Arifureta — Capítulo 140


Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Laberinto

Extendiéndose frente a ellos había un vasto laberinto.

Era un vasto laberinto dentro de un Gran Laberinto. Esa era la escena que ahora estaban mirando desde el pasadizo en que estaban.

Las paredes del techo formaban una cúpula. El laberinto podría confundirse fácilmente con un estadio deportivo si no fuera por su gran tamaño. Basado solo en lo que podían ver, el laberinto tenía al menos 1 kilómetro de profundidad. No podían ver nada más lejos debido a la nieve, pero como el ancho del laberinto parecía ser de al menos 10 kilómetros, se podría adivinar que la profundidad no sería menor.

Al final del pasadizo en el que estaban parados actualmente, había escaleras que conducían al laberinto. Al final de las escaleras había una entrada al laberinto en forma de arco. Parecía que después de entrar en el laberinto, llegar a la salida sería la segunda prueba del Gran Laberinto.

“¿Qué, tenemos que pasar por un laberinto tan increíblemente enorme?, ¡Que fastidio!”

“Ryutaro, no se puede evitar. Esto es parte de las pruebas”.

“¡Pero aun así!”

Ryutaro odiaba la trivialidad. Mientras miraba el laberinto de abajo, su expresión se distorsionó en una de completa irritación. Kouki, mientras forzaba una sonrisa, estaba tratando de calmarlo, solo para recibir una mirada insatisfecha a cambio.

Entonces, en ese momento, Ryutaro de repente sonrió. Parecía que había pensado en algo.

“Oi. Acabo de pensar en algo bueno. Ahora que estamos en un espacio abierto, ¡volemos sobre él!”

Sin palabras, pero con una cara que parecía decir “¡Lo tengo!”, Ryutaro usó [Aerodinámico] y saltó al aire.

“¡Ba, Baka!, ¡Vuelve!”

“¡Ryu, Ryutaro-kun!”

Shizuku y Suzu intentaron contener impacientemente a Ryutaro, cuya imprudencia no conocía límites.

Kouki también se acercó rápidamente para detenerlo, pero ya era demasiado tarde.

Parecía que Ryutaro se emocionó un poco por la solución aparentemente fácil del juicio. El cerebro de musculo Ryutaro que siempre actuaba antes de pensar parecía aún más descuidado de lo habitual esta vez. Ser siempre positivo y energético podría considerarse uno de los puntos positivos de Ryutaro, pero dado que a menudo iba demasiado lejos, al final fue más un punto negativo. Y este tipo de debilidad es fatal en un Gran Laberinto.

Hajime se cruzó de brazos mientras observaba la imprudencia de Ryutaro, quien finalmente llegó a la parte superior del laberinto.

En ese momento:

¡¡Voonn!!

“¿¡Nuwaa!?”

Un sonido que pareció doblar la atmosfera misma resonó, el aire que rodeaba a Ryutaro se sacudió. Inmediatamente después, la figura de Ryutaro desapareció.

“¿¡Ryutaro!?”

“¡Ah, mou!, ¡Este idiota!”

“¿¡Fuue!?, ¿¡Qué hacemos, Nagumo-kun!?, ¡Ryutaro-kun ha desaparecido!” Kouki y su grupo preguntaron frenéticamente. Con una cara al borde de las lágrimas, Suzu pidió desesperadamente la ayuda de Hajime.

En cuanto a Hajime, se estaba concentrando en la información provista por su [Ojo Mágico] y no parecía estar prestando atención a la súplica de ayuda de Suzu. Había sido completamente ignorada.

En el momento en que el aire tembló, el [Ojo Mágico] de Hajime sintió la activación de un poder mágico. Al mismo tiempo, Hajime detecto una respuesta mágica desde la esquina de su campo de visión y cambió su mirada hacia esa dirección. Al final de su línea de visión, antes de que lo supieran, un prisma hexagonal de hielo colgaba del techo. En ese mismo lugar, se produjo un fenómeno similar de distorsión del aire durante el cual el prisma de hielo brotó del techo, revelando la figura de Ryutaro dentro del prisma.

