Espada del Amanecer — Capítulo 91

Capítulo 91 – Que Exactamente fue Incubado(/Nació del Huevo)

 

EZ: 4/6


La crisis terminó así.

 

Mientras el último monstruo caía al suelo con un gemido bajo la espada del Caballero Philip, ya no se podían ver aberraciones vivas en el campo de batalla. Sólo había esqueletos que se desintegraban continuamente cubriendo el suelo y un grupo de soldados que estaban a punto de quedarse sin fuerzas.

 

Ya no salían nuevos monstruos de las montañas; tampoco se oían más estruendosos estallidos parecidos al rugido de un trueno desde la dirección de la Cordillera Oscura.

 

De este modo, pasó un buen medio minuto antes de que Sir Byron comenzara la primera ovación.

 

Le siguieron los soldados, los milicianos, luego los civiles y los siervos del campamento. Las aclamaciones resonaron a través de la orilla sur del Río Blanco. Cada persona se enteró de esta victoria, y para aquellas personas que sobrevivieron a la antigua catástrofe de los Cecil, esta victoria tuvo un significado especialmente excepcional.

 

Los que elaboraron el plan sabían cuánto de esta victoria se había logrado con la ayuda de un momento favorable y una posición geográfica; cuánta suerte y riesgos abarcaba y cuántas variables incontroladas estaban presentes. Pero, la mayoría de las personas comunes y corrientes no lo sabían. Sólo sabían que cientos de monstruos invadieron desde el sur; su número era 10 veces mayor que el de los combatientes del campamento, pero en menos de medio día, todos estos monstruos fueron aniquilados. Ni siquiera uno de ellos logró entrar en la valla del campamento.

 

El inmenso estrés psicológico se transformó en gritos de alegría en estos momentos. Incluso Amber, que acababa de regresar al campamento con Heidi, no pudo evitar contagiarse de la atmósfera de alegría y se unió a la celebración.

 

Pero, después de alegrarse durante un tiempo, se dio cuenta de que Gawain no estaba con todos. Por ende, atrapó a la pequeña sirvienta, Betty, que pasaba por ahí. Esta última llevaba un montón de botellas de alquimia, siguiendo al druida Pittman. “¿Dónde está su Lord?”

 

Betty sacudió la cabeza. “¡No lo sé!”

 

“Está en la tienda del lado sur.” Pittman se detuvo, giró la cabeza e informó rápidamente. “Creo que hay algo malo con el huevo de dragón otra vez. Ah, no te hablaré más. Enviaré las pociones ahí primero. ¡Tenemos un número considerable de hombres heridos!”

 

El pequeño anciano salió corriendo rápidamente con la pequeña sirvienta. Amber miró a su alrededor. Descubriendo que no había nada que le importara, desapareció entre las sombras con un flash.

 

En la tienda de la parte sur del campamento, Gawain y Rebecca también escucharon las ovaciones que resonaban en todo el campamento desde hacía mucho tiempo. Era una conclusión previsible; habían superado la crisis sin problemas. Antes, Sir Byron envió a un hombre para preguntar sobre los arreglos posteriores. Gawain envió un mensaje para que los dos caballeros procedieran primero a la limpieza del campo de batalla, mientras que él y Rebecca permanecerían aquí por el momento, enfrentándose a esta esfera de rocas que se sospechaba ser un ‘huevo de dragón’.

 

Los esqueletos de los monstruos fuera de la tienda se estaban desintegrando rápidamente. Los cadáveres restantes fueron reunidos y colocados en una pila por los soldados, dejados a la espera de la desintegración natural. Mientras tanto, la esfera de rocas que había hecho un gran despliegue de su invencible destreza antes regresó a la tienda. Estaba flotando tranquilamente a una altura de decenas de centímetros del suelo, manteniendo un incómodo enfrentamiento con Gawain.

 

“Para ser honestos, antes estaba asustado de muerte.” La esfera de rocas se balanceaba en su lugar cuando una voz metálica parecida a un sonido chirriante/vibrante sonó desde su interior. “Esas aberraciones… ¿Qué son? ¿Por qué de repente todas vienen cargando hacia mí…”

 

“No estoy seguro de si hubo algo en ti que las atrajo, pero aplastaste una docena de monstruos hasta la muerte solo. ¿Aún tienes el descaro de decir que estabas asustado entonces?” Gawain miró de reojo a esta extraña esfera grande. “Y después de todo ese esfuerzo, no sólo puedes moverte por ti mismo, sino que incluso puedes hablar… ¿Significa esto que has estado fingiendo todo este tiempo?”

