espada

Espada del Amanecer — Capítulo 111


Capítulo 111 – Un Pequeño Paso

 

EZ: Hoy solo serán 4 pero es por una buena razón, se estrena la nueva novela de Toika en breve!, para quienes lean Espada del Amanecer y no hayan leído nada de Toika se las recomiendo y para los lectores de las obras de Toika estarán en breve listos los primeros 3 cap.

1/4


Si no hubiera experimentado y visto por sí mismo, incluso con los recuerdos de Gawain Cecil, probablemente sería difícil que Gawain se diera cuenta de por qué este mundo estuviera tan intrincadamente atascado en el fango de una civilización atrasada; ¿por qué después de tantos años, no sólo la civilización no avanzaba en absoluto, sino que mostraba signos de rigidez y retroceso?

 

Un manuscrito de investigación, cuatro propietarios en total, varias décadas de acumulación, estudio y resumen. Los resultados nacidos de eso fueron suficientes para cambiar el orden mundial y aun así casi fueron destruidos en las manos de las obsoletas fuerzas en poder de esta época. Jenni y sus predecesores eran talentos raros, pero sus amargas experiencias no eran raras en este mundo.

 

Este era un ejemplo típico: en la tierra de un aristócrata, un siervo fue repentinamente golpeado con una gran idea de administrar la tierra o descubrió un problema con el recaudador de impuestos. Decidió contarle sus descubrimientos a su Lord feudal. ¿Cuál sería el resultado?

 

Mucha gente creería que este siervo sería castigado por meter las narices en la propiedad de su Lord feudal o por calumniar al recaudador de impuestos. Pero, la mayoría de las veces ese no era el caso —  porque no podían presentarse ante el Lord feudal en absoluto. No llegaría el momento en que pudieran decir lo que pensaban.

 

El castigo al que se enfrentaban era a menudo otra cosa — ¡cómo se atrevió a pisar el patio de un aristócrata con esos pies desnudos que han pisado estiércol de caballo!

 

¿Y si llevaba zapatos?

 

Entonces, también sería arrastrado por los guardias — ¡¿Tiene zapatos?! ¡¿De dónde los robo?!

 

Claramente, de principio a fin, a nadie le importaba lo que este siervo hubiera descubierto; tampoco nadie sabría lo que realmente quería decir. Como siervo, no fue condenado por sus palabras, fue condenado por el solo hecho de respirar.

 

Los siervos aún no tenían la suficiente importancia como para ser condenados por sus palabras.

 

Este era un tipo de ecología social que la gente de una sociedad civilizada moderna encontraría difícil de comprender. Era absurda, estúpida, extraña, lamentable —— pero real.

 

¿La investigación de Jenni y Ravencrest produjo resultados sustanciales? Por supuesto, aunque esas teorías básicas y primitivas aún tenían que ser resueltas, también aparecerían situaciones en las que los fenómenos del mundo real no podrían ser explicados; incluso habría grandes errores en el uso práctico. Pero, al menos, la mayoría de las veces, esas fórmulas serían eficaces. De lo contrario, Jenni no podría haberse convertido en una Maestra de Runas de cuarto grado. Como una maestra de runas que sólo poseía habilidades de casteo a nivel de aprendiz, sólo podía confiar en las fórmulas y la lógica resumidas por tres generaciones de predecesores.

 

¿El maestro de Jenni era realmente estúpido? Por supuesto que no. Al menos en términos de inteligencia, un archimago no podría ser estúpido. Personas estúpidas no serían capaces de entender complicados moldes de hechizos y cálculos de runas, por lo que el archimago debe ser una persona altamente inteligente.

 

Lo que finalmente causó la tragedia no fue un problema con el libro de notas, ni fue que el ‘maestro’ de Jenni fuera realmente estúpido al no poder percibir el valor de las notas. En cambio, fue que este último nunca prestó atención al libro de notas, ni tampoco a Jenni. Sólo le prestaba atención a que sus esclavos estaban haciendo algo que rompía las reglas, como el aristócrata que azotó a un siervo cuando entró descalzo en su patio.

 

Mientras Gawain caminaba por el camino, sus pensamientos giraban en su mente sin parar. Se dio cuenta de que la situación era realmente como él esperaba — este mundo llegó en el momento oportuno en que la revolución podía tener lugar. Los avances, tanto en tecnología como en mentalidad, se habían ido acumulando enormemente. Entre un pequeño número de personas de clase baja, tales revoluciones estaban ocurriendo actualmente o ya habían ocurrido. Surgieron sin hacer ruido y terminaron sin ningún sonido. La impotencia de las poblaciones transformadas hizo que cosas que deberían hacer época fueran totalmente incapaces de extenderse hacia arriba. Por lo tanto, el cambio de los tiempos se convirtió en sólo una charla, y aquí es precisamente donde estaba el problema de este mundo.