“Está justo allí”.

“¿Ehh?”

“¿Qué?”

“¡Dónde!”

Todos reaccionaron a la respuesta de Hajime y siguieron su mirada. Entonces se quedaron sin palabras. Eso fue porque vieron a su amigo de la infancia, que había desaparecido, en el prisma de hielo, como un espécimen en una exposición.

Por otro lado, a pesar de estar dentro del bloque de hielo, la expresión de Ryutaro se había vuelto frenética, como si todavía conservara su conciencia.

Sin embargo, pensar que las cosas habían empeorado repentinamente sería una exageración. De hecho, Ryutaro no estaba dentro de piedra, sino hielo. Parecía que había activado [Vajra] y estaba haciendo todo lo posible por liberarse. Sin embargo, se veía incapaz de moverse y probablemente sentía dolor cada vez que respirada.

Además, como para asegurarse de que el intruso fuera tratado adecuadamente, innumerables estalactitas con bordes afilados habían crecido desde el techo circundante. (Ex: Lo acabo de investigar por la duda y parece que en las cuevas lo que surgen son estalactitas o estalagmita dependiendo de si surgen en el suelo o techo, y los carámbanos son los que están fuera de cuevas ya que su composición química cambia si se está dentro o fuera de una cueva. Así que después de esta lección random estaré más pendiente de ahora en adelante, también hablare con Gif para que lo corrija, aunque ni idea si lo hará. También, les llamare simplemente carámbano en caso de que estén en el aire ya que estalactita o estalagmita se determina por el sentido en el que crecen, pero en el aire ya no se puede saber eso, por ejemplo, si aparece un monstruo cuyo aliento suelta carámbanos les pondré carámbanos por lo ya dicho.) (Gif: ya cambié la parte de carámbano por estalactita) (Ex del futuro: Err, creo que cambio lo de estalactitas, pero seguro no puso estalagmitas por que eso lo tuve que hacer manualmente en el anterior mientras editaba)

“Est, Esto es malo…”

“Este patrón, es inequívocamente…”

“Awawa, tengo que desplegar una barrera en este momento”.

Naturalmente, pudieron adivinar instantáneamente a quién apuntaban las estalactitas que habían aparecido, y sus caras se pusieron pálidas.

Una Suzu en pánico estaba tratando de desplegar una barrera para protegerlo, pero como el techo estaba a 500 metros de altura, fue difícil desplegarla con las coordenadas correctas de inmediato. Es por eso que desplegar una barrera en su posición actual y lanzarla hacia Ryutaro podría ser la mejor manera de hacerlo. Sin embargo, ¿llegaría a tiempo?

“U~n, incluso con una barrera parece que fuera a morir de asfixia tarde o temprano… ¿Por qué habría necesidad de perforarlo con estalactitas para empezar?”

“¿¡No puedes echar una mano sin analizar las cosas con tanta calma!?”

Shizuku replicó con una cara al borde de las lágrimas mientras Hajime simplemente inclinaba el cuello en respuesta.

Hajime pensaba que las estalactitas eran una especie de seguro en caso de que Ryutaro lograra de alguna manera escapar, y que no atacarían de inmediato si los dejaban solos. Planeaba compartir su conjetura con los demás, pero parecía que Shizuku y los otros se sentían realmente incómodos por la situación de su camarada.

Hajime se encogió de hombros en respuesta a Shizuku y volvió su mirada hacia Yue y Kaori. Ambas asintieron levemente, mostrando que habían entendido las intenciones de Hajime. Más bien, teniendo en cuenta la velocidad con la que se lanzó el hechizo, parecía que Yue había adivinado la petición de Hajime antes de que pudiera siquiera mirarla.

“[Grieta Cósmica]”.

“Mou, no se puede evitar, porque el mal hábito de Ryutaro-kun nunca cambia, no importa cuánto tiempo pase…”

El espacio ante los ojos de Kaori se abrió y apareció un portal. La luz del opuesto del portal brillaba junto al prisma de hielo que encerraba a Ryutaro.

