Súper Gen Divino – Capítulo 600: Vista de los Dioses


Sexto Capítulo Semana 6

¡Disfrútenlo!

Después de ver a Han Sen entrar en la sala de pruebas, Annie estaba de nuevo observando cada uno de sus movimientos. Rápidamente, fue a la sala de observación para ver cómo se desempeñaba.

La prueba que Han Sen estaba realizando había sido diseñada para medir con precisión la destreza de sus habilidades. Nunca antes había hecho esa prueba, así que Annie no sabía cuál era su nivel.

Con Han Sen haciendo esa prueba, Annie no iba a dejar pasar esa oportunidad de observación.

Pero debido a la dificultad que Han Sen había seleccionado, Annie no pudo evitar sentirse un poco decepcionada.

Había elegido un nivel de dificultad de cien, lo que significaba que Han Sen sólo necesitaría un nivel de cien para superarlo. Annie ya sabía que su poder estaba muy por encima de cien.

Ya que ella estaba allí, de todos modos, se quedó para ver cómo lo hacía.

Han Sen no había elegido una dificultad mayor porque sabía de las miradas indiscretas, y sabía que cualquiera podría estar observando desde la sala de observación. Aún no deseaba revelar su verdadera fuerza.

El objetivo principal de Han Sen en la sala de pruebas era flexibilizar y empujar los límites de sus nuevos sentidos especiales que había recibido al abrir su cerradura genética. Por lo tanto, no necesitaba seleccionar una dificultad más difícil, de todos modos.

Han Sen aplastó rápidamente al robot de prueba, y rápidamente se reconstruyó a sí mismo como dos.

Después de que Han Sen destruyó ambos robots de nuevo, ellos también se duplicaron. Cuando los cuatro aparecieron ante él, Han Sen los eliminó rápidamente. Luego, cuando aparecieron ocho. Y de esa manera, siguió adelante.

Han Sen rápidamente atravesó los robots con facilidad.

Después de observar por un rato más, la cara de Annie comenzó a ponerse seria.

La dificultad que Han Sen había seleccionado puede que no fuera alta, pero la forma en que estaba moviendose a través de los robots era especial. Al principio no se dio cuenta, pero después de observar un rato, su cara se retorció.

Esos robots tenían el comportamiento establecido de duplicarse tras la derrota. Eso significaba que cuanto más matara Han Sen, más habría. Y cuantos más robots hubiera, más ataques le llegarían a Han Sen. A diferencia de los humanos, eran sistemáticos y no tenían que pensar, eso también significaba que había menos espacio para el error.

Esos robots no cometían errores, y su precisión excedía en gran medida la capacidad y fiabilidad de los humanos. Aunque esos ataques no podían amenazar la vida de Han Sen, la forma en que redujo los robots sorprendió a Annie.

Han Sen, a pesar de esquivar y evitar todos los ataques, ni siquiera se dio la vuelta para ver los ataques y las cuchilladas que se le venían encima. Podía destruir con precisión cada robot desde atrás. Incluso cuando muchos robots intentaron atacarle al mismo tiempo, no tuvo que darse la vuelta para esquivar y devolver el golpe.

Annie casi no podía creer lo que estaba viendo. Era como si a Han Sen le hubieran salido ojos en la parte de atrás de su cabeza.

La fuerza y la velocidad eran cosas que se podían entrenar vigorosamente y mejorar, pero esto era algo nuevo para Annie, y no estaba muy segura de cómo podría haber desarrollado ese poder.

Por lo que ella estaba presenciando, tampoco creía que tal precisión pudiera provenir de un rápido y preciso análisis del ruido en la habitación.

Han Sen no cometió ni un solo error, era impecable. Era como si lo hubiera ensayado antes, y sabía cada movimiento que cada robot iba a hacer. Annie no creía que ni siquiera ella pudiera hacer algo así.

A medida que pasaba el tiempo, Han Sen parecía mejorar cada vez más. Era como si hubiera alcanzado la Vista de los Dioses y fuera capaz de observar hacia adelante a través del tiempo y predeterminar dónde y cuándo iba a atacar cada robot.

Combinado con Sutra Dongxuan, Han Sen había habilitado lo que podría describirse mejor como el ‘Modo Profeta’ Cada ataque contra él parecía inútil, y golpearle probablemente requeriría superar la velocidad de la luz.

Treinta y dos robots eran el máximo permitido dentro de la habitación a la vez. Incluso con un número tan grande, ninguno de ellos había logrado siquiera poner un dedo sobre Han Sen. Aniquiló a cada uno de ellos, y todo lo que necesitó fue un puñetazo, sus puños deslizándose por sus exteriores metálicos casi sin resistencia.

