Arifureta — Capítulo 139


Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Tortuga Escarchada

“Bueno, antes que nada… ¡Amanogawa, carga hacia adelante!”

“¿Eh?”

Mientras Hajime y la Tortuga Escarchada soltaban enormes olas de presión entre sí con su intención asesina, Kouki había pensado que comenzarían a pelear. En su lugar, le fue dicho que cargara, y por ello le dio a Hajime una respuesta sobresaltada.

“Nada de ‘eh’, carga hacia adelante y aplasta rápidamente a esa tortuga”.

“¿P, Por qué yo?” Kouki preguntó instintivamente.

Hajime se dio la vuelta y lo miró asombrado mientras seguía derribando a los monstruos circundantes un disparo a la vez.

“Haa, ¿Qué vinieron a hacer aquí? No es probable que cuente si lo hacemos todo por ustedes…”

“… Ah, ¡eso es correcto!”

“Amanogawa, usa todo tu poder para aplastar al tipo grande. Los otros tres (Suzu, Ryutaro y Shizuku), apóyenlo mientras que el resto de nosotros mantenemos a los pececillos lejos de ustedes. Hazlo rápido. Si te asustas, terminaré el trabajo”. Hajime sonrió provocativamente.

Kouki asintió con fuerza, llamas de determinación ardían en sus ojos.

“Déjamelo a mí. Te mostraré que absolutamente puedo derribarlo. Shizuku… Suzu y Ryutaro, ¡vamos!”

“¡Oo, vamos!”

“Te cubriré. Encárgate de los carámbanos detrás de mí. Pueden tener algún truco”.

“Déjame la defensa a mí. ¡Les mostraré que puedo protegerlos a todos!”

Después de que todos respondieron enérgicamente, un destello plateado golpeó a los monstruos cerca de la Tortuga Escarchada, desintegrándolos en un instante.

“¡Vayan!, ¡No hagan nada imprudente!”

Gracias al bombardeo plateado de desintegración de Kaori, se había abierto un camino limpio entre el grupo de Kouki y la Tortuga Escarchada. Corrieron hacia adelante mientras le agradecían.

Mientras sus ojos rojos brillaban, la brecha creada inmediatamente comenzó a llenarse de demonios una vez más.

“¿Qué estás haciendo?, ¡Tu oponente soy yo!, ¡[Destello Celestial – Destroza]!”

Mientras la tortuga se enfocaba en Hajime, el grupo de Kouki corrió hacia la Tortuga Escarchada mientras Kouki gritaba su técnica favorita.

Un ataque mortal de luz voló hacia adelante, golpeando directamente los ojos misteriosamente brillantes de la Tortuga Escarchada y lo corto.

“¡KuWaAAn!”

Con parte de su cabeza destruida, y solo quedándole un ojo, la Tortuga Escarchada lanzó un rugido mientras dirigía su intención de matar al grupo de Kouki. Todo iba según el plan de Kouki.

Abriendo la boca, exhalo un aliento congelado con trozos de hielo y nieve

Girando como un tornado repleto de fragmentos de hielo, cualquiera que fuera atrapado en dentro se congelaría de inmediato. Incluso si pudieras soportar el frío, el hielo te haría pedazos.

Sin embargo, tenían un maestro de barreras mágicas en las que podían confiar.

“¡Más rápido que el viento, más fluido que el agua, [Tierra Sagrada – Dispersión]!”

Al reforzar la imagen de la magia con un canto, Suzu creó una barrera que dispersó la energía. El bombardeo de hielo y nieve chocó con la barrera, haciendo un “¡Gou!”. Y a pesar de que causo un poderoso impacto, la energía se dispersó y no pudo traspasar la barrera.

“Continuará regenerándose indefinidamente mientras contenga la piedra demoníaca. No pierdan el tiempo. Es necesario terminar esto de un solo golpe”.

“Mi [Poder de los Cielos] tarda treinta segundos en alcanzar su potencia máxima”.

“Entonces, mientras tanto, está bien si Kouki no tiene que hacer nada”.

Mientras Suzu bloqueo el ataque con su barrera, Shizuku explicó mientras le daba una mirada a Kouki. Se necesitaría una energía térmica considerable para destruir la piedra demoníaca y aplastar a la gigantesca tortuga escarchada. Kouki era el más adecuado.

