Cerda Villana — Capítulo 36


Anterior |Índice| Siguiente


Tío y tía contra mi primo

 

Cuando entré en la habitación, el tema del ataque de los padres de Ryuze se cambió a mí.

Esta pareja de casados estaba conformada por mi tía —la hermana mayor de mi padre— y su marido, que sería mi tío.

Estos dos llevan tiempo viéndome como solo la cría del hijo mayor y un estorbo.

Una vez que el abuelo se retirara, se apurarían a echarme de la residencia para intentar hacer suya esta mansión.

—¡Se me acaba de ocurrir una gran idea! ¡Vendría bien que Britney se fuera de esta casa! Podría convertirse en la segunda esposa de un anciano, y así vincular una buena casa con la nuestra… (TI: KHE) (NT: KHE)

Como era de esperar de la madre de Ryuze, mi tía dirigió la conversación hacia mí. Mi tío rápidamente aprovechó el cambio de enfoque:

—E-es cierto. Si la avariciosa Britney desaparece, los gastos del condado disminuirían enormemente. Más bien, ¡así hasta ganaríamos dinero!

«Estos dos son de los que solo saben pensar en dinero, ¿no es así? Ya me estoy hartando de esto.

»Que tengan las agallas de pronunciar cosas tan egoístas… ¿Siquiera son consciente de dónde viene el dinero que usan?

»… Meh. Son como la vieja yo, así que no estoy en posición de reprenderlos».

En mi lugar, dado que estaba sombrada y sin palabras, mi primo objetó:

—Britney no es una plaga avara como ustedes dos. Más bien, está contribuyendo con una cantidad significativa a las finanzas del condado Hakusu.

—¡Qué dices…! ¡Pero si Britney ha desperdiciado tanto! Y no me hagas hablar del compromiso con la casa del condado Astal…

—¿Y qué peso tiene es eso ahora? El aumento de los ingresos actuales del condado Hakusu se debe en gran parte a los éxitos de Britney. El asunto del compromiso fue un traspié, pero Su Alteza el príncipe heredero se lleva muy bien con ella. Si la expulsamos sin una razón realmente convincente sería el fin de nuestra casa.

—¡Ryuze! Tu opinión no tiene lugar aquí. ¡El actual jefe de la casa es el abuelo, así que escuchemos lo que tenga que decir!

Mi tío y mi tía se acercaron al abuelo. Este último les dio una mirada estoica antes de decir:

—Digan lo que digan, mi linda Britney no se irá a ningún lado. Además, en lo que respecta a la cuestión de romper todo lazo con ustedes dos, confiaré el asunto a Ryuze.

—¡Ryuze apenas tiene 18 años! ¡No es lo suficientemente mayor para realizar tal juicio!

—No, al contrario; Ryuze parece haber sentado firmemente las bases entre la familia real en preparación para algo así. Él y Su Alteza el príncipe heredero son considerablemente cercanos, tengo entendido… Hace poco Su Alteza incluso visitó nuestra casa en secreto. Esa ocasión fue…

—¡No puede ser…! ¡Ryuze! Esto es una broma, ¿verdad? Somos tu familia, ¿sabes?

Mi tía, que se estaba arrancando los pelos, volvió a soltar una voz chillona.

Aunque normalmente dejaban a Ryuze abandonado a sus propios medios, solo en momentos como este insistían en que están relacionados por la sangre.

Visto esto, parece que el joven Ryuze ha tenido que soportar muchas dificultades.

«Esa personalidad que ellos tienen no cambiará por nada, así que probablemente no se podía evitar».

Sus dos padres tenían problemas similares de conducta, el abuelo no era confiable y su prima menor era una tonta cerda blanca.

Lo más probable es que desde joven ha tenido que luchar con su entorno. Estaba completamente solo.

Después de que los recuerdos de mi vida pasada volvieran y pudiera observar con calma las acciones de mi primo, fui capaz de entender la horrible situación en la que se encontraba.

