Shiki: Volumen 02: Capítulo cuatro: parte 2


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Yasumori Junko no sabía qué tipo de expresión debería hacer. El funeral de Mikiyasu debía comenzar momentáneamente. Tokijirou y Setsuko se pararon frente al altar con aspecto de desvanecerse, sus caras se inclinaron profundamente. Era desgarrador, la forma en que se aferraban a las manos del otro como si no tuvieran a nadie más en quien confiar. 

El esposo de Junko, Kazuya, se sintió abrumado por la pérdida de un pariente con el que se llevaba tan bien. No, era como si estuviera aturdido. Junko estaba aturdida y, por supuesto, también estaba triste. Pero, este fue el tercer funeral de los contratistas. El primero fue la muerte de Nao, luego de eso estaba Susumu y luego Mikiyasu se fue. Cuando Nao murió, la voz de Junko sonó mientras lloraba, fue, en la tercera ocasión que era hoy, más desconcertada más allá de sus posibilidades de lo que estaba estrictamente triste.

Su suegro Kazunari estaba igual. Desde la antecámara miró a Tokujirou y Setsuko, con la cabeza inclinada con una expresión fría y distante.

“¿Qué está pasando estos días?”

Lo sé, suspiró su suegra Atsuko. 

“Tres de ellos seguidos. Ya no sé qué decir”

“Tu lo dijiste. Pero, ¿no crees que hay algo extraño en esto?”

Algo, Atsuko parpadeó. La cara de Kazunari estaba aún más fría. “¿No crees que son demasiadas seguidas? No solo en casa de mi tío. Mi viejo, Yamairi, también. No crees que pueda haber algún tipo de enfermedad grave o algo así, ¿eh?”

La espalda de Junko se puso rígida como si estuviera preocupado por lo que los demás pensarían al escuchar la voz baja de Kazunari. Basta, dijo Atsuko en voz aún más baja. “¡No digas cosas tan terribles como esa!”

“Pero ya sabes, antes de que llegara el Joven Monje, haciendo muchas preguntas sobre mi viejo. Si tenía visitas o no. Eso era probablemente lo que el Joven Monje también tenía en mente, ¿no crees?”

“Por favor, para, dije. Por favor, no olvides que estamos en un funeral”

“No lo olvidé. ¿No es por eso que lo digo? Agregando a mi viejo, este es nuestro cuarto. Con esto, son cuatro nuevas tumbas construidas en el cementerio”

“Mi suegro no tenía una enfermedad extraña. Si se tratara de una enfermedad que pudiera propagarse a otros, nosotros, quienes lo cuidamos, la habríamos contraído hace mucho tiempo” Correcto, dijo Atsuko estando de acuerdo, aunque Junko solo asintió, todavía aturdida.

“El caso del anciano es diferente de los tres”

“Era diferente. Después de todo, había estado enfermo durante mucho tiempo. Pero, para otros, podrían no entender lo diferente que era. Si comienzan a hablar de alguna epidemia extraña, lo harán todo culpa de mi suegro. Por eso no deberías hablar descuidadamente de tales cosas”

Pero, gimió Kazunaru, tratando de continuar.

Junko lo comparó con Tokujirou en el otro extremo del altar. Sí, la condición de Giichi ya era pobre, y no era una enfermedad que pudiera propagarse a otros. Pero, ¿había alguna forma de explicar la sucesión de desgracias que estaban experimentando?

Misteriosamente, Junko recordó la noche en que el Obon comenzó, con la ahora fallecida Nao en el aserradero. Específicamente, recordó la sensación cuando se encontraron con Kirishiki Seishirou. Ella no sabía por qué. La sensación de que había hecho algo que no podía remediar le heló la espalda. Ella tenía el mismo sentimiento. — Sí, ese algo que no se podía remediar estaba comenzando, ese sentimiento.

A la hora del almuerzo, Kaori miró casualmente el calendario y se dio cuenta de que hoy era el 11 de septiembre. 11 de septiembre, domingo. El carácter para 11. Dos unos. Fue el 11 de agosto que Megumi había desaparecido. Desde entonces, había pasado un mes.

Sintió que algo se apretaba en su pecho. Durante las vacaciones de verano, había sido un sentimiento incesante. Cuando entraron en septiembre y comenzó un nuevo período escolar, ella finalmente había comenzado a olvidar eso y, sin embargo, a la menor oportunidad como esta, resucitó. 