 

Pero, la situación, siendo como él esperaba, no le animó.

 

Los cielos sabrían cuántos genios más como Jenni estaban siendo reprimidos en ese fango obsoleto, siendo enterrados, desperdiciados, sacrificados, ¡como Ravencrest!

 

Y antes de que su proyecto se hiciera realidad y cambiara radicalmente la situación actual, ¿cuántas personas no podrían esperar hasta el día en que tuvieran la oportunidad de ver el amanecer?

 

Volvió a su tienda con un corazón bastante pesado. Una vez que entró, vio a la pequeña sirvienta Betty en cuclillas junto a su escritorio. La joven probablemente acababa de terminar de limpiar el lugar; su ropa parecía estar polvorienta, pero no se dio cuenta en absoluto. Sólo se agachó tranquilamente en el suelo, usando la pequeña rama de árbol para rascar aquí y allá en el suelo para practicar su escritura.

 

Sólo hasta que Gawain se acercó, Betty volvió a sus sentidos. Levantó la cabeza para echar un vistazo y se puso de pie rápidamente. “¡Mi Lord!”

 

Mirando a esta inocente joven, Gawain sintió que su humor depresivo se aliviaba lentamente por alguna razón. Presionó ligeramente una mano sobre el cabello de Betty. “¿No te di ya un juego de papelería? ¿Por qué sigues escribiendo con una rama aquí?”

 

Betty movió los ojos, pareciendo ser un poco tímida. “Yo… escribo mal. Siempre escribo mal, y me preocupaba desperdiciar la tinta y el papel. Quiero practicar en el suelo primero. Cuando sea capaz de escribir el alfabeto correctamente, entonces usaré tinta y papel…”

 

La boca de Gawain se abrió con una ligera sorpresa. Inicialmente quiso decirle que aunque el territorio aún no podía fabricar papel y tinta, no les faltaba dinero en absoluto. Ya que la construcción del muelle del Río Blanco estaba terminada, comprar en Ciudad Tanzan se había vuelto mucho más conveniente que antes. Pero, después de pensarlo un poco, sólo meneó la cabeza con una sonrisa, tomo un pequeño palo de madera de un lado y se puso en cuclillas al lado de Betty.

 

“La forma de agarrar el bolígrafo está mal. Aunque escribir en el suelo con un palo de madera difiere de escribir en papel, si quieres escribir bien, todavía tienes que practicar cómo agarrar la pluma/bolígrafo primero.”

 

Mientras hablaba, tomó la mano de Betty sin apretar y guió a la joven a agarrar el ‘bolígrafo’ en su mano de manera correcta y escribir el alfabeto en el suelo.

 

“No tienes que usar tanta fuerza. Escribir es diferente al trabajo. Tener mucha fuerza no significa que puedas escribir bien. Si usas mucha fuerza, en cambio, te pondrás a temblar.”

 

“Está bien aunque escribas más despacio. Acabas de aprender. Tómatelo con calma.”

 

Betty estaba absorta en el aprendizaje; sus ojos brillaban. Esta pequeña sirvienta que siempre fue conocida como torpe y temeraria era tan seria ahora que parecía otra persona. Se encontraba tan inmersa que estaba demasiado ocupada como para limpiar las pequeñas gotas de sudor que se habían filtrado en la punta de su nariz.

 

Gawain aflojó su mano y vio a la joven dama juntar lentamente esas letras y escribir unas pocas palabras ligeramente torcidas en el suelo. “A Betty… le gusta… este… lugar.”

 

Finalmente escribió una frase completa. La joven parecía estar muy contenta. Levantando la cabeza, miró a Gawain con ojos brillantes. “He terminado de escribir”.

 

Gawain miró los ojos brillantes de la chica. “¿De verdad te gusta estar aquí?”

 

“Mm”. Betty asintió con fuerza, y luego pensó por un momento y aún así asintió con firmeza. “Me gusta”.

 

“¿Por qué?”

 

“Porque todos son buenas personas. La señorita Rebecca lo es. La señora Heidi lo es. También está usted, Lord, y la señorita Amber, y Sir Philip, y Sir Bryon, y todos los demás que trabajan fuera. El Viejo Gordon, el viejo Hummel, Norris…” Betty contó con sus dedos mientras continuo hablando como si quisiera mencionar a cada persona cuyo nombre pudiera recordar. Finalmente, como se le estaba volviendo muy difícil de contar, se detuvo. “Todos son geniales, y a todos les gusta mucho este lugar también.”

 

“¿A todos les gusta también?”