Ryuze quería desesperadamente reconstruir el condado Hakusu, y durante mucho tiempo había estado tomando acciones en solitario para hacerlo.

Hizo lo que tenía que hacer, por sí solo.

—Cómo… ¿¡Cómo criamos a un niño tan ingrato!?

Mi tía seguía culpando a Ryuze.

Mi paciencia cedió, e interrumpí la conversación a la fuerza:

—¡Quién es verdaderamente ingrato es usted! ¿No le da vergüenza actuar así delante de su hijo biológico?

—¡Britney, no te metas en esto! Eres igual que Ryuze. Sigue siendo una niña que no sabe nada.

—Quería tía, usted también debería guardar silencio. Ustedes no parecen entender nada… ¿Sabían que cada vez que se endeudaban Ryuze-oniisama tuvo que disculparse repetidamente con las partes involucradas? La única razón por la que el condado Hakusu pudo pedir tanto dinero prestado fue debido a la confianza que ellos tenían en él.

Después de que mi memoria regresó, he estado observando debidamente la conducta de Ryuze.

Mi primo interactuó con otros nobles en nombre del abuelo y se enfrentó a varios comerciantes por su cuenta.

—¿D-de qué estás hablando?

—Lo mismo pasa con la gestión del territorio. Después de que no pudimos ganar mucho dinero con la cría de caballos, Ryuze-oniisama fue quien remodeló casi enteramente el condado Hakusu.

—Pero… Ryuze sigue siendo apenas un crío de 18 años…

—¿No les da vergüenza causar tantos problemas a su hijo de 18 años? ¿Sabían que mientras vivían en lujos Onii-sama hizo todo lo posible para aumentar los ingresos fiscales? Bueno, asta hace poco yo también le causaba problemas, y solo recientemente he sido capaz de autocorregirme.

Si me preguntaran personalmente si me llevo bien con Ryuze o no, respondería que él es un poco difícil de tratar.

Sin embargo, sus esfuerzos para reformar el territorio son auténticos.

Al ocuparse de estos difíciles asuntos, mejoró la producción de caballos y de vino, y reconstruyó este territorio, orientándolo hacia el avance.

Además, por mucho que desarrollara mis jabones y lociones faciales, sin Ryuze promoviendo el producto para conducirlo a un ingreso, este territorio no habría mejorado.

Una cerda blanca de doce años que ni siquiera había entrado todavía en la alta sociedad no podría vender jabón a gran escala. Nadie confiaría en ella, y nadie consideraría siquiera comprar dicho producto.

El actual condado Hakusu no estaría aquí hoy sin él.

Como era de esperar, el abuelo se hubo quedado sin paciencia con mis tíos y, con una expresión severa, se levantó del sofá.

—Estoy decepcionado de ustedes dos. Les pido que desde ahora nunca pongan un pie en esta finca. Además, no vuelvan a entrar en contacto con mis nietos.

El asunto de la ruptura de relaciones se puso en espera, pero esta vez fue una buena lección para mi tía y mi tío.

Se les prohibió poner un pie en el terreno de la finca, y a partir de ahora se ha decidido que todas sus solicitudes de dinero serían rechazadas.

Después de que esos dos abandonaron el terreno, el abuelo se dirigió a su estudio para hacer trabajo de oficina.

Hay muchas cosas en las que el abuelo es poco hábil, pero aun así es muy bueno leyendo y escribiendo documentos.

Ahora solo quedábamos Ryuze y yo en la habitación.

«Es atmósfera sigue aquí… Mejor vuelvo al laboratorio».

Cuando estaba a un paso de la puerta, Ryuze, todavía sentado en el sofá, me habló:

—Eh, Britney. Nunca pensé que me defenderías.

—Tienes razón; tampoco creí que sería capaz. Pero me enojé tanto que me dejé llevar, y pasó todo eso.

—Ah, ¿sí? … Por cierto…

Ryuze se levantó con gracia del sofá, y me miró fijamente a los ojos, sin pestañear.

—… ¿Quién demonios eres?


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s