Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 07 – Capítulo 05

Capítulo 05 – Diferencias individuales y especulación

 

Era temprano en la mañana en un fresco día de primavera. Maomao, tratando de trabajar en la oficina médica como de costumbre, había recibido un paquete. No importaba qué giro le diera, la entrega difícilmente podía considerarse refrescante.

 

“¿Por casualidad estás siendo acosada/molestada?” Yao, con aspecto compasivo, estaba mirando hacia otro lado. Se lanzó hacia atrás, con la cara rígida. 

 

“Es imposib…..”

 

No era irrazonable dudar de ella. El paquete contenía un gran número de insectos muertos.

 

Maomao torció su expresión mientras estudiaba los insectos. Eran langostas.

 

Normalmente, no era fácil reunir tantas. No obstante, debe haber sido posible gracias a ciertas condiciones.

 

“Se dejó aquí porque fue traído por los superiores, pero date prisa y llévatelo ahora.”

 

Fue el médico anciano de la corte Ryuu(劉, Liu) quien habló en un tono brusco. Él, que ocupaba un alto cargo en el consultorio médico, era estricto con los demás sin importar quién fuera.

 

(Incluso si me dices que lo saque de aquí)

 

Tampoco quería volver con un cesto lleno de langostas. Como podía adivinar quién era el remitente, estaba perdida(en que hacer).

 

Incluso el médico de la corte, Ryuu, pareció darse cuenta de que no era razonable. Ven aquí, le hizo ese gesto. “Puedes usar la habitación vacía del edificio de al lado. Normalmente está fuera de nuestra jurisdicción, pero trae a cualquiera que esté libre contigo y ocúpate de ello rápidamente.”

 

Este asunto parece tener prioridad sobre los trabajos ocasionales de la oficina médica.

 

En ese caso…

 

“U-, umm, ¿qué?”

 

Tiró de las mangas a Yao.

 

Maomao sonrió y decidió guiar a la rígida Yao hasta donde estaban los insectos.

 

.

 

.

 

.

 

Con la cara pálida, Yao cargó los insectos en la balanza.

 

En’en observó a Yao con las mejillas sonrojadas. (EZ: esta chica yuri xD)

 

Maomao midió silenciosamente la longitud de las alas y las patas de las langostas.

 

“¿C-, cuándo va a terminar esto?” La odiadora de insectos Yao dejó tímidamente una con un par de palillos. Colocó catorce de ellos en el plato para encontrar el peso promedio.

 

“No creo que necesitemos medirlos todos. Pero, cuantos más contemos, mejor será.” Maomao midió el tamaño de los insectos y los clasificó por color.

 

“Mi Lady, puedo hacerlo si es demasiado difícil.” En’en actuó preocupada cuando habló con Yao, sin embargo…

 

 

 

“E-, está bien. Así que algo como esto, también es trabajo…” Para una mal perdedora como Yao, esto activaría su espíritu competitivo. Por supuesto, En’en probablemente dijo tal cosa con esto en mente.

 

“Milady…” Con el corazón palpitante, vio cómo se le ponía la piel de gallina a Yao cuando tomo un insecto.

 

Maomao entrecerró los ojos hacia esas dos mientras continuaba con su trabajo.

 

Cuando eliminaron un tercio de los insectos, apareció un visitante.

 

“Yo”. (EZ: Saludo japonés casual)

 

Sonriente, era un hombre pequeño con gafas redondas y cabello revoltoso. No hace falta decir que era Rahan.

 

Maomao continuó trabajando hoscamente. Ignorando esto, Rahan comenzó a leer los números que estaban revisando.

 

“Hmmm, Maomao, ¿puedes explicarle algo de esto a tu hermano?”

 

“….” Ella lo ignoró.

 

“Traje la recompensa que mencioné la última vez, pero tal vez Maomao lo haya olvidado…” le susurró al oído.

 

Maomao echó un vistazo a Yao y a En’en. Yao no se había dado cuenta. En’en sí, pero fingió no hacerlo. Si la memoria no le falla, era sobre la investigación secreta de la Sacerdotisa del Oeste entre los dos. El trato se suspendió debido al intento de envenenamiento de la sacerdotisa, pero parece que lo recordó.

 

Las manos de Maomao se detuvieron. “Hay alrededor de trescientos cuatro hasta ahora. Además de la longitud de las alas, de las patas, el color y el peso… Creo que las langostas han volado desde algún lugar lejano”.

 

“Uh-, huh”. Mientras hojeaba las páginas, Rahan parecía estar considerando algo. A simple vista, era una colección de números sencillos y poco interesantes, pero debe ser más intrigante para este hombre.

 

Parece que Yao, con aspecto demacrado(pobre chica xD)—finalmente se dio cuenta de que Rahan la saludaba a su manera fatigada. Maomao quería hacer una pausa para preparar el té, pero, hacerlo ahora mismo delante de Yao sería probablemente demasiado cruel.

 

“Aquí tiene”. En’en sólo puso el té delante de Rahan. Rahan tomó un sorbo, todavía absorto en los números y sin prestar atención a la montaña de langostas muertas.

 

“Maomao, ¿qué significan estos números?” Rahan indicó los valores que fueron segregados del resto.

 

“Esas son las langostas de aquí. Basadas en el color, la forma y el peso, no creo que sean de la variedad voladora y probablemente fueron originalmente de tierra, así que las separé.”