Sintiendo como si algo estuviera alojado en su garganta, Kaori se tragó lo que tenía en la boca y dejó los palillos. Su comida no pasaba por su garganta. — O más bien, cuando recordaba a Megumi, todo, desde comer hasta ir a la escuela y ayudar en la cocina, como todos los días las cosas la intimidaban. Era como, por ejemplo, estar en una asamblea matutina en la escuela y reírse cuando no se suponía que debías hacerlo. Se sentía como si estuviera haciendo algo terriblemente imprudente. Se sintió un poco culpable. 

Al ver que Kaori había bajado sus palillos, su madre Sachiko hizo una mueca severa. “¡Kaori, ahora, come todo tu almuerzo!”

Cuando la presionaron, ella asintió pero sintió como pequeños huesos atrapados en su garganta. Siempre fue así. Incluso si estaba mirando televisión casualmente, se preguntaba si estaba bien que ella estuviera haciendo esto. Incluso yendo a su club o tomando clases, no podía escapar de la idea de que estaba haciendo esto a pesar de que Megumi estaba muerta. Disfrutando de la televisión o un libro o hablando con sus amigos, alzando la voz en carcajadas, dándose cuenta de que se estaba divirtiendo, que estaba olvidando que Megumi estaba muerta, la absurda sensación de que era un ser humano injusto surgido de la nada.

Akira, que estaba devorando su almuerzo, le dirigió a Kaori una mirada fugaz y dijo “anímate”.

“Mm …”

Sachiko también dio un ligero suspiro. “Es justo como dice Akira. Entiendo que fue un shock, pero supéralo y anímate”

Así es, murmuró Kaori. Pero ella no podía olvidarlo. El día 11, Megumi había desaparecido. En la noche del 12 fue encontrada. El día 13, hizo una visita de recuperación. Esa fue la última vez que vio a Megumi. El 14, Kaori no sabía nada. Ni siquiera soñó que Megumi estaba tan mal como para morir, y otro día trivial de verano pasó. Luego fue el 15. De repente llegó esa llamada telefónica.

“Incluso Megumi-chan estaría triste si te viera luciendo así. También tienes que trabajar duro por la parte de Megumi-chan”

Kaori bajó la mirada hacia abajo. ¿Cuántas veces Sachiko le había dicho eso ahora? La tristeza de Kaori era la tristeza de Megumi. En ese caso, no podía relajarse y descansar en paz para seguir adelante. La muerte de Megumi fue una pena que a partir de ahora Kaori también tendría que vivir por Megumi. Ella dijo que las diversas alegrías que Megumi no podía tener, Kaori tendría que obtenerlas en su lugar.

Es cierto, pensó ella. ¿Es eso realmente lo que Megumi quería o no? Parecía una excusa increíblemente egoísta. No había duda de que, si fuera Megumi, preferiría ser feliz ella misma que ver a Kaori feliz. A pesar de que estaba muerta, si ni siquiera tuviera un amigo que la llorara, ¿cuántas veces sería más miserable para ella? Las palabras de Sachiko sonaron más como si le dijeran que limpiara su desorden. Era como que le dijeran que no se aferrara a su afecto por los muertos, que lo superara y siguiera adelante. Kaori pensó que eso sería como traicionar a Megumi. Cuanto más decía Sachiko, más pensaba que al menos no se olvidaría de Megumi, que no la “dejaría”, por lo que tenía que pensar para sí misma. 

Agarrando ligeramente su mano y levantando la cara, a través de la mesa su padre la miraba preocupado. Kaori sonrió un poco y tomó sus palillos. No era que no tuviera apetito, pero aún se resistía a seguir comiendo. Tenía la sensación de que era parte de “superarlo”.

“Hablando de eso” murmuró Akira a nadie en particular. “Ayer, en algún lugar de Shimo-Sotoba, parece que alguien murió de nuevo. Las linternas de luto estaban afuera”

Las cejas de Sachiko se fruncieron. “Oh querido, no … ¿otra vez?”

Akira asintió extrañamente serio. Su padre miró esa expresión de Akira y luego, como si probara algo amargo, desvió la mirada.