Con una sonrisa irónica, Kaori desplegó sus alas plateadas y disparó una gran cantidad de plumas plateadas a través del portal.

Después de cruzar el portal y revolotear por los alrededores de Ryutaro, las plumas plateadas se aferraron al prisma de hielo y comenzaron a descomponerlo sin esfuerzo.

Al juzgar por si mismas que su presa escaparía, las innumerables estalactitas que habían brotado del techo circundante finalmente comenzaron a dispararse hacia Ryutaro.

Sin embargo, el prisma que estaba cubierto de plumas como un capullo era en sí mismo una pared protectora debido al efecto de descomposición de las plumas. En consecuencia, el grupo de estalactitas que se disparó desde el techo como los proyectiles de una ametralladora se convirtieron en niebla al encontrarse con las plumas de plata, sin dejar ni rastro de un solo fragmento de hielo, desaparecieron sin más.

“Kaori, mientras haces eso, lleva a cabo su castigo. Descompón la ingle de este tonto”.

Mientras Kouki y compañía respiraban aliviados después de ver a Ryutaro ser salvado por las plumas plateadas de una Kaori cuyo cuerpo era adecuado tanto para la ofensiva como para la defensiva, Hajime escupió tales palabras despiadadas. La boca de Kouki se abrió y cerró con una cara que decía “¡Qué castigo tan aterrador!”.

“In, Ingle… ¡No hay forma de que pueda hacer algo así!, ¡Ha, Hajime-kun, no ecchi!”

Para una Kaori que había entrado en pánico debido a su malinterpretación de las palabras de Hajime, Yue agregó más combustible al fuego con una mirada fría.

“… ¿Qué es exactamente ecchi de descomponer la ingle de un tonto? Kaori, reaccionas demasiado a la palabra ‘Ingle’, eres una pervertida”. 

“¡N, No!, ¡Yue! Para hacer eso tengo que tocar su ingle con mis plumas plateadas ¿verdad?, ¿¡No es lo mismo que decirme indirectamente que toque la ingle de Ryuutaro-kun!?, ¡Eso es ecchi!”

“No importa lo que digas, eso no cambia el hecho de que reaccionaste de forma exagerada a la palabra ‘Ingle’ y tu cara se puso roja. Pervertida”.

“Yue solo quiere hacerme ver como una pervertida, ¿¡cierto!?, ¡N, No soy alguien que tenga interés en cosas como las ingles!”

“Ho… ¿Esa declaración también se aplica a la ingle de Hajime?”

“¿¡!? E, Eso, cómo decirlo… solo, solo un poco, Umm…”

“… Nn. Como pensé, eres una pervertida. Tú, maestra de las ingles”.

“¡Que mala!, ¡No importa cómo lo mires, ese título es demasiado cruel!, ¡Hajime-kun, realmente no tengo ningún interés excesivo en las ingles!, ¡Lo juro!”

“Aa~Nn. Lo entiendo. Para empezar, es mi culpa por comenzar esta conversación. Ahora, ustedes dos, dejen de hablar repetidamente sobre inglés. Miren, Amanogawa no parece que pueda soportarlo más. Taniguchi pareciera a punto de exhalar fuego. Yaegashi parece una madre que despide a su querida hija que finalmente creció”.

Cuando un asombrado Hajime le dijo eso, Kaori se volvió hacia Kouki y compañía. De hecho, parecían estar exactamente en el estado que Hajime describió.

Kouki, con una cara que decía: “¿A dónde se fue esa pura e inocente Kaori que conocía?”, Giró la cabeza para escapar de la realidad y su mirada nado en círculos. Suzu, mientras tenía la cara roja, murmuraba “Adulta, Adulta…”.

Y entonces Shizuku, mientras se veía un poco solitaria en algún lugar de su interior, miraba a Kaori con una cara cariñosa, como la cara de una madre que se regocija por el crecimiento de su hija.

Kaori se estremeció. A este ritmo, sus amigos de la infancia la considerarían una pervertida excesivamente interesada en las ingles.