Kouki entendió esto, dado el tiempo que tomaría ejecutar su ataque. Antes, tomaba más de un minuto llegar a la potencia máxima. El tiempo se había acortado considerablemente y su poder se había incrementado varias veces, gracias al mantenimiento de la Espada Sagrada.

“¡Todos, el ataque se está debilitando!”

“Bien. Cuando el ataque se detenga, dispérsense… Suzu, quédate conmigo”.

“¡Entendido!, ¡Pueden contar conmigo!”

Casi al mismo tiempo que las palabras de Suzu, el ataque llegó a su fin. El hielo y la nieve cesaron por lo que Shizuku y el resto se dispersaron como Kouki ordenó.

Shizuku se movió cerca del suelo, deslizándose debajo de la Tortuga Escarchada.

“Primer ataque, ¡[Destello Fulminante]!”

Con una filosa aura que dejaba a su paso trayectorias negras, su objetivo eran las patas de la tortuga escarchada. En la gran pata transparente, una línea diagonal apareció, cortando la pata en dos, lo que causo se deslizara bruscamente y cayera al suelo.

“¡[Destello Fulminante]!, ¡[Destello Fulminante]!”

Sin pausa, Shizuku siguió avanzando mientras se deslizaba debajo de ella, cortando la segunda pata. Se alejó, dejando los restos en la parte trasera.

“¿¡KuruaaA!?”

Sintiéndose complacida, la espada volvió a su vaina. Las dos patas se separaron y la tortuga escarchada cayó con un grito.

“¡Zzuzuuzun!”

La tortuga escarchada que había perdido el equilibrio hizo temblar la el suelo. Inmediatamente, una fuerte sed de sangre se disparó detrás suya desde la tortuga escarchada.

“¿¡Tsu!?”

Con su piel alzándose como carne de gallina, la intuición de Shizuku la convenció de salir corriendo del lugar donde estaba parada. Una gran cantidad de estalagmitas salieron del suelo donde había estado.

Como flores congeladas floreciendo de la tierra, las afiladas estalagmitas florecieron en un sendero que seguía a Shizuku.

“¡[Aerodinámico]!”

Mientras la perseguían rápidamente decenas de estalagmitas, Shizuku apenas logró volar al aire antes de que las florecientes estalagmitas se tragaran su camino.

Sin embargo, en ese momento, tres águilas heladas con un tiempo exquisito la atacaron respectivamente desde tres direcciones diferentes.

“… [Destello…”

Mientras intentaba usa un [Destello Fulminante], no parecía lo lograría a tiempo. No había forma de que pudiera evitar las terribles garras de al menos dos de las águilas heladas.

En ese momento, mientras que Shizuku se preparaba para recibir daño.

Tres destellos rojos pasaron sus alrededores.

Con una puntería absoluta, esos destellos atravesaron el centro del pecho de cada una de las águilas heladas, haciendo que estallaran en brillantes pedazos.

Reconociendo el ataque, los ojos de Shizuku parpadearon hacia la fuente… donde Hajime estaba rodeado por una considerable cantidad de bestias demoníacas. Estaba usando una combinación de {Cross Bits} y {Metsurai}. Sin embargo, lo que llamó su atención fue el hocico de {Donner}.

“Desde ahí, un disparo preciso sin siquiera ver”.

Incluso con una distancia de veinte metros o más, más el poder de las balas aumentado tres veces, la onda expansiva de las balas no podía alcanzarla con tantos demonios entre ellos.

Entonces, ¿cómo llegó el disparo preciso a Shizuku?

La respuesta fue fácil: solo había que pasa atreves de ellos.

Es decir que Hajime disparó por las aberturas entre las águilas heladas y otros monstruos, entre sus ingles, axilas, debajo de sus alas… Disparo con precisión como si apuntara al ojo de una aguja. Sin verificación visual, realizo perfectamente una habilidad tramposa que podría llamarse un milagro.

Mientras olvidaba la batalla que la rodeaba, Shizuku quedó encantada con el poder que ejercía Hajime. No fue hasta que su amigo de la infancia gritó que su conciencia volvió a enfocarse.

“¡No te dejes llevar!, ¡[Choque Pesado]!”