“Algo extraño está sucediendo, ¿eh? Ahí está Megumi, luego, después de eso, Yasuyuki-nii-chan del aserradero. Antes de eso también, estaban los tres muertos en Yamairi, ¿no? ¿Por qué tanta gente está muriendo?”

“Este tipo de cosas pasan” dijo Sachiko, su tono era contundente. “La muerte es algo que viene en sucesión. Aun así, desearía que ya se tomara un descanso. Si continúa así, es como un mal presagio”

“Ese es el problema, ¿eh? Es como si sintiera que algo malo está sucediendo”

“No digas cosas tan estúpidas” dijo Sachiko con una mueca exagerada. “La gente en Yamairi se llevaba bien durante años. Yasuyuki-san y Megumi-chan murieron de enfermedad, ¿no? No es como si los mataran o algo así”

Dirigiendo sus ojos a Akira mientras decía “Sí, pero” Tanaka tragó lo que tenía en la boca. Sabía que era Nakano Wataru. Nakano que vivía en Shimo-Sotoba murió ayer, llegó su certificado de defunción y Tanaka le entregó una copia a Ishida. Desde este verano, la cantidad de copias que había entregado era de diecinueve. Y ahora el ritmo se estaba acelerando. No hizo falta un experto para ver que la situación se estaba acelerando. 

Incluso en la oficina del gobierno había voces que decían que algo era extraño. Toshio e Ishida de la Clínica Ozaki estuvieron en contacto con frecuencia, ¿crees que es por eso? susurraron ellos. Nadie lo diría demasiado fuerte, temiendo la mirada del jefe de la oficina. El jefe de la sucursal no era de Sotoba. Nombrado por el ayuntamiento, se trasladó a la aldea. Ishida pareció ignorar al jefe y trabajó con Toshio, algo que todos los miembros del personal se dieron cuenta, mientras mantenían la boca cerrada. Sotoba tenía un sistema que mantenía las cosas en movimiento sin problemas. El jefe, que era un extraño en la aldea, no tenía lugar en el sistema de los tres pilares de la aldea. Aunque fuera un completo extraño, el jefe de la oficina tenía que dar la cara como el jefe de la oficina. Todos sabían muy bien que, si pasaban las cosas a través del jefe, en realidad significaría que las cosas ya no podrían progresar sin problemas. 

Y así las cosas continuaron de la misma manera que cuando era un pueblo. Si bien se había anexado a Mizobe, la aldea seguía siendo su propia entidad distinta y tenía la tendencia a rechazar la interferencia de la ciudad. El pueblo aceptó eso, y tenía una tendencia de lassez-faire. Sin importar lo que sucediera, no sería dirigido por el jefe de la oficina y, en consecuencia, no sería dirigido por la ciudad misma, y ​​el jefe quedaría fuera de los asuntos; tratado como un extraño; tal fue el acuerdo tácito dentro de la oficina del gobierno. Haciéndolo de esta manera, pasó por Kanemasa, que lo llevó a la ciudad, y así fue como llegaría al jefe de la oficina. Solo después de eso comenzaba la participación del jefe de la oficina. (NTE: El liderazgo del laissez-faire se caracteriza por: Conceder completa libertad a los subordinados, permitiendo que trabajen solos en las soluciones y en la adopción de decisiones. Facilitar recursos para hacer el trabajo, pero sin supervisión del proceso. Escaso apoyo y orientación por parte del líder.)

Dicho esto, diecinueve certificados de defunción eran demasiado para el corazón de Tanaka como para soportarlo solo. Especialmente cuando las cosas eran así, cuando veía a su propia esposa aclarar la situación, la sensación de una crisis inminente aumentaba. Akira estaba en lo cierto. Sotoba era extraño. Sintió una irritación impaciente consigo mismo por no poder decirlo. 

Respirando profundamente y levantando la cara, su mirada se encontró con la de Kaori. Como avergonzada, Kaori bajó la cabeza. Ella podría haber pensado que él, Tanaka, la estaba condenando por estar deprimida. Sin embargo, por muy reacia y renuente que pareciera, comenzó a usar sus palillos.