Como si estuvieran atados a una soga, las cejas de Annie se habían vuelto increíblemente apretadas. Pensó que Han Sen se veía diferente, pero no pudo determinar por qué. Parecía desconcertada.

Annie quería informar a Ji Ruo Zhen inmediatamente sobre lo que acababa de presenciar. Pero mientras seguía observando, ni siquiera sabía cómo podría articular la magnitud de la precisión de Han Sen mientras luchaba.

Después de que Han Sen terminó sus pruebas, rápidamente dejó la sala. Annie, sin embargo, permaneció en la sala de observación con una grabación de su práctica, ya que estaba deseando volver a ver y revisar lo que acababa de ver.

Han Sen quedó muy impresionado con sus nuevas habilidades, después de haber abierto la cerradura genética. Aunque no se le había concedido ningún poder especial elemental, lo que se le había dado marcó una gran diferencia. Han Sen pensó que era una locura.

También apreciaba lo discretos que eran sus poderes. A primera vista, nadie podría decir que había desbloqueado su primera cerradura genética. Pensó que eso podría ser muy beneficioso, más adelante.

Volviendo al refugio de nuevo, encontró que Zhu Ting lo había estado buscando. “Jefe, he encontrado una criatura divina. ¡Ven y ayúdame a matarla!”

“Claro.” aceptó Han Sen, en parte debido al hecho de que aún se sentía culpable por lo que le había hecho pasar a Zhu Ting con los hongos rojos. También aceptó ir sin la promesa de un pago.

Aunque la caza de criaturas divinas no era un objetivo para él en este momento, al haber abierto su primera cerradura genética, resultaría mucho más fácil para él. También imaginó que podría incluso hacer un viaje al fondo del mar, cazar libremente en las profundidades del océano, y elevar los puntos genéticos divinos del Ángel a un ritmo mucho más rápido.

Tras el rápido acuerdo, Zhu Ting llevó a Han Sen a la Montaña del Diablo. Pero Han Sen frunció el ceño y dijo, “¿Desde cuándo vienes a la Montaña del Diablo?”

Thunderdevil y su gente solían contar historias sobre las criaturas que habitaban la Montaña del Diablo y las habilidades especiales que poseían. Era un lugar muy peligroso para aventurarse.

“No te preocupes, sólo lo he observado desde el pie de la montaña. No me he atrevido a atravesar sus traicioneras laderas.” Explicó Zhu Ting.

Han Sen asintió con la cabeza en respuesta y no dijo mucho. Sin estar seguro de lo que se avecinaba, al menos confiaba en su capacidad para escapar de las garras de una súper criatura, ahora que había abierto su cerradura genética.

No todas las súper criaturas perseguían activamente a los humanos y buscaban matarlos al verlos, así que Han Sen pensó que estarían bien si se mantenían fuera de su camino.

Las laderas de la montaña no estaban heladas ni nevadas. En su lugar, estaban cubiertas de verdes fértiles y salpicadas de exquisitos árboles.

“¡Jefe, ahí está!” Zhu Ting no mentía. Habiendo comenzado su ascenso a la Montaña del Diablo, Zhu Ting señaló hacia un peculiar montículo.

Ese montículo al que apuntaba bordeaba la Montaña del Diablo en la frontera de la Planicie Helada.

Han Sen siguió a Zhu Ting, y los llevó por un pequeño y escarpado montículo. Unas pocas vides y árboles prosperaron en la cima.

Cuando estaban en la mitad de la colina, una criatura con aspecto de lagarto les llamó la atención. Se estaba comiendo las vides que se abrían camino a través del acantilado que conectaba con la cima de la colina.

Han Sen miró a la criatura, que en realidad era de un tamaño considerable. Medía alrededor de un metro de largo, y en lugar de escamas, ostentaba una hermosa piel azul. Parecía ser un premio carnoso.

“Aunque ese montículo no sea muy alto, sería difícil luchar contra él en la ladera del acantilado de la que se está alimentando actualmente.” Dijo Han Sen, después de observarlo durante algún tiempo.

“Si fuera una tarea fácil, no habría venido a pedir su ayuda. ¿Tienes alguna sugerencia?” Zhu Ting preguntó amablemente.

“La tengo. Espera aquí.” Mientras Han Sen decía eso, convocó a su armadura de escamas rojas. Plantó sus piernas firmemente en el acantilado y comenzó a correr hacia arriba.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s