Mientras despertaba a Shizuku que usaba [Aerodinámico], Ryutaro corrió por el aire y voló desde arriba, golpeando a la Tortuga Escarchada en la cabeza con la fuerza de un meteorito con un puño envuelto en un artefacto guantelete.

Con un rugiente sonido, la cabeza de la tortuga escarchada fue aplastada con una onda de choque. Gracias a la [Magia de Gravedad] en su guantelete, el impacto de su ataque fue tal que hasta destruyo las estalagmitas que persiguieron a Shizuku. Ryutaro sonrió antes de tiempo después de ver los resultados de su ataque.

Inmediatamente después de aplastar la cabeza, apareció una nueva desde el hueco del caparazón.

“¿¡Geh!?, ¡Mier-¡”

Ante los ojos rojo oscuro que brillaban desde el interior del caparazón, Ryutaro dijo un insulto por instinto. Al momento siguiente, la tortuga dejó escapar un aliento de hielo y nieve, y Ryutaro intentó usar [Vajra] mientras cruzaba ambos brazos al mismo tiempo.

Sin embargo, una barrera hexagonal se creó de inmediato, separándolo del ataque. Los sonidos de Bikibiki señalaban las grietas formándose gracias al poderoso ataque. Un segundo después, la misma barrera apareció nuevamente, reforzando y sustituyendo una y otra vez la barrera a punto de romperse.

“¿La [Trituradora del Cielo] de Suzu?”

Mientras Ryutaro exclamaba sorprendido, volvió su mirada hacia la pequeña maestra de barreras mágicas que cantaba cerca de Kouki.

Suzu respondió con una sonrisa ante la mirada de Ryutaro.

La suposición de Ryutaro era medio cierta.

“[Trituradora del Cielo – Barrera]”

[Trituradora del Cielo – Barrera] era una magia defensiva hecha al combinar dos o más tipos de magias de barrera. Concretamente consiste de unir la versatilidad de [Tierra Sagrada] a la simplicidad de [Trituradora del Cielo]. Originalmente, Suzu no tenía la capacidad de combinar magias, sin embargo, gracias a sus abanicos de hierro, se obtuvo la capacidad de combinar magias.

Al Ryutaro, que estaba atrapado en la barrera bajo el ataque del aliento, Suzu lanzó [Trituradora del Cielo – Barrera] en pánico. Particularmente después de ver a un águila helada que intentaba asaltarlo por detrás. Sin embargo, fue innecesario. Inmediatamente antes de alcanzarlo, apareció un poderoso dragón de relámpagos y lo consumió.

“¿¡UoOO!?, ¡Eso me sorprendió!”

Mientras disparaba chispas, el gran dragón mágico pasó a Ryutaro que tenía una expresión tensa mientras pronunciaba tal queja.

Yue, mientras dirigía a al dragón con sus delgados dedos que bailaban por el aire, miró rápidamente a Ryutaro, haciendo que se le cayeran la mandíbula.

Con una expresión de confianza absoluta, le lanzó un gesto que de regaño que parecía decir que no se preocupara por cada pequeño detalle y en cambio debería concentrarse en su objetivo. Incluso la cabeza hueca Ryutaro parecía entender lo que estaba tratando de decir.

“Realmente, cada una de las mujeres de Nagumo son increíbles. No puedo imaginar cómo logró que todas se enamoraran de él”.

Ryutaro tenía una sonrisa irónica, luchando por imaginar cómo el Hajime que conocía en Japón logró hacer eso. Mientras ejercía [Vajra], comenzó a cargar, motivado por el hecho de que Yue lo estaba mirando.

De hecho, él se enamoró de ella a primera vista y su amor fue inmediatamente destruido un segundo después de ello, gracias al espacio rosa generado entre ella y Hajime. Ni siquiera podía decirle a su mejor amigo Kouki.

Después de que se le mostró muchas veces ese espacio dulce entre los dos, pudo controlar sus sentimientos. Aun así, si Yue lo miraba, no podía decir que no se sentiría feliz por un momento.

“Bueno, sobre todo…”

Mientras se ridiculizaba nuevamente, aplastó la cabeza de la tortuga escarchada, a la vez que Shizuku cortó una vez más las patas que se regeneraron debajo de la tortuga.

