás tan empeñada en proteger a los débiles? ¿Es realmente por esas llamadas ‘virtudes clásicas de los aristócratas’ o por la caballerosa ‘caballerosidad’?”

 

“No, esto es sólo moral básica.”

 

Amber actuó como si estuviera siendo rencorosa intencionalmente, queriendo encontrar algunos defectos. “Simplemente estás siendo ingenuo. ¿Cómo puedes traer tantos cambios tú solo? Debes saber que en este mundo, el débil cayendo presa del fuerte es una regla. El ser fuerte por encima de los débiles es una moral en sí misma.”

 

Gawain miró a Amber y de repente no pudo evitar reírse. “Así es. El débil es presa del fuerte. Esta es, en efecto, la regla del mundo o incluso la regla de la naturaleza. El fuerte debe establecer las reglas, y el débil sólo puede obedecerlas”.

 

Amber batió sus ojos. “Entonces tú—”

 

La sonrisa de Gawain se volvió aún más desenfrenada. “Entonces, ¿no he empezado ya a establecer las reglas?”

 

“…¡¿También puede funcionar así?!”

 

 

Mientras tanto, en el barco Roble Blanco, que ahora estaba lejos del territorio Cecil y que actualmente navega por el Río Blanco, Verónica estaba en su propio cuarto de oración

 

Todavía estaba vestida con un vestido blanco de monja, con un largo cabello rubio pálido que se extendía suavemente detrás de su cabeza; no llevaba ningún accesorio lujoso. Se arrodilló ante la estatua del Dios de la Luz Sagrada, con las manos cruzadas sobre su pecho, imitando la forma de los dos rayos de Luz Sagrada que se cruzan en el emblema. Muchos elementos de luz giraban y danzaban a su alrededor, como muchos pequeños ángeles translúcidos, rodeando y protegiendo a esta inigualable y piadosa creyente de la Luz Sagrada.

 

Ella rezó sinceramente, dejando que el resplandor envolviera gradualmente la estatua del Dios de la Luz Sagrada cuyos rasgos estaban borrosos y no se podían distinguir a simple vista. Cuando terminó un pasaje de oraciones, abrió los ojos y miró hacia la gruesa vela que ardía ante la estatua.

 

La llama de la gruesa vela bailó unas cuantas veces y cambió abruptamente de color naranja a un color blanco puro. La llama también se expandió varias veces, convirtiéndose en un puro rayo de luz. Este resplandor tembló y se encogió, convirtiéndose lentamente en la imagen de un anciano.

 

El anciano se sentó en una silla. Aunque parecía ser bastante digno, estaba claramente envejecido y frágil. Y si hubiera algún creyente del Dios de la Luz Sagrada aquí, reconocería a primera vista que este era el gobernante supremo de la Iglesia de la Luz Sagrada, el Papa San Iván III.

 

Verónica inclinó ligeramente la cabeza. “Su Santidad”.

 

La voz ligeramente distorsionada del Papa resonó desde la luz. “Niña favorecida por la Luz Sagrada, ¿estás en tu viaje de regreso?”

 

“Sí, he dejado el Territorio Cecil. La flota debería estar acercándose a la desembocadura del río Dolgon ahora.”

 

“¿Ha ido todo bien durante este viaje? ¿Gawain Cecil se opone a nuestro Señor?”

 

Verónica reflexionó durante dos segundos y respondió con una voz suave. “Todo salió bien. Gawain Cecil es en realidad esa leyenda de hace setecientos años y no un alma malvada innoble en el mundo mortal que robó el cuerpo de un héroe. Habló con serenidad bajo la iluminación de la Luz Sagrada y es una persona de carácter noble y puro”.

 

“En ese caso, eso es bueno. He estado escuchando la voz del Señor con frecuencia en los últimos años. Quiere que enseñe el camino correcto de la Luz Sagrada a la gente común, y Gawain Cecil resucitó en este momento. Fue realmente un asunto de preocupación. Pero, ahora que has confirmado que no es un opositor del Señor, estoy muy tranquilo.”

 

Las manos de Verónica se superpusieron mientras se inclinaba profundamente. “El camino que mi Señor ha elegido se extenderá definitivamente por todo el mundo.”

 

La vela se fue apagando gradualmente; el poder de la teurgia también llegaba a su fin. La voz que venía del resplandor se hizo más débil. “Vuelve lo más rápido posible. No te detengas en el camino, no sea que los sucios plebeyos afecten la pureza de tu Luz Sagrada. Regresa a la Iglesia de la Luz Luz Sagrada…”

 

La luz desapareció; todo lo que quedó de la vela fueron unas cenizas pálidas. El aura del Papa también había dejado este lugar.

 

Verónica esperó unos segundos más antes de ponerse de pie lentamente y mirar en silencio la estatua del Dios de la Luz Sagrada.

 

Habló en voz baja, como si se murmurara a sí misma.

 

“Eso es en realidad un no creyente, ¿verdad?”

 

“Sí, no sólo no tiene creencias, sino que se opone al camino de la Luz Sagrada.”

 

“Parece oponerse únicamente a los dioses y no a la Luz Sagrada…”

 

“En resumen, no es ni un sirviente de la Luz Sagrada ni un peón de la oscuridad.”

 

“Muy interesante…”

 

“Muy interesante”. (EZ: no les daré spoiler pero si les dejare dudas, esta chica termina siendo algo que hasta a mí me sorprendió solo sepan que ella no es una “enemiga” del prota)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s