No creía que fuera necesario forzarse. Fue triste para Kaori haber perdido a su amiga. Los sentimientos de tristeza eran algo que naturalmente hervía dentro de ella, por lo que no era como si pudiera reprimirlo a través de la fuerza de voluntad, ¿verdad? Si los que la rodeaban le dijeran que no llorara, Kaori lo ocultaría. Tenía la sensación de que ordenarle que se animara como Sachiko era perjudicial, sin beneficio. Pero era mejor que ella comiera. No había nada más importante que mantener su fuerza física. —- Tanaka lo pensó, sin atreverse a agregarlo a la conversación. 

Motoko salió de la casa como siempre, y a lo lejos vio una procesión fúnebre. El ataúd se levantó sobre el palanquín, una gran multitud lo llevó hacia la montaña Sue. 

Por alguna razón u otra, apretó el pulgar con el puño. Los dos padres de Motoko ya estaban muertos, así que no había necesidad de hacerlo y, sin embargo, cada vez que veía una procesión fúnebre o un coche fúnebre, no podía evitar hacerlo. Ahora ese pulgar puede haber sido un símbolo para sus hijos, para su esposo y sus suegros, para ese tipo de familia. (NTE: Agarrar el pulgar con el puño cuando pasa una procesión fúnebre es una superstición infantil. El pulgar en japonés se llama oya-yubi; oya es japonés para los padres, por lo que podría leerse como el dedo de los padres. La idea es que los estás escondiendo de la muerte.)

Dirigiéndose a la carretera, con la sensación habitual de inquietud, se dirigió hacia Chigusa. Al entrar en la tienda, pudo ver a varias personas vestidas de luto. Los dolientes que no asistían a los servicios de entierro deben haber llegado aquí. Motoko sintió una leve opresión en el pecho. Estaba segura de que cuando entraron a la tienda, no esparcieron sal o algo así, ¿verdad? No pudo evitar la sensación de que habían recogido algo en el funeral que habían traído con ellos a la tienda. (NTE: el acto de esparcir sal en la entrada (de la casa, o en este caso del restaurante) es parte de una superstición para alejar a los malos espíritus, en este caso, los malos espíritus que pudieron haber traído consigo del funeral)

Como para animar a Motoko de tal estado, Kanami sonrió y saludó ligeramente desde el mostrador. Motoko asintió y fue detrás del mostrador, preparándose para hacer su trabajo y luego parpadeó sorprendida. En la esquina de su espacio de trabajo, colocado donde los ojos curiosos de los clientes no podían ver, había una servilleta de papel extendida y llena de sal. Kanami también hace este tipo de cosas, pensó Motoko. 

Cuando Motoko la miró con los ojos muy abiertos, Kanami notó la línea de visión de los clientes y se encogió de hombros avergonzada. 

“Es algo al menos. Es una cuestión de consuelo”

“¿No es así?” Motoko sonrió. 

“Tengo la sensación de que vienen en sucesión. Me he vuelto un poco supersticiosa”

Ahora que lo pienso, había oído que alguien con quien la madre de Kanami se llevaba bien había muerto. Hubo la desgracia en Yamairi, y la hija de un cliente habitual había muerto. Su esposo era el compañero de trabajo del padre, por lo que habían ido a dar sus condolencias. Incluso dado que era un verano más caluroso que el promedio, que continuara durante tanto tiempo sin duda podría atraer a una persona a una superstición o dos.

“….. Estoy segura de que ya terminó” dijo Motoko en voz baja. “El calor del verano parecía no tener fin a la vista, pero se ha enfriado por las mañanas y las tardes”

Así es, Kanami sonrió.

“¿Un funeral? ¿El hijo de Nakano? — Bueno, mi dios”

Los ancianos se reunieron alrededor del frente de la tienda de Takemura tal como lo habían hecho durante años. Al escuchar el anuncio de Ohtsuka Yaeko, Hirosawa Takeko dejó escapar un grito histérico. 

“A pesar de que era un viejo borracho que se caía tantas veces …”

“¡De eso se trata! Cuando escuché que había un funeral para Nakano, pensé que el viejo finalmente había bebido demasiado, sabes!”

Takeko asintió con la cabeza. “Su hígado estaba fallando, e incluso parecía que ya tenía una pierna en el ataúd, ¿no? ¡Y sin embargo, está viviendo una larga vida molestando a todos a su alrededor!”