Aunque naturalmente, su inmovilidad era temporal y no duraría mucho tiempo, treinta segundos pasaron.

En otras palabras…

“¡Shizuku!, ¡Ryutaro! Retrocedan. Te… acabare monstruo… ¡[Poder de los Cielos]!”

Así es, se alcanzó el tiempo necesario para ejecutar el [Poder de los Cielos] de Kouki, la enorme luz parecida a una estrella brillando en espiral desde su espada sagrada era el resultado de ello.

Kouki saltó hacia adelante usando una plataforma creada con [Aerodinámico], balanceo su espada para cortar a la tortuga escarchada.

¡¡DoOOOO!!

Su aura ondulaba y casi parecía que el sol se alzó en la sala, una cantidad tan grande de luz blanca pura teñía los alrededores impidiendo que se viera nada más.

La Tortuga Escarchada, ante ese bombardeo de luz que caía hacia ella, transformó su caparazón en un cono, en un intento de distribuir el poder del ataque. Una luz de cinco metros de diámetro impactó la parte posterior de la tortuga escarchada.

“¡¡¡Kuwaaaan!!!”

Un terrorífico impacto sonó y reverberó en toda el área. Los gritos de la tortuga escarchada resonaron con frustración. Su caparazón, el cual transformo según su plan, distribuiría el poder del ataque, en efecto termino dispersando el [Poder de los Cielos].

Sin embargo, si bien en circunstancias normales este ataque era poderoso, gracias al mantenimiento de Hajime, ahora era aún más fuerte. El último recurso de Kouki derritió la punta cónica y la armadura de hielo que rodeaba el caparazón desapareció magníficamente mientras se alzaba humo blanco.

“¡Por ​​favor desaparece!, ¡Que este poder sea suficiente!”

Los ojos de la tortuga escarchada comenzaron a brillar mientras absorbía el hielo circundante para regenerarse. Kouki dejó escapar un grito con una mirada desesperada. Si su auténtico ataque máximo que gastaba todo su poder mágico fuera resistido por completo, sería una prueba de que todavía no había alcanzado el nivel de ataque necesario para un monstruo de un Gran Laberinto.

Desde que se encontró con Hajime nuevamente, los sentimientos desagradables y dolorosos se desbordaban de él. Quería lograrlo por medio de su propia fuerza, por todos los medios.

“… Kouki …”

La cercana Suzu pronuncio, con una expresión ligeramente asustada después de ver la mirada de Kouki.

“¡¡¡OoOOO!!!”

“¡KuWaAAA!”

Los gritos de Kouki y la tortuga escarchada chocaban.

En un momento.

Crack.

Después de escuchar ese sonido, innumerables grietas aparecieron alrededor de la Tortuga Escarchada, y trozos de hielo se extendieron por el suelo mientras hacían mucho ruido.

Y:

¡DoPaAAaA!

La luz de [Poder de los Cielos] aplastó esa gigantesca figura desde atrás, eliminando el terreno circundante de forma que no se pudiera permitir el regenerarse. La luz se tragó la parte delantera y trasera de la tortuga escarchada.

La escena era como cristal siendo aplastado. (Ex: ¿Quizás ayude esto?)

“KuaaA”.

Con una pasada exhalación, la luz roja oscura desapareció de los ojos de la Tortuga Escarchada.

Y después de un segundo, la luz que tragó a la Tortuga Escarcha se redujo gradualmente, volviendo el espacio a la normalidad.

“¡Woo! Jaja… derrotado, por mí…”

Mientras jadeaba intensamente, Kouki se tambaleó. [Aerodinámico] perdió su poder y su cuerpo cayó, solo fue apoyado por la cercana Suzu.

“Kouki, estás…”

Suzu, mientras lo apoyaba, comenzó a preguntar ansiosamente y en ese momento:

¡Boba!

Mientras hacía tal ruido, un águila helada se alzó de un cráter donde estaban esparcidos los restos de la tortuga escarchada, mientras agarraba algo con sus garras.

“¿Por qué?, ¿cómo es que todavía se mueve?”

“Kouki… Mira eso”.

Kouki miró con asombrados ojos cansados​ después de ver el área que Suzu indicó con voz tensa. Un cristal rojo oscuro estaba atrapado en las garras del águila helada…

“¡Ma, Maldita sea!, ¿No fue destruido? Sin embargo, no te vas a escapar”.