 

“¡Mm! Todos lo dijeron cuando estábamos charlando después de terminar nuestro trabajo. Dijeron que el Lordera un… ¿Cómo decirlo de nuevo? Un poderoso y recto Lord aristócrata. Mientras sea una promesa que haga, definitivamente la cumplirá. E incluso puede ir al campo de batalla para proteger a todos. Lo más importante es que deje que todos tengan suficiente para comer”.

 

Gawain no continuó la conversación.

 

Las raciones en el territorio aún no eran autosustentables y autosuficientes. En la actualidad, tanto el grano como la carne, u otros alimentos, se compraban en la ciudad Tanzan. El dinero gastado era su capital de la bóveda en las montañas. Pero, para aquellos civiles que sólo esperaban tener suficiente para comer, no creían que hubiera ninguna diferencia en esto.

 

Además, según Norris, mientras esperaban hasta el mes de la Escarcha, el primer lote de cultivos de rápido crecimiento podía ser cosechado rápidamente bajo la maduración de los hechizos druidas. Para entonces, la comida en el territorio ya no sería un problema.

 

Permitir que todos tuvieran suficiente comida era suficiente para ganar lealtad en esta era.

 

Betty no escuchó la respuesta de Gawain, pero tampoco se molestó porque volvió a agachar la cabeza y comenzó a practicar su escritura. Viendo a la chica que parecía absorta, Gawain preguntó de repente muy solemnemente, “Betty, ¿quieres ir a la escuela?”

 

La pequeña sirvienta se quedó atónita por un momento. “¿Ir a la escuela? ¿Para aprender qué?”

 

“Lectura y escritura, cálculo, historia, o posiblemente incluso… runas y círculos mágicos”, dijo Gawain lentamente. “Runas y magia que las personas comunes también pueden aprender. Confía en mí, las habrá.”

 

Betty lo pensó detenidamente y luego bajó la cabeza. “No puedo aprender. Dicen que soy muy estúpida.”

 

“¿Pero quieres aprender?”

 

“…sí, pero ¿quién cocinaría?”

 

“Puedes aprender en tu tiempo libre. Por ejemplo, dos horas antes de ir a la cama por la noche.” Gawain sonrió. “Mientras quieras aprender, siempre tendrás tiempo.”

 

Esta vez, todo lo que expreso Betty fue su asentimiento.

 

Pero los dos no continuaron con este tema porque pronto llegó el momento de preparar la cena. Como cocinera, una vez que Betty escuchó el sonido de las campanas de bronce afuera, se levantó rápidamente, apartó su pequeña rama de árbol, se inclinó ante Gawain y salió corriendo.

 

Sólo hasta que la figura de Betty desapareció más allá del pórtico de la tienda, Gawain ladeó ligeramente la cabeza para mirar hacia el área aparentemente vacía junto al mástil de la tienda y dijo: “Sal. ¿Cuánto tiempo piensas quedarte ahí?”

 

El aire ahí se distorsionó ligeramente, y la figura de Amber emergió de la nada. Se apoyó en el mástil de la tienda, con sorpresa en su rostro. “¿Cómo me notaste? ¿Cuánto tiempo hace que sabes que estoy aquí?”

 

“Te he visto desde que empezaste a apoyarte en el mástil y me hiciste caras raras”. Gawain giró bruscamente los ojos hacia esta mitad-elfo. “Sé que tienes mucha confianza en tus habilidades de sigilo, pero pararte tan descuidadamente en un lugar a menos de tres metros de mí a plena luz del día sin usar las sombras para ocultarte es un gran insulto a mi inteligencia, ¿de acuerdo? ¿Crees que los sentidos de un caballero son tan pobres?”

 

“Psh, pensé que estabas completamente concentrado en enseñar a esa chica a escribir que no te darías cuenta de este lado en absoluto”, Amber frunció los labios y murmuró. Entonces, su cuerpo se balanceó, y ya estaba sentada en el escritorio al lado de Gawain. Después de eso, simplemente se sentó ahí sin decir nada, sólo manteniendo los ojos fijos en Gawain. Al poco tiempo, éste se inundó de piel de gallina por su mirada.

 

“¿Qué estás mirando?” Gawain no pudo evitar preguntar. “¿Tengo algo en la cara?”

 

“Eres realmente un extraño… aristócrata,” Amber repentinamente dijo eso de manera brusca sin rima o razón.

 

“¿Huh?”

 

“Nada. La Srta. Mitad-elfo agitó su mano. “Sólo tengo curiosidad. Antes, dijiste que querías que todos fueran capaces de leer y contar… ¿Resulta que no estabas bromeando?”

 

“¿Por qué debería bromear?” Gawain se rió. “No sólo no estoy bromeando, sino que quiero que vayas a buscar a Heidi y Rebecca aquí ahora mismo. Quiero discutir de este asunto con ellas.”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s