Sin lugar a dudas, se rió el anciano a quien Tatsu miraba fríamente. Honestamente, qué feliz va con su suerte. ¿Es esto lo que este grupo pensó de todos estos funerales que estaban sucediendo aquí? Mientras Tatsu se quejaba en su mente, un auto negro alquilado condujo ante sus ojos. Como era un coche tan bueno, se atrevió a decir que no podía ser de Nakano. Justo antes, un buen automóvil extranjero había pasado en el camino hacia el templo, había escuchado. Se dijo que los funerales de los contratistas estaban en el templo. Probablemente pertenecía a una llamada de condolencia que asistió a eso. 

Mientras pensaba eso, saliendo en el tranquilo verano como los rayos del sol, apareció Ikumi Itou. Ikumi observó el automóvil alquilado que pasaba y lanzó una mueca pretenciosa. 

“¿Otro funeral, me pregunto?”

“Dicen que es el funeral de Nakano”

“¿Nakano?”

Ohtsuka Yaeko asintió. “Correcto. La casa en las afueras de Shimo-Sotoba. El hijo allí murió. Aunque estaba en la flor de la vida”

Ikumi resopló una risa débil. “Este verano no ha sido más que funerales. Por eso dije que nada bueno saldría de eso”

“Oh, tú, ¿no dices eso todos los años?” Satou Oitarou mostró sus dientes amarillentos manchados de tabaco en una sonrisa. Por muy manchado que estuviera, sus dientes frontales eran suyos. Oitarou se jactó de eso.

“Eso es mentira, eso es. ¡No es como si lo dijera todos los años! Este año es especial. ¡Por qué, todos estos funerales!”

“No se puede evitar. Aquí no hay nada más que viejos” dijo Takeko, Yaeko riéndose también. Ikumi les dirigió una mirada con ojos escalofriantes.

“Qué agradable que puedas reírte. La casa de Takeko-san acaba de tener un funeral, ¿no?”

“No fuimos nosotros. Ese fue el aserradero. El aserradero Ohtsuka está realmente relacionado conmigo, así que fui. Aunque son parientes, he cortado lazos” Yaeko agitó su mano. Takeko y Oitarou asintieron aparentemente bien informados.

“¡Se incorporaron a una nueva religión extraña, y luego tuvieron el descaro de venir a tratar de convertirnos, poniéndonos al límite! Cuando llegaron al templo, dijeron que no tenían nada que ganar de ellos, así que cuando murió su propio nieto, no fueron atendidos”

Oitarou asintió solemnemente. “Es un castigo por la falta de respeto que se muestra al templo. Eso es lo que pienso de mí mismo”

Lo has dicho, Yaeko se echó a reír.

Ikumi resopló. “La fe tiene que ser fe en un Dios apropiado o no significa nada después de todo. Sin embargo, adoro en el templo y no creo que me haya beneficiado. Bueno, incluso mientras el aserradero no sirve para nada, yo estoy segura de que fueron engañados”

Sí, sí, dijo Takeko, interrumpiendo a Ikumi. Si la dejaba seguir así, era obvio que habría dicho algo sospechoso. “Bueno, es cierto que hay muchos funerales. Si continúa así, me temo que a continuación podría ser mi turno”

“Si eres tú, estarás bien. Te llevas bien con todos de una forma u otra, ¿no?”

“Lo hago, pero aun así” dijo Takeko con una sonrisa, aunque la mirada de Ikumi estaba fija en su lugar.

“Ha pasado desde que Kanemasa se mudó”

Tatsu abrió los ojos.

“¿Qué está tratando de decir, esta persona, aquí? ¡Kanemasa se mudó después de la desgracia en Yamairi!”

“Pero, ya que la casa había sido construida. ¡Ese lugar no es bueno! Ellos no deberían haber construido allí. Y no tiene nada que ver con Yamairi. Eso fue un problema con la familia Murasako, te dije. Gigorou-san simplemente quedó atrapado en la mala fortuna de Murasako. Los funerales que han continuado desde entonces, ¿no son después de que Kanemasa se mudó? Un estudiante de secundaria en Shimo-Sotoba, murió”

“Ah, de la casa de Shimizu Tokurou-san, la nieta”

“¿Desde entonces no han estado en sucesión? ¡Estos funerales, y por alguna razón estamos viendo ambulancias yendo y viniendo! ¡Es Kanemasa! Kanemasa. Definitivamente hay algo en ellos. Ese grupo convoca al mal”

Tatsu suspiró y sacudió la cabeza. Había empezado de nuevo, eso temía. 