Entró en pánico y dio un paso adelante para explicarse. En ese momento:

“¡¡¡Kyaaaaaaaaaaa!!!, ¡¡¡Duuuueeeleee!!!” (Ex: Uff, sabía que esto ocurriría)

Un grito vino de arriba. Era la voz de Ryutaro. Sobresaltados, todos miraron arriba. Ya no había más amenaza de estalactitas. En cambio, todo lo que vieron fue el brillante capullo plateado. Entonces pudieron adivinar por qué Ryutaro estaba gritando. Ryutaro le dio a Kaori una mirada enérgica que implicaba “¡Idiota!”.

“¿Ehh?, ¡Ah!, ¡Ryu, Ryutaro-kun, lo siento!”

Kaori rápidamente deshizo el capullo de plumas plateadas.

En el interior, apareció la desgastada cara de Ryutaro, con los ojos en blanco.

El prisma se había descompuesto hace un tiempo. Kaori, que estaba ocupada tratando de encontrar una justificación, se había olvidado por completo de cancelar el hechizo. Como resultado, Ryutaro que estaba dentro también había comenzado a descomponerse.

Ryutaro, desprovisto de cualquier poder, comenzó a caer libremente al suelo. Suzu creó una barrera de luz para recibirlo y luego lo llevó a su ubicación actual.

Nadie quería mirar a Ryutaro, cuya ropa había sido hecha jirones. Cuando la mitad muscular desnuda de Ryutaro quedó expuesta, todos desviaron la mirada en una dirección diferente.

Hajime envió una mirada a Kouki y compañía que habían desviado la mirada, implicando con ella “Amanogawa, se supone que ustedes son amigos cercanos…”, pero Kouki mantuvo su mirada lejos de Ryutaro y comenzó a inspeccionar los alrededores de manera poco natural como si estuviera buscando algún signo de peligro

La región inferior de Ryutaro parecía segura, pero su ropa circundante había desaparecido. Amigos cercanos o no, no podía evitarse que todos hubieran desviado la vista.

Tenía los ojos en blanco y estaba en un estado andrajoso. Este día se conocería como el día en que la ingle del joven de 17 años fue expuesta públicamente. Este día, sin duda, seguirá siendo parte del pasado oscuro de Ryutaro para siempre.

Con todas sus fuerzas, Kaori cerró los ojos mientras mantenía la mirada alejada, usando [Magia de Restauración] para ayudar al abandonado Ryutaro.

“… Kaori, eres una persona cruel. Rasgar su ropa en ese lugar”.

“¡Eso fue el resultado de que fueras mala y me distrajeras!”

“… Nn. Pasar la responsabilidad a otra persona es malo. Ahora asume la responsabilidad y cúralo sin apartar la vista”.

“¡N, No hay forma de que lo haga!, ¡No hay nada que ver!, ¡No quiero ver nada más que la de Hajime!”

“Como maestra sanadora, no puedes hacer las cosas de esa manera. Ahora, mira bien. Y quémalo en tu memoria, la ingle de otra persona que no es Hajime, eso es”.

“¡Nooo!, ¡Para!, ¡Deja de empujarme!, ¡No me obligues a una relación sexual que no quiero!”

Mientras Kaori estaba ayudando por la fuerza a Ryutaro, Yue usó la cantidad justa de magia de viento para intentar abrirle los ojos. Identificando la ubicación exacta de sus ojos, encima de poseer una buena cantidad de poder, era, además, inofensivo para Kaori. Esto fue realmente una hazaña solo posible para Yue que merecía nada menos que el título de genio.

“Yue-san y Kaori-san, de alguna manera, parecen llevarse bien”.

“Bueno, tengo la sensación de que a Yue le gusta burlarse de Kaori, pero… sí, parecen bastante juguetonas, ¿no?”

“¿No es más o menos una forma de amistad? Siempre peleándose y así…”

Hajime sonrió al ver la lucha infantil entre Yue y Kaori. Era diferente de la relación que Yue y Shia compartían. Hajime estaba extremadamente complacido de que Yue exhibiera un humor tan feliz.