 

Cuando las langostas causan daños, sus cuerpos sufren transformaciones morfológicas. Las langostas que volaban desde lugares distantes desarrollaban alas más ligeras.

 

“Pensé que– Entonces, ¿cuánta distancia cubren estas langostas cuando vuelan?”

 

“….” Estaba fuera del campo de especialización de Maomao. Yao y En’en también se unieron a la discusión, ladeando sus cabezas.

 

“No pueden volar tan lejos, ¿verdad? Serían unos pocos ri como mucho. Son insectos”, dijo Yao.

 

Rahan continuó con un asentimiento. “Curiosamente, no ha habido daños por langostas en los alrededores del pueblo con el brote. Con un número tan grande de langostas, necesitarían un lugar para comer y crecer”.

 

No obstante, las aldeas de los alrededores no sufrieron brotes de langostas.

 

Rahan sacó un mapa del bolsillo de su pecho. Era un mapa grande y completo de Rii. “En ese momento, afirmaste que sólo pueden volar unos pocos ri, porque son insectos, ¿verdad?”

 

“Sí. Incluso un par de ri es una estimación generosa.”

 

“Sin embargo”. Rahan sacó una cuerda y la puso en el mapa. Parecía que no quería dibujar en el mapa directamente, así que usó un cordón para producir una línea. Se colocó en diagonal desde el noroeste, extendiéndose hasta la región del pueblo. “Esta es la dirección del viento estacional.”

 

“¿Dice que se montaron en los vientos?”

 

“Supongo que sí. En ese caso, no sólo unos pocos ri, incluso docenas de ri no está fuera de discusión.” Esta vez colocó una piedra de Go en el mapa.

 

“¿Qué representa esta piedra Go?” En’en señaló la piedra blanca.

 

“El área con daño por las langostas. Usando esto como punto de referencia, ¿sería justo asumir que las langostas viajaron desde más al noroeste?”

 

“Está en la dirección de Hoku’are”.

 

“…” Se produjo un sudor incómodo (en todos los presentes).

 

Hablando lógicamente, Yao no se dio cuenta de las implicaciones de sus palabras. Lo que Rahan estaba sugiriendo era unos pocos pasos adelante, en el futuro. En’en parecía entenderlo, pero no tenía planes de entrometerse, eligiendo adorar seriamente (la lindura de/)a su joven dama.

 

Rahan agrupó los papeles con la colección de números. “En su mayoría, con tantos, no debería ser un problema. Yo me encargaré de que alguien más se ocupe de ello en tu lugar.”

 

“…deberías haberlo dicho antes”, refunfuñó Maomao.

 

Rahan movió su dedo índice. “Puedes recopilar cifras, sin embargo, si no son exactas, perderás de vista lo que es aparente. Tienes que hacer mediciones precisas desde el principio.”

 

Ella entendió lo que él trataba de decir. Probablemente ya obtuvo los números útiles.

 

Con eso, Rahan hizo que regresara, así que Maomao agarró sus mangas. “No lo has olvidado, ¿verdad?”

 

“Ooh, es cierto.” Rahan sacó un paquete dramáticamente. Había una sola raíz vegetal en él.

 

“!!” Maomao se encontró oliendo el aire.

 

“Entonces, volveré.”

 

Una vez que lo recibió, su negocio con Rahan se terminó.

 

“¿Qué es eso? ¿Una zanahoria?” Yao se acercó para echar un vistazo.

 

“Ciertamente es una zanahoria, pero eso es…”

 

Aparentemente, En’en sabía lo que era.

 

Sin embargo, Maomao sólo podía mirar fijamente a la zanahoria.

 

 “Ffufufufufufufufufu”

 

“¿Q-, qué pasa?”

 

“Ufufufufufufufufufu”

 

“En’en, Maomao esta un poco rara!”

 

“Milady. Maomao es normalmente rara.”

 

Sus palabras entraban por un oído y salían por el otro. No era nada importante comparado con lo que tenía delante.

 

“Fufufufufufufufufufu”

 

“¡Esta realmente extraña! Esa cosa que recibiste, ¿no es una especie de extraña medicina?”

 

“Milady, está bien. Es medicina, pero no es nada extraño”.

 

Maomao levantó el paquete de zanahorias en el aire y lo giró. “Es ginseng—”

 

Ginseng.

 

A pesar de ser llamado ginseng, no era un simple ginseng. El ginseng medicinal, de épocas pasadas, no puede ser cultivado y sólo puede crecer y ser encontrado en la naturaleza. También se conoce como bangchui(棒槌).

 

Ginseng rojo que ha sido cocido al vapor y secado con la cáscara intacta. Algo de este tamaño era ciertamente un artículo de alta clase.

 

En una habitación llena de insectos muertos, bajo el ojo de una nerviosa Yao y una tranquilo En’en, Maomao bailó su danza de la felicidad por primera vez en un tiempo. (EZ: esta escena será genial en él manga en el futuro xD, pero para mientras abajo esta la ilustración [a color] de la escena)

02

 

 

– mis pensamientos: (EZ: Traductora jap-ingles)

FUFUFUFUFUFU—- De todas formas, el ginseng y las zanahorias están escritas igual en japonés, así que la confusión de Yao podría ser sobre las zanahorias o el ginseng por lo que sabemos xD.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Saku
Saku
hace 1 año

Esta maomao loquita como siempre… y bien jinshi que le mando las langostas…
Pero, no labura mas el que su hermano (? El emperador?

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x