Pero era un hecho que había muchos funerales. Más de lo que pensaba Ikumi, más de lo que pensaban todos los ancianos reunidos aquí; Tatsu tenía ese sentimiento. 

(¿Algo está pasando …..?)

Puede ser, dijo un sentimiento estancado en su pecho. Algo andaba mal este verano. — No, últimamente, Sotoba era extraño. Tenía la intuición de que al menos eso era seguro.

Natsuno gritó simplemente que iba a ir a casa de los Mutou y se fue. Había un problema matemático que simplemente no podía resolver. El hermano mayor de los Mutou, y su hermana menor, Aoi, no eran terriblemente confiables como maestros, pero Tamotsu era un coleccionista de notas. Se dio cuenta de que era posible que guardara algunas de cuando estaba en primer año. Sus escuelas preparatorias estaban separadas pero, afortunadamente, el libro de texto que usaban era el mismo.

El calor del verano seguía siendo feroz. Harto de ello, miró hacia el cielo azul cuando se escuchó el sonido no muy lejano de las campanas. Mirando al costado del camino, un ataúd envuelto en una tela blanca estaba siendo sacado de una casa al costado del camino. 

De nuevo, pensó Natsuno mientras se había detenido. No sabía qué casa era esa. Está bastante cerca, era todo lo que Natsuno sabía. Yamairi, Megumi, y después de eso, sus padres habían estado involucrados en otras dos tareas más del personal de Luto. ¿No era ese el quinto? Y en aproximadamente un mes.

¿Fue así también el año pasado? pensó. Natsuno se mudó a Sotoba el año pasado, aunque no recordaba haber visto ningún funeral entonces. Aunque había visto cero desde este verano, de repente desde que comenzó agosto, había visto una procesión de funerales. Si fuera el quinto en un mes, eso tendría un promedio de más de una casa por semana con un funeral. No importa cómo lo hayas pensado, esto era demasiado.

Ladeando la cabeza con perplejidad, fue a la casa de los Mutou. Al subir a la habitación de Tamotsu, le informó que había un funeral, pero no pareció captar la atención de Tamotsu. 

“Hombre, ha habido muchos funerales, ¿eh?” Dijo Natsuno, a lo que Tamotsu respondió con un despreocupado “¿Es así?” mientras busca dentro de una caja de cartón. 

“¿No es así? Alguien murió, alguien está a punto de morir, siempre estás escuchando algo así. — Ah, lo encontré. Tengo algunos tesoros bastante buenos, ¿no? Se agradecido.”

Cuando Tamotsu le presentó sus notas, Natsuno le dio un suspiro. “Sin embargo, estaría más agradecido si en lugar de dármelo me lo explicaras”

“Depender de los demás no es bueno” se rió Tamotsu. “Si planeas ir a la universidad, será mejor que vayas a la escuela de regularización”

“Si fuera una escuela de regularización fuera de este pueblo, valdría la pena. Estaría mejor con cursos por correspondencia”

“Eres tan poco lindo” Tamotsu hizo una mueca intencionalmente malhumorada y se cruzó de brazos. “Esa cosa de decir ‘pueblo, pueblo’ y burlarse de nosotros tampoco es lindo, pero la parte en la que estudiarían seriamente a través de un curso por correspondencia es la parte menos linda de ti”

“Tengo una personalidad consistente como esa”

Bien dicho, Tamotsu se echó a reír. Natsuno también se rió y abrió la libreta.

De ninguna manera le gustaba estudiar. Para Natsuno, este era el precio que tenía que pagar para salir de Sotoba. Sin embargo, sin importar lo que tuviera que hacer, quería salir de la aldea. Si fuera necesario, lo haría. Los pensamientos de querer salir eran urgentes y por eso continuó, eso fue todo.

(Aun así, dos años más …)

Todavía quedaba mucho más por recorrer. Consolarse con ‘solo dos años más’ se estaba volviendo más difícil recientemente. Desde que Megumi había muerto. Encarcelada en Sotoba, Megumi no pudo escapar, esa fue la aguja que empujó bruscamente en su espalda presionando a Natsuno para darse prisa. Si no me apuraba, algo se envolvería alrededor de él como una telaraña y él no podría desenredarlo. Puede que no sea tan malo vivir aquí, podría pensar, perdiendo toda dirección hasta que pensara que realmente no era necesario abandonar el pueblo, ¿verdad?