Cuando juegan, en lugar de actuar como una hermana mayor como lo haría con Shia, hablaba con Kaori más como una amiga. La brecha en el comportamiento infantil de Yue causó que Hajime se contuviera más de lo habitual, y si se le preguntaba, diría que las cosas estaban bien debido a Yue.

El momento más oscuro de Ryutaro se convirtió en un juego de castigo para su amiga de la infancia por nada menos que la mujer de la que se enamoró a primera vista…

“… Se ha convertido en suficiente castigo”.

“Es terrible…”

“Ryutaro… lo siento por mi impotencia”.

Al casi inconsciente Ryutaro, Kouki le dio una expresión de simpatía… incluso pese a que todavía estaba desviando la mirada.

Cinco minutos después, después de que recuperó la conciencia y su ropa, Ryutaro se disculpó por actuar precipitadamente y recibió miradas indiferentes.

Mientras Ryutaro estaba tratando de descubrir qué sucedió, Kouki intentó engañarlo sutilmente con un poco de gentil ficción. Sin embargo, debido a que Hajime sonrió y se rio de él, tenía nubes oscuras colgando de su espalda, a diferencia de su habitual ser alegre.

Kouki trató desesperadamente de calmar a Ryutaro mientras miraba a Hajime y al resto que comenzaban a bajar las escaleras.

“Yue, solo para estar seguros, ¿hay alguna forma de que podamos volar y saltar este laberinto?”

“… Difícil, porque todavía no tengo la habilidad suficiente, el consumo de maná sería demasiado alto para continuar”.

“Oh, bueno, imagine eso mismo. Parece que tenemos que enfrentarnos al laberinto”.

Hajime sacó {Schlagen} y apuntar al borde de la pared de hielo. Tras escuchar el disparo, todos miraron a la pared con sorpresa.

La pared de hielo no era demasiado gruesa como para no romperse con {Schlagen} o {Orkan}.

Sin embargo, como Hajime había esperado, después de que la chispa roja atravesó la pared, el hielo circundante alrededor del agujero la restauró en poco tiempo. La velocidad de restauración fue incluso más rápida que los monstruos de antes.

“… Parece que después de todo es imposible destruir el muro para alcanzar rápidamente la meta”. murmuró Hajime.

Estando alerta ante cualquier contraataque del laberinto, sacó su brújula con una mano. Mientras los demás lo miraban con asombro, especialmente después de lo que le había sucedido a Ryutaro, él les ignoró.

“A continuación, veamos si este tipo funciona correctamente en el laberinto…”

Aunque todos se tensaron cuando Hajime cruzó la entrada en forma de arco al laberinto… Hajime solo observó la brújula en su mano sin ninguna preocupación particular.

Justo en la entrada había un cruce en T invertido que conducía a derecha e izquierda. La aguja de la brújula se mueve ligeramente, apuntando hacia el pasaje de la derecha.

“Fumu, ¿parece que no tiene ningún problema en el laberinto?” (Ex: Sería bastante decepcionan si la [Magia Conceptual] fuera tan fácil contrarrestar, especialmente tan poco después de aparecer)

“Ah. El laberinto no será un laberinto, gracias a esto”.

Hajime sonrió con ironía ante la afirmación de Tio mientras lo seguía y atravesaba el arco. Pensó que desearía haberla tenido durante el Gran Laberinto Raisen.

“Uu, Meljeene no habría sido un problema con esto”.

“… Nn. Tal vez por eso se lo confiaron a Haltina”.

Mientras Shia respondió con enfado y paso por la entrada, Yue y ella llegaron a la misma conclusión que Hajime, que la brújula probablemente se había dejado en el Mar de Árboles por esa misma razón.

Hajime palmeó ligeramente el hombro de ambas, ofreciéndoles consuelo. Los tres se miraron con amargas sonrisas.

Con una expresión de decepción por no poder compartir esos recuerdos, Kaori y Tio intercambiaron miradas. Después de mirar un momento hacía el frente, el grupo siguió adelante.

Con un ancho y longitud de diez kilómetros, ¿cuánto tiempo se tardaría normalmente en despejarse un laberinto de ese tamaño? Tendrías que buscar en el frío que te haría querer llorar. Se necesitaría una increíble fuerza de voluntad.