 

La esfera de rocas no se avergonzaba en lo más mínimo (por supuesto, no había manera de percibir ninguna expresión por su apariencia). “¿Así que está mal tener una fuerte mentalidad de autoprotección? No tenía ni idea de sus intenciones. Por supuesto, primero debía ser más discreto. Todavía planeaba observar durante dos días más. Al final, de repente oí un alboroto afuera hoy, y el número de soldados que mantenían la guardia se redujo enormemente. Por lo tanto, quise salir en secreto para comprobar la situación… ¡Cómo podía esperar que en el momento en que me moviera, esos monstruos vinieran corriendo!”

 

Gawain asintió; él había averiguado todo el curso de las cosas. Esta esfera de rocas reprimió claramente un cierto ‘espíritu’ propio a propósito anteriormente; por lo tanto, su sentido de presencia era débil. Incluso Pittman sólo descubrió signos de vida por accidente. Pero, los monstruos invadieron hoy, y esta esfera de rocas pensó que tal vez era una oportunidad, así que salió corriendo imprudentemente. Al final, una vez que se movió, su aura se filtró. Esta pequeña fuga podría no significar nada para los humanos, pero para aquellas aberraciones que se aprovechaban de los signos de vida y del poder mágico, era tan obvio como un faro en la noche. Y a los ojos de esos monstruos, la vida y el poder mágico de esta esfera de rocas eran evidentemente más ‘deliciosos’. Por lo tanto, la posterior e inesperada situación ocurrió.

 

Afortunadamente, todo terminó finalmente como un error.

 

Después de descubrir todo eso, Gawain no pudo evitar examinar este huevo loco que casi con éxito buscó su propia perdición. “¿Así que ahora todavía tienes la intención de escapar? Déjame decirte que sólo un pequeño grupo de esos monstruos vinieron deambulando. Si te pusieras delante de sus narices, nadie podría salvarte”.

 

Rebecca sabía que su ancestro estaba intimidando a la persona… ehm huevo una vez que escuchó sus palabras. Pero, la esfera de rocas no era consciente de la verdadera situación, así que naturalmente se sobresaltó. “Ah—Ya no escaparé. Este lugar es demasiado peligroso. Además, sobre eso… ahora empiezo a creer lo que dijiste antes.”

 

“¿Ah?” Gawain levantó una ceja. “¿Qué es lo que crees?”

 

“Todos ustedes y quienes que me atraparon en el laboratorio en esos días… probablemente… realmente no son de la misma pandilla.”

 

Gawain lo encontró interesante; estaba a punto de preguntar cómo había formado su juicio cuando vio, por el borde del ojo, a Amber saltando de las sombras en un rincón de la tienda. La Srta. Mitad-elfo había escuchado claramente la conversación anterior. En el momento en que salió, preguntó estrepitosamente, “Entonces, ¿cómo lo descubriste esta vez?”

 

La esfera de rocas flotó arriba y abajo por un momento. “Ustedes son mucho más miserables que ese grupo de personas de entonces. Un campamento tan grande que ni siquiera tiene un cañón mágico. Definitivamente no pueden ser las mismas personas…”

 

Las venas de la frente de Gawain palpitaron, pero oyó a Rebecca a su lado concordar mientras asentía como si estuviera pensando. “Oh, oh, eso también tiene sentido…”

 

Amber se acercó a Gawain con el paseo de sombras y en voz baja, dijo: “Honestamente, si yo fuera tú, al día siguiente de salir del ataúd, habría echado a esta vergonzoso descendiente del clan familiar…”

 

¿Una desgracia definitiva que se atrevió a llamar a otra vergonzosa?

 

Gawain miró a Amber, y luego se volteó para mirar la esfera de rocas que flotaba en el aire. “Entonces, ¿finalmente estás dispuesto a creer lo que te dije ese día?”

 

“Espera. Sólo creo que no eres cómplice de esa banda de gente en esos días. No he dicho que crea todo lo que dijiste, especialmente que han pasado mil años y todo eso… tengo que verificarlo adecuadamente.” La esfera de rocas movía su cuerpo especialmente con aire. Luego continuó con un poco de renuencia, “Por supuesto, ahora básicamente creo que ustedes no quieren hacerme daño. Mm, recuerdo que ustedes corrieron especialmente para salvarme hace un momento.”

 

Aunque esta actitud todavía estaba pidiendo una paliza, era mucho mejor que antes. Gawain comprendió que no podía forzar esta fascinante pelota — que había sido manejada con rudeza por la gente del Reino Gondor y luego rescatada del laboratorio — a confiar fácilmente en los demás. Por lo tanto, asintió, “Está bien, la confianza puede construirse lentamente. Nosotros — Eh, espera un minuto. Gira a un lado y déjeme ver — — a la izquierda, gira a la izquierda”.

 

Rebecca y Amber también se acercaron, curiosas después de escuchar a Gawain, mientras que esa esfera de rocas se tornó desconcertante. “¿Por qué? ¿Tengo algo encima?”

 

La esfera de rocas se giró un poco hacia un lado. Amber finalmente supo lo que Gawain había encontrado.