Mientras apretaba los dientes, Kouki, que había usado todo su poder pensando que había destruido la piedra mágica con su [Poder de los Cielos], se quebró.

En el momento en que la tortuga escarchada había juzgado que no podría ganar contra su ataque, parecía haber regresado a su origen dentro de la piedra mágica y había creado un águila helada para llevársela.

Kouki volvió a levantar su espada sagrada con una mano inestable. Debido a que Hajime agregó el efecto de absorción de maná a la armadura de Kouki, no sintió el efecto del agotamiento de maná.

Sin tiempo para retrasarse gracias al águila helada con la piedra mágica que comenzó a hacer sonidos de transformación, Kouki se presionó para atacar. Sin ver a Suzu, ignoró su agotamiento de maná como si estuviera poseído.

Incluso si tenía una fuerte voluntad, la luz que se reunía en la espada sagrada era débil. Mirándolo, Kouki empezó a cantar el hechizo para [Limit Break].

“Con [Limit Break]…”

“Kouki… ¡Escúchame!”

Suzu gritó enojada. Aunque es posible recuperar su fuerza después de usar [Limit Break], los efectos posteriores serían inmensos y no sería fácil recuperarse incluso con magia de recuperación, y aunque lo más probable es que pueda recuperarse por completo con [Magia de Restauración], haría usar una cantidad considerable de magia del grupo de Hajime.

A pesar de que estaba avanzando solo, Kouki estaba rodeado de aliados… y no había necesidad de trabajar demasiado.

“¡Destroza lo que encuentres, [Golpe de Choque]!”

Con su técnica de desenvaine de espada, Shizuku corrió por el aire mientras disparaba una hoja de viento que destruyo en pedazos el águila helada que se estaba transformando.

Una luz azul oscura se expandió, junto con una onda de choque proveniente de la piedra mágica frente a Shizuku. Ella lo enfrentó, bloqueándolo con su vaina.

La capacidad de [Conversión: Impacto] se le otorgó a la vaina de la espada negra.

Impacto fue retransmitido directamente a la piedra mágica y una fisura comenzó a formarse con un sonido “Bikibiki”, finalmente…

“¡Ha!”

¡Goba!

Fue completamente aplastado, brillantes fragmentos de cristal rojo oscuro cayeron al suelo.

Al mismo tiempo, las grandes cantidades de monstruos que llenaban la sala se derrumbaron tal cual, convirtiéndose en nada más que trozos de hielo.

“…”

“…”

Kouki miró la escena estupefacto. Aunque Suzu apoyó su hombro, miraba con inquietud y no parecía darse cuenta de ella.

Una animada y alegre voz sonó.

“Jajaja. ¡Lo hicimos…!, ¡Kouki!, ¡Ganamos!”

“¿Eh?, ¿Ryutaro…?”

“Sí… cómo decirlo… mira ese caparazón. El [Poder de los Cielos] pudo aplastar esa cosa hasta formar ese cráter. Como se esperaba de Kouki”.

Gracias a la cara de su mejor amigo que estaba golpeando su hombro, la expresión obsesiva de Kouki volvió a la normal. Sin embargo, Suzu, que estaba apoyando a Kouki, todavía estaba asustada.

“Así es. Yo, no… nosotros ganamos. Contra el monstruo del Gran Laberinto”.

“Sí, es refrescante. Después de seguir esforzándonos desde antes…”

“Jaja, ciertamente, por un momento es un poco refrescante”.

“¿Verdad? El día en que podamos alcanzar a Nagumo parece estar un poco más cerca”.

“… Es bueno si ese es el caso”.

Mientras expresaba su gratitud a Suzu, cuyo hombro tomó prestado, Kouki se puso de pie solo con una sonrisa irónica. Gracias al brillo de Ryutaro, su oscuro humor se aclaró un poco. Sin embargo, quedó un profundo pesar por no poder hacerlo con su propio poder.

“Shizuku…”

“¿? Gracias por el arduo trabajo, Kouki”.

Shizuku regresó saltando a la posición de Kouki. Kouki ablando su afilada mirada mientras entraba en pánico. Aunque Shizuku se sintió algo incómoda después de mirar la apariencia de Kouki, agradeció el arduo trabajo después de su tan esperada victoria.