“Hay… un gran sentimiento opresivo”.

“Si. Porque la apariencia de todos se refleja en las paredes, como una casa de espejos”.

Suzu miraba con inquietud a la Shizuku de diez metros por delante que se reflejaba en la pared de hielo.

“Debido a que salieron de las paredes antes… ¿es esa la idea?”

“Probablemente. Es un enorme laberinto donde te avanzas sin rumbo. Si aparece un monstruo podría ser bastante mortal.

“… Nn, pero no hay problema”.

“Así es, porque tenemos el {Ojo Mágico} de Hajime y sus habilidades de percepción. Además, mis orejas de conejo tampoco se perderán el sonido de un ataque sorpresa”.

Shia estaba especialmente brillante y confiada. Hizo hincapié en voz alta cuando golpeó los melones en su pecho provocando un “boing” (Ex: Yo lo cambie, peleen si tienen problema con ello). La moral de Shizuku y Suzu recibió un duro golpe, sin embargo, Kouki y Ryutaro fueron motivados ​​después de una rápida mirada.

Por supuesto, Hajime les estaba mirando. Después de darse cuenta y admitir sus sentimientos por Shia, reaccionó a tales gestos hacia Shia.

“… ¿Hajime?”

“*Cough* Ummm… El siguiente giro es a la izquierda, ¿verdad?”

Dando una mirada gentil, Kaori trató de cambiar de tema con una tos. Hajime miró la brújula con torpeza.

Después de ver la reacción de Hajime, Shia se cubrió el pecho con los brazos mientras sus mejillas se sonrojaban.

“Realmente Hajime, ¿qué estás diciendo?, ¿quieres jugar con mi pecho otra vez? Ahórrame el tener que recibir esa sonrisa burlona de nuevo… Bueno, eso no quiere decir que no haya sido increíble y que me encantaría volver a hacerlo. ¡Pero en este momento no es bueno! Si lo haces ahora, volveré a desmayarme y no podremos terminar el laberinto…” (Ex:…)

Ante la confesión de Shia, todos voltearon la cara hacia Hajime con expresiones que decían “qué demonios hiciste”, mezcladas con escalofríos, vergüenza y envidia. Hajime fingió no darse cuenta y usó su derecho a permanecer en silencio.

“… Hajime… ¿Qué le hiciste a Shia durante su primera vez?… ¿Hajime, bestia salvaje?”

“Si soy una bestia salvaje, Yue es una entrenadora de bestias. Aunque lo aguante y contraataque”.

Mientras escuchaban la conversación de Yue y Hajime pensando “es ESO, ¿verdad?”, se podría decir que sus experiencias se habían acumulado, y las escaleras hacia la adultez parecían estar realmente lejos

Todos se estaban comportando extrañamente sin saber si deberían escuchar esta conversación o no, pero de repente Hajime se detuvo.

Y, desenfundando a {Donner} a alta velocidad sin mirar atrás, disparó.

¡¡Dopan!!

La bala disparada pasó por encima de la ruborizada y en pánico Suzu, y aplastó el brazo con garras que crecían silenciosamente desde la pared detrás de ella.

“¿¡…!?”

Gracias a su pequeña estatura, solo se perdieron algunos pelos. Se quedó sin voz cuando pasó el destello rojo y experimento todo el poder que liberaba esta.

“Vienen, pared derecha e izquierda”.

Hajime informó mientras ignoraba los ruidos provenientes de Suzu. Su apariencia ya había cambiado completamente a su modo batalla.

De las paredes circundantes, dedos con garras, huesos, carne congelada y cuernos empezaron a surgir. Eran unos ogros parecidos a los del folklore japonés.

“¡GuoOOO!” X5

De derecha e izquierda, ogros helados atacaron. Kouki interceptó los del lado derecho mientras Hajime tomó los del izquierdo.

Los ataques asesinos de Shizuku y Kouki cortaron a un Ogro de Escarcha en dos. El puñetazo de Ryutaro aplastó el pecho de otro, y los dos restantes se vieron obligados a alejarse por la barrera mágica de Suzu.