 

En la mitad inferior de la esfera, una pequeña pieza de la capa exterior originalmente impermeable, parecida a la roca pero metálica, se había caído, y había varias grietas largas que se extendían desde el punto caído, alcanzando ya la ‘cintura’ de la esfera.

 

“Tu caparazón parece haberse agrietado”, dijo Rebecca, balanceando su mirada y señalando cautelosamente el punto agrietado con su báculo. “¿No sientes dolor?”

 

“¿Ah?” La esfera de rocas pareció haber notado la grieta en su caparazón exterior sólo entonces. Su tono sonaba ligeramente nervioso. “¡Ah! ¡Debo haberlo roto cuando caí del cielo varias veces antes!”

 

“¿Está bien que tu cáscara esté agrietada?” Gawain estaba de repente un poco preocupado. “¿Quieres que llame a un albañil o a un herrero para que venga a repararlo por ti?”

 

“…Tsk, olvídalo. Es hora de que salga de mi caparazón de todos modos. Ustedes tampoco son el enemigo.” La esfera de rocas pareció reflexionar por un momento, y luego sacudió su cuerpo. “Muévanse más lejos, voy a salir de mi caparazón.”

 

Los ojos de Amber se abrieron de par en par. “¡Espera un momento! ¡¿Dijiste que dejarás tu caparazón?! ¡Entonces espera! ¡Tengo que ir a buscar a alguien!”

 

La Srta. Mitad-elfo dejó estas palabras ruidosamente, y sin esperar a que nadie reaccionara, volvió a las sombras, dejando a la esfera de rocas, a Gawain y a los demás desconcertados. La esfera de rocas sólo habló después de quedarse callada por unos segundos. “¿Entonces todavía salgo?”

 

“Espera un momento. Definitivamente volverá pronto.” Gawain tampoco podía entender el pensamiento de esa mitad-elfo. Sólo podía comentar: “Ella siempre tiene su propio punto de vista”.

 

Pero, poco tiempo después, Amber volvió corriendo, y también estaba tirando de Heidi y Pittman.

 

Evidentemente, los dos fueron arrastrados aquí mientras estaban en confusión.

 

“Ancestro, ¿qué pasó aquí?” Heidi vio la esfera de rocas flotando en el aire en el momento en que entró; luego miró a Gawain. “Antes, Amber dijo rápidamente algo sobre cómo el huevo de dragón estaba a punto de eclosionar. No lo capte del todo…”

 

Mientras que Pittman notó los rastros caídos y agrietados en la mitad inferior de la roca una vez que entró. El pequeño anciano inmediatamente gritó, “¡Dios! Este huevo de dragón está a punto de eclosionar!”

 

“¿No es así, no es así!” Amber estaba tan emocionada como si la que estaba a punto de salir del cascarón fuera ella misma. “¡Por eso les notifiqué a ustedes dos! Por cierto, ¿saben cómo cuidar de un dragón pequeño?”

 

Las dos personas que fueron traídas a la fuerza aquí vacilaron instantáneamente, mientras Gawain consideraba si tirar a Amber o no en este momento. No obstante, la esfera de rocas parecía como si ya no tuviera la paciencia de esperar a que estas extrañas personas actuaran como quisieran. Un inusual zumbido bajo vino de su interior como si estuviera siendo cargada. La superficie de la esfera comenzó a vibrar violentamente, y esos materiales impermeables pero ásperos de su cubierta exterior se agrietaron continuamente a través de las vibraciones. En el lugar de la mitad inferior donde un trozo ya se había caído, trozos de ‘cáscara’ comenzaron a caer de su superficie en sucesión.

 

Todo el mundo ya no hablaba; miraban esta desconcertante esfera con miradas de sorpresa y anticipación mientras esperaban el momento en que la vida en su interior saliera de la cáscara.

 

Finalmente, acompañado por una serie de ruidos estridentes, finas grietas se extendieron rápidamente sobre la esfera; entonces, ¡toda la cáscara externa se abrió de una sola vez!

 

La cáscara exterior de la esfera de rocas se desprendió.

 

Había una suave esfera de metal en su interior.

 

La esfera de metal se balanceó. “¿Cómo es? ¿Soy brillante?”

 

Pittman se dio cuenta de que todo el proceso de incubación había terminado sólo entonces. Miró fijamente la esfera de metal que estaba en el aire con la boca abierta. “Eh, no… ¿Eso es todo? ¿Estás seguro de que ya dejaste la cáscara del huevo?”

 

“Estoy seguro.”

 

“¡Pero sigues siendo un huevo!” El viejo druida sonaba como si estuviera a punto de volverse loco. “¡Todavía eres un huevo! ¿Qué pasó con lo de ser un huevo de dragón?”

 

Rebecca miró aturdida la esfera redonda plateada que flotaba ante sus ojos. Ella solo dijo después de un largo rato, “Así que esto es en realidad un huevo…”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

4 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x