“¿Estás bien? Eso aparte, el [Poder de los Cielos] de Kouki, tu ataque más fuerte, tras el mantenimiento de la espada sagrada, fue más fuerte de lo que imaginé”.

“¡Así es!, ¡Así es! Fue un golpe increíble”.

“Ma… algo así es…”

Mientras Shizuku elogiaba modestamente el [Poder de los Cielos] que causó el cráter ante sus ojos, haciendo a menos sus propios logros, Suzu trató de disipar la sensación incomoda en el aire con elogios cliché.

Como era de esperar, Kouki se sintió avergonzado: dos chicas lo elogiaron, sonrió y se rasco la mejilla.

Una voz vino de detrás del grupo de Kouki.

“Oo~i, aunque es bueno disfrutar de su victoria, ¡sería bueno partir pronto!”

Mientras miraban a Hajime, que estaba parado en una montaña de hielo mostrando una apariencia genial sin señas de haber enfrentado a mil oponentes, se tocó el hombro con {Donner} a la vez que indicaba una dirección.

Un pasaje para continuar parecía haber aparecido en la pared de donde había venido la tortuga escarchada.

Mientras el grupo de Kouki asintió entre sí, se dirigieron a Hajime, quien libero [Aerodinámico].

“Parece que pueden luchar sin problemas contra un monstruo del Gran Laberinto”.

Para Hajime que expresó raras palabras de elogio, miradas atónitas como si observaran un animal raro se le dirigieron. ¿Se enfadó por ello? Shizuku respondió con pánico hacia Hajime, quien les miraba entrecerrando los ojos.

“Si, gracias. Gracias por el poder de estos artefactos”.

“Bueno… parecían haberlos dominado bien. Aunque, de todos modos, no estaba preocupado ya que estamos peleando como grupo”.

“Si bien fue trivial aún quisiera agradecerte por el disparo preciso que hiciste, me da escalofríos solo de recordar tal hazaña”.

“… Cuando se acerca la muerte, una persona puede aprender a hacer lo inesperado”.

Ante la mirada lejana en los ojos de Hajime mientras recuerda el pasado… Shizuku expresó una sonrisa mientras pensaba en lo fiable que era.

“En lo que respecta a eso… Nagumo. ¿Pasamos?”

Irritado, Kouki desvió la conversación entre Hajime y Shizuku.

“¿Nn? Ah, ¿quieres decir si fueron reconocidos sus esfuerzos?”

“Así es”.

“Debería estar bien, dado el concepto de este Gran Laberinto”.

“En qué manera…”

Kouki inclinó su cuello al comentario anterior. Hajime volvió sus ojos hacia Tio, buscando su confirmación. Tio, que abrió la boca, expresó su total aprobación.

“Con monstruos regenerándose infinitamente, con la capacidad de congelarte hasta la muerte, y un gran monstruo parecido a una fortaleza, todo fue ciertamente problemático. Sin embargo, si solo luchas contra un monstruo fuerte, ¿no es lo mismo que Orcus? El concepto de la Caverna Escarchada todavía no está claro.

“Aunque todos nosotros derribamos al menos tres dígitos de monstruos”.

“Debido a que había más de mil monstruos abrumándonos, no creo que hayamos fallado”.

“… Nn, sin duda”.

El grupo de Hajime dijo uno tras otro, calmados y serenos como aquellos que tenían la mayor experiencia en la conquista de un Gran Laberinto en comparación con el grupo de Kouki. (Ex: Y de cualquier otro en el planeta, que nadie más a conquistado tantos Grandes Laberintos como ellos)

Mientras pensaba que se mostraban tales diferencias, los sentimientos oscuros y desagradables una vez más se arremolinaron en el corazón de Kouki mientras mostraba una cara de consentimiento.

Shizuku, que estaba preocupada por la apariencia de Kouki, lo dejó para más tarde, ya que Hajime los estaba instando a avanzar.

Y una vez más… avanzaron por el cerrado pasillo con grandes paredes de hielo.

Después de caminar durante treinta minutos, se dieron cuenta que el laberinto era inmenso, prácticamente como si fuera una broma lo ridículamente grande que era.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s