Esta vez, la piedra mágica que los produjo infinitamente no apareció en otro lugar. Un cristal rojo oscuro se mostró dentro del corte y pecho aplastado. Kouki lo ataco al verlo.

El resto fueron retenidos por Suzu y mientras que Shizuku los hería.

Mientras tanto, Kouki y Ryutaro dieron los golpes finales a los ogros helados con los que estaban lidiando. Fue una pelea unilateral.

Olvidando la precaución, Kouki y Ryutaro se sonrieron el uno al otro, y luego escucharon el grito de una voz encantadora…

“¡UryaaA!”

Kouki, que se dio la vuelta con repentinamente para mirar que pasaba, vio las hermosas piernas de Shia en el aire haciendo una patada ascendente la cual envió a cinco ogros helados a volar.

Aunque lucharon desesperadamente, los ogros helados no tenían la capacidad de volar y por tanto se estrellaron contra el suelo de forma natural gracias a la gravedad.

Shia, cuando volvió al suelo, giró con elegancia y balanceó a {Doryukken} con gran fuerza centrífuga, golpeando a un ogro helado que caían con una sincronización perfecto, enviándolo así a estrellarse contra la pared y haciéndolo pedazos como si hubiera explotado del fuerte impacto.

Shia no dejó de girar {Doryukken} tras eso, sino que hizo lo mismo con los demás ogros. Parecía más un juego que un combate real.

Cada ogro helado se estrelló contra la pared en el mismo exacto lugar, causando que la pared sufriera un daño considerable.

“Suzu será amable con los conejos cuando volvamos a casa. No es sabio enojarlos, deberíamos ser amables…”

“Suzu… entiendo completamente tus sentimientos”.

Mientras temblaba ante la vista, Suzu murmuró tal cosa. Cuando regresaran a casa, no quería abrazar a los conejos de la Tierra con miedo.

“No son tan fuertes. El ataque sorpresa fue un poco molesto… bueno, está bien si tomamos nota”.

Yue asintió levemente ante lo que dijo Hajime, a lo que Shizuku y compañía sonrieron amargamente porque eran enemigos con los que no tendrían problemas si cooperaran.

Después de eso, se encontraron con varias trampas. Picos de hielo disparados de las paredes, muros de hielo que se derrumbaron, demonios apareciendo de las paredes durante las siguientes doce horas mientras exploraban el laberinto.

Si bien no fue extremadamente desafiante, el paisaje continuo y monótono hizo que Kouki y compañía perdieran concentración.

“Realmente, aunque hemos caminado y caminado, ¿Nagumo, cuánto más?”

Shizuku preguntó con una voz teñida de agotamiento al grupo de Hajime que parecía estar bien.

“¿Hmm? Debido a que estamos en un laberinto, la distancia en línea recta no será precisa. Parece que estamos a unos dos kilómetros de la entrada”.

“¿Es así?”

“Oh querida… descansemos un poco si hay un lugar adecuado”.

“Fufu… gracias”.

Mientras observaba el estado de los compañeros de Shizuku, Hajime dijo mientras se encogía de hombros. Esto la hizo sonreír ampliamente y se emocionó sin darse cuenta. Sin embargo, el harén de Hajime lo noto.

Unos ratos después encontraron una gran puerta doble, la cual la brújula indicaba tenían que pasar.

“Es una puerta espectacular”.

“… Nn, bonita”.

Al mirar hacia las enormes puertas, pudieron ver que no estaba hechas solo de hielo. Estaban tallado con flores, rosas y espinas, además que tenían un gran agujero redondo que ocupaba aproximadamente un cuarto del diseño de la puerta.

Hajime, por el momento, trató de usar todo el poder de su cuerpo contra la puerta; sin embargo, como había sospechado, las grandes puertas dobles no se movieron en lo absoluto.

“Como pensé, las puertas no se abrirán hasta que encontremos lo que sea que vaya en ese hueco. Realmente, qué problemático”.