— Entonces por qué no puede suceder eso, decía una voz dentro de su cabeza. Adaptarse al pueblo, ponerse cómodo; si dejas de querer abandonar el pueblo, ¿no sería una situación cómoda por derecho propio? Sin embargo, Natsuno no pudo evitar aborrecer tal situación. Le hizo imaginar una cáscara vacía. Tan pacífico como sería, todo lo que quedaría sería una versión sin fundamento de sí mismo. Temía que fuera probable.

Sacudiendo la cabeza una vez, abordó el problema. Incidentalmente, sirviéndose a sí mismo para la cena de los Mutou, terminó la tarea del día después de las diez en punto. Dando las gracias a los padres de Tamotsu, dejó la casa de los Mutou. Sin nada que hacer, Tohru fue con él.

“El viento nocturno se siente realmente refrescante, ¿no?”

Tohru miró hacia la montaña occidental. Los sonidos de los insectos eran vigorosos. Aun así, el viento que soplaba de la superficie oscura y desnuda de la montaña como si fuera invitado fue considerado como frío. 

“Me pregunto si será otoño pronto a este ritmo”

“¿Quién sabe? Todavia no es la semana del Higan, después de todo. Pero, el verano era caluroso, así que este año el invierno podría llegar temprano”

“¿Qué, hay una regla como esa?”

“Nah. Solo una suposición”

Esa parte de ti, dijo Natsuno dándole un codazo a Tohru. Tohru soltó una carcajada alegre, y de repente se calló.

Tohru señaló hacia adelante en el camino. Llegó lentamente por el camino desde la montaña occidental, a través del corazón de Sotoba. Más abajo en ese camino estaba la familia de una casa en una parcela de tierra sin una cerca o cualquier otra cosa, donde el camión se detuvo. Abrieron el contenedor del camión y apilaron su equipaje.

“¿Mudándose? A esta hora” Tohru dijo como asombrado. 

“Podrían estar huyendo hacia la noche. Literalmente”

Tohru se echó a reír. Natsuno simplemente se encogió de hombros. Ahora que lo pienso, dijo Tohru, viendo a los trabajadores con ropa de mudanza mientras continuaba. “Escuché que la esposa de Sanyasu se escapó.”

“¿Mm?”

“Hay una familia llamada así en Naka-Sotoba. Son oficialmente Yasumori. Dicen que la esposa de Sanyasu desapareció, al parecer. Que en la mañana cuando despertaron ella no estaba allí”

“¿Se escapó de casa?”

“Supongo que sí. Era una esposa más joven, pero parece que no se llevaba bien con sus suegros. Ella siempre estaba en desacuerdo con su esposo, y así finalmente su amor se volvió frío y se fue, la historia va así”

“¿Eso pasa incluso aquí?”

Tohru esbozó una sonrisa irónica. “No te burles del pueblo. Incluso aquí las cosas normales suceden a su manera”

“Bueno, entonces, subestimé el lugar”

Natsuno dijo, Tohru le dio un ligero empujón en la espalda y comenzó a caminar. Natsuno se volvió un momento para mirar el camión. Probablemente no estaban huyendo en la noche. Un camión tan imponente y enorme difícilmente los iba a ocultar de todo o eso pensaba. Aun así, no estaba satisfecho con solo decir que se mudaban de noche.

De repente, Natsuno recordó que también había escuchado las palabras “mudarse de noche” un rato antes. Correcto, eso fue cuando se mudaron. Los dueños de Kanemasa. Se mudaron de noche y luego — Natsuno inclinó la cabeza. Había escuchado rumores de que se habían mudado y que los propietarios habían sido vistos, pero Natsuno nunca había visto a los propietarios que ahora vivían allí. Como dijo Tohru, terminó sin ninguna conexión con él.

“¿Qué pasa?” Tohru se volvió para mirarlo. 

No es nada, murmuró Natsuno corriendo para alcanzarlo. Tohru sonrió.

“… ¿Celoso?”

Natsuno frunció el ceño. 

“¡No es eso!” 


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s