Hajime frunció el ceño y los otros miembros mostraron expresiones desagradables. Ya habían pasado más de quince horas desde que habían entrado, y el grupo de Kouki mostraba caras que se estaban cansando rápidamente.

“… Hajime. Por ahora…”

“Así es. Por ahora, preparémonos para descansar”.

El grupo de Kouki pusieron expresiones de alivio y dejaron escapar suspiros ante las palabras de Hajime. Obviamente, su agotamiento mental se había acumulado considerablemente.

“Ustedes, dejen de acercarse a las paredes. Es probable que hagan un ataque sorpresa, así que vengan al centro si van a descansar”.

Con eso, Hajime se detuvo a cincuenta metros de distancia y sacó una gran carpa de su {Almacén del Tesoro}. Si bien no detendría un ataque sorpresa, proporcionaría un cómodo refugio.

Con sorpresa, Kouki y su grupo entraron en la tienda que había aparecido repentinamente ante sus ojos, viendo un espacio de unos diez tatamis dentro. (Ex: Según una calculadora que encontré en internet son unos 16.2 metros cuadrados)

“… Esto es un kotatsu”.

“Waa… una alfombra suave y cálida…”

“Ni la nieve ni el viento entran aquí. ¿Es esta una barrera mágica…? Hay una temperatura agradable en esta habitación”.

“¡No, es realmente cómodo! Como se esperaba de Nagumo”.

Shizuku dijo con una expresión de asombro dirigida a Hajime. Las chicas ya se estaban calentando en el kotatsu mientras Suzu gateaba sobre la alfombra esponjosa a cuatro patas.

Por el momento, era imposible quitarse los zapatos dentro del Gran Laberinto. Sin embargo, no hay problema con que se mantenga limpio. Un fragmento de cristal unido a la carpa estaba impregnado con [Magia de Restauración]. Este limpiaba automáticamente cualquier suciedad o desecho que tocara la alfombra.

Exactamente, un espacio curativo.

El grupo se calentó con entusiasmo en el kotatsu con caras somnolientas, excepto Suzu, que ya estaba dormida boca abajo. Gracias al artefacto de protección contra el frío, no sintieron tanto el frio, pero tras haber estado rodeados de hielo, todos estaban felices de estar en un espacio cálido.

Como tal, mientras estaba rodeado a cada lado por Yue y Shia, Hajime sacó algunos {Cross Bit}.

Mientras el grupo miraba con los ojos desenfocados, desaparecieron afuera para crear un anillo alrededor de la tienda en el pasillo.

“No deberíamos preocuparnos con esos cuatro patrullando afuera. Los {Cross Bit} nos darán una oportunidad para relajarnos”.

“… ¿Qué significa eso?”

“Mientras tengan munición, no deberían tener problemas”.

“¿Pero saben lo que están defendiendo?”

“Los {Cross Bit} se han configurado para proteger alrededor de las puertas”.

Ante la cara inquisitiva de Shizuku y la mirada de Kouki, Hajime respondió mientras inclinaba un poco la cabeza. Yue estaba a su lado, colocando una mano sobre su rostro.

“… ¿Cansado?”

“Esta tienda tiene una función para restaurar el agotamiento”. 

Hajime sonrió mientras la mano de Yue acariciaba suavemente su rostro a la vez que marcas de corazón flotaban entre ambos.

Y, en ese momento, dos orejas de conejo tocaron el cuello de Hajime, atrayendo su atención hacia Shia. Shia acercó su mejilla al hombro de Hajime con unos ojos húmedos que miraban hacia arriba que preguntaban “¿También me mimaras?”.

Hajime rodeó la cintura de Shia con un brazo y la acercó con firmeza. Las marcas de corazones se incrementaron. Se formó un espacio rosado y casi podrías jurar que la temperatura en la tienda estaba aumentando de alguna manera.

Mientras observaba a Tio y Kaori, que se acercaban lentamente a ellos, Suzu murmuró estando sola.

“… Parece que este espacio no cura un corazón solitario”.

Kouki y los demás estuvieron de acuerdo de todo corazón.

Ex: Imagen de Shizuku y Kaori relajándose en el kotatsu de la novela ligera


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s